-MODERADOR: Sean tan amables de ocupar sus lugares, damas y caballeros, para escuchar la intervención del maestro Enrique Galindo Ceballos, Comisionado General de la Policía Federal.

-MTRO. ENRIQUE GALINDO CEBALLOS: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; Comisaria licenciada Araceli Rodríguez Navarro, Coordinadora Estatal de la Policía Federal en el Estado de Quintana Roo; Licenciado Renato Sales Heredia, Comisionado Nacional de Seguridad.

General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional; Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina; Doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público; Maestra Arely Gómez González, Procuradora General de la República.

Licenciado Hiram Almeida Estrada, Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal; Maestro Aurelio Nuño Mayer, Secretario de Educación; Licenciado Francisco Guzmán Ortiz, Jefe de la Oficina de la Presidencia.

Luis Wertman Zaslav, Presidente de la Red Nacional de Consejeros Ciudadanos; Maestro Álvaro Vizcaíno, Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Familiares de los hombres y mujeres que conforman la Policía Federal; integrantes de la sociedad civil; mandos Superiores de la Policía Federal; compañeros, compañeros; amigos y amigas de los medios de comunicación.

Señor Presidente de la República:

Están aquí, ante usted, los hombres y las mujeres que durante este año han destacado por su patriotismo, entrega y lealtad a la sociedad y al Estado mexicano.

También, están presentes las esposas, esposos, hijos, hijas, madres y padres de familia de quienes entregaron su vida en el ejercicio de la honorable función de ser Policías Federales.

Con mucho orgullo, le informo que llegamos a la culminación de este tercer año de su gestión con la satisfacción de haber puesto todas nuestras capacidades, compromiso y talento para cumplir con la misión que usted nos encomendó, que es lograr un México en paz.

Desde el inicio nos planteamos, entre otras metas, una muy especial: construir confianza. Por ello, están aquí, los mejores y las mejores policías, y sus familias, que demostraron la posibilidad de aportar algo más a su compromiso de ser policías.

Sacrificaron tiempo de familia, dejaron para después el cansancio, no les superó la frustración ni el desánimo; optaron por la superación personal y policial. Nos convencimos de que vale la pena dar más por nuestra institución, por México y por la ciudadanía.

Por ese motivo, estamos reconociendo a más de siete mil hombres y mujeres de la Policía Federal en los siguientes rubros:

En materia de Concursos y Reconocimientos Sociales, a 205 elementos y a sus familias, señor Presidente. A tres mil 220 Policías Federales y miembros de otras instituciones de seguridad de los tres órdenes de Gobierno, así como de otros países que recibieron algún tipo de capacitación de nuestra institución.

Se entregarán estímulos económicos a mil 734 integrantes, por una suma aproximada de 70 millones de pesos, a quienes tuvieron alguna actividad operativa, incluso, poniendo en riesgo su vida.

Señor Presidente:

Recibirán muchos policías, de usted, constancias de ascenso en los 12 grados que comprende la jerarquía policial, después de un ejercicio transparente para ello.

También, se entregarán 147 menciones honoríficas para quienes destacaron por la detención de objetivos criminales relevantes.

El Consejo de Desarrollo Policial resolvió condecorar a 696 compañeros y compañeras en la categoría de Mérito por Antigüedad, Mérito Ejemplar, Mérito Docente, Mérito Tecnológico, Mérito Deportivo y Mérito de Primera y Segunda Clase.

Especial mención me merece, las 12 condecoraciones Caballero Águila que se entregarán a las familias de nuestros compañeros y compañera que perdieron la vida en aras de cumplir con el deber.

Señor Presidente:

Nunca, estos hombres y mujeres han dejado de creer en el Estado de Derecho y en el respeto absoluto e indiscutible de los derechos humanos.

Nunca, hemos dejado de reconocer, como hermanos de esfuerzo, a quienes integran el Ejército Mexicano y la Marina Armada de México.

A todas y todos ellos, expreso mi reconocimiento y mi agradecimiento puntual por la muestra constante de apoyo incondicional hacia la Policía Federal.

Mis compañeros y compañeras reconocemos, también, que el futuro de la Policía Federal está trazado a la luz de su visión de Estado, señor Presidente. Que el Secretario de Gobernación es para nosotros un garante de la verticalidad y la eficiencia con lo que actuamos todos los días, y que el Comisionado Nacional nos conduce siempre por la vía de la responsabilidad y el trabajo eficiente.

Por eso, permítame agradecerle sentidamente, a nombre de los casi 41 mil elementos de la Policía Federal, su confianza, su apoyo y respaldo para que esta institución de México siga cumpliendo con la tarea de servir y proteger a la comunidad.

En este espacio, con este foro, nos permitimos refrendar lo siguiente:

A respetar y proteger los derechos humanos de los y las mexicanas.

A defender, con ética y profesionalismo, a la ciudadanía frente a la delincuencia.

A seguir, con fervor, los principios de honradez, lealtad, valor, profesionalismo y entrega.

A portar con honor el uniforme de la Policía Federal, con la estrella de nuestros valores en el pecho y la Bandera de México del lado del corazón.

Enterados.

VOCES A CORO: Enterados.

-MTRO. ENRIQUE GALINDO CEBALLOS: Gracias, señor Presidente.

-MODERADORA: Veremos la proyección del video: Mérito y reconocimiento 2015.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Interviene a continuación, el Comisionado Nacional de Seguridad, maestro Renato Sales Heredia.

-MTRO. RENATO SALES HEREDIA: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; distinguidos integrantes del presídium; compañeras y compañeros de la Policía Federal; amigos todos.

Señor Presidente:

Es un honor contar con su presencia aquí, en este día tan importante para la Policía Federal.

Hoy, reconocemos aquí, a quienes dedican su vida a servir con honor y lealtad a los mexicanos. A quienes día a día se levantan por las mañanas para proteger y servir a la comunidad.

A los policías federales de este país, dedicamos este evento con respeto y con admiración.

Honra, decía José Martí.

Por ello, nuestro agradecimiento a las Fuerzas Armadas de nuestro país, al Ejército, a la Marina y a la Procuradora General de la República, al director del ISSSTE, al Secretario de Educación Pública, a todos nuestros compañeros de Gabinete que tanto nos han apoyado, porque no hay adversidad que no superemos con unidad.

Muchas felicidades, compañeras y compañeros de la Policía Federal,  a los que reciben condecoraciones, reconocimientos, diplomas, estímulos, constancias de grado y la condecoración Caballero Águila.

Lo ha dicho el señor Presidente de la República:

Este evento se enmarca en el compromiso de consolidar un  estado democrático, de derecho; una Nación de leyes e instituciones en el que las personas ejerzan sus libertades, convivan en armonía y logren desarrollarse a plenitud.

Éste es el objetivo último de la Policía Federal: Trabajar para que las leyes y las instituciones sean estructura sobre la que se despliegue la vida democrática y el bienestar de la sociedad.

Hoy, que se cumplen 200 años del fusilamiento de don José María Morelos y Pavón, el Siervo de la Nación, es propio recordar que en la Constitución  de Apatzingán se lee        que la felicidad del pueblo y de cada uno de los ciudadanos consiste en el goce de la igualdad, de la seguridad, de la propiedad, de la libertad.

La íntegra conservación de esos derechos, es el objeto de la institución de los gobiernos y el único fin de las asociaciones políticas.

Para consolidar a nuestra policía durante esta Administración, se ha enfocado el esfuerzo en tres ejes:

Primero. Trabajar de manera más cercana para consolidar la confianza de los ciudadanos.

La seguridad ciudadana debe ser un acuerdo en lo fundamental; es la condición necesaria para la consolidación del Estado de Derecho para el crecimiento, para el desarrollo económico.

El ciudadano se encuentra en el centro de la Estrategia de Seguridad del Gobierno de la República.

Nuestra razón de ser estriba, justamente, en la protección y salvaguarda de los derechos y libertades de los ciudadanos.

Debemos ganarnos su confianza, debemos ganarnos su corazón. Sabemos que sólo con hechos lo vamos a lograr.

Y en la Policía Federal, estamos convencidos de que esta confianza se construye, se consolida mediante el ejercicio transparente de nuestro cometido y la vigilancia permanente de los ciudadanos. Y por eso, estamos cada vez más cerca de la gente; atendemos sus necesidades, protegemos los ciclos productivos, auxiliamos a las familias que más lo necesitan y a las entidades que más sufren a la delincuencia.

Segundo. Avanzamos en la profesionalización y dignificación de los miembros de la Policía Federal, porque el activo más importante de la Policía, es su gente. Y por instrucciones de usted, señor Presidente, estamos trabajando en consolidar una policía que cuente con todo lo necesario para realizar su labor, así como con la estima y el reconocimiento de la sociedad.

No se le puede encomendar a la policía la función primordial de brindar un servicio público de calidad, la de proteger los derechos y las libertades de los ciudadanos, sino lo reconocemos en sus integrantes.

En nuestra institución queremos predicar con el ejemplo, dignificar a nuestra policía, buscar mejores alternativas, un mayor ingreso y un mejor desarrollo para ellos y sus familias.

Tercero. Nos preparamos para acompañar las grandes transformaciones de nuestro país.

Y por ello, estamos capacitándonos de cara al nuevos Sistema de Justicia Penal, porque este nuevo sistema implica el desarrollo de funciones precisas en el marco del proceso penal.

Por esa razón, y así nos lo ha instruido el Secretario de Gobernación, realizamos un esfuerzo sin precedentes para formar policías y especializarlos en materia de custodia, protección, traslado tanto del imputado, como de la evidencia.

Además, nos preparamos para coadyuvar en la seguridad y el orden en las salas de audiencias, que serán orales, públicas, así como en la investigación de los delitos.

Señor Presidente:

Esta es la policía de México. Esta es la policía de los ciudadanos. Esta es su policía, por vocación institucional, pero, también, por convicción, porque usted los reconoce, los acompaña, los aprecia; y sabe usted estar cerca de la gente. Y esos son, sin duda, los atributos de un auténtico liderazgo democrático, reformador.

Se encuentra usted, señor, ante la mejor corporación civil de seguridad y con los mayores niveles de confianza en nuestro país.

Muchas gracias, señor Presidente, porque su presencia nos anima y nos llena de orgullo.

En nombre de la Comisión Nacional de Seguridad, de la Policía Federal, le refrendamos nuestro compromiso para servir, con usted a México. Para construir, con usted, el México en paz que todos anhelamos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos hará entrega de reconocimientos, diplomas y distintivos, constancias, menciones honoríficas, condecoraciones por tiempo de servicio al mérito, y Caballero Águila.

(ENTREGA DE RECONOCIMIENTOS)

-MODERADORA: Enseguida, una sección de la Policía Federal ejecutará una Salva de Fusilería.

(SALVA DE FUSILERÍA)

-MODERADORA: Queda en uso de la palabra la Comisaria licenciada Araceli Rodríguez Navarro, Coordinadora Estatal de la Policía Federal en el estado de Quintana Roo, en representación de los policías federales galardonados.

-LIC. ARACELI RODRÍGUEZ NAVARRO: Con su permiso, señor Presidente.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; distinguidos integrantes del Gabinete de Seguridad; señores Gobernadores; señor Jefe de Gobierno de Distrito Federal; Comisionado Nacional de Seguridad; Comisionado General de la Policía Federal; Secretaria General y Titulares de las Divisiones de la Policía Federal.

Apreciables representantes de la sociedad civil y de los medios de comunicación; compañeras y compañeros de la Policía Federal; señoras y señores:

Tengan ustedes muy buena tarde.

Es un honor tener la oportunidad de dirigir unas palabras en representación de quienes integramos esta noble corporación policial, esperando que sea el reflejo del sentimiento de lo que somos y lo que significa para hombres y mujeres de la Policía Federal, el reconocimiento público de la labor que desempeñamos.

Ser Policía Federal es un orgullo; una distinción muy especial que conlleva una gran responsabilidad. Tenemos la obligación de conducirnos de una manera impecable, investida de valores y principios más elevados que rigen la actuación policial.

Debemos ser siempre un ejemplo de respeto, trato digno, cordialidad en nuestra sociedad y con las autoridades con quienes interactuamos.

Ser Policía Federal es dar todo de sí. Enfrentar cualquier circunstancia sin miedo o temor, con la firme convicción de salir adelante y proteger a nuestra comunidad. El más alto derecho que protegemos, es la vida. Sin ella, no podemos hablar de la existencia de otras prerrogativas.

Ser Policía Federal, es actuar pensando en que cuidamos a nuestras familias y a la familia de alguien más. Portar el uniforme y llevar las insignias cerca del corazón, es renovar día a día el compromiso con nuestro país y con nuestra institución.

Un ascenso de grado, es el resultado a la perseverancia, disciplina, capacitación y actualización académica permanente.

La activa participación de las y los policías federales en los procesos de profesionalización, es muestra de que deseamos contar con nuevas herramientas que nos permitan conocer y entender la dinámica social, política, económica y en materia  de seguridad en nuestro país y en el mundo.

Señor Presidente:

Muchas gracias.

Gracias, por su gran apoyo a la Policía Federal, para que sea una institución confiable y reconocida a nivel internacional.

Gracias, por ofrecernos un proyecto de vida, así como una oportunidad de crecimiento personal y profesional. Por permitirnos tener mejores prestaciones sociales y laborales.

Gracias, por la posibilidad de obtener una vivienda digna para nuestras familias y la tranquilidad de que si el día de mañana llegamos a faltar, nuestros hijos no estarán en el desamparo.

Por su reconocimiento al desempeño y dedicación; ello es motivo para continuar con mayor fuerza, sirviendo a nuestro país.

Señor Presidente:

Muchas gracias.

Con todo ello, se dignifica la función  policial.

Felicidades a todas y a todos.

Gracias.

(A CONTINUACIÓN, HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)