Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes.

Me voy a salir un poquito del protocolo y de la solemnidad que acompaña a los actos aquí, en Los Pinos.

Es más me voy a sentar para poder platicar junto a Gloria, Dylan y quienes les acompañan, que son miembros del equipo triqui. Debo empezar por el de las mujeres, el Equipo Bayonetas de Basquetbol y el Equipo Triqui de Baloncesto, por igual.

Quiero saludar al cuerpo técnico, a los directores técnicos de estas dos selecciones de baloncesto.

Y también, a alguien más que nos acompaña, que no ha sido presentado, pero que fue una coincidencia, y voy a pedirle que nos acompañe también, que es a Rodolfo Domínguez.

Rodolfo Domínguez participó en una película: La Jaula de Oro, que fue premiada en Cannes este año. Él es tzotzil de Chiapas y nos da mucho orgullo que sea un triunfador que acompañe hoy o nos acompañe en este acto de triunfadores, y le damos la bienvenida también.

Bienvenido, Rodolfo.

Quiero saludar a toda la audiencia que hoy está aquí presente, insisto, a lo mejor saliéndome un poco de la forma en que normalmente hacemos los eventos, señor Secretario de Educación. Pero, la verdad es que no me quiero apartar de quienes son triunfadores y de quienes son inspiración para todos los mexicanos.

Es un espacio de privilegio y oportunidad para el Presidente de México de poderse encontrar con dos selecciones de baloncesto que, sin duda, han motivado y han dado inspiración a todos los mexicanos al verles jugar, al verles triunfar; al verles entregarse en pasión y cuerpo al deporte y a la actividad, en la que estuvieron participando y compitiendo, y en la que resultaron además triunfadores y campeones. En este Festival Infantil de Baloncesto que se llevó a cabo en Argentina.

A muchos mexicanos nos llenó de emoción ver a esta joven selección de niñas y de niños que, representando a nuestro país y quizá con un estilo distinto, sin los tenis que normalmente llevan los deportistas, en el caso del equipo triqui, que causaron sensación, expectación y, sin duda, enorme sorpresa al verles triunfar, a las mujeres y a los hombres, a las niñas y a los niños que representando a nuestro país triunfaron en este Mundial de Baloncesto, llevado en Argentina.

Esto, sin duda, nos deja una gran lección. Al igual que Rodolfo, que siendo un joven de origen indígena, también esté triunfando en el cine.

Estamos aquí, junto a triunfadores, que a esta corta edad, Rodolfo tiene 16 años; las señoritas tienen entre 11 y 12 años; los jóvenes tienen entre 10 y 11 años. Son prácticamente niños que están entrando a su adolescencia.

Y nos han dado una gran lección a todos los mexicanos, porque pusieron, insisto, un gran coraje y una gran pasión, en lo que estuvieron haciendo en esta justa deportiva.

Y nos demostraron que, cuando se quiere, se puede; que cuando se sabe jugar y entregarse con todas sus capacidades individuales y lo hacen, además, en equipo, el resultado ahí está. Resultaron equipos invictos y equipos ganadores en este Mini-Mundial que se jugó allá, en Argentina.

Yo quiero felicitarles, no sólo porque ustedes lograron lo que lograron como equipo que, sin duda, debe darles o haberles dado a ustedes una gran satisfacción, una enorme alegría, un gran orgullo saber que estaban representando a México, y que vieron izar la Bandera de México, cuando recibieron la premiación como ganadores de este torneo.

Estoy seguro que eso les llevó a estar muy motivados, llenarse de gran satisfacción. La gran satisfacción que nos dieron a los mexicanos.

Quiero reconocer a sus entrenadores, porque ellos son, a veces, el rostro anónimo que, pocas veces son conocidos el cuerpo técnico, que les prepara, les forma y a veces, pocas veces, llega a tener esta proyección en los escenarios o en los eventos en los que participan.

Les quiero expresar, a ustedes, reconocimiento y felicitación, también, por la preparación que han hecho de estas señoritas y de estos jóvenes, y que les permitieron triunfar en esta justa deportiva en la que participaron.

Yo me siento muy motivado de estar junto a ustedes. Ustedes, al escuchar hace un momento a Gloria y a Dylan, ellos compartían que les daba mucho gusto venir aquí a esta Residencia Oficial de Los Pinos, donde despacha el Presidente de la República, y yo les quiero decir que a quien le da una gran emoción y gusto es al Presidente de México recibirles aquí.

Porque ver la emoción, ver la soltura, ver la frescura, ver el ánimo que les acompaña en esta corta edad, sin duda, nos contagia del ánimo que queremos tenga todo el país, para realmente ser un país de triunfadores.

Ustedes lo están siendo ahora, en esta disciplina en la que están participando, en el baloncesto. Pero el día de mañana, igual continuarán en esta disciplina triunfando o igual deciden emprender otro camino. Y seguro estoy que la lección que les ha dado esta participación les va a llevar a triunfar.

Y ejemplos de triunfadores es lo que queremos tener en todo el país. Queremos ser un país que triunfe, porque cada ciudadano mexicano pueda realmente tener éxito en todo lo que se proponga hacer y que encuentre en el país las condiciones óptimas, las condiciones favorables, para lograr éxitos individuales, como los que estos jóvenes han tenido, jugando en equipo y representando a México.

Yo les quiero agradecer, a las niñas y a los niños que forman parte de estos dos equipos de baloncesto, quiero agradecerles, en nombre de todo México, la gran satisfacción y orgullo que nos han dado a los mexicanos.

Porque, insisto, el verles triunfar, nos enseña que si queremos, podemos. Y que entre todos estamos construyendo el país que anhelamos y que lograr ese resultado implica la dedicación y el esfuerzo, y la entrega, de todos los mexicanos.

Lo es, sin duda, primero; para quienes somos autoridades, quienes hemos recibido la confianza de los mexicanos para representar y para liderar las instituciones del Gobierno mexicano.

Pero lo es, a final de cuentas, de todos, quienes aportando un granito de arena servimos y contribuimos a que tengamos el país que todos queremos y que todos soñamos.

Y generaciones que nos han antecedido han hecho lo suyo, han venido moldeando el país que hoy tenemos, que sin duda es mejor que el que tuvieron varias generaciones atrás.

Ahora, a nosotros nos corresponde imprimirle el sello, la huella, que marque nuestro tiempo, que marque la aportación de la sociedad presente.

Y miren quién nos viene a dar ejemplo: estas niñas y estos niños, que están siendo triunfadores, que están teniendo éxito y que nos están demostrando que cuando se quiere, se puede.

Yo les quiero felicitar, insisto, a nombre de todos los mexicanos.

Como Presidente de México, les expresó mi felicitación y mayor reconocimiento.

Deseo que sigan teniendo muchos éxitos más en esta disciplina deportiva en la que están participando, y en cualquier otra actividad que en el futuro vayan a llevar a cabo.

Deseo que sean mujeres y hombres triunfadores y de éxito, y que su éxito contribuya al éxito que como Nación queremos y deseamos para todo el país.

A Rodolfo también le expreso mi reconocimiento, porque también nos deja ver que México es un país de triunfadores. Fue coprotagonista en esta película, fue un actor que demostró su talento, su capacidad y que la película en la que participó, La Jaula de Oro, mereció este reconocimiento en el Festival de Cannes.

Rodolfo:

Muchas felicidades también. Tú eres otro ejemplo de éxito, de triunfo y que todos ustedes son inspiración para todos los mexicanos que tenemos responsabilidad y compromiso para ir moldeando el país que todos queremos.

Finalmente, quiero encargarle al señor Secretario de Educación Pública, de quien depende la CONADE, a las autoridades.

¿Dónde está Chucho?

Acá está Chucho, que hoy venía muy inspirado, pero que nos leyó frases verdaderamente de distintos textos que son motivacionales y que deben llevarnos a la reflexión de lo mucho que podemos alcanzar si nos proponemos realmente lograr grandes metas. Y hay que empezar por soñar y por saber, además, que sí se puede.

Y ahí tenemos otros ejemplos. Yo creo que los mexicanos pensamos, al estar aquí hablando con deportistas, qué va a pasar con la Selección Nacional de Futbol. Ya me estoy saliendo, Chucho. Pero sabemos que le va a ir bien.

Yo creo que la Selección ahora, perdónenme que me meta en algo que en estricto sentido no debiera, pero sé que como Presidente de México, muchos mexicanos desearían transmitirle algo a la Selección Nacional.

Y no es más que motivación, el dejarles que realmente jueguen a rienda suelta. Que sabemos que están con una gran presión o deben de sentirse muy presionados, como lo estuvieron ustedes, porque saben que representan a todo un país que tiene una gran confianza. Pero que esa confianza que el país les da, debe llevarles a jugar con una gran soltura, dejar o superar la presión que pueden llevar a cuestas, que quizá sea la mayor carga que sientan.

Que cuando se está bajo la carga de esa presión, no permite, a veces, a alguno jugar con la habilidad desarrollada y tener el mejor desempeño. Los mexicanos confiamos en estos jóvenes, ya me salí del tema, pero confiamos, también, en nuestra Selección Nacional de Fútbol.

Sabemos que a duras penas, pero ya en el repechaje va a jugar, y va a llegar a jugar el Mundial de Brasil. Le tenemos una gran confianza y deseamos que jueguen con gran soltura, como lo saben hacer.

Es un equipo que está integrado por jugadores que han triunfado en varios equipos, que son triunfadores. Y hoy queremos que jueguen con esa soltura, con esa capacidad que sabemos llevan dentro, y que no sientan la presión de quienes queremos verlos llegar a jugar al Mundial, y ahí tener un gran desempeño.

Yo sé que todos hacemos votos porque así sea, y tenemos estas buenas vibras y estos buenos deseos para nuestra Selección Nacional.

Y ahora regreso a lo que le decía a Jesús y al señor Secretario de Educación. A estos jóvenes, que nos han puesto ejemplo, que son inspiración, no podemos dejarles solos. Tenemos que apoyarles en el desempeño de su actividad deportiva.

Yo les quiero instruir, al señor Secretario y a la CONADE, para que les otorguemos un estímulo económico, porque se lo han ganado y lo merecen.

Segundo. Porque apoyemos, y me den oportunidad de ir a visitar las instalaciones deportivas donde ustedes practican su deporte.

Apoyemos para que tengan instalaciones muy dignas y muy decorosas, para que se sigan preparando y entrenando, y sigan siendo campeones y poniendo muy en alto la representación de nuestro país.

Y que al igual que lo haremos con ellos, sigamos trabajando en todo este plan, para que el deporte en México siga siendo una actividad, no sólo de formadores, de mujeres y hombres de éxito en las disciplinas deportivas en las que participan, sino, sobre todo, que sean espacios de preparación y de formación individual, para que en el deporte y en cualquier otra actividad, realmente tengan éxito. Eso es lo que el deporte debe ser para nuestro país, y en eso estamos trabajando.

Quiero saludar aquí, también, a varias de nuestras campeonas que están aquí presentes.

Nuestra campeona de Taekwondo, el equipo que habrá de participar en esta justa deportiva.

¿De qué disciplina es?

Karate. De Karate. Les va a ir muy bien. Les va a ir muy mal a los otros, y a los de México les va a ir muy bien.

Deseo mucho éxito a la Selección de Karate que está aquí con nosotros.

A distintas autoridades del deporte, del ámbito privado y del ámbito público.

Muchas gracias por acompañarnos y, sobre todo, por tributarles entre todos un reconocimiento a quienes sin duda son inspiración para todos nosotros.

Tributémosles un aplauso y un reconocimiento y nuestra gratitud a todos ustedes.

Muchas gracias.