Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero, en primer término, saludar al señor Gobernador del Estado de San Luis Potosí. Saludarle y felicitarle con motivo de su cumpleaños, que como aquí se ha testimoniado, este pueblo potosino le reconoce y además ha hecho esta gran fiesta, este motivo, esta ocasión para hacer esta celebración, entregando esta carretera, dos carreteras, oportunidad de estar aquí, en San Luis Potosí, y acompañarle en su cumpleaños.

Muchas felicidades, Fernando.

Saludar, de igual forma, al señor Gobernador del Estado de Tamaulipas, a donde arribamos, precisamente, al aeropuerto de Tampico y de ahí nos hizo favor de acompañar a aquí, al Estado de San Luis Potosí, en la inauguración de dos tramos carreteros que, sin duda, vienen a mejorar la comunicación entre el Estado de San Luis Potosí y también Tamaulipas.

Quiero saludar a los titulares de los otros poderes: Legislativo y Judicial.

Al señor Presidente Municipal de Ciudad Valles, a quien agradecemos su hospitalidad.

Al señor Comandante de la Región Militar.

A las distintas autoridades del Gobierno de la República.

Al Secretario de Comunicaciones y a la doctora Mercedes Juan.

La doctora Mercedes Juan, quien es la Secretaria de Salud del Gobierno de la República, es a su vez la representante territorial del Gobierno de la República.

Es quien tiene la responsabilidad de estar en estrecha coordinación con las autoridades estatales y ser, en alguna forma, la representante personal del Presidente de la República, precisamente para asegurarse de que los compromisos y las obras, y acciones que las distintas dependencias del Gobierno de la República tienen deber y obligación de llevar a cabo, realmente se estén cumpliendo.

Por eso es que me acompaña ella, al igual que el Secretario de Comunicaciones, por las obras que hoy entregamos; Enrique Galindo, quien es originario de esta entidad y quien además es ahora el responsable de la Policía Federal.

Y al saludarles a todos los miembros de este presídium, quiero saludar a servidores públicos de todos los órdenes de Gobierno: Federal, estatal, municipal.

Pero, de manera muy particular, quiero saludar a todas las mujeres, a los jóvenes, a los niños, que a lo mejor sin mayor conciencia de lo que está ocurriendo hoy, aquí, guardarán en su memoria de cuando estuvimos inaugurando esta carretera, que desde ahora podrán disfrutar y que, estoy seguro, va a permitirles tener un horizonte mucho más promisorio, mejores oportunidades o mayores oportunidades cuando alcancen una mayor edad.

Quiero saludar a los hombres trabajadores del campo, en distintas tareas. Aquí, a los hombres del campo, muchas gracias.

A toda esta región de la Huasteca Potosina. A esta representación de la sociedad de San Luis Potosí. Les saludo con mi mayor afecto, con mi gratitud, por las muestras de solidaridad, de afecto que, además, invariablemente me han prodigado.

Muchísimas gracias, por tener hoy esta gran oportunidad, grata ocasión que tengo de estar en esta región del Estado de San Luis Potosí que, además, con gran interés que había yo mostrado y con especial interés de estar aquí, hoy tengo finalmente la oportunidad de estar aquí, en Ciudad Valles.

En esta región del Estado de San Luis Potosí y saludar a su gente, encontrarme con su gente y poder compartir con ustedes la entrega de estas obras de infraestructura carretera que, sin duda, serán de gran apoyo y de gran impacto en el desarrollo económico que tenga esta región del estado.

Muchas gracias, por hacerme el favor de acompañar.

Me da mucho gusto haber escuchado a Valentina, quien ha hablado en nombre de la sociedad o de la representación social de esta región del Estado de San Luis Potosí.

Al haberla escuchado en su dialecto original y después habernos compartido esto en español, nos ha señalado con toda claridad que la gente de San Luis Potosí y la mayoría de los mexicanos están en favor de que México se mueva hacia mejores condiciones y que están muy conscientes, todos lo estamos, de que hacer cambios de fondo, de raíz, de realmente impulsar lo que se ha dicho de forma reiterada y en voces o en distintas voces, especialmente de los ámbitos, tanto público como privado, las famosas reformas estructurales.

Qué queremos decir con reformas estructurales.

Con hacer cambios, con hacer ajustes de fondo, para asegurar que México tenga un mejor porvenir; es decir, tenemos que romper con paradigmas, tenemos que romper con modelos o con formas que hoy están obsoletas, anacrónicas; es decir, que se quedaron en el pasado, y que entonces a lo mejor daban respuesta a otras condiciones y a otra coyuntura, pero que hoy tenemos que poner a México al día.

Tenemos que lograr que México pueda aprovechar su condición, su potencial y realmente esto impacte y mejore las condiciones de vida de todos los mexicanos.

Y esto significa, evidentemente, romper con antiguos moldes, con antiguas prácticas, con formas que ya, evidentemente, hoy, hoy ya no sirven y hoy son obsoletas y frenan, son un freno de mano al desarrollo que México debe de tener.

Por eso, este Gobierno y lo señalé y hoy lo comparto nuevamente con ustedes, claramente dije desde que asumí esta gran responsabilidad, este alto honor que me fue confiado por la mayoría de los mexicanos, claramente señalé: No hemos llegado sólo a administrar la inercia, sino a romper realmente con modelos y con moldes que ya no sirven. Venimos a transformar.

Y esto significa realmente, ya lo he señalado, cambiar lo que de fondo ya no permite que el país avance de manera más acelerada. Y esto es lo que hemos venido haciendo.

Como lo decía Valentina, ha escuchado y se ha enterado a través de los medios de comunicación, como estoy seguro, todos ustedes por igual.

Hemos impulsado varias reformas.

Una educativa, porque queremos que nuestros niños y jóvenes reciban una educación de mayor calidad, y que ahora estamos en un proceso de instrumentación.

Estamos es un proceso de instrumentación de lo que el Congreso ha aprobado en esta gran Reforma Educativa, que va a permitir que los niños y jóvenes, y las nuevas generaciones, tengan una educación de mayor calidad, porque sólo así, sólo siendo o sólo teniendo mejores elementos, una mejor formación, una mejor preparación, podrán, también, incorporarse a la vida productiva y teniendo, también, mejores ingresos.

Porque, lo que es muy claro, en un mundo global, esto es, un mundo interconectado, un mundo donde las fronteras económicas prácticamente se han borrado y tenemos una gran interacción con el mundo entero, ese mundo hoy es más exigente y demandante, porque es un mundo en el que habitan miles de millones más de los había hace apenas 50 años, prácticamente el doble de la población.

Y eso, evidentemente, impone condiciones que sólo aquellos que estén mejor preparados serán los que tengan las mejores oportunidades, las mejores oportunidades laborales.

Sólo aquellos que tengan una preparación adecuada, serán los que tengan empleos mejor renumerados y mejor pagados. Y esto es lo que queremos asegurar para la niñez y para la juventud de nuestro país. Por eso, la Reforma Educativa.

Ya se cumplió el modelo educativo que permitió que hubiese educación prácticamente en el nivel básico en todo el país. Pero ahora nos ocupa, y debemos atender lo que dará mejores elementos a la población y a la niñez y juventud de nuestro país: una educación de calidad. Eso es lo que se propone, y ese es el alcance de la Reforma Educativa que hemos impulsado.

Hay otras reformas. En Telecomunicaciones, en Competencia Económica.

Cuál es el propósito.

Que los mexicanos puedan tener mayor oferta de servicios y haya una mayor competencia para que la población pueda escoger entre distintos servicios que compitan en calidad y en precio.

Poder romper las prácticas monopólicas; es decir, de unos cuantos que prestaban estos servicios de telefonía, de televisión, de internet, y que los mexicanos gradualmente, en la implementación que tengan las reformas que se han hecho, vayan teniendo mayor variedad de productos a cuales acceder, y que el mexicano libremente decida cuál es el que le convence, cuál es el que tiene un mejor precio y una mejor calidad.

También, hemos impulsado una Reforma Energética, donde claramente hemos dejado muy en claro ante los mexicanos que la riqueza petrolera es y seguirá siendo de los mexicanos.

Que el Estado mantendrá la rectoría y propiedad de los hidrocarburos, del petróleo y de la riqueza que hay en el subsuelo de nuestro país. Pero que, evidentemente, como lo he señalado, la producción ha decrecido, y hoy tenemos que buscar nuevas fuentes generadoras de energía, que son palanca del desarrollo.

Lo he señalado, también, y hoy lo comparto: Si no aseguramos una mayor seguridad energética para el país, que hoy no la tenemos, que hoy tenemos que importar gas caro. Hoy no tenemos suficiente distribución de gas, porque no tenemos gasoductos suficientes en el país.

Y si no logramos seguridad energética, lo que va a ocurrir es que las nuevas inversiones, las nuevas empresas que se instalen, pequeñas, medianas, grandes empresas, generadoras de empleo, en lugar de instalarse en nuestro país, van a ubicarse en donde la energía sea más barata.

Por eso hemos replanteado el modelo de explotación de nuestra energía o de las fuentes de energía, porque sin dejar de ser recurso o propiedad del Estado, el Estado tenga la oportunidad de encontrar mecanismos probados ya en otras partes del mundo para lograr una mayor generación de energía para nuestro país.

Somos, a partir de nuestra legislación, el único país, ya somos auténticamente el único país en el mundo con una legislación tan cerrada y tan restringida, que no ha permitido que inversión privada pueda apoyar al Estado mexicano a explotar sus recursos, sin que por ello pierda la propiedad de los mismos.

Son las reformas que hemos impulsado.

Y una última que he presentado y que, debo decir, el Gobierno asume el costo que esto pueda tener en la Reforma Hacendaria, porque cuando se trata de cobrar impuestos o de imponer nuevos impuestos o de eliminar exenciones o tratamientos preferenciales de nuestra legislación fiscal, evidentemente, esto de ninguna manera resulta popular.

Por eso se llaman impuestos, porque están hechos para que, al final de cuentas, haya una contribución a que el Estado tenga una mayor capacidad financiera de generar beneficios para sus habitantes.

La Reforma Hacendaria que hemos propuesto reconoce dos condiciones.

Primero. Que el sistema tiene que ser, el sistema tributario tiene que ser justo; es decir, deberán pagar más quienes más ganen y mayores beneficios para quienes menos tienen.

Por eso, una de las variables muy importantes de la Reforma Hacendaria que hemos incorporado, es la creación de un sistema de seguridad social universal.

Qué significa esto.

Que a partir de ser aprobada esta propuesta, a partir de ello, todos los mexicanos tendrán acceso a la seguridad social universal, que es el tener la posibilidad de contar con una pensión cuando se llegue a la edad adulta, de 65 años en adelante, de contar con un seguro de desempleo, para que quienes estando en la formalidad y pierdan un empleo, en lo que encuentran otro, puedan tener un ingreso básico y elemental en lo que pueden superar esta condición difícil de encontrar un nuevo empleo, el que puedan tener un acceso real a la salud. Y esto implicará, también, modificar el modelo para asegurar una mayor infraestructura y mejores servicios de salud.

Esto es lo que propone esta reforma. El que realmente todos los mexicanos; todos, sin excepción, cuenten con el acceso a la seguridad social universal. Que no sea una condición solamente dependiente de tener un empleo, sino que sea un derecho que se ganen los mexicanos, que tengan los mexicanos, por la sola razón de ser mexicanos.

Todo mexicano, de ser aprobada esta propuesta, tendrá este beneficio, este derecho que nuestra Constitución, deseamos, también consagre, y es parte de la propuesta, en beneficio de todos los mexicanos.

Perdón si me he extendido en compartir con ustedes, en ocasión verdaderamente de estar aquí, en esta región del Estado de San Luis Potosí. Si me he extendido en compartirles todos los temas que estamos. Permítame, ahora le comparto.

Todos los temas que estamos haciendo para acelerar el crecimiento económico del país. Porque esa es, al final de cuentas, la palanca más importante, más importante, el dinamismo económico que le imprimamos al país, para poder atender otras asignaturas que están en la prioridad del Gobierno y a las que les estamos haciendo frente.

Una de ellas es la de seguridad pública. Estamos implementando un nuevo modelo de seguridad, una estrecha coordinación con las autoridades estatales.

Me decía Valentina hace un momento: Apoye al Gobernador Toranzo para que pueda cumplir de mejor manera con su responsabilidad de gobernar al estado.

Yo le quiero decir aquí, frente a dos Gobernadores: en materia de seguridad, como en otros temas y en otras asignaturas, sin duda, está habiendo una estrecha coordinación. Estamos trabajando no por separado, sino juntos, unidos precisamente para hacerle frente a los distintos retos y desafíos que hay en las entidades del país.

El combate a la pobreza y la mejor palanca para combatir la pobreza, más allá de los programas sociales, es realmente asegurar un mayor dinamismo económico, porque es lo que va a posibilitar que se generen nuevos empleos, empleos mejor remunerados y mayores oportunidades, especialmente para quienes están entrando a la etapa productiva de su vida, para quienes en mayor número, en los siguientes años, nuestros jóvenes estarán siendo parte de la población económicamente activa; es decir, en aptitud de poder trabajar y lo importante, no sólo tener esta condición, sino de que realmente existan los trabajos, las opciones laborales donde incorporarse.

Hace un momento alguna de ustedes me pedía: Ayúdenos a tener más empleos.

Qué tenemos que lograr o qué debemos hacer para lograr este propósito. Precisamente, que la economía del país pueda acelerar su ritmo, podamos crecer más económicamente y eso, eso será más bien resultado de mayor inversión, de más productividad, de más empleos, que es justamente lo que estamos trabajando.

Y estas carreteras, como las que hoy inauguramos, dos importantes tramos carreteros, que vale la pena decir:

Primero. Una de ellas se concluye. Una carretera que fue iniciada hace cinco años, lo cual deja aquí un testimonio claro de que este Gobierno no ha cancelado ningún otro proyecto del pasado que consideramos realmente tenga importante beneficio para la población.

No llegó este Gobierno para simplemente cancelar o decirle adiós a todo lo que venía del pasado.

Somos un Gobierno que actúa con responsabilidad y que da continuidad a aquellos proyectos que, sin duda, son de alto impacto y beneficio y que fueron iniciados en el pasado.

Y, también, debo decir que estas obras de infraestructura, lo que permiten es asegurar que las regiones que no tenían una debida y adecuada comunicación entre otras comunidades, entre otras ciudades con otras entidades, hoy darán espacio a que, precisamente, lugares bien comunicados vengan a detonar mayor desarrollo, empleo, instalación de empresas.

Y que, además, los productos a los que ustedes tengan acceso, alimentarios, de entretenimiento o cualesquiera otro, la verdad es que tener buenas vías de comunicación, simplemente disminuyen los costos de los mismos, porque esto implica para quienes transportan los productos, el que puedan tener un menor costo, que al final de cuentas, si les resulta caro, lo van a impactar en el precio al consumidor.

Éste es el beneficio de contar con una buena infraestructura y el Gobierno de la República está destinando, solamente en este año, casi 90 mil millones de pesos para la modernización, ampliación, mejoramiento y nueva construcción de la red de infraestructura, de la red carretera de nuestro país.

No sólo en carreteras, sino también de la red ferroviaria, de los puertos que el país tiene, donde hemos comprometido y estamos trabajando en ello, en modernizar y construir varios más, que, sin duda, van a permitir que México se convierta en un centro logístico de alto valor mundial, porque nuestra ubicación geográfica nos da esa posibilidad.

Estamos siendo parte de Norteamérica, parte de Centro y Sudamérica. Y esa ubicación geográfica, de un país como el nuestro, debida y suficientemente bien comunicado, va a permitir que más inversiones vengan a asentarse a nuestro país, a generar más empleos, y eso, también, contribuirá a que la dinámica económica sea mayor, y esto, al final de cuentas, va a beneficiar a la economía de todas las familias mexicanas.

Finalmente, no me extiendo ya en explicarles las dos obras que hoy estamos inaugurando, que, además, las inauguramos con agua, porque justo a nuestra llegada cayó el agua para darle la debida inauguración a estas obras que hoy entregamos en beneficio de los habitantes de esta región del estado.

Y a mí me complace mucho poder estar aquí con ustedes. Poderles saludar y refrendar ante ustedes el compromiso que tiene el Gobierno de la República, de seguir impulsando y de seguir haciendo importantes reformas que nos permitan atender las cinco grandes metas nacionales que mi Gobierno se ha trazado:

Un México incluyente, que nos permita tener condiciones de mayor igualdad entre la población.

Un México con educación de calidad para todos.

Un México de paz y de seguridad, y en eso estamos trabajando.

Un México próspero; es decir, un México de mayores oportunidades laborales y de mejor empleo, y de mejor remuneración para todos los mexicanos.

Y que, al final de cuentas, ese México, en el que México se proyecte al mundo con la fortaleza, con el orgullo y la vitalidad que está en el corazón de cada uno de los mexicanos, y que sea por igual proyectado al mundo exterior.

Yo les quiero dejar aquí a todas y a todos ustedes, un saludo fraterno, con toda mi gratitud, por la oportunidad de estar entre ustedes. Y que sepan que su amigo, el Presidente de México, está y seguirá trabajando en todo momento, con toda su fuerza y con toda su capacidad para que México crezca y siga progresando.

Muchísimas felicidades.