Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto estar aquí, una vez más en el Estado de Nuevo León, en el Municipio de Pesquería y saludar, en primer término, a sus autoridades.

Al señor Gobernador del estado, a quien le agradezco su hospitalidad y sus palabras en este mensaje que, sin duda, resulta alentador frente a los grandes retos que tenemos por delante, pero sobre todo, en el compromiso que hemos hecho para generar un trabajo compartido, un esfuerzo conjunto para realmente elevar la calidad de vida de los habitantes de este estado y desde aquí hacer contribución al desarrollo que queremos impulsar para todo el país.

Quiero saludar a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

Al señor Comandante de la Región Militar aquí en el estado y de esta región del norte del país.

Al señor Presidente Municipal de Pesquería.

De manera muy particular quiero agradecer al doctor Paolo Rocca ésta muy amable invitación para estar en la inauguración de esta planta.

Y junto con él al señor Shinya Higuchi, quien es socio en esta inversión o coinversión que se ha realizado para esta planta.

Le quiero agradecer esta honrosa invitación porque, sin duda, viene a acreditar la confianza que hay en nuestro país para seguir invirtiendo.

En la presencia que este grupo industrial tiene en varias entidades del país, como usted lo ha mencionado, en la importante generación de empleos, 20 mil empleos que usted ha referido se generan en México de manera directa y sobre todo una visión muy clara, pero además compartida con el Gobierno de la República de lo que queremos promover y hacer para el desarrollo industrial y económico de nuestro país.

Por eso, me congratulo de estar aquí, de también saludar a todos sus invitados, a organizaciones empresariales del Estado de Nuevo León, a empresarios connotados, a proveedores de esta empresa.

Y de manera muy particular, y con reconocimiento y felicitación por ser parte de este importante esfuerzo industrial y desde aquí contribuir al desarrollo económico de la Nación, quiero saludar a todos los trabajadores de esta empresa, a quienes prestan aquí su esfuerzo, sus servicios y quienes son parte de esta empresa que hoy estamos inaugurando.

Felicidades a todos ustedes, a todas y a todos ustedes.

Saludar también al señor Embajador de Japón en México, que acompaña evidentemente a la empresa asociada a este proyecto y que quiero reconocer en el Vicepresidente de la empresa Nippon Steel su gran esfuerzo para poder dar su mensaje en español, cuando he conocido que no lo habla, pero que nos ha dedicado su mensaje en este idioma, en el idioma de México, en el idioma español.

Muchas gracias, por su esfuerzo.

Y permítanme compartir con ustedes algunos proyectos o algunas reflexiones, a partir de lo que estamos viviendo y de lo que estamos enfrentando.

Saludo también a las Senadoras de la República y a legisladores de esta entidad.

Muchas gracias por, invariablemente, acompañarnos cuando hacemos presencia en este estado.

Muchísimas gracias.

Decía yo que estamos aquí, primero, para dejar claro ante los mexicanos que en el contexto de la contingencia que el país está enfrentando.

Esta contingencia climática de dos frentes que al mismo tiempo tuvieron presencia o están teniendo presencia y efectos de lluvias muy intensas en nuestro país, y donde el Gobierno de la República ha reaccionado y está actuando de forma articulada y coordinada con las autoridades locales de cada estado que se han visto afectados por estos fenómenos climatológicos.

Estamos dando atención a la población, estamos prestando auxilio para poder asegurarles el que tengan el abastecimiento de víveres, de alimentos.

Y, a partir de ahí, hacer un balance de los daños que estos efectos climáticos están dejando y reemprender la reconstrucción, precisamente, de la infraestructura causada, tanto para las familias afectadas, como para las regiones cuya infraestructura se ha afectado.

Pero también queremos dejar aquí testimonio de que estos efectos, o de que estos eventos climáticos no van a frenar el desarrollo del país. No van a generar parálisis al desarrollo que México debe de tener.

El Gobierno le está haciendo frente. El Gobierno está actuando, está convocando a la sociedad civil para que, de manera solidaria también se exprese y genere apoyos para la población afectada. Pero el desarrollo del país debe de seguir, debe de mantenerse.

Y estar hoy aquí, precisamente, en el Estado de Nuevo León, viene a evocar la entereza y el carácter que los neoloneses han mostrado en el pasado cuando han enfrentado la adversidad.

Recordamos que en 1988 tuvieron aquí el impacto y efectos dañinos del Huracán Gilberto y más reciente, en 2010, del Huracán Alex.

Y pese a estos eventos, los neoleoneses supieron sobreponerse con gran firmeza y hoy son parte del desarrollo motor del desarrollo nacional.

Por eso, hoy estar aquí evoca, precisamente, para todos los mexicanos, que frente a la adversidad y frente a contingencias climáticas como las que estamos enfrentando, el carácter de los mexicanos debe sobreponerse para seguir trabajando en favor del desarrollo, del progreso de todo el país, como ha ocurrido en el pasado, como lecciones tenemos de esta entidad que hoy nos alberga y como debemos seguir trabajando para seguir generando mejores condiciones para todos los mexicanos.

En días recientes he estado visitando lugares que han sido impactados por los efectos climáticos. Seguiré todavía el día de hoy, más adelante, terminando este evento, visitando otros lugares que, también, se han visto afectados y seguiremos dando la atención debida.

Pero también, alentando a que tengamos, insisto, el carácter para sobreponernos a estos eventos que son adversos, pero que de ninguna manera deben desmotivarnos. Al contrario. Frente a la adversidad debemos tener firmeza, carácter, entereza y todo lo necesario para seguir adelante.

El Gobierno de la República se ha propuesto realmente impulsar una agenda transformadora para el país, porque lo que no podemos mantener es una condición pasiva o una condición estática mientras el mundo está cambiando.

México debe de adoptar nuevos contextos, nuevos marcos legales que posibiliten que el país tenga un mayor desarrollo.

Las reglas que sirvieron al desarrollo del país en el Siglo XX, no son posibles y no permitirán el pleno desarrollo del país, si mantenemos las mismas.

El Gobierno de la República se ha propuesto dar impulso a importantes cambios transformadores que posibiliten que México crezca en este Siglo XXI.

Que para la condición del país, como aquí se ha compartido ya. Yo quiero reconocer el testimonio que el señor Paolo Rocca acaba de darnos, porque prácticamente ha hecho una clara síntesis de lo que México se está proponiendo llevar a cabo.

Primero. Es desarrollar nuestra industria nacional y creo que lo que el Grupo Techint, a través de la empresa Ternium, está haciendo en esta planta es un buen ejemplo de lo que queremos replicar en la industria nacional.

Queremos imprimirle mayor valor agregado a la producción nacional; queremos sustituir importaciones. Queremos, sí, seguir siendo un país abierto a la integración global, pero estamos claros que México no puede ser solamente un país que venga a manufacturar y no a generar productos de valor agregado.

Lo que Ternium hoy está aquí generando es, precisamente, sustituir lo que anteriormente teníamos que importar.

Me compartía el señor Paolo Rocca que con la planta que hoy se pone en operación dejarán de importar del orden de 800 millones de dólares anuales, y que esto dará, sin duda, un mayor valor agregado a la producción nacional, a partir de lo que estamos produciendo en nuestro país.

Y creo que las inversiones, como la que Ternium está haciendo, dan ejemplo de la confianza y de la expectativa que México está despertando ante los grandes inversionistas nacionales y extranjeros.

Ésta es una inversión verdaderamente relevante la que hoy se anuncia, o la que hoy está materializada en la inauguración de esta planta: mil 100 millones de dólares, 14 mil millones de pesos.

Pero, además, el anuncio de mil millones de dólares más para la construcción de una planta termoeléctrica para darle abastecimiento eléctrico a esta planta y a las plantas de este grupo.

Sin duda, vienen a reafirmar la confianza que hay en el país ante el contexto que estamos provocando y que estamos promoviendo, el de un país que quiere crecer, el de un país joven, con capacidad y aptitud para crecer; de un país que, además, se está preparando y se estará formando de mejor manera, precisamente para incorporarse a la vida productiva.

Y, además, al tener mejores herramientas, mejor preparación y mayor profesionalización, podrá tener acceso a empleos mejor remunerados y más calificados, precisamente como los que aquí hoy se están generando con esta empresa.

Por eso, sin duda, resulta particularmente relevante y satisfactorio estar en la inauguración de esta empresa, porque es modelo, precisamente, de lo que estamos impulsando en el desarrollo industrial de nuestro país, y que acompaña estas reformas de carácter estructural que hemos venido impulsando y materializando, con el respaldo mayoritario de los mexicanos.

Advertimos que hay resistencias en algunos sectores. Que es evidente que ante cambios de paradigmas y de modelos que se habían seguido en los últimos años, en las últimas décadas, es natural que se tengan resistencias.

Pero no vamos a frenarnos, porque tenemos claro que el porvenir del país, que realmente el futuro promisorio, alentador y esperanzador para millones de mexicanos depende de lo que hagamos ahora, precisamente en las reformas que hemos venido trabajando.

En una Reforma Educativa que posibilitará que las nuevas generaciones tengan mejores herramientas y capacidades, y habilidades desarrolladas para emplearse en un mercado laboral más exigente y más demandante.

Una Reforma en Telecomunicaciones y en Competencia Económica para alentar la competencia, para abrirnos a la competencia y promover que haya más competencia, y que los mexicanos tengan acceso a productos diversos que compitan en calidades y en precio.

Por eso, hemos impulsado una Reforma Energética, para que el Estado, manteniendo la propiedad y rectoría sobre los hidrocarburos, pueda definir mejores formas, más eficientes de la explotación de los recursos que son de los mexicanos, pero que aseguren para el país una mayor capacidad energética para que más industrias, como ésta que hoy estamos inaugurando, vengan a asentarse en el territorio nacional y vengan a generar más empleos.

Son parte, éstas que he mencionado, de las reformas que estamos o que se han impulsado, que estarán en debate en los siguientes días en el Congreso de la Unión, pero que, sin duda, depararán al país mejores condiciones.

Estamos, en pocas palabras, construyendo cimientos sólidos y firmes, y nuevas condiciones para el México del Siglo XXI.

Y en el contexto de este escenario, de esta contingencia, de esta coyuntura que enfrentamos, el desarrollo del país no se frena. Por el contrario, continúa, se mantiene.

Y felicito y reconozco a aquellos inversionistas nacionales y extranjeros que tienen su apuesta en el desarrollo de México, que tienen confianza en el futuro que México tendrá, en las condiciones que hoy tiene y que se avizoran para el futuro inmediato.

Por eso, no tengo más que expresar reconocimiento y felicitación a esta importante inversión que hace el Grupo Techint hoy aquí, en Nuevo León, en nuestro país, que se suma a las otras que ha venido haciendo.

Desearles el mayor de los éxitos y que lo que estamos construyendo en el país venga a alentar e invitarles a que sigan invirtiendo en nuestro país.

Muchas felicidades, el mayor de los éxitos a ustedes como grupo y a todo el grupo de trabajadores que son parte de este importante esfuerzo.

Muchísimas felicidades.