Quisiera hacer solamente unos comentarios finales, a partir de la información que ya se les ha dado, de los trabajos que viene desplegando el Gobierno de la República a través de distintas dependencias.

Señalar que solamente el día de hoy, aquí, hay diez funcionarios de alto nivel del Gobierno de la República, lo que acredita la ocupación y, sobre todo, la prioridad en la atención que estamos dando a las zonas de mayor desastre, a partir de estas lluvias.

Lluvias extraordinarias. Tengo el reporte que me acaba de pasar el Director de la CONAGUA. Ya es, a la fecha, y de acuerdo a las últimas lluvias que se han registrado, ya es este mes de septiembre, el más lluvioso de los últimos cien años, para dar dimensión a la lluvia tan intensa que hemos tenido, y evidentemente, el hacerle frente a los daños que esto ha causado.

Quiero solamente precisar algunos puntos sobre lo que ya se ha informado aquí.

Primero. Decir que para el Gobierno de la República lo más importante es, en este momento, dejar a salvo y proteger la vida de la gente que, eventualmente, todavía se encuentra en zonas de riesgo, y que para ello he instruido al Secretario de Gobernación, para que a través de Protección Civil, se tomen las medidas necesarias de carácter preventivo, que implique eventualmente una valoración a las zonas que, por ejemplo, por las intensas lluvias, se han reblandecido y que esto implique la reubicación de algunos pobladores o de algunas zonas que hoy han sido seriamente golpeadas.

Pero lo más importante, insisto, es salvaguardar la vida de la gente que se encuentra en zonas de alto riesgo.

Segundo. Reiterar aquí la instrucción que he girado a la Secretaría de Gobernación, a la Secretaría de la Defensa, de Marina, y todas las áreas del Gobierno de la República, Desarrollo Social, para asegurar que el abasto de víveres, alimentación, ropa, que ha dispuesto el Gobierno de la República, y aquella que han aportado muchos mexicanos, en solidaridad con las personas afectadas, esté fluyendo de forma regular, se mantengan estos apoyos.

Yo quiero expresar aquí nuevamente el reconocimiento especialmente al Ejército y a la Marina, que han sido los conductos, precisamente para asegurar que estos apoyos estén llegando a zonas, incluso muy apartadas dentro de la geografía de distintas entidades, y señaladamente del Estado de Guerrero.

En las partes más altas de La Montaña, de la sierra. Ya se ha llegado a todos los municipios, como aquí ya se informó y ahora estamos llegando y seguiremos llegando de manera regular, en tanto se restablecen las condiciones de normalidad, a todas las zonas de atención que está habiendo a la población afectada, en las distintas partes de la geografía de todo el país, y particularmente de este estado.

Tercero. Instruir a la Secretaría de Desarrollo Social y a SEDATU, dos dependencias del Gobierno de la República que de forma coordinada están ya entregando los primeros apoyos a la población afectada, a aquellas familias que han podido ya regresar a sus hogares, toda vez que los niveles de agua han descendido, para que se acelere este programa de apoyo, para que puedan recuperar parte de los enseres perdidos, o parte de los bienes materiales que eventualmente hubiesen perdido.

Esto implicará acelerar el censo en aquellos lugares que anteriormente no se había podido accesar.

Segundo. Una vez tenidos dichos censos, acelerar el proceso de entrega de ayudas, que ya se inició en varias de las zonas afectadas, iniciando, particularmente aquí, en Acapulco, en Chilpancingo y en varias otras comunidades a las que están llegando los primeros apoyos.

Esto implica también la adhesión, dentro de esta tarea, de INFONAVIT, ya que varias casas afectadas son parte o están en este programa de apoyo que habrán de recibir las familias que, insisto, resultaron afectadas.

Cuarto. Instruir, como ya lo he hecho, pero lo reitero aquí, la instrucción a la Secretaría de Gobernación y a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para acelerar la liberación de los recursos del FONDEN.

Al día de hoy ya se ha autorizado un monto superior a mil 500 millones de pesos, casi tres veces lo que se había autorizado apenas el día de ayer. Esto da muestra de la celeridad con la que se está trabajando para que los gobiernos estatales, con recursos, puedan hacer frente a esta contingencia y puedan iniciar trabajos de reconstrucción de la infraestructura dañada.

Quinto. Instruir a CONAGUA, como ya lo señalé hace un momento, primero, para establecer un plan o un proyecto técnico, especialmente para esta zona, que ha sufrido afectaciones serias e inundaciones mayores, que permita tener un plan de equilibrio y de balance hidráulico. Esto es, que nos permita por lo menos establecer condiciones mínimas de seguridad para que ante futuras lluvias se evite, más bien, inundación en zonas que no debieron inundarse.

Esto implicará conocer cuáles fueron las zonas en las que, de manera inapropiada y con permisos, seguramente también, sin sustento legal, se otorgaron y donde se edificaron construcciones, lo que impidió que se drenara adecuadamente el agua que se acumula por los ríos en esta región y que, a partir de ello, se realice la investigación correspondiente.

Solicito al Gobernador del Estado, a partir de ello, realice las investigaciones y se deslinden responsabilidades que competan al ámbito local, como el Gobierno de la República hará las propias investigaciones de aquellas afectaciones o de aquellos permisos otorgados sobre Zonas Federales, que fueron otorgados indebidamente y que están en el ámbito del fuero Federal.

Y, finalmente. Compartirle a la opinión pública que seguiremos trabajando de manera coordinada con los gobiernos estatales, para que en un frente común estemos en aptitud y en capacidad de responder a este reto y a este desafío que han implicado las lluvias intensas que se han presentado en los últimos días.

Agradecer, una vez más, el apoyo solidario que muchos mexicanos, a través de los distintos puestos que se han instalado en el país, para el acopio de bienes o de apoyos que se quieran hacer llegar a la población afectada, ha venido otorgando.

Para todos aquellos mexicanos que se han solidarizado con esta causa y con ayudar a la población afectada: muchísimas gracias.

No puedo omitir señalar que para el caso particular de Acapulco, que sin duda es un motor o el motor más importante de la economía del Estado de Guerrero, es importante señalar que una forma de ayudar, una forma de ayudar al Estado de Guerrero, es reactivando la actividad económica en todo el estado y muy señaladamente en este puerto, que es, insisto, el principal motor de la economía de esta entidad.

Por eso, visitar Acapulco, estar nuevamente en Acapulco es una forma de ayudar a Acapulco y a todo Guerrero. Es otra forma de poderse solidarizar con quienes lamentablemente han pasado por un mal momento ante estas intensas lluvias.

Aquí ya se señaló de los programas que el Gobierno de la República ha dispuesto, para ayudar a la planta laboral, que ante el descenso de la actividad económica que se ha dado en este estado, eventualmente podría verse afectada, se han dispuesto de ayudas y de apoyos para mantener la planta laboral, para mantener la planta productiva y de prestación de servicios en el Estado de Guerrero; además de los otros apoyos, de los que se ha venido informando con toda oportunidad.

Pero, reitero. Si también hay otras formas de ayudar a este estado, es nuevamente regresando a Acapulco, que además la infraestructura de prestación de servicios está prácticamente en condiciones de prestar los servicios turísticos a todo aquel que visite el Puerto de Acapulco.

Serían mis comentarios y estaremos en comunicación. Seguramente el día de mañana estaremos visitando algunas de las otras zonas que resultaron afectadas y que espero, especialmente la Fuente que me acompaña, pueda atestiguar de las acciones que ya el Gobierno de la República, en coordinación con el gobierno estatal, viene desplegando.

Muchas gracias.

Muy buenas noches.