Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Señor Gobernador del Estado de Jalisco.

Muchas gracias por su hospitalidad, por su anfitrionía y, sobre todo, por su mensaje de aliento, precisamente al adherirse a este impulso transformador que el Gobierno de la República ha emprendido para hacer ajustes y, sobre todo, cambios estructurales que nos permitan acelerar nuestro crecimiento económico.

Saludo al señor Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, a quien le agradezco, también, las muestras de solidaridad y de adhesión para con los mexicanos, a partir de esta contingencia que hemos enfrentando en los últimos días.

Estos dos eventos climáticos, que lamentablemente costaron la vida a varios mexicanos, que dejaron daños y, sobre todo daños a la infraestructura de vivienda y del desarrollo social.

Estamos ahora, precisamente, en esta etapa de reconstrucción, precisamente a los efectos y daños causados por estos efectos.

Pero muchas gracias por esta solidaridad y, sobre todo, por la disposición para acompañarnos en este proceso de reconstrucción.

Quiero saludar a los Poderes o titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

Al Presidente Municipal de Guadalajara.

A Legisladores Federales y estatales que están hoy aquí reunidos.

Y de manera muy particular, quiero darle la más cordial bienvenida a toda esta gran representación de 50 países que se dan cita en este importante evento.

Y felicitar de manera señalada a las cuatro empresas de México, de Bolivia y de Brasil que han sido premiadas por el Banco Interamericano de Desarrollo y que es, para su servidor, un gran honor ser testigo y acompañarles en este reconocimiento al esfuerzo que han realizado, precisamente para innovar y para crecer como pequeñas empresas y que deseo sigan teniendo mayores éxitos.

Al igual que todas las pequeñas y medianas empresas de México y de toda esta región latinoamericana que encontramos en esta vía o en este instrumento, realmente oportunidad para que la sociedad, la sociedad de esta región latinoamericana pueda tener condiciones de mayor igualdad, de mayor desarrollo, de mayor equilibrio social.

Es, precisamente, la atención y la ocupación que hoy tenemos los gobiernos, y particularmente el compromiso que tiene en México el Gobierno de la República.

Las micro, pequeñas y medianas empresas, aquí ya se ha señalado y lo compartimos plenamente, son parte, son fundamentales para el crecimiento económico de cualquier país.

Por ello, el Gobierno de la República trabaja decididamente, a fin de apoyar a los emprendedores de México.

En este sentido, es un gusto poder compartir con todos ustedes este encuentro, este espacio, que, sin duda, dará oportunidad al análisis, a la reflexión, y a compartir experiencias exitosas que vengan a nutrir y a alimentar, no sólo a las políticas públicas que, eventualmente, los gobiernos debamos seguir; sino, también, darán luces, darán lineamientos a las empresas o microempresas que participan en este encuentro.

Aquí, ya ha referido el señor Presidente del BID, que fue en México, precisamente, la primera sede de este encuentro allá, en 1998, y que abrió la oportunidad para que las micro, pequeñas empresas de esta región latinoamericana tuvieran, realmente, un futuro más promisorio, que se ha venido consolidando y materializando en estos últimos 16 años.

Este espacio, éste en el que nos encontramos, se ha consolidado como la plataforma más importante de promoción de las microempresas y las microfinanzas de América Latina y el Caribe.

Celebro el liderazgo y el compromiso del Fondo Multilateral de Inversiones que, como parte del Banco Interamericano de Desarrollo, impulsa este sector fundamental para cualquier economía.

El tema, que convoca este año, el reto de la productividad financiando emprendimientos dinámicos, coincide plenamente con uno de los ejes transversales que tiene el Gobierno, y que claramente ha señalado en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

Desde el inicio de esta Administración nos hemos propuesto elevar, y bien lo decía Luis Alberto Moreno, democratizar la productividad del país.

Estamos convencidos de que la productividad es la mejor vía para crecer económicamente, y lo más importante, es la única forma de mejorar los ingresos reales de la población, a fin de elevar la calidad de vida.

Ésta es la ruta que nos permitirá revertir el débil desempeño económico que México ha tenido en los últimos 30 años. Que puede explicarse, en buena medida, por el nulo crecimiento de la productividad en nuestro país.

Lo tenemos claro: Como Nación y generación, tenemos el gran reto de ser más productivos, esto significa trabajar mejor para generar mayor valor agregado con los recursos que tenemos a nuestro alcance.

Con este propósito se instaló el Comité Nacional de Productividad y estamos orientando los programas y acciones del Gobierno de la República para que cualquier persona, empresa o sector de la economía tenga la capacidad y las herramientas para ser más eficientes y producir más.

De manera específica, queremos hacer más productivos a nuestros emprendedores y a nuestras micro, pequeñas y medianas empresas que son las que generan el mayor empleo en nuestro país y en cualquier economía.

Para respaldarlas desde el inicio de esta Administración, se creó el Instituto Nacional del Emprendedor, a fin de instrumentar, coordinar, ejecutar, la política nacional de apoyo a la micro y pequeña empresa de nuestro país.

El INADEM, como es conocido este Instituto Nacional del Emprendedor, impulsa los procesos de innovación, trabaja para fortalecer la competitividad y permite que cada vez más emprendedores puedan abrir su negocio, hacerlo crecer, consolidarlo e incluso insertarlo en las cadenas globales de valor.

Uno de los principales instrumentos de este Instituto es la Red de Apoyo al Emprendedor, que articula políticas y programas del Gobierno y del sector privado; es decir, de forma articulada coordina que todos los programas, tanto del Gobierno, como del sector privado, que estén focalizados a apoyar a los pequeños y microempresarios, realmente puedan materializarse y puedan cumplir de manera oportuna y eficiente los objetivos que cada programa tiene trazado.

En lugar de tenerlos actuando de manera aislada y dispersa, buscamos aglutinar o articular la operación de estos programas, a través del Instituto Nacional del Emprendedor.

Igualmente, se han promovido acciones específicas para que los micro, pequeños y medianos negocios del país participen activamente y aprovechen las necesidades de compra y adquisición del Gobierno de la República.

Además, para incorporar mayores procesos de innovación a la actividad productiva del país, durante la presente Administración se incrementará la inversión pública y privada en ciencia y tecnología.

Y nos hemos propuesto alcanzar en esta Administración el destinar una inversión al menos del uno por ciento con respecto al Producto Interno Bruto. Cuando iniciamos, solamente se destinaba el 0.4 por ciento.

Porque advertimos que es a través de la innovación, de la ciencia y la tecnología, aplicada a la productividad, como realmente podremos democratizar la productividad y crecer económicamente.

Y lo más relevante es que la amplia agenda de reformas transformadoras que estamos impulsando tiene entre sus principales beneficiarios a las micro, pequeñas empresas del país. Éstas, a las que se refirió el Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, en estos ejemplos, en estos pequeños ejemplos que se multiplican a lo largo y ancho del territorio nacional y que evidentemente demandan una atención prioritaria si queremos crecer de manera armoniosa, si queremos crecer de manera equilibrada, en todas las regiones del país.

Déjenme hacer un breve recuento de cuáles son las reformas más trascendentales que hemos venido impulsando y en las que estamos trabajando para que realmente tengamos una mejor plataforma para el crecimiento económico de México.

Lo más cómodo, lo más fácil hubiese sido no hacer nada. Haberle puesto pausa al país y dejar que la corriente siguiera su inercia.

Este Gobierno, de manera decidida y con gran convicción y firmeza, se ha propuesto realmente darle curso a estas reformas; a estas reformas que permitan darnos una mejor plataforma, mejores condiciones.

Quizá los frutos de algunas de estas reformas, como la Educativa, se estén observando o advirtiendo de mejor manera, quizá en cinco o seis, o siete años. Pero éste es el momento de hacer las reformas.

Es el momento de acelerar el paso. Hay muchas experiencias en otros países que han resultado verdaderamente exitosas y que hace muy pocos años tenían una condición muy similar a la de nuestro país. Sin embargo, México se fue rezagando.

Y lamentablemente observamos cómo en otras latitudes y en otros países que adoptaron cambios estructurales, hoy, su realidad social es justamente muy distinta de la que tenemos en México. Tienen mayor desarrollo, mayor crecimiento económico y una sociedad mucho más igualitaria.

Me refiero, en primer lugar, a la Reforma Educativa, hasta la Reforma Hacendaria, donde todas estas reformas tendrán un impacto positivo en la productividad y en el éxito de los emprendedores.

La Reforma Educativa incrementará el capital humano calificado del país, lo que será esencial para aprovechar al máximo el gran bono demográfico que tiene México.

Muchos se preguntan o a veces no se explica suficientemente qué es el bono demográfico; es decir, México es un país donde la mayoría de la población es joven y lo seguirá siendo en los siguientes 20 años y están en la capacidad de ser altamente productivos, si tienen esa oportunidad.

Mientras otras sociedades están más en la ruta del envejecimiento, la nuestra es una sociedad, insisto, predominantemente joven.

Pero tendrá espacios de crecimiento y desarrollo y de aportar al desarrollo nacional, si abrimos brechas y si generamos esas oportunidades a través, precisamente, de los cambios estructurales.

La Reforma en Telecomunicaciones permitirá que las micro y pequeñas empresas puedan contar con más y mejores servicios y herramientas digitales para incrementar su productividad y su competitividad.

La Reforma en materia de Competencia Económica permitirá, también, combatir los monopolios y las prácticas anticompetitivas que impiden a las micro, pequeñas y medianas empresas participar en todos los mercados con igualdad de oportunidades.

Hacia adelante, la Reforma Financiera permitirá que los emprendedores tengan más crédito y que éste sea más barato y, además, contarán con un mayor respaldo de la Banca de Desarrollo de nuestro país; es decir, la banca que es del Estado mexicano.

La Banca que debe tener por prioridad, la Banca que es del Estado mexicano, la Banca de Desarrollo debe tener prioridad, precisamente a apoyar a aquellos sectores que de otra manera no tienen acceso al crédito.

Por su parte, hago referencia a la Reforma Energética que hemos propuesto.

Permitirá nuevamente que las micro, pequeñas y medianas empresas que son, insisto, las que generan el mayor empleo en cualquier economía tengan mejores tarifas eléctricas y de gas, abaratando sus costos e incrementando su rentabilidad.

Y, finalmente, la Reforma Hacendaria que envié a la Cámara de Diputados hace unas semanas, también impulsará el dinamismo de los emprendedores mexicanos, al simplificar el régimen fiscal, eliminar impuestos, facilitar el cumplimiento de las obligaciones y, sobre todo, busca promover la formalidad de nuestra economía.

Cuando hoy 60 por ciento, es decir, prácticamente seis de cada 10 empleos en nuestro país están en la informalidad.

Son personas que no tienen acceso a los beneficios de la seguridad social; es decir, a los servicios médicos, a un seguro de desempleo, a un seguro para el retiro, a una pensión para el retiro.

Éste es, de forma apretada en esta síntesis, en este repaso que he hecho ante ustedes, el alcance de las reformas estructurales que se han impulsado, y que seguiremos trabajando para que logremos su materialización y, precisamente, que están dedicadas a acelerar el crecimiento económico y social de nuestro país.

Señoras y señores:

Cada una de las reformas transformadoras facilitará la creación de nuevas empresas y fortalecerá las ya establecidas.

Han sido diseñadas para liberar el potencial económico del país y para que la creatividad e ideas de los mexicanos se conviertan en proyectos productivos exitosos.

Para lograr uno de los cinco pilares o de las grandes metas nacionales que mi Gobierno se ha trazado, el México próspero que queremos, es esencial que la creación y generación de riqueza se multiplique y se generalice en todo el país.

De este modo, podremos ampliar las oportunidades, para que más mexicanos aumenten sus ingresos, y podremos hacer realidad una sociedad más justa, más equitativa e incluyente, con una amplia y consolidada clase media.

Por todo ello, el Gobierno de la República continuará impulsando la modernización de la economía, a partir de transformaciones profundas y visión de largo plazo.

México está en un momento determinante para definir su futuro inmediato, así como el de las siguientes generaciones.

Esa es la relevancia de la agenda de transformación que se discute en estos momentos en el Congreso de la Unión.

Por ello, es que confío en que el trabajo de los señores Legisladores habrá de analizar con gran objetividad y responsabilidad cada una de estas reformas, pensando siempre en el bien superior de la Nación, así como en el futuro de las familias mexicanas.

Insisto: hay que respaldar a las micro, pequeñas y medianas empresas del país, para que en ellas se generen los empleos y las oportunidades de desarrollo que demanda nuestra sociedad.

Quiero, nuevamente, felicitar al Banco Interamericano de Desarrollo por ser un ferviente promotor de estos encuentros. Y que, nuevamente, después de 15 años, tenga lugar aquí, en nuestro país.

Hago votos porque los trabajos que habrán de realizarse en este encuentro, realmente alimente y fortalezca el trabajo de las instituciones de los distintos países, particularmente la del Estado mexicano; y de todas las instituciones que están para apoyar y respaldar el trabajo de los micro y pequeños empresarios de nuestro país, y de toda la región Latinoamericana y del Caribe.

Deseo el mayor de los éxitos en este encuentro que hoy se realiza en México.

Muchísimas gracias.

Si me permiten.

Le agradezco al maestro de ceremonias, pero yo creo que se perdió. No he hecho la declaratoria inaugural, por eso me quede aquí, precisamente, para hacerla.

Pero le agradezco, de cualquier forma. Muchas gracias.

Y con la autorización de todos ustedes y en este gran honor que hoy se me confiere para hacer la declaratoria inaugural de estos trabajos que se realizan aquí, en Guadalajara, procedo a la misma.

En Guadalajara, Jalisco, siendo las 13 horas con 45 minutos del día 30 de septiembre de 2013, me es muy grato declarar inaugurado el XVI Foro Interamericano de la Microempresa 2013, seguro de que sus trabajos contribuirán a fomentar el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas, y a detonar un mayor crecimiento en las economías de nuestras sociedades.

Muchísimas felicidades, y grandes éxitos.