-MODERADOR: Tiene la palabra el Gobernador del Estado de Jalisco, maestro Jorge Aristóteles Sandoval Díaz.

-GOBERNADOR JORGE ARISTÓTELES SANDOVAL DÍAZ: Muchas gracias.

Muy buenas tardes.

En verdad, muy contento el día de hoy. Y quiero agradecer la presencia de nuestro Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Quiero reconocer y agradecer su constante apoyo a Jalisco. Quiero decirles que apenas, el martes, estábamos en una importante reunión, donde nuestro Presidente anunció una importante inversión para México, donde están los estados, por supuesto, de Jalisco, Baja California y Quintana Roo.

Y esta gestión, generando condiciones, proyectando el México que somos, el gran potencial que tenemos para seguir generando empleos, para incrementar la calidad de vida. Y eso es de reconocerse, por parte de todos los mexicanos y, sobre todo, los jaliscienses.

Señor Presidente. Muchas gracias.

Quiero, por supuesto, agradecer la presencia de todas, de todos ustedes. De Enedina Ceferina Vázquez, artesana; de la Secretaria Rosario Robles Berlanga y también su decidido apoyo que le ha dado a Jalisco.

Quiero decirles que esto es histórico. Que hoy, nuestro Presidente de la República esté entregando esta presea. Aquí, en Tlaquepaque, en San Pedro Tlaquepaque, evento organizado por Alfredo Barba, también Presidente. Gracias, por la anfitrionía.

Porque el día de hoy, quiero decirles y agradecer a Jorge Carlos Ramírez Marín, también su presencia y su apoyo.

Artesanos, artesanas:

El día de hoy, junto con este Premio Nacional de Cerámica, entregamos tres galardones especiales. Uno de los cuales hace honor al primer artesano que puso el nombre de Jalisco en lo más alto de esta tradición: Pantaleón Panduro.

Su alfarería, convertida en personajes únicos, se conoce en todo el mundo, porque ha maravillado a propios y extraños. Desde mediados del Siglo XIX, los visitantes quedaban fascinados con su cerámica, la cual se encuentra hoy diseminada en Europa y en Estados Unidos.

Pero lo más importante de Pantaleón Panduro fue la herencia que nos dejó. Un germen del genio alfarero quedó sembrado en estas tierras. A pesar de que es una de las actividades más antiguas y difundidas en todo México, la artesanía de Tlaquepaque y de Tonalá destaca por su calidad y por su creatividad.

Quiero reconocer que de los más de 34, hoy 37 galardones presidenciales que se han entregado, 17 se han quedado entre artistas de estos municipios íconos de la cerámica.

Quienes visitan Tonalá o Tlaquepaque, saben que aquí encontrarán mucho más que una vajilla, un jarro o una maceta.

Aquí lo utilitario es trascendido por la belleza y por la originalidad de la técnica, el bruñido, el petatillo, el engretado, la taza que surge de las manos de uno de nuestros artesanos es más que un objeto para tomar café o chocolate, es una pieza única de arte que no puede ser comparada con aquellas imitaciones que las amenazan.

Entrar a las salas del Museo Pantaleón Panduro, donde se resguardan las obras ganadoras de este Premio, es de verdad, toda una experiencia.

Ahí está reflejada nuestra historia, pero también, nuestro futuro. El que han construido las manos de estos ilustres artesanos.

No se trata sólo de la artesanía jalisciense y queremos reconocerlo.

Tenemos ganadores de otros estados, cuyo trabajo es gran parte de esta pieza de alfarería nacional, que es parte de nuestra historia, de nuestro origen, de quienes somos y de dónde venimos.

Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Chihuahua, Puebla, Distrito Federal, Sinaloa, son algunas de las entidades que representan y están bien representadas en este galardón.

Que Jalisco sea sede nacional de la cerámica, hace que nos sintamos muy orgullosos de nuestras tradiciones y de nuestros alfareros.

Sin embargo, también, tenemos un gran compromiso con esta tradición, porque queremos y debemos hacerla crecer y esforzarnos para que los artesanos, muchos de los cuales pertenecen a los sectores sociales más marginados, puedan vivir de forma más digna a través de su trabajo.

Reconocimientos como éste, estimulan el quehacer y ofrecen una retribución económica, pero también, necesitan otro tipo de apoyos en su comercialización, en su capacitación constante y, sobre todo, la promoción de su quehacer a nivel nacional e internacional.

No queremos que las obras ganadoras de este Premio se conviertan en historia, y queden, de manera estética guardadas en un Museo.

Queremos que sean historia viva, que inspiren a nuestros jóvenes a seguir este camino, a modernizar su tradición.

La práctica de la alfarería debe de ser una opción de vida viable para nuestros jóvenes.

Estos son antídotos en su muestra y herencia de oficios para alejarlos también, de caminos que los lleven a la delincuencia, a otras formas de vida deshonesta.

Necesitamos seguir impulsando nuestra cultura. Hoy, más de 135 mil millones de pesos se destinan en seguridad, por ejemplo, cada año, y sólo 19 mil millones en fomento de promoción a la cultura y a nuestros talentos artísticos.

Sin embargo, sabemos que la cultura es la mejor apuesta y el mejor antídoto para prevenir el delito. Debemos de cambiar nuestra visión y reconocer en un niño, o en un joven que lee, que toca un instrumento, o que es artesano, que va aprendiendo un oficio, le heredan las prácticas, los valores de su entorno familiar, de su origen y de su comunidad, y son las mejores raíces para enfrentar los obstáculos que le depare la vida.

Por eso, tenemos la responsabilidad de impulsar la cultura. Es como una pieza de alfarería colectiva que, además de ser bella, tiene una función utilitaria que nos beneficia. Hay que adoptar esta cultura y juntos, juntos hacerla crecer.

Nuestra artesanía se reconoce en todo el mundo, y nosotros, que la tenemos al alcance de nuestra mano, a veces no la valoramos. Estamos comprando piezas muy sencillas a grandes costos y a un alfarero, a un artista, a un artesano le andamos regateando, a veces, hasta 20 pesos.

Esto, con orgullo, lo debemos de decir; el gran talento radica en la visión, en la pasión y en la historia de nuestra gente, que es lo más bello y lo más rico que tenemos en nuestro país.

Por eso, nuestro reconocimiento, y de manera muy orgullosa en esta cuna alfarera, les decimos felicidades a todos los artesanos. Felicidades por este premio, y que se siga impulsando la cultura, que es una gran visión de nuestro Presidente Enrique Peña Nieto.

Muchas gracias.

-MODERADOR: En uso de la palabra, la Directora del Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías y Presidenta del Consejo de Premiación del Premio Nacional de la Cerámica, maestra Liliana Romero Medina.

-MTRA. LILIANA ROMERO MEDINA: Señor licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; maestro Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, Gobernador del Estado de Jalisco; maestra Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Social del Gobierno de la República.

Licenciado Alfredo Barba Mariscal, Presidente Municipal de Tlaquepaque; directores de casas de artesanías e institutos de los estados, gracias por acompañarnos; señores artesanos galardonados.

Señor Presidente:

El año pasado, usted, en este municipio, se comprometió a ser el primer Presidente de la República en entregar el Premio Nacional de Cerámica, y hoy cumple su palabra. Por eso, a nombre del sector artesanal, le agradecemos mucho su presencia y su gusto y respeto por la artesanía mexicana.

La artesanía es una de las vías que tienen los pueblos para contar su historia y mostrar su creatividad.

La Organización Mundial del Comercio señala que las artesanías representan cerca de la cuarta parte de las microempresas del mundo en desarrollo.

De acuerdo con los datos del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe, SELA, en 14 países latinoamericanos hay más de 19 millones de personas que trabajan en la artesanía. En México se estima que la población de artesanos asciende a 12 millones de personas, de los cuales el 70 por ciento aproximadamente son mujeres.

La actividad artesanal es reconocida por la UNESCO como una industria cultural. En nuestro país el sector artesanal contribuye a la economía aportando valor a muchos sectores, sobre todo en el turístico, donde la Encuesta Nacional de Turismo del INEGI señala que para 2012 las ventas por artesanías consumidas por turistas nacionales e internacionales ascienden a cuatro mil 700 millones de dólares, manteniendo un crecimiento anual promedio del cuatro por ciento desde el año 2004.

La artesanía se presenta así como un factor idóneo del desarrollo de las comunidades con un efecto social multiplicador siendo ejemplo más claro de la economía social.

Para promover el impacto de la artesanía urge la necesidad de emprender una acción transversal concertada que refuerce los vínculos con otros sectores de desarrollo, como son el cultural, medio ambiente, microempresa, educación, entre otros, que den prioridad a los proyectos y actividades artesanales que contribuyan al desarrollo sustentable.

Tenemos instrucciones de la maestra Rosario Robles Berlanga para trabajar proyectos productivos que contribuyan a desplazar las políticas asistenciales para opciones de autoempleo, para propiciar que los artesanos se conviertan en sujetos de su propio desarrollo.

Para ello trabajamos, para que la producción artesanal deje de ser sinónimo de pobreza, como muchas veces se asocia, para convertirse en sinónimo de compromiso y orgullo.

Para ello, estamos convocando a universidades, a grupos de artesanos, a organismos estatales y Federales para que en conjunto trabajemos un nuevo método de trabajo incluyente, respetuoso de nuestra diversidad cultural, pero sobre todo exitoso, que coadyuve a mejorar sustancialmente las condiciones de vida de los artesanos y de sus familias.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 se establece como una obligación para generar un México incluyente, el concertar el capital humano con las oportunidades que genera la economía.

Para el sector artesanal esto significa abrir espacios de comercialización y financiamiento, lograr esquemas de negocios competitivos, convocar a los socios comerciales de los artesanos para que manejen esquemas de empresas socialmente responsables y de comercio justo; y convocar a la población a revalorar el significado social y estético de la artesanía, logrando con ello cerrar la brecha de desigualdad social que aún nos divide.

Por todo ello, señor Presidente, su presencia hoy, aquí, es doblemente valorada. Es muy importante que los artesanos sepan que su Presidente está muy de cerca a ellos.

Y hoy, en particular, reiteramos nuestro agradecimiento por su presencia en este Premio Nacional de Cerámica 2013, en su edición 37, que como todos los años, enmarcando la fiesta de San Pedro Tlaquepaque, el Gobierno de la República reconoce las piezas de cerámica de todo el país que compiten por el tan codiciado Galardón Presidencial, que busca promover y fomentar, recuperar y preservar técnicas y diseños tradicionales.

Con este Premio, este año se ha registrado una participación de 920 artesanos de 25 estados de la República. Ellos registraron mil 528 obras, que constan de 10 mil 757 piezas en siete categorías. Esta gran participación es gracias al sólido prestigio que el Premio ya ha construido, lo que ha tenido como resultado que en esta ocasión usted, señor Presidente, entregue una bolsa muy superior a un millón de pesos en premio a 30 artistas populares.

Este arte popular y la artesanía representan los pensamientos y sentimientos humanos. Es un reflejo de la concepción del pueblo acerca de sus orígenes, del tiempo y de las relaciones que se establecen con la naturaleza y su entorno.

Es, también, un espacio para pensar en un futuro y concebir a México más bello, más justo y mucho más incluyente.

Muchísimas gracias.

-MODERADOR: A continuación se proyectará el video institucional del Premio Nacional de la Cerámica.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

MODERADOR: El Presidente de Los Estados Unidos Mexicanos, Licenciado Enrique Peña Nieto, hará entrega de diplomas a los artesanos ganadores del Premio Nacional de la Cerámica 2013.

(ENTREGA DE PREMIOS)

-MODERADOR: Tiene el turno de la palabra el artesano ceramista, Cecilio Sánchez Fierro.

-SR. CECILIO SÁNCHEZ FIERRO: Muy buenas tardes.

Agradezco la oportunidad de poder hablar en nombre de todos mis colegas artesanos de los distintos estados de la República.

Cada año los alfareros esperamos la edición del Premio Nacional de la Cerámica, por presentar importante apoyo para nuestro trabajo.

Es una manera de poner atención a las tradiciones mexicanas. No dejar que se mueran.

Y es que no se trata de sólo de apoyos económicos, es bienvenido, sino de la importancia que tienen nuestros quehaceres a nivel nacional.

Nuestras piezas se quedan en un museo como las obras de arte que son.

Eso es muy importante, muy satisfactorio para nosotros. Sólo esperamos que sean muchas, la gente a la que se acercan a verlas que las conozcan.

De todos los rincones del país, de nuestros talleres, de uno de nuestros estados, el Estado de México, Michoacán, Jalisco, Chihuahua, Puebla, Veracruz, Guerrero.

En parte de todos dedicamos a mantener viva la historia de las tradiciones mexicanas.

Las piezas que hoy ven aquí, desde nacimientos hasta enormes jarrones y figuras alegóricas, a las que hemos dedicado mucho tiempo, son parte de cada uno de los mexicanos que queremos que así las vean todos.

Agradecemos al Presidente Peña Nieto, por poner atención a nuestro esfuerzo, por este reconocimiento que significa tanto para cada uno de nosotros.

Gracias al Gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval por su apoyo y sus palabras.

Al Alcalde de Tlaquepaque, Alfredo Barba, por la invitación a todos los que forman parte de la organización del Premio Nacional de la Cerámica.

Todos los artesanos esperamos contar siempre con este Premio y con su importante apoyo.

Muchas gracias a todos los compañeros artesanos.