Muy buenas tardes a todas y todos ustedes.

Señores integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

Muy apreciados dirigentes de organismos empresariales, particularmente de CONCAMIN y de CANACINTRA, aquí presentes.

Me da mucho gusto saludar esta media tarde a servidores públicos, particularmente a Oficiales Mayores, a contralores internos, y a demás servidores públicos que participan del esfuerzo del Gobierno de la República para encauzar a nuestro país a mejores condiciones para todo México.

Saludo, también, la presencia en este acto de analistas y economistas de nuestro país.

De académicos, de investigadores.

Y de los representantes de la prensa, aquí presentes.

Señoras y señores:

Antes de referirme al evento que hoy nos convoca, quisiera compartir con ustedes lo que es del dominio público.

El día de ayer en 14 estados de la República y un Distrito Local, en Sonora, los ciudadanos ejercieron su derecho al sufragio, al elegir a sus representantes y autoridades locales.

Corresponde ahora a todos los candidatos y partidos políticos acatar la decisión ciudadana expresada en las urnas.

En toda democracia hay ganadores, y quienes no se ven favorecidos por la mayoría. Por ello, México espera, en los contendientes y sus seguidores, prevalezcan la civilidad y el reconocimiento a los resultados.

Igualmente, la sociedad mexicana demanda de sus partidos políticos madurez y apego a los valores democráticos que compartimos como Nación, a fin de salvaguardar el Estado de Derecho en un clima de paz y armonía social.

Por su parte, el Gobierno de la República se pronuncia por el respeto a los resultados y a las determinaciones de las autoridades electorales.

Las elecciones de ayer, confirman la fortaleza y la vigencia de nuestra democracia, pero también dejan en claro que hay espacios de oportunidad para perfeccionarla, mejorando nuestro marco normativo e institucional.

Reitero la invariable disposición del Gobierno por continuar el diálogo y los acuerdos con las fuerzas políticas, a fin de concretar las reformas que nos permitan tanto consolidar nuestra democracia, como acelerar el desarrollo y progreso de México.

Concluida la jornada electoral, el Gobierno de la República trabaja con normalidad, ejerciendo los recursos públicos con plena responsabilidad y eficacia.

Como aquí se ha informado, prácticamente se ha eliminado el subejercicio del gasto. La Administración ha ejercido el presupuesto conforme a lo programado, de acuerdo con el calendario establecido para el primer semestre del año.

Además, estamos decididos a incrementar el impacto positivo de las compras gubernamentales en la economía, como medio para lograr un crecimiento sostenido y generar empleos de calidad para todos los mexicanos.

Es importante recordar que el Estado es un actor económico esencial, al ser el principal consumidor e inversionista de la Nación. Por ejemplo, las contrataciones públicas en nuestro país representan un importante porcentaje del Producto Interno Bruto. Ello se traduce en impactos muy relevantes para el desempeño de la economía en su conjunto.

Tan sólo a las adquisiciones, arrendamientos y servicios, el Gobierno de la República dedicará en 2013, 365 mil 129 millones de pesos; es decir, más de mil millones de pesos diarios.

En este sentido, y ante efectos económicos internacionales, es prioritario ejercer con eficacia el presupuesto público durante la segunda mitad del año.

Para ello, el Gobierno de la República cuenta con una Estrategia de Contratación Pública. Sus objetivos son:

Acelerar las contrataciones y asegurar que éstas se realicen bajo los principios constitucionales de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez.

Esta Estrategia de Contrataciones se basa en el sentido común, utiliza el tamaño del Gobierno para comprar más barato y lograr que el dinero público, el dinero de todos los mexicanos, rinda más.

Cómo.

A través de compras consolidadas, contratos marco, subastas en reversa y un mayor uso de las tecnologías de la información, mediante más licitaciones electrónicas.

Como parte de esta estrategia, promoveremos la adquisición de bienes y servicios a través de contratos marco.

Un contrato marco es un convenio general que celebra una dependencia con uno o varios proveedores y en él se fijan condiciones de precio y calidad del bien o servicio.

Su ventaja es que luego pueden adherirse a él otras dependencias que requieran un producto o servicio similar.

Otro elemento de la estrategia son las compras consolidadas. En que diferentes dependencias se reúnen para adquirir en una sola licitación el bien o servicio que requieren en forma común.

La estrategia también incluye un mejor uso de las subastas en reversa. Y habrá que explicar qué son.

A diferencia de una subasta normal, donde gana quien ofrece más, aquí el contrato lo gana el proveedor que ofrece el menor precio.

Estos son mecanismos que en forma transparente y competitiva, le permiten al Gobierno acceder a mejores condiciones de precio y calidad.

Por ello, desde el principio de la Administración instruí a las Secretarías de Hacienda y Crédito Público y de la Función Pública promover estas modalidades innovadoras de contratación en todas las dependencias.

En este contexto, les comparto los avances en la instrumentación de esta estrategia:

Primero. Se han suscrito dos contratos marco, uno de Centros de Contacto y Atención Telefónica, y otro de Mantenimiento del Parque Vehicular de la Administración Pública Federal.

Al ser ambos servicios que adquieren varias dependencias, a través de un sólo contrato, lograrán mejores condiciones de precio y calidad.

Segundo. El viernes pasado se firmó un Contrato Marco de Arrendamiento por 12 mil millones de pesos en forma multianual, para satisfacer las necesidades de transporte de las dependencias de Gobierno.

La primera entidad en aprovechar este contrato es la Comisión Federal de Electricidad, y en breve lo harán otras más, las que se beneficiarán de mejores precios y condiciones de servicio.

Tercero. En este mes de julio, habrá de suscribirse otro Contrato Marco entre la Secretaría de Salud y más de 25 laboratorios para la compra de medicamentos de patente, por un monto estimado de 13 mil 127 millones de pesos.

Y cuarto. Bajo la conducción del Instituto Mexicano del Seguro Social, se han iniciado los trabajos para la licitación consolidada de más de 900 distintos medicamentos y más de mil 800 claves de material de curación para el Sector Salud, incluyendo al ISSSTE, a la SEDENA, a la Secretaría de Marina y a la Secretaría de Salud.

En esa adquisición se prevé ejercer, como aquí ya se expuso, más de 42 mil millones de pesos. Sin duda, una de las compras más relevantes, tanto por su magnitud, como por su beneficio social.

En resumen. Con estas cuatro contrataciones y otras en las que ya se está trabajando, estaremos ejerciendo, al menos, 85 mil millones de pesos, mediante contratos marco, subastas en reversa y compras consolidadas; es decir, serán 85 mil millones de pesos que se contratarán en forma más eficiente, a precios más bajos, y haciendo un mejor uso del dinero público.

Igualmente, he ordenado que las dependencias y entidades, con el respaldo de la Secretaría de la Función Pública, amplíen los esquemas de capacitación para proveedores y servidores públicos encargados de las adquisiciones.

Adicionalmente, he instruido establecer un sistema de indicadores para cuantificar los ahorros en las compras, derivados de esta estrategia, así como para medir otros beneficios asociados, como el apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Para lograr este último objetivo, he determinado que se mejore el marco normativo para fortalecer y ampliar la participación de las MiPymes: micro, pequeñas y medianas empresas, en las contrataciones públicas y, a partir de ellas, impulsar, como nos lo hemos propuesto, la productividad del país.

Expreso aquí, también, mi reconocimiento a todos los proveedores del Gobierno de la República, especialmente a las miles de pequeñas y medianas empresas que ofrecen sus productos y servicios a la Administración Pública Federal, y que al tiempo que se cumple con este objetivo, generan más empleo en nuestro país.

Celebro su constante innovación y la disposición de sumarse a modernos mecanismos de contratación, como los que estamos instrumentando.

Señoras y señores:

En el propósito de construir un México próspero, estamos decididos a elevar el crecimiento económico, a partir de democratizar la productividad de todos los trabajadores, empresas y sectores del país.

Para lograrlo, estamos innovando políticas públicas, modernizando instituciones e impulsando reformas transformadoras.

Con la Estrategia de Contratación Pública dada a conocer este día, el Gobierno reafirma su compromiso de ser un actor económico responsable y serio.

Ejerceremos el presupuesto con la mayor eficacia y, sobre todo, con alto sentido de responsabilidad.

Es tiempo de seguir trabajando con visión de futuro, de cumplir compromisos y, sobre todo, de dar resultados a la sociedad.

Es tiempo de seguir generando sinergias ganadoras para mover y transformar a México.

A quienes son parte de este esfuerzo, que hoy aquí nos convoca, les saludo con respeto y agradezco su presencia.

Entre todos, entre quienes hacemos equipo en el Gobierno de la República, está claramente definida nuestra misión: Servir a México, a todos los mexicanos, y hacer de éste un Gobierno que dé mayores resultados, que se traduzcan en más beneficios para todo el país.

Muchas gracias.