Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Saludo y agradezco la presencia del señor Presidente y Vicepresidenta, respectivamente, de la Mesa Directiva del Senado de la República y de la Cámara de Diputados.

Señor Secretario de Gobernación del Gobierno de la República.

Señor General Secretario de la Defensa Nacional.

Señor Almirante Secretario de Marina.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

En este acto, me es particularmente grato saludar al señor Comisionado Nacional de Seguridad Pública.

Al señor Comisario General de la Policía Federal de nuestro país.

A los distintos mandos de la Policía Federal y a todos sus integrantes, en este aniversario y conmemoración que hacemos de la Policía Federal de nuestro país.

Saludo y doy la más cordial bienvenida, también, a los directores de distintas instituciones policiacas de países hermanos que hoy, aquí, se dan cita.

Agradezco y reconozco la presencia de representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil que participan del esfuerzo, precisamente, para lograr el México de paz y de tranquilidad que todos queremos.

Quiero saludar a los señores Gobernadores de distintas entidades del país, y que participan, precisamente, en esfuerzos dentro de la Conferencia Nacional de Gobernadores para la seguridad pública de nuestro país.

Muy distinguidos invitados a este acto.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Este día, se ha publicado en el Diario Oficial de la Federación el decreto por el que se establece el Día de la Policía Federal. Es una fecha especial, porque nos permite rendir homenaje a quienes tienen la responsabilidad de proteger la vida, la libertad y el patrimonio de los mexicanos.

Como Presidente de la República, reconozco el profesionalismo, la vocación de servicio y la entrega de los integrantes de la Policía Federal y de la Policía Federal Ministerial, a quienes cumplen con lealtad institucional las misiones que tienen encomendadas.

Con este festejo, queremos significar la renovada coordinación y complementariedad que existe entre estas corporaciones del Estado mexicano.

En esta Administración, las dependencias Federales no compiten entre sí. Al contrario, suman sus esfuerzos y fortalezas institucionales para brindarle mejores resultados a la población.

Al investigar, prevenir y combatir los delitos en las zonas donde más se necesita, contribuyen a construir el México en paz que queremos. Un México donde imperen el orden, la legalidad y la justicia.

Esos son, precisamente, los méritos de los Policías Federales que hoy han sido condecorados.

Con ello, reconocemos sus aportes al desarrollo y la convivencia armónica de la sociedad.

Aquí expreso, una vez más, mi más amplio reconocimiento a quienes, por su desempeño, su entrega y su trabajo en favor de la seguridad de todos los mexicanos, es hoy reconocido y por ello han sido condecorados.

Muchísimas felicidades.

En este marco, destacamos también los valores y atributos de todos nuestros Policías Federales, al tiempo que les instruyo a desempeñarse con profesionalismo, apego a la ley, eficiencia, honestidad y absoluto respeto a los derechos humanos.

Tengan presente que ustedes representan a una institución con 85 años al servicio de México.

Desde su primera asignatura como responsables de vigilar la red carretera nacional, hasta su función actual, como el cuerpo policiaco más especializado del país, la Policía Federal se ha ido transformando junto con el país.

En esta labor, los Policías Federales no han escatimado esfuerzos. Incluso, en muchas ocasiones han dado la vida. Desde este Centro de Mando, rendimos un homenaje a los elementos de la Policía Federal caídos en cumplimiento de su deber, y especialmente, a quien hoy lamentablemente perdiera la vida en el cumplimiento de sus tareas, al Subinspector Felipe de Jesús Moreno González, abatido en el Estado de Oaxaca.

Para él y para todos aquellos que han perdido la vida en el cumplimiento de su deber, nuestro mayor respeto, gratitud y admiración.

De ustedes depende que su sacrificio no sea en vano. El trabajo que realizan para hacer valer las leyes o en apoyo a las autoridades locales, es indispensable para preservar el orden y la paz públicos.

Su preparación, su sentido del deber y su amor por México, los convierten en un ejemplo a seguir para las corporaciones de seguridad de todo el país.

Estamos decididos a reducir la violencia y el delito, a través de la aplicación eficaz de la ley.

Estamos determinados a hacer valer el Estado de Derecho, a fin de recuperar la paz y la tranquilidad que exigen, y con toda razón, las familias mexicanas.

En el deber del Estado de combatir al crimen organizado, no debe alentarse el uso de la violencia. Lo que debe hacerse, es superar y vencer a la delincuencia con el uso eficaz de la inteligencia.

Éste es uno de los principios que anima a la Política de Estado por la Seguridad y la Justicia de los mexicanos, que presentamos desde el inicio de esta Administración.

Con este propósito se ha venido reorganizando a la Policía Federal, a la Policía Federal Ministerial, conforme a las cinco regiones operativas en que hemos dividido al país para combatir a la delincuencia.

La regionalización es parte central del rediseño de la estrategia de seguridad. Con ella, acercamos a las instituciones a la población, respondemos a las particularidades de cada zona y fortalecemos la coordinación entre las instituciones Federales, entre éstas y el de las entidades federativas, y entre los estados y los municipios.

Para enfrentar con eficacia a la delincuencia organizada se requiere un Estado mexicano eficaz y organizado.

Los ciudadanos tienen puestas sus esperanzas en los Policías Federales y Ministeriales. Ustedes no pueden, y menos deben defraudarlos. Cada día es una oportunidad para recuperar la confianza de la sociedad.

Que su presencia, la de todos los integrantes de nuestras Policías Federales, sea garante de tranquilidad, seguridad y justicia para los mexicanos.

Hace un momento, al estar presenciando el desfile que aquí todos atestiguamos, me resultó muy alentador escuchar las voces de ánimo, el grito de guerra, de batalla, de servicio a la población, y donde claramente se inscriben los principios y la mística que debe observar la Policía Federal, y todas las instituciones encargadas de la seguridad pública. Una Policía cercana a la sociedad.

Y hoy trabajamos y en nuestro quehacer cotidiano, en el que ustedes llevan a cabo todos los días, está una misión muy clara: darle resultados a la sociedad. Pero en su convivencia cotidiana con los mexicanos, ganarse el respeto, pero, sobre todo, la confianza de la sociedad mexicana.

En correspondencia a su esfuerzo, el Estado velará por el bienestar y progreso de ustedes y su familia. Como expresé al inicio de mi Gobierno, los policías de carrera deben tener derecho a los beneficios de la seguridad social, y a los reconocimientos que premien su desempeño ejemplar.

Como parte de este compromiso, el Gobierno de la República está instrumentando diversas acciones para que los policías cuenten, ahora, con una vivienda digna.

Esta semana se ha puesto en marcha el nuevo programa de créditos FOVISSSTE para Policías Federales. Este programa, como aquí se ha expresado ya y explicado, se inscribe en la política nacional de vivienda y financiará este año la adquisición de tres mil casas y departamentos, con inversión superior a los dos mil 600 millones de pesos.

Ésta es una acción más de las varias que habremos de llevar a cabo, en un propósito de premiar el esfuerzo de aquellos buenos policías, de aquellos que arriesgan su vida en favor de la vida y el patrimonio de todos los mexicanos.

Por eso, hoy expreso, como Presidente de la República, mi más amplio reconocimiento y felicitación a todos los Policías Federales de nuestro país.

Señoras y señores:

Ustedes son el rostro de un nuevo modelo policial al servicio de México: una Policía con la capacidad, los conocimientos y las herramientas necesarias para enfrentar el crimen, capturar a los delincuentes y llevarlos ante la justicia.

Es una Policía que privilegia el uso de la investigación y la inteligencia para poner un alto a la impunidad.

Es una Policía cada vez más preparada, responsable de proteger a los mexicanos y sus derechos.

México espera mucho de ustedes.

Sigan adelante, con su entrega y compromiso; y valor, porque estoy seguro que de esta manera continuaremos mejorando las condiciones de seguridad que reclaman, insisto, con toda razón, las familias mexicanas.

Con ustedes, seguiremos dando pasos firmes para alcanzar el México de paz que todos deseamos.

Me congratulo de participar en esta ceremonia que conmemora el Día del Policía Federal.

Sigamos trabajando. Ustedes, de manera dedicada, empeñada y entregada, a servir a la seguridad de todos los mexicanos.

Felicidades, Policías Federales que sirven a la Patria.