Nuevamente, muchas gracias y muy buenas tardes a todas y a todos.

Quiero iniciar mi intervención saludando a las autoridades que están hoy aquí presentes.

Y en ésta, siendo una ocasión muy especial, porque como ya lo decía hace un momento nos visita y, además, le hemos escuchado, al amigo Presidente del país hermano de Guatemala, a Otto Pérez Molina, quien viene precisamente a conocer cómo estamos trabajando para revertir los índices de pobreza, de marginación y de desigualdad social.

Porque él decía hace un momento, y en eso coincidimos, y por igual coincidimos varios Presidentes de la región, especialmente de América Latina y del Caribe, ésta es una región que si tiene entre otras características, algunas muy positivas, unas de las que tenemos que revertir es precisamente el de la pobreza pero, sobre todo, el de la enorme desigualdad que distingue a nuestros pueblos.

Y, precisamente, en alcance a las varias pláticas que sobre este tema hemos tenido en distintos foros, es que hoy nos acompaña. Y aquí, señor Presidente, le extendemos a usted y a los integrantes de su comitiva que forman parte del Gobierno de su país, la más cordial bienvenida.

Deseamos que tenga una estancia muy fructífera, muy productiva. Y que lo que vayamos aprendiendo mutuamente de cómo atender estos fenómenos que tenemos que revertir, y más de aquellos que demandan justicia social, realmente logremos beneficios mayores y recíprocos para nuestros pueblos.

Guatemala es el país hermano, país vecino del Sur de la República Mexicana, y nos sentimos plenamente identificados y, sobre todo, hemos logrado hacer entre ambos una entrañable amistad que, estoy seguro, que la relación que tiendan nuestros gobiernos será una que propicie beneficios mayores para nuestras naciones.

Sea bienvenido a ésta que es su tierra y su casa.

Muy apreciado señor Gobernador del Estado de Guerrero.

Muchas gracias, una vez más, por su hospitalidad, por sus generosas palabras pero, sobre todo, que proyectan lo que claramente el Gobierno de la República se ha trazado: entrar en una gran sinergia y en una gran cooperación y colaboración entre el Gobierno Federal y los gobiernos estatales, quienes más allá de origen partidario, cualesquiera que sea, nos ocupa una sola misión y una sola tarea: generar condiciones de bienestar para nuestro pueblo.

Y por eso queremos potenciar, multiplicar nuestra capacidad de hacer, de realización, para beneficio, particularmente aquí, de los guerrerenses, como ocupa el Gobierno para todo el país; queremos generar, precisamente, este ambiente, este clima de confianza y de cooperación.

Y aquí, en Guerrero, se está dando, lo estamos logrando.

Muchas gracias, señor Gobernador, por la disposición y por el trabajo que venimos realizando para apoyar a quienes más lo necesitan.

Al tiempo que saludo a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad, a los señores Legisladores Federales y estatales, a Presidentes Municipales y muy particularmente al de este Municipio Mártir de Cuilapan.

Muchas gracias, Presidente, no sólo por la hospitalidad, sino también por la gran disposición que ha mostrado para que trabajemos de forma conjunta y logremos realmente mayores beneficios para los habitantes de este gran Municipio Mártir de Cuilapan.

Aquí está una buena representación del Gobierno de la República, no sólo el Presidente de México, también están integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República, y están todos ellos porque representan distintas áreas de la Administración Pública que están involucradas en este esfuerzo y a eso habré de refirme en un momento más.

Aquí los vemos y, por cierto, al escuchar la presentación de cada uno de ellos, será una buena medida de saber con qué frecuencia, con qué regularidad y con qué eficacia realizan su trabajo, porque serán los habitantes de cada uno de los 400 municipios quienes les reconozcan o no por haber estado ahí.

Entonces, yo espero que sean bien aplaudidos y bien reconocidos todos los Secretarios del Gabinete del Gobierno de la República cuando vayamos a cada uno de los municipios que integran este esfuerzo.

Quiero extender mi mayor saludo y agradecimiento y reconocimiento por su presencia, y además por esta espera, quizá prolongada y larga, que toda la gente hoy, aquí, reunida está teniendo para con nosotros.

Quiero, en primer término, saludar a quienes participan con enorme entusiasmo en el trabajo que venimos desplegando. Quiero saludar a las mujeres de Guerrero y a las mujeres de Mártir de Cuilapan, que con gran dedicación y entusiasmo, y puesta la esperanza en que este proyecto, este programa, realmente traiga los beneficios que se propone tener para todos los habitantes de nuestro país.

Saludo a la juventud entusiasta, que alberga esperanza de encontrar un mejor futuro. De manera particular, saludo a los jóvenes de este municipio, de municipios cercanos de esta región, que también son parte y son objetivo dentro de estos esfuerzos de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

A los jóvenes brigadistas, profesionales, que están dedicados a llevar este esfuerzo y a tener este contacto con los habitantes de los 400 municipios. Ustedes particularmente de los que son parte de los 46 municipios que están integrados y que son objetivo de esta Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Quiero saludar también a los Presidentes y a los Comités Comunitarios que se han integrado, porque el alcance de este trabajo no es sólo llevar beneficios individuales que, por supuesto, está trazado en este trabajo, sino también benéficos colectivos a todas las comunidades.

Y hacer que las comunidades participen de los beneficios que deberán procurarse para sí mismas con los apoyos que los distintos órdenes de Gobierno estarán poniendo a su disposición.

Esto no va a llegar por inercia o porque sea parte de un programa más del Gobierno de la República, sino buscamos integrar y hacer parte a las comunidades dentro de los beneficios que están procurando para sí mismas.

Por eso, los felicito y les agradezco su participación que, estoy seguro, permitirán que el rostro de estos municipios cambie y sea uno de mayor desarrollo y de mayor progreso, como nos lo hemos propuesto en esta Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Muchísimas gracias, por su participación.

Señoras y señores:

Quiero agradecer la presencia aquí de importantes y distinguidos comunicadores, de medios de comunicación social, de distintas autoridades.

Del General Comandante de la Zona Militar.

Autoridades de Seguridad Pública.

En fin.

Autoridades varias de distintos órdenes de Gobierno que se dan cita y a todos les saludo con mi mayor respeto y con mi mayor afecto.

Y decirles que ésta es una ocasión muy especial, porque después de haber pasado ya este proceso electoral, que se vivió en 14 entidades del país.

De haber suscrito un Adéndum dentro del Pacto que hizo que el Gobierno frenara un poco el ritmo de trabajo que llevábamos en materia social ante señalamientos, aunque infundados, pero que no queríamos tampoco alentar o alimentar más la idea de que el trabajo social tenía vinculación con el trabajo electoral que estaban realizando los partidos políticos.

Y, en consecuencia, decidimos bajar el ritmo, poner en cumplimiento a lo acordado dentro del propio Pacto en el Adéndum que suscribimos.

Pero ya para fortuna ha quedado atrás el proceso electoral. Me refiero, para fortuna de lo que ahora es una exigencia y un deber del Gobierno de la República: redoblar el paso para recuperar el ritmo que habíamos perdido y podamos realmente alcanzar la meta trazada para este año, que es de llegar a menos a 80 de los 400 municipios que forman parte de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Y que nos permita, realmente, mejorar las condiciones, el entorno donde nuestra gente pueda realmente encontrar espacio de desarrollo individual.

No se trata solamente de llevar satisfactores, que por supuesto, varias de las acciones de la Cruzada Nacional Contra el Hambre hacen converger estos programas, con el Programa de Oportunidades, el Programa de Apoyo a la siembra de ciertos cultivos, como a los Programas para la productividad del campo.

Son programas que ahí están. Varios de ellos derivan de subsidios o de apoyos para revertir o por lo menos mitigar las condiciones de marginación y de pobreza, pero el alcance mayor de esta Cruzada Nacional Contra el Hambre tiene que ver con asegurar que quienes hoy están recibiendo estos beneficios, estas ayudas y estos apoyos, les permita, también, encontrar, en un mediano plazo, la realización de alguna actividad productiva que les depare y genere mayores ingresos.

No sólo los que derivan, insisto, de los programas en los que ya hoy ustedes participan y de los que son beneficiarios, sino que realmente hagamos que estas comunidades se vuelvan más productivas, que realmente el apoyo a distintos proyectos que estamos impulsando les permita, atendiendo a la vocación económica de cada una de las distintas regiones del país, encontrar condiciones para la superación personal y colectiva de estas regiones de nuestro país.

Éste es el alcance y el objetivo que tiene trazada la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Cuál es el diseño que hay detrás de esta Cruzada Nacional Contra el Hambre.

La Secretaria de Desarrollo Social, quien es la responsable de la coordinación general de este programa, creo que lo ha explicado ampliamente.

Primero. Fue reconocer, a partir de los indicadores de desarrollo social, que en México hay hambre, que en México hay millones de mexicanos que padecen hambre. Y que de acuerdo al censo y a los datos de CONEVAL del 2010, 7.5 millones de mexicanos padecen de hambre.

Y que lo primero que había que hacer era reconocer esta condición. No nos gusta ni tampoco nos enorgullece. Pero hay que reconocer esta condición para, entonces, todos juntos hacer frente común y podamos realmente revertir esta condición.

Y es ahí, a partir de reconocer esta realidad, que se creó esta Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Y que busca, a partir de un diagnóstico claro, preciso y puntual de cuál era la realidad social en todo el país, y cuáles son los municipios, ahora identificados 400, que tienen índices de pobreza y, sobre todo, de carencia alimentaria mayor, los que deben ser atendidos.

Y que no era suficiente el que la Secretaría de Desarrollo Social llegara con sus programas, y que las otras autoridades, tanto Federales, estatales y municipales, no sólo se desentendieran. Porque no es, precisamente, que estén desentendidas del tema, sino que quizá puedan tener otros objetivos y otras acciones, y que estén no precisamente sincronizadas a darle atención a quienes padecen hambre.

La Cruzada Nacional Contra el Hambre, en primer lugar, alinea, hace converger, permite que de manera, al unísono y en un frente común, podamos articular o podamos llevar el esfuerzo de varias dependencias del Gobierno de la República y participar también de este esfuerzo a los gobiernos estatales, para que juntos y no omito decir también las autoridades municipales, para que juntos identifiquemos en cada municipio qué debemos hacer y con ello podamos cambiar el rostro de marginación y de hambre que se padece en estos municipios.

Y aquí lo estamos viendo.

Por qué visitamos hoy Mártir de Cuilapan.

Porque fue el primer municipio en donde arrancó este programa, no donde se hizo el anuncio, que eso fue en Las Margaritas, allá, en Chiapas, sino que aquí fue uno de los primeros municipios donde empezamos acciones, precisamente para mostrar qué es lo que buscamos con la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Y aquí hoy lo estamos viendo, aquí ya conocimos el día de hoy que hay escuelas, 19 escuelas de tiempo completo que habrán de operar en este municipio solamente; que ya se construye una escuela más, precisamente para atender la demanda educativa y podamos estar a la altura de prestar suficiente educación, sobre todo en el nivel básico a los jóvenes de este municipio.

Que también se han rehabilitado y se ha dispuesto de mayor personal para atender las 11 clínicas de salud que operan en este municipio, pero que adicionalmente está toda una brigada, brigadas móviles para ir a la parte más recóndita y más apartada del centro de la comunidad y prestar los servicios de salud.

Que a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano estamos construyendo vivienda, remodelando vivienda, que es necesaria y por justicia deben tener los pobladores de este municipio, como lo queremos para otros municipios del país.

Que también estamos trabajando, a través de la SAGARPA, precisamente para traer proyectos productivos. La vocación precisamente de este municipio y de los municipios de esta región baja de La Montaña, es que son municipios prácticamente agricultores y que mucha de la agricultura que aquí desarrollan es para el autoconsumo.

Ahora estamos impulsando proyectos productivos, no sólo para el autoconsumo, sino para que los excedentes. Primero, para que sus tiendas puedan tener un mejor rendimiento, puedan realizar cultivos que sean más rentables y que los excedentes puedan ser colocados en el mercado y eso le dé a los habitantes de este municipio mejores ingresos.

Por eso, los convenios que aquí se han signado. Uno con la Comisión Federal de Electricidad, para asegurar una mayor cobertura de electricidad y que más hogares cuenten con este servicio en este municipio y aquí, en los 280 millones que se han comprometido en todo el estado para revertir y, sobre todo, avanzar de manera importante en la electrificación en todo el Estado de Guerrero.

Y también con DICONSA, para que DICONSA pueda comprar a productores de esta región y de otras partes del Estado de Guerrero sus excedentes de agricultura. Son los convenios que se han firmado y esto va a darle a los pobladores del Estado de Guerrero, y de esta región en particular, mejores ingresos.

Creo, y estoy totalmente convencido, de que en esta Cruzada Nacional Contra el Hambre vamos a llegar a las zonas, a las regiones y a los pueblos del territorio nacional que enfrentan mayor rezago social.

Hace un momento, al escuchar a quienes me precedieron en el uso de la palabra, coincidimos en que varios de los problemas sociales que tenemos, el de inseguridad, el de falta de atención a varios problemas que vive la sociedad, se da en lugares que están con mayor rezago, con mayor pobreza.

Y, por eso, tenemos que dedicarles una atención especial, una atención mayor y una atención esmerada y eficaz, que nos permita cambiar esta realidad.

Y esto es lo que estaremos haciendo en los próximos años, en los años de esta Administración, modernizando los programas sociales que hoy tiene el Gobierno, creando nuevos, como ya lo estamos haciendo.

El Programa de 65 y Más ya no sólo permite atender, de alguna forma, a la población adulta de 70 años y más, sino que ahora hemos bajado este umbral a 65 años; es decir, quienes tienen más de 65 años podrán beneficiarse de este programa.

Y otros programas que estarán dedicados, primero, a lograr que nuestro país sea más productivo, que tenga oportunidad de mayor crecimiento y de mayor desarrollo social, y que todo esto se traduzca en este empeño y en este propósito que tiene el Gobierno de llevar justicia social a todos los mexicanos.

Este Gobierno tiene una misión muy clara: asegurar que los derechos que consagra nuestra Constitución, realmente se materialicen en todos los mexicanos.

El derecho a la alimentación es claro que no está o no se alcanza y no se cubre plenamente en todo el país. Y por eso es la razón de haber iniciado esta Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Estoy convencido de que si realmente mantenemos este esfuerzo de manera intensa, todo el tiempo, si seguimos sincronizando y armonizando las acciones de los distintos órdenes de Gobierno; si no bajamos la guardia y si realmente cumplimos la meta que nos hemos trazado, el rostro que México tendrá en los siguientes seis años será uno de mayor desarrollo y de mayor progreso.

Hoy estamos aquí, en Mártir de Cuilapan, para constatar lo que provocó y motivó el inicio de esta Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Las acciones que se están realizando y en el tiempo que está por venir, estaremos atestiguando y, sobre todo, verificando y supervisando que en los 400 municipios del territorio nacional, donde se concentra el esfuerzo de la Cruzada Nacional Contra el Hambre realmente se esté cumpliendo a cabalidad, lo que nos hemos propuesto y, en consecuencia, le estemos cumpliendo a los mexicanos y, especialmente, a quienes más lo necesitan.

Éste es el alcance y el compromiso de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Permítanme concluir mi participación en este evento, agradeciendo realmente a todas las áreas de los distintos órdenes de Gobierno que con entusiasmo, con compromiso y con mística de servicio participan de este esfuerzo.

Aquí hacemos esta acción en alcance a lo que debe ser, sin duda, la ética para cualquier Gobierno: dedicar mayores esfuerzos para quienes más lo necesitan.

Y bajo esta mística, bajo esta orientación y con esta convicción, es que el Gobierno de la República viene desplegando estos esfuerzos.

De hacerlo así, y de lograr nuestras metas, realmente lograremos que México cumpla con las cinco grandes metas nacionales que mi Gobierno se ha trazado, que logremos ser un país de mayor desarrollo y un México más incluyente, de menos pobreza y de menos desigualdad.

Un México donde la educación llegue a todos y sea de mayor calidad. Un México en mayor crecimiento económico, porque eso va a deparar desarrollo individual y desarrollo colectivo entre los mexicanos. Un México en condiciones de paz y de seguridad ante la eficacia que las áreas de seguridad estén mostrando ante los ciudadanos.

Y, sobre todo, un México que asuma su responsabilidad solidaria con las grandes causas de la humanidad, a esas a las que se refirió el Presidente de Guatemala, Presidente amigo, que efectivamente México quiere tener más participación a partir de mayor cooperación, de colaboración, y de hacer frente común, y junto con otros países hermanos, en lograr mejores condiciones para los pobladores de ésta que es la casa de todos, el mundo entero.

Muchas gracias por su atención, y felicidades a todas y a todos ustedes.