Señoras y señores, muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero, en primer término, saludar a las autoridades aquí presentes.

Al señor Gobernador del Estado de Coahuila.

A los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad.

Al señor General Comandante de la Zona Militar.

Y a todas las autoridades aquí presentes, a quienes refrendo el compromiso del Gobierno de la República de trabajar en una estrecha coordinación; y que en la suma de esfuerzos, realmente podamos servir de mejor manera al pueblo de Coahuila, como por igual lo queremos hacer con todo el pueblo de México.

Quiero, de manera particular, saludar al licenciado Alonso Ancira, Presidente del Consejo de esta gran empresa, de AHMSA, y agradecerle ésta muy honrosa invitación para poner en marcha este gran proyecto, esta gran empresa.

Y al saludarle, saludo, también, a su distinguida familia.

A empresarios que son parte de esta cadena productiva que se genera desde la industria siderúrgica.

Y de manera muy particular, quiero saludar a los dirigentes de este gran sindicato de trabajadores de esta empresa.

Y saludar al alma de esta empresa, a trabajadores de AHMSA que están aquí presentes, y a quienes desde aquí extiendo un abrazo fraterno de reconocimiento por su trabajo cotidiano y productivo, y que contribuye al desarrollo de la Nación.

Muchísimas felicidades.

Y el Presidente está al lado, y trabajando, de los obreros de México.

Muchas felicidades.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

Sin duda, éste es un gran día para esta gran empresa mexicana, para la industria siderúrgica nacional, por lo que hemos escuchado hace un momento, somos un país que está, desde hace apenas algunos años, desarrollando su industria.

Y nos estamos colocando cada día entre los países con mayor desarrollo dentro de esta industria, pero que no es una industria cualquiera. No es una industria más, sino es una industria que viene a detonar el desarrollo de otras industrias con las que está íntimamente vinculada.

Es una industria que favorece al desarrollo económico, a la productividad del país, que nos permite evitar, realmente, importaciones de acero y demostrar que en México tenemos capacidad y talento para desarrollar esta industria.

Por eso, me congratulo de estar aquí y me distingue, realmente, acompañar a quienes han tenido confianza en el país, a quienes ven un clima favorable a la inversión productiva, a quienes apuestan capital, invierten capital para incrementar la capacidad productiva de sus empresas y con ello contribuir, primero, a generar más empleos.

Segundo. A que el país tenga un mayor crecimiento económico, y que todo ello se traduzca en oportunidad de que el país genere un clima de mayor bienestar social entre los mexicanos.

Por eso, me congratulo de acompañar estas inversiones, el anuncio no sólo de las inversiones, sino aquí ya venimos a inaugurar una planta, una planta que inició su construcción hace cuatro años, con una inversión comprometida de dos mil 300 millones de dólares y que a partir de esta inversión o a partir de la puesta en operación de esta planta, habrán de detonarse más inversiones productivas en el país.

El Presidente de este Consejo, Alonso Ancira, solamente de forma preliminar, estoy seguro, anunciaba que con esta inversión al menos se esperaban en un mediano plazo inversiones vinculadas a este sector de 11 mil millones de dólares más dentro de la industria automotriz, dentro de la industria portuaria, dentro de la industria que desarrolla gasoductos y otros productos, otros elementos importantes del desarrollo nacional y que tienen como insumo fundamental el uso del acero y que aquí, con esta empresa o con este proyecto que estamos inaugurando, se abre realmente la gama de productos que la industria siderúrgica estará ofreciendo a la industria nacional.

Por ello, Alonso, muchísimas felicidades por la confianza, por la apuesta y confianza en México, y sobre todo por creer firmemente en el desarrollo y el progreso que espera México en los próximos años.

Muchas felicidades.

Quiero felicitar también a quienes han desarrollado este proyecto y que en la explicación que se me daba en el recorrido que previamente hicimos a nuestro arribo a este lugar, conocer que toda la obra fue realizada por ingenieros mexicanos, con ingeniería mexicana.

Quiero felicitar a la empresa constructora, una empresa y a empresarios que creen en México y que ponen su talento y su capacidad ingenieril, precisamente, en desarrollo de grandes proyectos que compiten con el mundo entero.

Y como lo hacemos en ingeniería, lo queremos hacer en distintos ámbitos de la economía. Queremos, realmente, generar el marco propicio para que México demuestre al mundo sus capacidades y su talento.

Y que podamos, a partir de tener confianza en nosotros mismos, demostrar que podemos competir con los mejores del mundo. No tengamos temor ni miedo. Lo hemos venido acreditando.

Antes se decía que con la apertura comercial que México estaba teniendo, y que hoy tiene suscrita con 44 mercados, 12 convenios de apertura comercial y que nos da acceso a 44 países, algunos supusieron que esto podía significar que esos países iban a venir a adueñarse de la industria nacional, cuando lo que ha ocurrido es exactamente lo contrario.

El talento mexicano, el desarrollo de capital humano y el desarrollo que queremos impulsar para volvernos más productivos y competitivos en el modelo, justamente, que tiene esta industria y esta empresa aquí desarrollada, esa es justamente la que nos va a permitir competir frente al mundo entero, ser más productivos y, sobre todo, desarrollar más industria nacional que haga posible que los trabajadores en nuestro país tengan mejores ingresos.

Esa es la ruta que México está siguiendo, la que seguiremos promoviendo e impulsando y que, estoy seguro, va a permitir que en los próximos años el futuro de México sea más promisorio, más alentador y, sobre todo, de mayores oportunidades para todos los mexicanos.

La industria siderúrgica ha sido y seguirá siendo un motor del crecimiento económico de México. Es una fuente generadora de empleos.

Sólo mencionar que en esta planta que hoy inauguramos se generaron. Primero, en su construcción, se detonaron 10 mil empleos, y a partir de su puesta en operación serán tres mil puestos directos de trabajo y 16 mil indirectos los que habrán de generarse.

Este complejo industrial es realmente innovador. Aquí se fundirán, por primera vez en México, los aceros con las especificaciones que demandan sectores estratégicos del país, como el automotriz, el ferrocarrilero, el energético y el de maquinaria pesada.

Los dos mil 300 millones de dólares invertidos permitirán incrementar la capacidad productiva de esta empresa en 1.2 millones de toneladas de acero anuales.

Es decir, tendrá un crecimiento neto de 30 por ciento más en su capacidad de producir.

Es un proyecto de trascendencia, porque la industria del acero trae consigo efectos positivos, como ya lo señalaba, en otras ramas de la economía.

AHMSA, sin duda, es un eslabón en la cadena productiva nacional.

Esto significa que miles de empresas tendrán acceso a insumos de mejor calidad, a precios más competitivos y a menores costos por el transporte.

Esta inversión, también, implica la oportunidad para que se instalen nuevas plantas de ensamble de vehículos o estructuras de acero, que de otra manera tendrían que fabricarse fuera del país.

Pero no sólo eso. Esta planta siderúrgica contribuye a materializar la visión del México próspero que estamos construyendo.

Hace apenas unos días, presentamos el Proyecto o el Programa Sectorial de Infraestructura en Comunicaciones y Transportes.

Anunciamos que la inversión prevista para esta Administración era de cuatro millones de millones de pesos en los próximos cinco años y medio.

Y que para realmente lograr la consolidación de este proyecto de infraestructura que nos permita ser más competitivos, vamos a necesitar de la industria que permita acompañarnos en el desarrollo de este proyecto, como lo será, sin duda, la industria siderúrgica nacional.

Esta industria nos habrá de acompañar en alcanzar el objetivo que nos hemos trazado de construir más y mejor infraestructura para el desarrollo de nuestro país.

Por esos motivos, reconozco la visión de los directivos y el temple, el temple de los trabajadores de esta empresa de AHMSA, quienes han forjado un liderazgo indiscutible en la producción de acero en el país.

En reciprocidad a su esfuerzo y confianza en México, como Presidente de la República reitero la firme decisión de ser un aliado de los inversionistas, de trabajar para crear condiciones que alienten la producción, facilitando la apertura y crecimiento de las empresas.

La trascendencia de esta inversión va más allá del éxito empresarial, constituye un verdadero detonador de la economía regional y nacional.

Yo estoy convencido de que cuando hay confianza en nuestro país, cuando existe realmente, primero, credibilidad de nuestras capacidades, confianza entre nosotros mismos. Cuando los inversionistas tienen confianza en nuestro país, esto detona mayores inversiones o crecimiento a las inversiones que se hacen en México.

Cuando esto ocurre, nuestra economía crece; cuando crece la economía de forma sostenida estamos, realmente, detonando mayor desarrollo. Y estamos alcanzando varias de las metas que mi Gobierno se ha trazado, cinco. Cinco objetivos que mi Gobierno se ha trazado.

Pero cuando logramos que México tenga crecimiento económico gracias a la confianza y a las crecientes inversiones productivas que se realizan en el país, entonces estaremos también alcanzando el México incluyente al abrir mayores oportunidades de empleo y de desarrollo individual.

El México con una educación de calidad, porque esto va a permitir formar en las nuevas generaciones a quienes estén, realmente, aptos y preparados para incorporarse a una industria competitiva, como la que estamos detonando y promoviendo en el país.

Y vamos a lograr, sobre todo, el México próspero que nos hemos trazado, que significa, en pocas palabras, que la productividad se democratice, que seamos competitivos, es decir, que tengamos la capacidad de competir frente a cualquiera en el mundo entero.

Que nuestros trabajadores, realmente por su capacidad productiva y por su preparación, sean mejores que los de otros lugares. Que nuestra industria tenga mayor desarrollo.
Que México se proyecte al mundo en la grandeza que los mexicanos reconocemos tenemos.

Y que esto, al final de cuentas, que es el objetivo más importante, derive en condiciones de mayor bienestar para todos los mexicanos.

Estoy convencido que con inversiones como ésta, y como otras que se han venido anunciando, el horizonte resulta muy alentador.

Pero, también, tenemos que reconocer que tenemos que aprovechar este gran momento de México, para impulsar o seguir impulsando las grandes transformaciones y cambios estructurales que aceleren el desarrollo económico de nuestro país.

Quiero concluir mi intervención para dejar, hoy, aquí, en Coahuila, un saludo fraterno, cariñoso y de gran respeto a todos los coahuilenses.

Permítanme que a través de ustedes, de toda la familia coahuilense, hoy, aquí reunida, especialmente en los trabajadores de esta empresa, dejar a través de ustedes, el saludo cordial y afectuoso a todo el pueblo de Coahuila, deseándole que tenga, en los próximos años, mayor prosperidad y mayor desarrollo al lado del desarrollo que toda la Nación estará teniendo.

Muchísimas felicidades.