MODERADOR: Interviene, a continuación, el Gobernador del estado de Colima, licenciado Mario Anguiano Moreno.

-GOBERNADOR MARIO ANGUIANO MORENO: Muy buenas tardes.

Es extraordinario estar en un evento cuando hay esta alegría, este ánimo.

Con su permiso, licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de México.

Señores Presidentes del Congreso del estado y del Supremo Tribunal de Justicia de la entidad; distinguidos invitados especiales; amigas y amigos colimenses.

Señor Presidente de la República:

Como usted sabe, en Colima siempre lo recibimos con gran alegría, con aprecio y reconocimiento sincero. Nuestro pueblo le ha seguido los pasos, desde que fue Gobernador del Estado de México. Ya desde entonces, lo sentíamos honesto, sencillo, eficiente y bien intencionado, con la capacidad de generar grandes resultados en beneficio de la sociedad. Los hechos han demostrado que no nos equivocamos.

Hoy, aquí, en uno de los parques emblemáticos de Colima, .en este parque de profundos motivos de convivencia para las familias colimenses, en este parque que lleva el nombre de don Miguel Hidalgo, un sacerdote que estuvo a cargo de la Parroquia de Colima, antes de transitar, en definitiva, hacia la historia.

Aquí, reiteramos al Presidente, al líder institucional y, sobre todo, al amigo, nuestra lealtad y nuestra convicción de que en su Gobierno alcanzaremos un desarrollo equilibrado.

De que en su Gobierno alcanzaremos un desarrollo donde el progreso económico encuentre correspondencia con la justicia social, y en donde los afanes productivos encuentren equivalencia en el cuidado del medio ambiente.

Nuestra sociedad lo estima, señor Presidente. Y aquí, encontrará usted, permanente respaldo hacia todos sus proyectos, empeños y esfuerzos.

El tema que nos convoca el día de hoy, es una muestra específica de ello, de la necesidad de trabajar en el marco corresponsable del Federalismo, integrando esfuerzos para el desarrollo sustentable de nuestros recursos naturales.

Por supuesto, los colimenses no somos ajenos a este alto propósito. Nuestra entidad, ha logrado articular una visión integral, confirmada por importantes y tangibles avances en materia medio ambiental.

Podemos hacer una breve relación de ellos. Mediante el sistema de pagos por servicios ambientales, los fondos concurrentes y el mecanismo local de aportaciones voluntarias, de los usuarios del organismo operador de agua, estamos generando acciones de conservación del llamado Cerro Grande y, en general, de la Reserva de la Biósfera de Manantlán.

Ofrecemos a usted, señor Presidente, que Colima mantendrá una participación todavía mucho más activa en la iniciativa que ha anunciado.

Hemos creado el Instituto para el Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable del Estado de Colima, que ya está generando acciones concretas, como el Programa Estatal de Gestión Integral de Residuos Sólidos, el cual, venimos trabajando, de manera coordinada, con la SEMARNAT.

También, estamos desarrollando cuatro parques ecológicos importantes: el de Comala, el de la Campana entre la Ciudad de Villa de Álvarez y Colima; el de la Cumbre en Colima y el de Valle de las Garzas, en Manzanillo; cuyas características van a combinar el cuidado y disfrute de la naturaleza con la capacidad de convivencia familiar y la vinculación con actividades culturales y recreativas.

Cumplimos, año con año, nuestra meta de producir y plantar, al menos, un millón 200 mil plantas forestales para revitalizar mil 920 hectáreas.

Por supuesto, estamos trabajando en estrecha coordinación con la SEMARNAT en cuatro temas específicos:

Uno. El cumplimiento del compromiso Presidencial, que se refiere a la construcción y operación del Parque Metropolitano, en Tecomán.

Dos. En materia de residuos sólidos, trabajamos en el establecimiento de un modelo de gestión integral y en el pleno cumplimiento de la nueva normatividad, para que estos residuos se valoricen y se aprovechen.

Tres. También, estamos generando, a partir de la experiencia estatal y Federal en la materia, un nuevo modelo de escuela verde que podría ser ejemplo para otros estados para promover la cultura ambiental en escuelas de educación básica.

Y cuatro. Trabajamos, también, en la consolidación del Vaso II de la Laguna de Cuyutlán, regulando el establecimiento de actividades económicas en la zona, para impulsar ahí solamente, desarrollo portuario y no permitir especulación del terreno.

Así, trabajando en equipo con las dependencias del Gobierno Federal que usted dignamente encabeza, estamos en camino de convertirnos en una entidad dotada de referencia para el desarrollo sustentable.

Por eso nos entusiasma tanto su visita y le agradecemos su amable deferencia para presentar aquí este importante programa ambiental, cuyos efectos resultarán extraordinariamente benéficos para preservar la riqueza ecológica nacional.

Amigas y amigos.

Señor Presidente:

En la opinión pública del país, hay optimismo, expectativas y buen ánimo. Son muchas las voces, apenas ayer críticas y radicales, que ya se dieron cuenta de que México está en buenas manos. Se están promoviendo bajo su liderazgo, cambios de fondo, de alta política.

Por ejemplo, hasta hace poco, las diferencias entre los partidos eran el principal factor de división e ineficacia en las decisiones de Gobierno. Hoy, el Pacto por México, es uno de los grandes motores del esfuerzo nacional.

Esto es algo que queremos expresarle, señor Presidente: nuestro orgullo al hacer equipo con usted, en las decisiones que ha tomado para hacer realidad el país en paz, incluyente, educado, próspero y solidario, que merecen y necesitan las nuevas generaciones.

Colima sabe que usted quiere servir a las y los mexicanos, de acuerdo a las exigencias de nuestro momento histórico. En ese propósito, en las obras y programas que lo hagan posible, en el esfuerzo comunitario que demanda su cumplimiento, cuente usted con Colima, señor Presidente.

Hemos dicho muchas veces que queremos ser la administración más eficiente del país, la que mejor atienda a su población. Por supuesto, lo estamos logrando, en Colima.

Ahora decimos, también, que aspiramos a ser el gobierno estatal más empeñado en ayudar a cumplir cada uno de los compromisos que el Presidente Enrique Peña Nieto firmó en nuestra entidad.

En coordinación con las dependencias Federales, hemos definido un esquema de trabajo conjunto, para que las prioridades nacionales que se vienen estableciendo en mecanismos como el Pacto por México, sean en nuestro estado, donde primero se logren a cabalidad.

También, queremos ser el gobierno estatal que mejor avance en el cumplimiento de compromisos en materia de desarrollo sustentable, para hacer honor a la importante deferencia que usted ha tenido con las y los colimenses.

Gracias, de verdad, Presidente, por estar con nosotros. Cuente con Colima. No lo vamos a defraudar.

Muchas gracias por su atención.

-MODERADOR: En el uso de la palabra el Presidente de Bienes Comunales de Zacualpan, Colima, ciudadano Carlos Guzmán Teodoro.

-C. CARLOS GUZMÁN TEODORO: Buenas tardes.

Saludo, con mucho gusto, al ciudadano Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Ciudadano Gobernador del Estado de Colima, licenciado Mario Anguiano Moreno, Gobernador del estado; y a todas las personalidades que nos acompañan el día de hoy.

Es para mí un honor, a nombre de la Comunidad de Zacualpan, estar aquí, con ustedes. En nuestra comunidad estamos conscientes de la responsabilidad que implica la conservación de nuestros recursos naturales.

Sabemos que formamos parte de la Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán, un santuario del país, por su riqueza biológica.

En Zacualpan, contamos con un bosque y con un nacimiento de agua que son de suma importancia para nuestro estado, no sólo por la riqueza natural que representan, sino porque, gracias a ello, nuestros hermanos de las ciudades de Colima y Villa de Álvarez, pueden disfrutar de un recurso vital para la vida: el agua.

Para cuidar nuestros bosques y nuestra agua, la comunidad indígena de Zacualpan ha encontrado una gran fuente de ayuda en el Gobierno de la República y en el gobierno del estado, porque gracias a sus apoyos, estamos conservando nuestros recursos naturales y, a la vez, recibimos beneficios para nuestra gente.

Este Gobierno, en el Plan Estatal de Desarrollo, se comprometió a plantar un millón 200 mil árboles por año, nuestra comunidad indígena, durante 2012, contribuyó con 176 mil pinos en 160 hectáreas.

Igual, a través del Programa de Pago por Servicios Ambientales, hemos dado empleo a nuestra gente, para que no tengan que emigrar de Zacualpan, en busca de trabajo.

También, gracias a ese programa, hemos podido invertir en la mejoría de nuestra comunidad. Mejoramos el templo, levantamos la barda perimetral de nuestro panteón y se construyó una capilla en el cerrito de la cruz.

Gracias a estas mejoras, nuestras festividades han sido más lúcidas, en honor de nuestro patrono Santo Santiago. Además, se construyó la casa de usos múltiples y se adquirió un vehículo para los trabajos de conservación de vigilancia de los bosques.

Con orgullo, podemos decir que la comunidad indígena de Zacualpan, en Colima, forma parte del desarrollo sustentable de los bosques de México.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto.

Señor Gobernador Mario Anguiano Moreno:

Por esto, es de vital importancia seguir contando con el respaldo del Gobierno de la República y del gobierno estatal, para que estos beneficios continúen llegando a nuestra comunidad.

Nuestro compromiso será el seguir trabajando de la mano con ustedes, conservando nuestros bosques, para que sigan aportando los beneficios ambientales, desde Colima, para todo México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: En uso de la palabra, el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, ingeniero Juan José Guerra Abud.

-SECRETARIO JUAN JOSÉ GUERRA ABUD: Con su permiso, señor Presidente; señor Gobernador; integrantes del presídium; señoras y señores.

Contrario a lo que muchos creen, no fueron nuestros antepasados indígenas los primeros pobladores de este país. No fueron los Olmecas ni los Mayas, tampoco los Aztecas ni los Náhualts. Quienes poblaron estas tierras, y mucho antes que cualquier otro, fueron nuestros bosques y nuestras selvas.

Por eso, el bosque es parte esencial de nuestra vida y lo es no sólo por su magna belleza, que de sí sería suficiente para cuidarlo y quererlo, sino por todos los beneficios adicionales que nos genera.

El bosque es captación y fuente de agua, el bosque es captura de CO2, que combate el cambio climático y regula el clima.

El bosque mejora los suelos y, desde luego, el hábitat de una parte muy importante de nuestra biodiversidad.

Estas son, sólo unas cuantas de las muchas bondades que el bosque nos genera. Pero hoy, ante las circunstancias que vivimos, si lo aprovechamos racional y sustentablemente, el bosque se convierte en una fuente inagotable de riqueza, riqueza que se traduce en generación de ingresos que le permiten a los hombres y a las mujeres del campo, contar con los recursos suficientes y así estar en posibilidad de darse y darle a su familia, una vida digna. Esto es lo fundamental.

Y esto es lo que, en pocas palabras, la meta que el Presidente Peña Nieto nos ha impuesto: Unir esfuerzos para que juntos: propietarios del bosque, productores, comercializadores y los tres de niveles de Gobierno, nos organicemos para el adecuado aprovechamiento de los recursos forestales, como ya lo señalamos, de manera sustentable y así mejorar el nivel de vida de todos los mexicanos.

Nuestro país cuenta con 196 millones de hectáreas de superficie y de éstas, el 70 por ciento es vegetación natural compuesta por matorrales, bosques, selvas, pastizales, manglares y otro tipo de vegetación. De todo esto, nuestros bosques y selvas cubren casi 65 millones de hectáreas.

Si usted me lo permite, señor Presidente, déjeme hacer una comparación en materia forestal, con un país con el que compartimos identidad cultural y en el que usted estuvo la semana pasada. Me refiero a la República de Chile.

La superficie de Chile equivale a poco más de la tercera parte de la superficie de México. Sin embargo, en Chile cuentan con 2.7 millones de hectáreas de plantaciones forestales comerciales, mientras que en nuestro país no llegamos a 250 mil hectáreas. Es menos del 10 por ciento de la superficie que es aprovechada, sustentablemente, en ese país.

La falta de aprovechamiento racional nos ha ocasionado, entre otras distorsiones, que en México tengamos un déficit comercial del sector forestal de casi seis mil millones de dólares, mientras que ellos, con una superficie menor, tienen un superávit de tres mil millones de dólares.

No obstante nuestra vasta extensión y diversas variedades, nuestra producción apenas atiende el 26 por ciento del mercado doméstico. El resto, incluyendo, entre otras, celulosa y papel, y materiales fibrosos, los estamos importando de otros países del mundo. Y de ahí, el déficit mencionado.

Esto significa que hay del orden de 75 mil millones de pesos anuales, que podrían y deberían quedar en manos de productores mexicanos, y que hoy, son recursos que se van al exterior, cuando podrían y deberían ser retenidos en México, generando empleo y el bienestar, al cual el Presidente Peña Nieto, nos está convocando.

Y es aquí en donde tenemos que enfrentar el reto. El señor Presidente nos está pidiendo, como ya lo señalamos, que trabajemos unidos, para ser más competitivos.

Necesitamos tener inventario de los recursos forestales en cada uno de los estados, incrementar el aprovechamiento y las plantaciones forestales comerciales, eficientar los Programas de Pago de Servicios Ambientales, simplificando las reglas de operación y, sobre todo, garantizar que los programas de reforestación incrementen la supervivencia de las plantaciones que se realizan.

No obstante todos los recursos que se han invertido, la deforestación se sigue incrementando. Aunque hay algunas organizaciones no gubernamentales que la estima más alta, según el INEGI, la deforestación supera las 150 mil hectáreas anuales, sin duda, ocasionadas por fenómenos tales como la tala clandestina, la expansión urbana y el pastoreo excesivo.

Las cifras son contundentes. Tenemos mucho por hacer para revertir la tendencia que se ha sufrido en el pasado, y lograr que este sector del que dependen directamente 11 millones de mexicanos que viven en el bosque, sea más competitivo.

Nuestra vida depende del bosque.

Muchas gracias.