Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Me da mucho gusto poder estar este momento y en este espacio con el Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente, mejor conocidos como los Xolos de Tijuana, el equipo campeón del inicio de temporada y que conquistaron este título el 2 de diciembre del año 2012.

Quiero saludar a los directivos del equipo, quiero saludar a los directivos de la Federación Mexicana de Futbol y especialmente a quienes lograron este título a los jugadores, a este equipo campeón.

En primer lugar, quiero decirles que me da mucho gusto recibirles en esta Residencia Oficial de Los Pinos, tener la oportunidad de departir con ustedes, aunque sea por unos momentos.

Solamente para expresarles el reconocimiento al título que obtuvieron el año pasado, el 2 de diciembre del 2012, y que fue una fecha coincidente con el inicio también de esta gestión que ahora encabezo como Presidente de todos los mexicanos.

Eso, sin duda, nos genera una primera identificación y que quiero expresarles en nombre de la afición que les acompaña, que les sigue, la felicitación por el título obtenido.

Sé que estamos retrasados en el momento de vernos. No sé si debiera, pero ya lo tengo que decir, le ganaron al Toluca en aquel entonces, le decía aquí a Jorge Hank, le ganaron.

Por eso, ustedes, y creo que no es secreto, yo como Gobernador y como mexiquense, natural que le fuera al equipo Toluca. Hoy como Presidente de México le voy a todo México y le voy a todos los equipos que juegan dentro de la liga mexicana y le voy a la Selección Nacional.

Podrán entonces pensar que por eso me tardé en que nos viéramos. Pero aquí estamos, y espero que nos volvamos a ver.

Muy fácil. Vuelvan a conquistar otra copa y nos volveremos a ver, si ustedes me lo permiten.

Me dará mucho gusto recibirles.

De verdad que felicito a este equipo, porque es un equipo joven.

He escuchado del capitán del equipo cómo llegan en el 2011 a la Primera División a ser parte de los equipos que están en esta Primera División y muy pronto, a un año, sólo un año después, conquistan este título, este primer gran título.

En verdad, muchísimas felicidades.

Creo que además lo merecen ustedes y lo merece la afición de Tijuana, de Baja California e, insisto, de todos quienes le siguen allá y aquí, y en todo el país.

Lo merecen porque ustedes, al final de cuentas, proyectan también la vitalidad de la juventud, la vitalidad que tienen los jóvenes que se proponen metas arduas, difíciles, pero que están decididas a lograrlo. Y que ustedes, insisto, en muy poco tiempo lograron, realmente, con trabajo, con entrega total, porque además debo decirles que seguí ese partido de futbol, lo recuerdo, lograron realmente conquistar este título.

Quiero decirles que aquí, hace un momento, se comentaba, efectivamente el futbol es, sin duda, el deporte nacional. Es el deporte que no sólo une e identifica a millones de mexicanos, en afición y en la práctica del deporte, sino que une al mundo.

Es, quizá, el Campeonato Mundial de Futbol, una de las pocas disciplinas que organiza un evento con tal relieve y con tal trascendencia cada cuatro años, prácticamente igual que ocurre con las Olimpiadas.

Cada cuatro años hay un Campeonato Mundial de Futbol. Y eso deja ver la trascendencia, el impacto tan relevante que tiene el futbol entre la sociedad de nuestro país, en la sociedad mundial.

Por eso, estamos seguramente hoy los mexicanos, muy animados y muy esperanzados, que no obstante los momentos difíciles que ha enfrentado nuestra Selección Nacional en las últimas semanas, meses, confiamos plenamente.

Y aquí yo quiero convocar a que le demos un voto de confianza a la Selección Nacional, que nos la juguemos con México, que tengamos plena confianza en México. Y estoy seguro que van a sortear este momento adverso que han venido viviendo.

Les damos ese voto de confianza para que, a partir de un cambio, como estoy seguro, ustedes, ustedes la mantuvieran en una actitud positiva, de cambio, de triunfo, de saber que se pueden lograr las cosas, así confiamos en que la Selección Nacional lo haga en todo este proceso de calificación que viene por delante, para participar en la Copa Mundial de Futbol y que tengan, en ese espacio, un gran desempeño.

Todos los mexicanos tenemos esta esperanza. Confiamos en que se logre este primer paso y objetivo de participar en esta competencia mundial y, después, de tener ahí un gran desempeño.

E, insisto, vamos a darles ese voto de confianza. El Presidente de México se la juega con la Selección Nacional, confía en la Selección Nacional.

Y en ese equipo participan jugadores de distintos equipos que participan en la Liga Mexicana de Futbol y que sé que, además de su actitud personal, de su contribución al equipo que hacen con la Selección Nacional, también saben que llevan a cuestas el nombre y la confianza de todo un país.

Y eso es lo que debe alentarles y animarles a poner lo mejor de sí y superar este momento, quizá, adverso que hemos observado en las últimas semanas o en los últimos meses.

Yo tengo plena confianza que la Selección Nacional tendrá un mejor desempeño en los próximos partidos por venir.

Y a los Xolos quiero decirles nuevamente, muchas felicidades.

Insisto. Son ustedes un equipo joven y un equipo que en esa juventud, lograron esta conquista de este título.

Deseo al equipo que vengan mayores glorias, mayores éxitos, mayores triunfos, otros campeonatos.

Y que realmente en el ejemplo que ustedes constituyen para la afición que les sigue, para el lugar que tienen por sede, que es la Ciudad de Tijuana, y que seguro estoy, están provocando mayor afición hacia el futbol en esa parte de nuestro país, se constituyen ustedes en un verdadero ejemplo a seguir.

Un ejemplo de tenacidad, de esfuerzo, de disciplina, de realmente tener muy claras las metas que ustedes se están proponiendo y que lograron, además, acreditar que cuando se quiere, se puede.

Son ejemplo de tenacidad, insisto, y de lo mucho que se puede lograr cuando se tienen claramente fijadas las metas por delante, cuando se tiene rumbo y se tiene, sobre todo, precisión en qué se tiene qué hacer para lograr esa meta.

Por igual lo tenemos en el Gobierno de la República.

En México y para el Gobierno, tenemos nuestros propios desafíos, los que he compartido y señalado en distintos foros y espacios, pero, también, tenemos brújula, tenemos claridad en los objetivos que tenemos que alcanzar y cómo deberemos lograr que las metas trazadas realmente se materialicen.

Y esto ocurre en todas las disciplinas, en el deporte, en la política y en otros ámbitos del quehacer social.

Por eso, me congratulo de poder estar con ustedes.

Sé que debía ya de tiempo atrás la oportunidad de encontrarme con ustedes y que después de varios meses, aquí nos encontramos. Pero que no se olvide y algo que yo celebro y que tendré siempre memoria y en recordación, es que su triunfo y la conquista de este título será justamente o prácticamente al mismo tiempo que este Gobierno estaba iniciando.

Sólo un día antes, el día 2 de diciembre, el día que ustedes conquistaban, estábamos firmando con distintas fuerzas políticas, también, un Pacto por México y eso, sin duda, estaba, nos estaba dando momentos muy alentadores y muy esperanzadores para lograr lo que deseamos para todo el país, mejores condiciones y condiciones de bienestar para todos los mexicanos.

A ustedes en su conquista, de verdad, muchas felicidades, porque sé que ese momento les marcó, les dejó una enorme satisfacción, y un ejemplo de lo que se puede lograr cuando se pone por delante corazón, mente, espíritu de lucha y, sobre todo, la gran fuerza y la capacidad que ustedes demostraron para conquistar este título.

Hoy me da mucho gusto recibirles e, insisto, en esta Residencial Oficial de Los Pinos. Tener la oportunidad de conocerles personalmente, de estrechar su mano y de desearles mayores éxitos. Qué les vaya muy bien.

Y que sigan siendo ejemplo para no sólo su afición, sino allá en el Norte del país, en Tijuana y para todo Baja California, y toda la región Norte del país sigan siendo gran ejemplo para los jóvenes, para la juventud de que es en la práctica del deporte, cualquiera que sea, ustedes en el futbol y en cualquier otra disciplina deportiva, siga siendo una forma, un hábito de vida que vaya cultivando el espíritu, la mente y que eso, a final de cuentas, permita a cada mexicano la conquista de sus propios sueños, sus propios anhelos.

Muchas gracias por el ejemplo que ustedes se constituyen para muchos mexicanos. Insisto, les deseo mayores éxitos y gracias por la oportunidad que hoy le dan al Presidente de la República, de poder estar entre ustedes, de poderles saludar y de desearles mayores glorias.

Muchísimas felicidades.