Señoras y señores.

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

Saludo y agradezco la presencia de muy distinguidas personalidades vinculadas a la construcción, a la vivienda.

De los Gobernadores del Estado de Aguascalientes y de Querétaro, cuya responsabilidad dentro de la Conferencia Nacional de Gobernadores les vincula a este sector.

A Senadoras y Senadores de la República vinculados a comisiones que tienen que ver con el trabajo y el desarrollo de temas como el que hoy nos ocupa.

A dirigentes de distintas organizaciones sindicales, de asociaciones, de colegios, de profesionistas, de ingenieros, de arquitectos, de distintas profesiones vinculadas a este sector.

A presidentes y miembros de distintas organizaciones financieras que están vinculados al desarrollo de este sector.

A representantes de distintas empresas vinculadas a la construcción en nuestro país.

A todas y a todos agradezco su presencia.

Me da mucho gusto saludarles esta mañana, en el inicio de esta semana. Y, sobre todo, poder compartir con ustedes un tema que es fundamental. Cuál será la política que el Gobierno de la República tenga en materia de vivienda.

Cuáles son las definiciones que estamos haciendo y, sobre todo, cómo nos estamos organizando y cómo queremos trabajar en sincronía con los otros órdenes de Gobierno.

Desde el inicio de esta Administración, el Gobierno de la República ha estado comprometido con un propósito fundamental, que es lograr un México próspero, un México de mayor desarrollo, pero, sobre todo, un México en el que la norma escrita en nuestra Carta Magna, en todos los derechos que consagra y, entre ellos, justamente, el que tiene que ver con el darle vivienda digna a todos los mexicanos, se cumpla, se materialice.

Éste es uno de los propósitos fundamentales de esta Administración, impulsar las acciones, acelerar los pasos en todo lo que permita garantizar el pleno derecho de todas las garantías, de todos los beneficios que nuestra Constitución consagra para todos los mexicanos.

Hoy, estamos aquí para presentar los elementos de la Política Nacional de Vivienda que conducirá los esfuerzos públicos y privados los siguientes años.

Se trata de un nuevo modelo enfocado a promover el desarrollo ordenado y sustentable del sector; a mejorar y regularizar la vivienda urbana, así como a construir y mejorar la vivienda rural.

Mover a México hacia el futuro es lograr que las familias de nuestro país cuenten con la posibilidad real de acceder al elemento más importante de todo patrimonio: Su casa.

Son cuatro las estrategias de esta nueva política.

Primera. Lograr una mayor y mejor coordinación interinstitucional. La alineación de programas y acciones en materia de tierra, financiamiento y vivienda, es esencial para el éxito y viabilidad del sector.

Por ello, se ha determinado que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, ahora conocida como la SEDATU, sea la instancia coordinadora de la política de vivienda en nuestro país y presida, además, la Comisión Intersecretarial en la materia.

Igualmente, de ahora en adelante, con base en el acuerdo publicado este día en el Diario Oficial de la Federación, la Comisión Nacional de Vivienda, CONAVI; la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra, CORETT, y el Fideicomiso Fondo Nacional de Habitaciones Populares, FONHAPO, serán sectorizados y coordinados por la SEDATU.

Asimismo, esta Secretaría suscribirá convenios de coordinación con el INFONAVIT, con los gobiernos estatales, así como con las autoridades municipales de al menos las 60 ciudades con mayor peso y crecimiento poblacional.

El propósito de todo esto es contar con estrategias, mecanismos de gestión y criterios unificados en materia de vivienda.

Segunda estrategia. Transitar hacia un modelo de desarrollo urbano sustentable e inteligente.

El Gobierno de la República hará uso del financiamiento de vivienda para orientar el desarrollo territorial y urbano del país.

Éste es, quizá, el instrumento más importante del que dispone y con el que cuenta el Gobierno de la República, y el que habrá de usar, precisamente, para orientar la política de desarrollo urbano.

Las ciudades, todos los sabemos, han crecido en forma desordenada, sin planeación integral. Y esto ha provocado la expansión descontrolada de las manchas urbanas, restándoles competitividad y sustentabilidad.

Para frenar esta tendencia, los créditos y subsidios del Gobierno de la República serán reorientados al fomento del crecimiento urbano ordenado.

El financiamiento público contribuirá a elevar la calidad de vida dentro de las ciudades, promoviendo el rescate de espacios urbanos, la redensificación, así como la construcción de viviendas verticales y desarrollos certificados.

Hay que reconocer que, hoy en día, somos más y tenemos que organizarnos y ordenar las cosas para que podamos vivir de manera digna y de forma sustentable.

Tenemos que evitar la expansión de estas manchas urbanas, que hacen prácticamente, hoy en día, inviable e insostenible para muchas familias, tener que trasladarse a sus lugares de residencia a grandes distancias, con problemas y carencias de servicios básicos, como el transporte, seguridad y, sobre todo, las muchas horas que dedican para poder ir y regresar a sus lugares de residencia.

La tercera estrategia. Es reducir, de manera responsable, el rezago de vivienda.

Aún existe en nuestro país una gran demanda de vivienda. Al día de hoy, el rezago estimado es de aproximadamente nueve millones de casas. Además, en las próximas dos décadas, el bono demográfico seguirá estimulando la demanda de nuevas construcciones.

Para atender la dinámica poblacional, este año el Gobierno de la República tiene contemplado impulsar más de un millón de acciones de lotificación, construcción, y ampliación y mejora en hogares, tanto en campo como en ciudades.

De este millón de acciones, más de 500 mil corresponderán a nuevas construcciones. Igualmente, se aplicarán políticas públicas que, además de su propósito social, contribuirán a dinamizar este importante sector de la economía.

Se fortalecerá el papel de la banca privada en el otorgamiento de créditos a la vivienda. Se incrementarán los apoyos para la adquisición de vivienda de las mujeres y hombres que forman parte de las Fuerzas Armadas del país, y de las agrupaciones policiacas.

En este sentido, he girado instrucciones al titular de esta nueva Secretaria, la SEDATU, para que en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público puedan instrumentar un nuevo mecanismo de seguridad social y, de manera particular, enfocado a la adquisición de nueva vivienda, para que policías, tanto Federales, estatales y municipales; aquellos buenos elementos, buenos servidores públicos que cumplan con su tarea de cuidar y de velar por la seguridad de los mexicanos, puedan tener mecanismos de más fácil adquisición de una vivienda para ellos y para sus familias.

Y finalmente. Se diseñarán mecanismos de acceso para empleados estatales y municipales al mercado de créditos, a fin de que cuenten con mayores posibilidades para adquirir o mejorar su vivienda.

Y por último. La cuarta estrategia. Es procurar una vivienda digna para todos los mexicanos. Una vivienda se convierte en un mejor hogar cuando es cómoda y tiene los servicios básicos, cuando ayuda a elevar la calidad de vida de quienes la habitan.

Por ello, estamos decididos a impulsar mayores acciones de créditos y subsidios para el mejoramiento y ampliación de vivienda, tanto en el medio urbano como en el medio rural.

Y, en concreto, se habrán de realizar más de 320 mil acciones de mejoramiento a la vivienda. Para el caso específico del campo, se realizarán más de 97 mil acciones en materia de vivienda rural.

Estas acciones de ampliación y mejoramiento de vivienda serán focalizadas de manera prioritaria en las áreas estratégicas que prevé la Cruzada Nacional contra el Hambre. A esos 400 municipios que este Programa prevé, donde se encuentra una doble condición lamentable entre los mexicanos, la pobreza extrema y la carencia alimentaria.

Y está orientado, precisamente, en un primer orden, a ir a los 400 municipios de ámbito urbano y rural, pero que concentran una mayor población, para que las acciones que desarrollemos puedan tener un impacto mucho más extensivo, más amplio, en beneficio de 7.4 millones de mexicanos que enfrentan esta condición.

Y este Programa Nacional de Vivienda tiene por propósito alinearse a esta política de auxilio, de atención inmediata por parte del Gobierno de la República a los mexicanos que viven en esta condición.

Y de igual forma, hay que decir que alineado a esta acción, está el Programa de Prevención del Delito, porque hemos señalado que la mejor manera de combatir al crimen organizado, de combatir los delitos que más lastiman la convivencia social, sin duda, es a través de la prevención. Y eso significa cambiar el entorno, cambiar las posibilidades de desarrollo individual que hay entre los mexicanos.

Estos tres programas estarán debidamente alineados a las acciones que tengan todas las dependencias gubernamentales. Y este programa, esta Política de Vivienda Nacional, por supuesto que también cabe y entra dentro de esta alineación, que está focalizada a lograr un mayor desarrollo y condiciones de mayor bienestar a donde más se necesita.

También, desarrollaremos, a partir de este año, un Programa de Mejoramiento de la Vivienda en Unidades Habitacionales. Con ello, habré de dar cumplimiento a uno de los compromisos que específicamente aquí, en la capital del país, llevé a cabo y realicé, que es ocuparnos de acciones que estén orientadas a arreglar y a mejorar la vivienda de las unidades habitacionales.

Queremos que el mejoramiento de sus viviendas sea motivo de orgullo y de identidad, que sirva para incentivar la cohesión social, prevenir el delito y elevar el valor de su patrimonio. Esto es lo queremos, en el entorno social en el que queremos vivir.

Y para asegurar una vivienda digna a los mexicanos, instruyo dos acciones específicas, además de las ya acordadas e instruidas al titular de la SEDATU:

Primero. Coordinar con los Organismos Nacionales de Vivienda una estrategia que permita alcanzar la meta de que toda la vivienda popular financiada o subsidiada por el Estado cuente, con al menos, dos espacios, dos recámaras, y se evite tener espacios muy reducidos para las familias mexicanas.

Y segunda instrucción. Asegurar que el desarrollo urbano se dé en condiciones de equilibrio con el sector rural y con respeto al medio ambiente, y a nuestros recursos naturales.

Señoras y señores:

Contar con una vivienda digna es uno de los sueños más anhelados de toda familia mexicana, de todos los mexicanos. Asegurar que todos los hogares de México cuenten con infraestructura adecuada y servicios básicos, como electricidad, agua entubada, drenaje, piso firme, será una de las principales responsabilidades de este Gobierno.

El sector vivienda es uno, y así lo reconozco y lo reconoce este Gobierno, es uno de los motores del mercado interno y palanca del desarrollo nacional; es fuente generadora de empleos y promotor del crecimiento económico, que es uno, también, de los ejes fundamentales para esta Administración.

Por eso, queremos apoyar y respaldar mayores acciones para la vivienda, que estén ahora alineados a esta política y a esta visión, que aquí, de manera amplia, he señalado ante ustedes.

Desde el Gobierno de la República, les aseguro que habrá certeza absoluta para todos los actores de este importante sector, a través de reglas claras, políticas congruentes y acciones focalizadas.

De eso se trata este evento, de brindarle certidumbre y transparencia al sector de la vivienda. Y es importante que sepan lo que ustedes pueden esperar del Gobierno de la República.

El tren de la vivienda continuará su marcha. Su transición a este nuevo modelo que he descrito será gradual.

Somos conscientes, este Gobierno lo es, de que la industria de la vivienda requiere de hacer ajustes estructurales, por lo que habremos de establecer, para impulsar esta política que he compartido con ustedes, un periodo de transición de hasta 24 meses, para que todos los actores puedan realizar los cambios necesarios, que se ajusten y se adecúen a esta visión y a esta política que he compartido con ustedes.

Para 2013 se aplicarán las reglas de operación vigentes, y con toda antelación y de manera oportuna, se darán a conocer las reglas de operación para el año 2014.

Tengo plena confianza de que esta nueva política comenzará una nueva etapa de logros y grandes éxitos para el sector y para todo México.

Trabajando juntos podremos construir, entre todos, ciudades dignas, viviendas con espacios suficientes y con una infraestructura básica de servicios que permitan elevar la calidad de vida entre los mexicanos.

Juntos, podemos lograr este nuevo modelo de desarrollo urbano, consolidando nuestras ciudades; creciendo, especialmente, de manera vertical y construyendo en armonía con el medio ambiente.

Estoy seguro de que todos, juntos, podemos hacer del derecho a la vivienda digna y decorosa, como lo marca nuestra Constitución, una realidad para todos y cada uno de los mexicanos.

Por eso, aprecio la presencia de todos ustedes. Agradezco el que sean parte de esta política y de esta visión que hoy el Gobierno de la República ha querido compartirles para impulsar vivienda digna para todos los mexicanos.

Muchas gracias.