-MODERADOR: Para moderar este evento, tiene la palabra el licenciado Roberto Campa Cifrián, Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.

-SUBSECRETARIO ROBERTO CAMPA CIFRIÁN: Señor Presidente de la República; señor Gobernador; señores Secretarios; señora Presidenta.

Permítame, señor Presidente, antes de comenzar la reunión, agradecer la presencia de estas mujeres y de estos hombres.

En primer lugar. Agradecer la presencia y la representación de mujeres y hombres de Aguascalientes. De mujeres y hombres que representan a los distintos sectores de este estado y esta ciudad que, en materia de seguridad, trabajan tanto en la atención de los factores institucionales, la policía, la Procuraduría, la justicia, las cárceles, como de manera muy importante en los programas de prevención social de las violencias.

También, agradecer la presencia de un conjunto de mujeres y de hombres que vienen hoy, de la Ciudad de México, entre los que destaco a la Representante en México de la Oficina de las Naciones Unidas, del PNUD, de la Organización Mundial de la Salud, de USA, de empresarios, de organizaciones empresariales con presencia nacional, aliados importantes en este programa para ser capaces de generar opciones y oportunidades en el país, particularmente, en las regiones y en los municipios estratégicos.

La presencia de representaciones sociales, de gente que ha avanzado, en muchos casos, más que el Gobierno; en muchos casos, solos en muchos casos, a contrapelo del Gobierno, para poner a la prevención en el centro, en el eje de la política pública. Agradecemos la presencia de todas y de todos ustedes.

La presencia, también, de representantes de medios de comunicación, de organizaciones de medios de comunicación, que serán tan importantes, que habrán de ser claves, también, para el desarrollo de este programa.

Para comenzar con esta reunión, tiene el uso el uso de la palabra la Presidenta Municipal de Aguascalientes, Lorena Martínez.

-PRESIDENTA MUNICIPAL, LORENA MARTÍNEZ: Gracias.

Con el permiso de nuestro Presidente, licenciado Enrique Peña. Es un gusto recibirlo aquí, en su casa, en Aguascalientes.

Saludo con respeto al ingeniero Carlos Lozano, Gobernador Constitucional de Aguascalientes.

Recibimos con afecto, reconocimiento y gratitud a las y los Secretarios de Estado que hoy nos acompañan.

Es un gusto recibirlos a todos aquí, en Aguascalientes.

Al Gobernador de Chihuahua, licenciado César Duarte, le saludo con cariño; a las y los Presidentes Municipales que hicieron un esfuerzo el día de hoy, para estar aquí, con nosotros.

Gracias por este esfuerzo y por su presencia.

Muchas gracias a los académicos, luchadores sociales, representantes de la sociedad civil y empresarios que, por años, han esperado el momento de que este país cuente con una política pública nacional para combatir con éxito el flagelo de las violencias y el delito.

Sabemos que la seguridad no se da por generación espontánea; se coproduce de mano de la participación ciudadana. Por eso, la importancia de su presencia.

Señoras y señores.

Amigas y amigos todos:

Quiero, en primer término, darles la más cordial bienvenida a la ciudad de todas y todos: Aguascalientes; la tierra de la gente buena que trabaja con intensidad día a día para estar a la altura del país que queremos construir.

Felicito al Presidente Enrique Peña Nieto por haber tomado la valiente decisión de reencausar la estrategia nacional de Seguridad que se ha venido siguiendo en los últimos años.

Por romper el paradigma de la seguridad pública y transitar al de la seguridad ciudadana. Esto es poner en el centro de la estrategia a las y los ciudadanos de México, especialmente a los jóvenes.

Lo felicito, también, por comprender con esa sensibilidad que le caracteriza, que la prevención social es el principal instrumento para construir comunidades más cohesionadas y seguras, en donde el desarrollo de cada persona y el respeto de sus derechos humanos es lo fundamental.

Nuestra experiencia en Aguascalientes, nos ha convencido de que la prevención social es el camino adecuado.

Desde hace dos años, amigas y amigos, la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal planteó ante el Pleno del Consejo Nacional de Seguridad, la urgencia de una política integral que atendiera el problema de las violencias y el delito desde su multicausalidad, desde la raíz.

Quienes por nuestro trabajo estamos día a día en contacto con la gente, recorriendo barrios y colonias, ejidos y comunidades, nos damos cuenta perfectamente qué tan diversos son los factores que inciden en que una comunidad sea o no violenta.

Marginación y pobreza, no sólo material, sino espiritual; carencia de oportunidades de desarrollo personal, desintegración familiar y ausencia de valores; hacinamiento y entornos urbanos carentes de dignidad, de espacios públicos adecuados para la convivencia familiar y comunitaria; tejido social roto y falta de solidaridad. Y, por supuesto, impunidad y su inmediata consecuencia: la corrupción.

Hay que tener muy claro que estos factores causales no se van a resolver sólo con una estrategia policial. Las experiencias mundiales nos han demostrado que la contención y el control sin prevención, son un error. Es apostarle a la muerte y no a la vida.

También, por otro lado, sabemos que prevención sin control, es ingenuidad. Por lo que no podemos bajar la guardia en todos los esfuerzos que hacemos permanentemente por contar con mejores instituciones policiales. Sin duda, ambas estrategias deberán complementarse en un ejercicio equilibrado.

Por ello, celebro que en este día se den los primeros pasos para implementar el Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, con la instalación de la Comisión Intersecretarial, integrada por tan importantes dependencias que darán respuestas articuladas e integrales a esta problemática.

A nombre de las y los Presidentes Municipales representados en la Conferencia, le ratificamos, señor Presidente, nuestra determinación de apoyar los lineamientos y estrategias que, para lograr un México seguro, nos marca el Gobierno Federal que usted encabeza.

Somos más, muchos más las y los que queremos vivir en paz. Gracias por devolvernos la esperanza. Gracias por encabezar una política de Estado que nos devuelve la confianza.

Muchas gracias, señor Presidente.

-SUBSECRETARIO ROBERTO CAMPA CIFRIÁN: Se encuentran, también presentes, los Presidentes Municipales de la mayor parte de los municipios donde habrá de focalizarse el programa.

El día de ayer, se publicó en el Diario Oficial el Acuerdo por el que se crea, con carácter permanente, la Comisión Intersecretarial para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia.

El Artículo 1 Primero Transitorio del Acuerdo, dice que entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, o sea, el primer minuto del día de hoy.

Y el Artículo Segundo, dice que la Comisión deberá quedar instalada dentro de los 30 días hábiles siguientes a la entrada en vigor del presente acuerdo.

12 horas después de la entrada en vigor, se instala con este evento la Comisión Permanente Intersecretarial para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia.

Corresponde el uso de la palabra al señor Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

-SECRETARIO MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG: Muy buenos días a todos.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Gobernador Carlos Lozano de la Torre; señor Gobernador de Chihuahua. Gracias por estar aquí.

Señora Presidenta Municipal, Lorena Martínez Rodríguez; señores Presidentes Municipales. Como lo hizo la Presidenta Municipal, gracias por hacer el esfuerzo, no sólo de estar aquí, sino de aportar para ser parte de este gran e importante programa.

Señoras y señores:

Hoy, muchos de los problemas que tenemos como Nación tienen su origen y solución en lo local, en barrios, comunidades y pueblos que por su convivencia cotidiana y el tejido de relaciones que ahí se establecen, reproducen las condiciones de desarrollo de conductas individuales.

Hay factores de riesgo que inciden en condiciones que favorecen la violencia, la desigualdad, deterioran la cohesión social y afectan el entorno familiar.

Un ejemplo, tal vez, que hay que destacar, cuando revisamos la escolaridad de los delincuentes, cuando se les detiene, se ve que a veces alcanzaron la secundaria y, tal vez, sólo la primaria.

Cuando se ve el por qué no terminaron o siguieron estudiando, se encuentran factores en esas razones del abandono el que tenían problemas auditivos o de visión. Nos encontramos, entonces, entre otras muchas otras razones, que, tal vez, unos lentes entregados a tiempo a ese niño, hubiera cambiando su destino entre ser un hombre de bien o estar hoy detenido por haber cometido algún delito.

Por ello, estos factores deben ser atenidos si queremos evitar el círculo perverso que propulse conductas ilícitas.

Hoy, los gobiernos pueden hacer muy poco si no escuchan e involucran a los ciudadanos. La inclusión de la sociedad es una prioridad. Es la gente la que mejor conoce e identifica las oportunidades, las amenazas, las problemáticas y las preocupaciones ahí, en donde habita. Y es la misma gente la que, también, sin duda, si se le incluye, aporta las soluciones.

Para el Gobierno que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto, queda claro que es escuchando e involucrando, bajo un esquema de corresponsabilidad, a los ciudadanos y, por supuesto, a las organizaciones sociales, como se fortalecen y hacen eficaces las políticas públicas.

De los ciudadanos vino el reclamo de un México en paz, que el Presidente de la República, el 1 de diciembre, convirtió en uno de los principales ejes de su Gobierno.

Ese mismo día, anunció, como su primera decisión presidencial, un programa nacional, con lo que mostró su decisión y un cambio notorio en la estrategia de seguridad pública.

Por ello, hoy, presentamos el Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y de la Delincuencia. Se trata de la primera política de Estado, que pone al ciudadano y a nuestros jóvenes en el centro de la seguridad y el desarrollo social, colocando a la prevención y a la participación ciudadana como pilares para alcanzar el objetivo final de tener un México en paz.

A diferencia de lo que hemos venido experimentando en nuestro país, esta estrategia trabajará en la seguridad y convivencia ciudadana. Identificará causas y factores de riesgo que generan violencia y delito, ya comentadas, colonia por colonia, impactando negativamente en nuestras comunidades.

Se trata, entonces, de reconstruir el tejido social, de generar condiciones de bienestar en la sociedad que la fortalezca. Es bien sabido que mientras más fuerte es la sociedad, menos policías hacen falta.

El Plan es coordinado y sumando esfuerzos, mediante intervenciones precisas de los tres niveles de Gobierno y con la participación de la sociedad. Es con ello que podremos atacar con eficacia las razones que provoquen que nuestros jóvenes dejen la escuela y decidan buscar falsas oportunidades de futuro en el crimen y la violencia

Es con ello, que nuestros campesinos cuenten con mejores condiciones no sólo de producción, sino de vida comunitaria y desarrollo familiar. Que los conflictos se resuelvan mediante el diálogo y el acuerdo, fomentando una cultura de paz y respeto a la ley.

Que nuestras madres sepan que sus hijos juegan seguros en parques y calles recuperadas, con alumbrado e instalaciones deportivas y culturales adecuadas. Que cuentan con el apoyo de sus autoridades para que ellas y sus familias tengan acceso a mejores servicios de salud y educación.

El Programa Nacional de Prevención Social parte de un trabajo integral que articula en una Comisión Intersecretarial los esfuerzos de nueve Secretarías del Gobierno Federal, que junto a los gobiernos locales y a las comunidades, desarrollarán acciones concretas, medibles y evaluables, evitando duplicidades, haciendo más eficiente el uso de los recursos públicos.

Trabajaremos a nivel nacional con una gran campaña que promueva la cultura de la paz, con cuatro estrategias iniciales:

Prevención de la violencia en el ámbito escolar.

Prevención de adicciones.

Prevención de la violencia familiar y detección temprana de problemas conductuales y de aprendizaje.

Se realizarán intervenciones en 251 municipios y delegaciones donde se aplica el 20 por ciento de recursos de apoyo municipal para la seguridad, orientado a la prevención del delito.

El Programa se focalizará en 100 municipios con las estrategias coordinadas por las Secretarías Federales. Y en 47 municipios, dos delegaciones y siete zonas metropolitanas, fortaleceremos con recursos nuevos, frescos, que permitan realizar planes específicos a la medida y circunstancia por cada entidad.

Resumo.

Es un plan que tiene la coordinación como factor principal. Explico algunas de las acciones que cada dependencia desarrollará de manera coordinada:

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Se encargará de dar seguimiento al Presupuesto programado de 118 mil 800 millones de pesos para la prevención social de la violencia.

En este sentido, vigilará que los recursos públicos se utilicen en forma eficiente, transparente y con rendición de cuentas.

La Secretaría de Desarrollo Social. Focalizará programas para los municipios vulnerables, contribuyendo a que las familias en extrema pobreza salgan de esta situación con programas de gran alcance, como la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Capacitará y apoyará a los jóvenes y a la sociedad civil para que puedan organizarse y contribuir con sus comunidades.

Apoyará a madres solteras, a las que trabajan, a las que buscan empleo, brindando subsidios a los servicios de cuidado y de atención para sus hijos.

La Secretaría de Educación. Promoverá el acceso a la educación de calidad, ampliando cobertura y horarios en zonas vulnerables. Participará en la prevención de conductas violentas y adicciones en el ámbito escolar, implementando estrategias que eviten la deserción escolar. A través del arte y el deporte, trabajará con niños y jóvenes para enfrentar factores de riesgo y promover la cultura de la paz.

La Secretaría de Salud. Trabajará en la prevención y tratamiento de las adicciones, en la detección oportuna para limitar los daños a la salud física, mental y emocional de la población afectada por la violencia. Y promoverá el acceso y la atención de calidad en salud.

La Secretaría de Economía. Impulsará el desarrollo productivo en las regiones que hayan sufrido un proceso de descomposición social y económica en los últimos años, a causa de la inseguridad, generando oportunidades, especialmente para los jóvenes.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Promoverá una movilidad segura, impulsando la recuperación de carreteras y caminos. Por medio de empleo temporal, contribuirá a la generación de fuentes de ingreso en grupos vulnerables. Ampliará el acceso a vías de comunicación en comunidades afectadas por la violencia.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Fortalecerá la cohesión social con políticas, programas y acciones que promuevan el empleo formal, que genere oportunidades laborales y aseguren un ingreso digno en los territorios y poblaciones de interés por su vulnerabilidad.

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano. Entre una de sus tareas más importantes, destaca el rescate del espacio público en compañía de la población para generar sentido de pertenencia e identidad en las comunidades.

Apoyará a las zonas urbanas marginadas y áreas de pobreza, inseguridad y violencia social con obras y acciones. Contribuirá con capacitación, autoempleo y proyectos productivos en núcleos agrarios generando mayores capacidades locales.

La Secretaría de Gobernación, encabeza la Comisión Intersecretarial y es responsable de coordinar el diseño, instrumentación y articulación de las políticas de prevención de la violencia y la delincuencia a nivel nacional.

Contribuirá en la promoción de los derechos humanos y la cultura de la legalidad, coadyuvando en los procesos de empoderamiento y participación ciudadana y buscando el desarrollo integral de los jóvenes y su entorno, entre otras tareas.

Éstas, son resumidas las líneas de trabajo de las nueve Secretarías. A ellas se sumarán los esfuerzos de Gobernadores, Presidentes Municipales, organizaciones de la sociedad civil y del sector privado.

Señoras y señores:

Que quede claro: El Estado reafirma su responsabilidad de perseguir a los delincuentes y castigarlos para preservar la paz y la convivencia.

Es un Mandato de Ley y una convicción del Gobierno que encabeza el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Estamos convencidos que el combate y el castigo por sí solos, no resuelven el problema.

Por ello, es la instrucción del Presidente trabajar en ampliar los espacios y mecanismos para que la sociedad organizada haga suyo este programa, participando en el diseño, implementación y evaluación de las políticas públicas de prevención.

Se privilegiará la participación de los municipios adecuando el programa a las características, identidad, circunstancias sociales, culturales y económicas de cada comunidad.

Para ello, se harán diagnósticos participativos y se abordará la problemática de la violencia y la delincuencia desde un enfoque humanista y de derechos.

Se promoverán proyectos socioproductivos que impulsen alternativas de desarrollo económico, se implementará un programa de diseño de proyectos de urbanismo social e infraestructura, rescate, revitalización y apropiación de espacios para la vida comunitaria, desarrollo urbano y movilidad.

Se articularán las acciones siempre considerando a las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y a los ciudadanos como agentes participativos de esta gran transformación social en lo local, y como aliados estratégicos en la puesta en marcha de acciones a nivel nacional.

La salud y la educación, el combate a las adicciones y el empleo, son los mejores instrumentos que tenemos para garantizar bienestar y desarrollo, alejar a la sociedad de la violencia y dar los resultados que los ciudadanos esperan de nuestra democracia.

El objetivo es devolver la esperanza a los jóvenes, a los hombres y mujeres que esperan que regresemos la seguridad y el desarrollo a sus comunidades.

Recordemos que la paz se construye y se promueve con desarrollo, educación, empleo, salud, democracia, derechos humanos, rendición de cuentas, transparencia y el respeto al Estado de Derecho.

Necesitamos un gran movimiento por un México en paz, que parta de prevenir la violencia y el delito. A ello, convocamos el día de hoy.

Construir la paz y la tranquilidad es tarea de todos y uno de los objetivos centrales del Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto.

Imaginemos el futuro de México, nuestro futuro. Un futuro con comunidades fuertes, con lazos de confianza, solidaridad y cooperación de unos con otros. Un México sin violencia. Un México en paz.

Muchas gracias.

-SUBSECRETARIO ROBERTO CAMPA CIFRIÁN: Hace uso de la palabra Suhayla Bazbaz, fundadora y Directora General de Educación Comunitaria e Innovación Social. Ella coordinó la Mesa de Inclusión Social y Cohesión Comunitaria de la Cumbre Ciudadana; coordinó el Proyecto Ciudad Juárez y El Paso: las Caras de la Interacción; y convocó y dirigió el Foro sobre El Reconocimiento de la Diversidad a Través de las Políticas Públicas, reconocido como Buena Práctica Global, en el British Council.

-C. SUHAYLA BAZBAZ: Gracias, señor Subsecretario.

Buenos días.

Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; Gobernador Constitucional del Estado de Aguascalientes, ingeniero Carlos Lozano de la Torre; Presidenta Municipal de Aguascalientes, licenciada Lorena Martínez Rodríguez; Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua, licenciado César Duarte; Presidentes Municipales; representantes de organismos internacionales; colegas de organizaciones de la sociedad civil; víctimas; ciudadanas y ciudadanos.

Quiero compartirles cómo imagino el futuro de México.

Imagino un país donde conozcamos nuestros derechos y cumplamos nuestros deberes. Donde ratifiquemos el pacto social en la vida cotidiana. Donde defendamos la igualdad de las personas en dignidad y en derechos, y celebremos la diversidad de nuestras características, preferencias, identidades y estilos de vida.

Imagino un país donde interactuemos con quienes tenemos similitudes y con quienes tenemos diferencias. Donde los mercados, las plazas, los parques, los metros, los vagones, los ciclopuertos, los museos, sean espacios para lo público y centros para la comunidad.

Imagino un país donde participemos en los asuntos públicos, a través de organizaciones de la sociedad civil, o de asociaciones deportivas, artísticas, culturales, gremiales, religiosas, filantrópicas, políticas y de voluntariado.

Donde nos coordinemos y colaboremos para resolver los aspectos negativos de nuestra sociedad, pero también, para capitalizar los aspectos positivos que tenemos.

Imagino un país al que nos sintamos orgullosos de pertenecer, donde nos identifiquemos con nuestra cuadra, con nuestra colonia, con nuestro barrio, con nuestra calle. Donde aprendamos que no tienen que perder unos, para que ganen otros. Donde la regla sea la confianza entre las personas y en las instituciones. Y donde hablemos con desconocidos para convertirlos en conocidos.

Imagino un país donde todas y todos tengamos opciones de vida no violentas. Donde la infancia, las juventudes, las mujeres, los migrantes, puedan satisfacer sus necesidades y sus aspiraciones.

Imagino un país donde nadie sea criminalizado, estigmatizado, discriminado u olvidado. Imagino un país donde se presuma la inocencia y se demuestre la culpabilidad. Donde las víctimas directas e indirectas de la violencia y la delincuencia tengan atención integral y reparación del daño.

Imagino un país donde la violencia física, sexual, verbal, patrimonial, psicológica, de género, por homofobia, feminicida, institucional, donde la violencia criminal no dicten la dinámica en nuestra casa, en nuestro trabajo, en nuestras escuelas, en nuestras calles.

Imagino un país donde el combate, persecución y sanción de los delitos tenga el mismo peso que la prevención de las causas de la violencia y la delincuencia, donde se asegure tanto la seguridad pública como la seguridad ciudadana.

Imagino un país donde ninguna gente, legal o ilegal, suplanta al Estado, porque el Estado no deja espacio para que lo suplanten.

Un país donde la seguridad no sólo se garantiza con la fuerza policial y militar, sino con la política social, con la política económica, con la política laboral, con la política cultural.

Imagino un país que invierte en la seguridad y no sólo que gasta por la inseguridad. Un país donde aceptamos que estamos más seguras y seguros, no cuando nos aislamos, sino cuando construimos nuestra comunidad, cuando ejercemos nuestra ciudadanía, cuando contribuimos a que todas y todos alcancen su máximo potencial, cuando fortalecemos la cohesión comunitaria. Porque sin cohesión comunitaria no hay prevención, y sin prevención no hay seguridad.

Sólo podremos garantizar la consecución del México que imaginamos y del México que queremos si lo construimos en el presente, si planeamos, si prevemos, si prevenimos.

Sólo aseguraremos la vida y el patrimonio de las personas y las comunidades si ponemos a esas personas y a esas comunidades en el centro de la política pública, como eje del Estado y de sus instituciones.

Sólo seremos eficaces si aseguramos que los resultados que obtengamos en el corto plazo, sean sostenibles en el mediano y en el largo plazo.

Por ello, celebro la instalación de la Comisión Intersecretarial y los primeros pasos del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia que, como instrumentos de política pública, materializarán el cambio de paradigma que anunció el Presidente en la segunda Sesión Extraordinaria, al Consejo Nacional de Seguridad Pública, y que se refleja en la política de Estado por la seguridad y justicia de los mexicanos.

Por ello, también colaboramos a solicitud de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana, de la Secretaría de Gobernación, en el diseño de una metodología basada en estadísticas para identificar a los ámbitos de intervención del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia.

Esta metodología se creó a partir de una base de datos municipales, generada por Cohesión Comunitaria e Innovación Social y por Fundación Este País, dos asociaciones civiles, en el marco de la Estrategia Nacional de Capacidad Institucional para fortalecer la cohesión comunitaria en el ámbito local, que se centra en 210 municipios que concentran al 64 por ciento de la población.

Los datos que utilizamos se basan en información pública y oficial disponible, sobre todo, en la generada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el INEGI, el CONEVAL, CONAPO y el Sistema Nacional de Información Municipal.

Explicaré brevemente la racionalidad de los dos ámbitos de intervención, aclarando que la lista final, o la lista definitiva de los municipios y la metodología detallada, serán publicados en los lineamientos al respecto.

Son cuatro ejes o ámbitos de intervención. El ámbito más amplio es el nivel nacional, en donde van a operar las cuatro estrategias que ya se mencionaron. El siguiente, nivel son los 251 municipios donde opera SUBSEMUN.

Y ahora me voy a explicar los otros dos ámbitos de intervención que son los ámbitos en donde participamos. Y me voy de lo particular a lo general:

Sobre el primer ámbito de intervención. De conformidad con lo dispuesto en el Presupuesto de Egresos de la Federación, se seleccionó a las demarcaciones del primer ámbito de intervención conforme a criterios de elegibilidad relacionados con la población, la criminalidad y la cobertura territorial.

Las 57 demarcaciones están conformadas por 48 municipios, dos delegaciones y siete zonas metropolitanas. Ahí, habitan 39 millones de personas cuya vida y patrimonio han sido amenazados con más de siete mil 700 homicidios dolosos, y más de 91 mil robos con violencia. Ahí, en este primer ámbito de intervención, se concentran cuatro de cada 10 homicidios dolosos y cuatro de cada 10 robos con violencia.

Entre las demarcaciones que seleccionamos están los 20 municipios de más de 100 mil habitantes con mayor número de homicidios dolosos, 15 de los municipios con mayor número de robos con violencia, 16 municipios con la mayor tasa de homicidio doloso y 10 municipios con la mayor tasa de robo con violencia.

Están, también, los 11 municipios con mayor población, con más de un millón de habitantes, entre uno y tres municipios por cada entidad federativa, y entre 12 y 17 municipios por cada una de las cinco regiones que se establecieron para la política de Estado de justicia y seguridad.

Sobre el segundo ámbito de intervención. Agregamos a las 57 demarcaciones, 44 municipios, que tienen tasas importantes de homicidio y de robo, pero, sobre todo, que tienen factores de riesgo que generan la violencia y la delincuencia.

Consideramos, dándoles el mismo peso a los delitos y a los factores de riesgo, consideramos factores como la pobreza, la desigualdad, el desempleo, la deserción escolar, la vulnerabilidad, el acceso a servicios públicos básicos y la calidad y el espacio en la vivienda.

También, consideramos variables que son positivas, como un alto porcentaje de población joven o un alto porcentaje de hogares con jefatura femenina, pero que en ausencia de políticas públicas adecuadas se pueden convertir en un riesgo.

Son 23 variables, a cada una de ellas le dimos una ponderación y creamos un ranking de entre cero y 100 por ciento.

Los municipios que se unen a las demarcaciones del primer ámbito de intervención para integrar este segundo nivel de intervención, son aquellos que encabezan la lista no sólo porque son inseguros en términos de homicidios o de robo, sino porque tienen los factores de riesgo que nos pueden poner en aprietos en el mediano y en el largo plazo.

En estos municipios, nada más resalto un dato, la mitad de la población tiene menos de 29 años. En estos municipios las juventudes, como lo ha dicho en algún momento el Presidente de la República, no son sólo el futuro de México, sino que son el presente.

Sentemos las bases para atender las causas de la violencia y para atender los efectos de la delincuencia con información, con planeación, con coordinación entre el sector público-privado, civil, académico y mediático, y, sobre todo, con la convicción de que en el presente podemos dibujar el futuro.

Muchas gracias.

-SUBSECRETARIO ROBERTO CAMPA CIFRIÁN: Hace uso de la palabra el ingeniero Carlos Lozano de la Torre, Gobernador Constitucional del Estado de Aguascalientes.

-GOBERNADOR CARLOS LOZANO DE LA TORRE: Muy buenas tardes tengan todas y todos.

A nombre del pueblo y del Gobierno del Estado de Aguascalientes, damos el más cordial de los recibimientos al señor Presidente Enrique Peña Nieto, a quien agradecemos esta distinción.

Muchas gracias, señor Presidente, y bienvenido a su casa, el Estado de Aguascalientes.

Asimismo, a las señoras y señores Secretarios de Estado, que desde su responsabilidad pública contribuirán a la generación de las condiciones para que juntos podamos construir un México más seguro, justo, competitivo y con mayor calidad de vida para todos los mexicanos.

Agradezco la presencia de nuestra Alcaldesa Lorena Martínez; particularmente, de nuestro Presidente de la CONAGO, don César Duarte, Gobernador de Chihuahua. Muchísimas gracias.

Muchas gracias, también a Suhayla Bazbaz. Muchísimas gracias.

Saludo a los representantes de los distintos Poderes Públicos del Estado, de las Fuerzas Armadas de México, de los sectores sociales y productivos; a todos los invitados especiales, muchísimas gracias. A mi familia, muchas gracias.

Señor Presidente:

En Aguascalientes estamos con usted y con México, porque hemos hecho nuestra su propuesta de recuperar la paz y la tranquilidad de todos los mexicanos. Esta es una demanda ciudadana y una condición fundamental para lograr un crecimiento económico que nos permita superar la pobreza y la inseguridad.

Al igual que usted, reconocemos que no basta con el combate frontal a la delincuencia en todas sus formas, si no entendemos, primero, las causas más profundas de este problema. Sabemos que, a mayor seguridad pública, corresponderán más inversiones, empleos permanentes, seguridad social para las familias y mayores niveles de calidad para nuestras gentes.

Este es el círculo virtuoso que estamos llamados a proporcionar en los diferentes municipios, estados y regiones de nuestro país, para que México pueda desplegar todo el potencial que encierran sus pueblos y ciudades.

El día de hoy, los aguascalentenses celebramos y agradecemos que nuestro estado sea el lugar donde se inicia el Plan Nacional de Prevención Social de la Violencia y Delincuencia, con la instalación de esta Comisión Intersecretarial que, entre otras cosas, promoverá la construcción de una ciudadanía más cívica, así como el fomento de proyectos productivos y sociales para este país.

Reconocemos esta nueva estrategia de seguridad, señor Presidente, que también tiene un enfoque regional, con el establecimiento de cinco zonas de coordinación y cooperación, para generar orden, confianza, mandos claros y corresponsabilidad entre los tres órdenes de Gobierno.

La prevención del delito y la seguridad han recuperado su sentido de políticas públicas nacionales, y el Estado de Aguascalientes seguirá contribuyendo al cumplimiento de estos objetivos.

Aguascalientes ha dejado atrás la falta de voluntad política y de coordinación entre las distintas áreas y órdenes de Gobierno, que en los últimos años se convirtieron en causas de un estancamiento económico y de un incremento en los delitos considerados como de alto impacto social, que obligaron a inversionistas y a muchas familias a emigrar a otros lugares, principalmente, al extranjero.

Desde el primer día de mi Administración, hicimos de la prevención una estrategia permanente y una política transversal, que ha permitido al Estado de Aguascalientes recuperar la tranquilidad ciudadana, la confianza social y el retorno de las inversiones nacionales, locales y extranjeras.

Somos uno de los estados más seguros del país y la primera entidad que opera, de manera formal, el esquema de Policía de Mando Único, que nos ha permitido mantener el registro de cero secuestros y la disminución de delitos considerados como del alto impacto social en todo el territorio estatal.

El nuevo proyecto de Estado que hemos emprendido en Aguascalientes representa, por sí mismo, una estrategia integral de prevención, con políticas públicas en materia de educación moderna y de calidad, fomento del deporte y el rescate de espacios públicos, construcción de infraestructura social y planeación urbana, pero, sobre todo, para buscar promover el empleo permanente y las inversiones.

Tenemos avances significativos en programas que integran la estrategia de prevención que se da a conocer este día en Aguascalientes para todo México, con proyectos como el de escuelas de tiempo completo que nos permitirá ser el primer estado en el país que este mismo año, 2013, con el apoyo de la Secretaría de Educación, estará incluyendo al 100 por ciento de sus escuelas públicas a nivel básico de este esquema.

Creamos esta Casa del Adolescente, un proyecto que es único en nuestro país, que brinda atención integral a los jóvenes y adolescentes para prevenir y atender conductas antisociales, situaciones de violencia y abuso, adicciones y trastornos alimenticios y desde donde se está haciendo el lanzamiento de este Programa Nacional de Prevención.

Además, con el Proyecto de Línea Verde se ha impulsado el rescate, rehabilitación y construcción de espacios públicos para el cuidado del medio ambiente y el fortalecimiento del tejido social, con el objetivo de prevenir conductas delictivas y propiciar la convivencia cívica, principalmente entre jóvenes.

Al igual que usted, señor Presidente, estamos convencidos de que la mejor herramienta para prevenir el delito y la inseguridad, es el empleo.

Aguascalientes está impulsando un relanzamiento industrial en un clima de seguridad pública permanente, prevención de la violencia y la estabilidad laboral que han permitido la instalación de proyectos líderes en el mundo, como la segunda planta de NISSAN, y el crecimiento de su cadena de suministros con empresas que alcanzan una quinta generación, por primera vez, de proveedores en México.

En los últimos dos años, hemos fortalecido a las PyMES, además que se ha instalado y ampliado más de 60 proyectos productivos de gran escala que significan una inversión superior a los 51 mil millones de pesos y la generación de 24 mil empleos permanentes, que representan 24 mil problemas menos y 24 mil posibilidades de mejor nivel de vida a igual número de familias.

Tan sólo en estos 24 meses, superamos tres veces el promedio anual de empleos creados durante los últimos 12 años. Y, en el 2012, gracias al esfuerzo de todos los sectores, rebasamos la meta comprometida con la creación de más de 15 mil puestos de trabajo.

Señor Presidente.

Amigas y amigos:

Esta tarde, el Estado de Aguascalientes refrenda su compromiso con usted y con México, adhiriéndose al Plan Nacional de Prevención para delinear nuestras políticas públicas en el sentido y propuesta de su Administración, con el objetivo de fortalecer las condiciones que faciliten un mayor número de inversiones y empleos permanentes.

Esto mismo es lo que queremos para nuestro país y para todos los mexicanos, porque sólo con la generación de riqueza podrá combatirse la pobreza y todas sus consecuencias.

En Aguascalientes, la prevención es una tarea institucional y ciudadana permanente que seguiremos reforzando con el apoyo que usted nos brinda a proyectos como NISSAN II y a otros más de alcance regional y nacional.

Reiteramos nuestro agradecimiento por su presencia y por esta distinción que fortalece nuestro compromiso permanente con la seguridad, la procuración de justicia, la legalidad, el apego estricto al Estado de Derecho y con el bienestar social de quienes más lo necesitan.

México está en movimiento y vive una nueva etapa de confianza con usted, señor Presidente. Por eso, Aguascalientes expresa su firme voluntad y disposición de traducirla en mayor crecimiento económico, más empleo permanente y bienestar para todas nuestras familias.

Muchas gracias.

Y como siempre, señor Presidente, esperamos seguirlo recibiendo muchas veces en su casa.