-MODERADOR: Mensaje del señor Presidente de la Asamblea Legislativa, Víctor Emilio Granados Calvo.

-SR. VÍCTOR EMILIO GRANADOS CALVO: Excelentísimo señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, don Enrique Peña Nieto, y honorable Comitiva que le acompaña.

Distinguidos y estimados señores Diputados y señoras Diputadas de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Señores y señoras de la prensa internacional y nacional.

Costarricenses:

Sean mis primeras palabras en nombre de las señoras Diputadas y señores Diputados de la Asamblea Legislativa de Costa Rica, para expresar, por su digno medio, un fraternal y caluroso abrazo al pueblo de México, y a sus autoridades parlamentarias y a su Gobierno.

Las relaciones oficiales entre nuestros países se remontan al año 1876, pero la historia que nos une, tiene el sello de la nacionalidad de este Continente que habitamos desde sus orígenes.

Podemos manifestar que somos pueblos hermanos de sangre, de historia, de luchas.

Su visita, Excelentísimo señor Presidente, reviste la mayor importancia para las relaciones de amistad, de comercio y de protocolo, pero su visita a suelo costarricense y a su asistencia a este Plenario Legislativo, nos distingue con la presencia de la máxima autoridad jerárquica, de un país que se hace historia al lado de las grandes potencias mundiales. Y nos ofrece el ejemplo de luchar frente a las adversidades y de surgir frente a las imposibilidades. México es ejemplo porque vive en el combate permanente de preservar su nacionalidad, y por construir su destino al lado de la modernidad.

En años recientes, nuestros países escribieron páginas de acuerdos estratégicos comerciales, de cooperación, de inversión, y nos hemos puesto de acuerdo en hojas de ruta para abordar temas de mutuo beneficio.

Juntos, hemos concertado agendas internacionales en retos continentales y mundiales como la seguridad y la lucha contra el narcotráfico. Nuestros países suscribieron un Tratado de Libre Comercio en 1994 y, actualmente, adelantamos una ampliación a los términos de ese convenio, que justamente, en este mismo Pleno Legislativo, ya ha decidido su primer debate de aprobación y se encuentra en consulta ante la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

El intercambio comercial, en 1994, fue de 122 millones de dólares, pero hoy, ha crecido hasta alcanzar sumas que superan los 3 mil 600 millones de dólares. Las inversiones de empresas mexicanas en Costa Rica alcanzan cifras que superan a los mil 500 millones de dólares.

No cabe duda. El tratado comercial ha dado sus frutos y esperamos que nuestros pueblos se beneficien, aún más, de este tipo de acuerdos.

Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, don Enrique Peña Nieto:

Su presencia en esta Asamblea Legislativa escribe una página más en la historia de la relaciones entre los pueblos hermanos de Costa Rica y México.

Señor Presidente:

En esta oportunidad, deseo expresarle nuestro interés, por construir caminos culturales y políticos que hermanen aún más a estos pueblos y a sus instituciones.

Ruego al Excelentísimo señor Presidente, transmitir al Congreso y al Senado de su país, ese anhelo y nuestra disposición para sembrar y echar raíces en la construcción de una agenda binacional, entre las autoridades legislativas de México y los homólogos costarricenses.

Señor Presidente:

Con la sencillez y la calidez de este acto, con la paz en que vivimos los costarricenses, sea bienvenido a Costa Rica, y muy especialmente, siéntase, en ésta, su casa.

Nos honra con su presencia.