-MODERADOR: Hace su intervención el licenciado Mario Anguiano Moreno, Gobernador del Estado de Colima.

-GOBERNADOR MARIO ANGUIANO MORENO: Muy buenas tardes. Saludo con mucho respeto y aprecio al Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, al licenciado Enrique Peña  Nieto.

Al Presidente del Honorable Congreso del Estado, al Diputado Noé Pinto de los Santos; al Presidente del Supremo Tribunal de Justicia de nuestra entidad, al Magistrado Rafael García Rincón; al Director General de la Comisión Federal de Electricidad, al contador público Francisco Rojas Gutiérrez; a nuestros amigos invitados especiales; al empresario Carlos Peralta.

A los honorables integrantes del presídium; a las señoras y señores invitados especiales que este día nos acompañan; a las amigas y amigos trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad; señoras y señores.

Pueblo y gobierno de Colima recibimos con alegría, reconocimiento y gratitud al Presidente de México, al licenciado Enrique Peña  Nieto.

Señor Presidente:

Sea usted bienvenido a nuestro estado, en especial a este municipio del Occidente de México, a Manzanillo, que ha logrado combinar  de manera exitosa, con el esfuerzo de sus habitantes, el desarrollo portuario, con los atractivos turísticos.

Durante años, los colimenses y, en especial, la población de Manzanillo, anhelamos una alternativa para reducir las emisiones contaminantes de esta planta termoeléctrica; ello, sin demérito de su eficiencia y de su capacidad generadora, vital para la región Occidente del país.

Por esa razón, hoy nos encontramos frente a una doble celebración: el 76 Aniversario de la Comisión Federal de Electricidad, y la sustitución, en una de las dos centrales de esta termoeléctrica, de las calderas de combustóleo por nuevas plantas de ciclo combinado, alimentadas por gas natural.

Aquí, a espaldas de este presídium, se tienen tres grandes chimeneas. Hasta hace poco, en las tres podíamos apreciar como un feo adorno las plumas de humo que día y noche emitían.

Hoy, la población de Manzanillo y, especialmente, algunos grupos que se organizaron, como los del Fraccionamiento La Punta, que incluso, desde el 2002 lograron que la PROFEPA reconociera la contaminación y emitiera algunas sanciones y recomendaciones a la termoeléctrica.

Con alegría, pueden apreciar como las dos chimeneas que pertenecen a la Central Manzanillo I, que ya funciona con ciclo combinado a base de gas natural, que está operando a toda su capacidad, que incluso, está generando una mayor cantidad de energía eléctrica a un menor costo, pero ahora lucen esplendorosas, sin esas feas columnas de humo.

Como una muestra de nuestro reconocimiento por el 76 Aniversario de la CFE, y por estos significativos avances que ya se llevan, les pido que al Gobierno Federal que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto, y a su excepcional equipo de colaboradores, les brindemos un fuerte aplauso.

Como es natural, el sueño completo se alcanzará cuando, con su apoyo, señor Presidente, se logre que la Central Manzanillo II también utilice como combustible el Gas Natural y, por lo tanto, respetuosamente le pedimos que lo pueda considerar entre sus prioridades.

Ahora, con esta nueva realidad, donde el desarrollo se armoniza con la preservación del medio ambiente y la imagen urbana, responderemos al apoyo Presidencial, buscando la creación de más empleos y mayor crecimiento económico, mediante la promoción de mayores inversiones turísticas.

Lo anterior cobra una trascendencia especial, al coincidir con la gran propuesta de Reforma Energética presentada por usted, señor Presidente, en un momento vital del desarrollo de México.

Coincidimos con usted, cuando afirma que la Reforma Energética generará más y mejores empleos en todas las regiones del país. Que las familias, comercios e industria, tendrán acceso a energía abundante y más barata.

Que habrá más recursos para programas sociales, que PEMEX tendrá más autonomía, reinvertirá sus ganancias y será una empresa más eficiente, y una de las cinco empresas petroleras más grandes del mundo.

Que PEMEX y la CFE serán empresas cien por ciento públicas, cien por ciento mexicanas, mejorando su organización y garantizando tarifas competitivas a los hogares, a la industria y al comercio.

Un ejemplo de ello, lo apreciamos aquí, en Manzanillo, con la construcción y operación de la Planta Regasificadora de Gas Natural Licuado y el Gasoducto Manzanillo-Guadalajara, que utiliza tecnologías, y las inversiones de empresas extranjeras, nos ha permitido transformaciones, como las que aquí elogiamos de la Central Manzanillo I de la termoeléctrica, y que, no quede duda de ello, sin que se cuestione el control y la conducción del sector eléctrico en el Estado mexicano.

Por eso, valoramos, reconocemos y apoyamos la propuesta del Presidente Enrique Peña Nieto para modernizar las industrias energéticas de nuestro país. Tanto PEMEX como la CFE, pueden servir mejor a México en un mundo globalizado e independiente, con esquemas más apropiados a esta época, y manteniéndolos apegados a los principios constitucionales que nos dan identidad.

Señor Presidente:

Con su apoyo personal y el Gobierno Federal que usted encabeza, y como resultado del esfuerzo de esta gran sociedad, Colima busca destacar en materias vitales para su desarrollo, como el uso y acceso de las tecnologías de información y el conocimiento para la simplificación y agilización de trámites que realiza la población ante los dependencias de Gobierno.

Ello, nos ha permitido que hoy en nuestra entidad todas las poblaciones con mil o más habitantes que tienen servicio telefónico cuenten con al menos una plaza pública con internet gratuito, y que la población pueda realizar desde cualquier parte del mundo, vía internet, 88 trámites o servicios las 24 horas del día, los 365 días del año, con validez legal, gracias a la implementación de la firma electrónica certificada.

También, nos ha permitido el diseño y ejecución de políticas culturales exitosas, por lo que recientemente nuestra entidad obtuvo la designación de Capital Americana de la Cultura 2014, por parte del Buró Internacional de Capitales Culturales.

Sería un gran honor, señor Presidente, contar con su presencia siempre estimulante para nosotros en algunas de las actividades que emprenderemos hacia el siguiente año.

Licenciado Enrique Peña Nieto:

En Colima confiamos en su liderazgo, señor Presidente, para seguir construyendo acuerdos en favor de México. Los meses y años próximos serán de avance, de progreso, de inversiones generadoras de crecimiento económico y de empleos, así lo veremos en todo el país, así lo veremos en Manzanillo y en todo el Estado de Colima, porque vamos a estar, y estamos comprometidos, a hacer nuestra aportación para mover a México.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Toca el turno en la palabra al señor Víctor Fuentes del Villar, Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana.

-C. VÍCTOR FUENTES DEL VILLAR: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos; honorable presídium; compañeras y compañeros:

Antes de comenzar, y derivado de los acontecimientos que se están dando en cuanto a la Reforma, quisiera hacer tres breves comentarios referente a los trabajadores que represento, y a esta gran empresa.

El primero de ellos, es que la antigüedad, el paradigma de la antigüedad en Comisión Federal de Electricidad se erradicó desde los años 90. Con esto, quiero decir que únicamente tienen acceso dentro de un plan de carrera los trabajadores que más se preparan y son más aptos. Que es elemental, elemental para preservar a la que nos da de comer.

Entramos al nuevo esquema de jubilaciones hace cinco años, y le sumamos cinco años más a las jubilaciones.

Y el ejemplo más sencillo y elemental de lo que son los trabajadores de Comisión Federal de Electricidad, sin protagonismos, es que en el Valle de México nos endosaron, de la noche a la mañana, seis y medio millones de clientes, los cuales eran atendidos nada más por 44 mil trabajadores.

Nos entregaron en condiciones paupérrimas y obsoletas las instalaciones. Hoy, se está atendiendo, incluyendo a los  trabajadores del contratismo, con 15 mil trabajadores.

En agosto de 1937, el Gobierno de la República tomó la decisión histórica de crear la Comisión Federal de Electricidad, bajo la figura jurídica de empresa paraestatal, para cumplir con la responsabilidad de brindar el servicio público de energía eléctrica que requería el desarrollo económico y social del país.

Han transcurrido 76 años, durante los cuales la CFE ha tenido la capacidad institucional y técnica para lograr que la construcción de infraestructura y operación del sistema eléctrico nacional respondan a las expectativas y necesidades de la población.

Nuestra misión y compromiso con México, es asegurar que el Estado siga promoviendo políticas públicas a favor de la justicia y el fortalecimiento, en un modelo de desarrollo sustentado en los valores del nacionalismo, nuestra  soberanía y la defensa de los intereses legítimos de la sociedad.

Durante más de siete décadas, la CFE ha podido consolidarse como una de las empresas eléctricas más importantes del mundo. Sus niveles de eficiencia y competitividad la colocan como un ejemplo de calidad, dando vigencia a la intervención gubernamental en los sectores estratégicos de la economía.

Actualmente, la Comisión Federal de Electricidad cuenta con 211 centrales generadoras, cuya capacidad  instalada es de 58 mil megawatts. Nuestros clientes en todo el país suman 36.9 millones, y tenemos la obligación de responder cada año a una demanda de un millón de nuevos clientes.

La cobertura del servicio de electricidad llega a más de 100 millones de mexicanos, lo que representa un 98 por ciento de la población total del país. Las líneas de transmisión y distribución pertenecientes a CFE que llevan la energía a cada uno de los usuarios tienen una extensión de 760 mil kilómetros, cubriendo la mayor parte del territorio.

En aquellas poblaciones de difícil acceso, la Comisión  otorga el servicio  mediante fuentes alternativas, como solar  y eólica.

El Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana siempre ha sido una organización de trabajadores con valores políticos y laborales, que buscan la modernización permanente de la CFE.

Conjuntamente con las diferentes administraciones de la empresa, hemos impulsado estrategias institucionales de largo plazo para mejorar la rentabilidad y eficiencia de todos los procesos involucrados en el servicio de energía eléctrica.

El talento, los conocimientos técnicos, financieros y administrativos de los electricistas, nos han llevado a ser una empresa pública con alta capacidad de adaptación para afrontar los retos y los compromisos de servir diariamente a nuestros compatriotas.

Señor Presidente:

Le reiteramos nuestro apoyo para impulsar las transformaciones que México necesita. Creemos que CFE, ha cumplido satisfactoriamente con los objetivos y expectativas para los que fue creada, en 1937.

Es cierto que actualmente atravesamos por una desfavorable situación financiera que, estamos seguros, de que ésta no se origina ni en la Administración, ni con sus trabajadores.

La experiencia histórica demuestra las ventajas funcionales y económicas de mantener integrados todos los procesos de la industria eléctrica: generación, transmisión, transformación, distribución y comercialización.

Las tarifas para la transportación de energía, porteo, establecidas sin ninguna consideración técnica por la Comisión Reguladora de Energía que se les aplica a los autoabastecedores y cogeneradores, son tan bajas que CFE no recupera ni siquiera los costos reales.

Como ejemplo de esto, en Italia cobran 16.66 centavos de pesos por kilowatt hora; en Alemania 9.99, en España 15.43, y en México sólo se cobran 3 centavos por kilowatt hora.

Lo que  solicitamos, es que se busque el justo medio, que no haya una alta concentración de plantas generadoras en una sola empresa y que se impongan límites a la participación privada en cada modalidad de generación.

El SUTERM se compromete con los mexicanos a construir una Comisión Federal de Electricidad fortalecida, con autonomía de gestión administrativa y financiera bajo la rectoría gubernamental que compita en otros países, al igual que lo hacen empresas extranjeras.

Constituimos un Sindicato propositivo, y jamás hemos frenado la modernización ni la competitividad del sector eléctrico.

Un ejemplo de nuestra visión estratégica y compromiso, es la reciente firma del Convenio de Democratización de Productividad.

Dicho convenio, nos permitirá avanzar de manera conjunta con las autoridades de Comisión en las modificaciones que harán que los procesos sustantivos de generación de la electricidad sean más rentables y no pierdan su sentido social en beneficio de nuestros clientes.

Estamos firmemente comprometidos con la capacitación laboral, porque reconocemos que el adiestramiento permanente de los trabajadores es la única manera de ser productivos y conservar la fuente de empleo.

El Sindicato reitera su convicción de que la modernización de la CFE debe estar fincada en un proceso de capacitación innovador y con claridad en sus metas estratégicas que nos conserve como una empresa pública competitiva, manteniendo su estabilidad financiera y brindando servicios útiles para los mexicanos.

Nos distinguimos por ser una agrupación de trabajadores que tienen la experiencia para hacer compatible a la defensa de sus derechos y la rentabilidad de la CFE.

En ningún momento seremos una carga para el presupuesto público de la Nación.

Todo el esfuerzo del SUTERM estará encaminado a mejorar la productividad, sostener el equilibrio financiero de la empresa y acreditar con servicios de alta calidad, que podemos hacer frente a una nueva época en el suministro de energía para nuestros compatriotas.

Es indispensable que se realicen las inversiones necesarias para asegurar el funcionamiento de la infraestructura de generación, transmisión, transformación, distribución y comercialización de la electricidad.

El cambio tecnológico constante en los métodos de producción y la utilización de nuevos combustibles, implica la realización de grandes proyectos de infraestructura que protejan el medio ambiente.

Se debe fomentar la incorporación de fuentes de energía renovables, como la geotérmica, eólica y solar, siempre y cuando se realicen de manera ordenada y sostenible, sin afectar las finanzas de CFE.

Las obras para llevar a cabo la repotenciación de la Central Termoeléctrica de Manzanillo por medio de la utilización de gas natural, son una muestra de la innovación y la vocación ambiental de la Comisión Federal de Electricidad.

En nuestra organización sindical estamos convencidos de que el futuro del sector eléctrico está en el apoyo al desarrollo de tecnologías limpias, que cumplan con la necesidad de conservar la naturaleza y sean confiables para darle energía a los usuarios.

El proyecto que hoy se inaugura, es un claro avance de la modernización del Sistema Eléctrico Nacional.

Estamos preparados para afrontar con dignidad, responsabilidad institucional y un claro sentido histórico de la justicia social, los grandes desafíos que habremos de superar para otorgar el servicio de energía eléctrica que requiere la Nación, para continuar con su proceso de desarrollo.

Señor Presidente:

Los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad asumimos con toda la fuerza de nuestras convicciones laborales, que vamos a ser los defensores de un modelo de empresa pública eficiente y financieramente rentable, que sustente la obligación histórica y social de la participación del Gobierno en la economía.

El compromiso de todos los trabajadores, es seguir siendo un ejemplo de capacidad, profesionalismo y entrega para seguir sirviendo al pueblo de México.

Desde esta tribuna, convoco a todos mis compañeros y compañeras a

realizar su mejor esfuerzo para cumplir con este gran compromiso.

Muchas gracias, y enhorabuena.

-MODERADOR: A continuación, hace uso de la palabra el contador público, Francisco Rojas Gutiérrez, Director General de la Comisión Federal de Electricidad.

-C.P. FRANCISCO ROJAS GUTIÉRREZ: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Gobernador del Estado de Colima, licenciado Mario Anguiano Moreno; señores Secretarios de Estado.

Señor Presidente Municipal de Manzanillo; señores presidentes y representantes de la Cámara de Diputados y de Senadores; don Víctor Fuentes del Villar, Secretario General del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana; señores Jefes de la Zona Naval de la Marina, y del Ejército; compañeros funcionarios y trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad; señoras y señores:

Ciertamente, señor Presidente, este complejo industrial de Manzanillo es una de las grandes obras del Estado mexicano. Aquí, se muestran, de manera inobjetable, las aportaciones multidisciplinarias del talento de los mexicanos que han sabido construir esta gigantesca plataforma industrial que fortalece la economía nacional y ratifica, de manera contundente, la virtud del Estado mexicano como rector del desarrollo nacional en beneficio de la gente.

Comisión Federal de Electricidad tiene bien acreditado su prestigio y su capacidad técnica para concluir estos grandes proyectos, de los que existen múltiples testimonios en las más variadas regiones del país.

Por muchos años, CFE ha sabido conducir el desarrollo del sector eléctrico, actualizando permanentemente sus tecnologías, métodos, esquemas financieros y decisiones institucionales para construir las grandes obras que garanticen la prestación del servicio público de energía, sustento del desarrollo económico nacional.

Aquí, en Manzanillo, puede apreciarse la gran Central General Manuel Álvarez Moreno, que en plena operación podrá aportar a la Nación dos mil 700 megawatts. Capacidad que sólo es comparable con las más grandes centrales hidroeléctricas del Sureste. Es equivalente a Petacalco, y mayor que la planta de energía nuclear de Laguna Verde.

Esta gran central está a punto de concluir su proceso de modernización, al sustituir del proyecto original los quemadores y equipos inicialmente planteados para quemar combustóleo, y poder, en breve plazo, generar todo su potencial sobre la base del aprovechamiento de combustibles limpios.

También, se ha concluido una nueva subestación encapsulada de alta tecnología, que habrá de sumarse a las virtudes de un complejo que en poco tiempo se está modernizando, para satisfacer exigencias medioambientales y tecnológicas, sin detrimento de su eficacia.

El proyecto comprende, también, la Planta de Almacenamiento y Regasificación que, gracias a la visión de CFE, puede almacenar 500 millones de pies cúbicos de gas por día, lo que ha servido para que en los momentos actuales de astringencia en el suministro de gas pueda constituir un sustento firme que garantice no sólo la posibilidad de la generación eléctrica, sino también el abasto al consumo nacional de gas que, sin este proyecto oportuno, estaría en riesgo.

También, forman parte del diseño integral el gasoducto de Manzanillo a Guadalajara, con una extensión de más de 300 kilómetros, y las líneas de transmisión para el suministro de toda la región de Guadalajara.

El complejo ha requerido, también, de adaptaciones y obras en el puerto, y la construcción de vialidades, y obras complementarias para su eficaz operación.

Simultáneamente, estamos presenciando la puesta en marcha de la Central de Ciclo Combinado Norte II, con una capacidad de generación de 433 megawatts, con su red de transmisión en el Estado de Chihuahua, así como el importante gasoducto Tarahumara.

Asimismo, se ponen en marcha la Central de Combustión Interna Baja California Sur III, las fases A y B de la Planta Geotérmica de Los Humeros, en Puebla, y como parte del compromiso de CFE con el cuidado del medio ambiente, se inaugura el Sistema de Control de Emisión de la Central Termoeléctrica de Mazatlán.

Adicionalmente, se inauguran hoy ocho subestaciones eléctricas y 11 líneas de transmisión en diversas partes de la República, que dan certeza y seguridad al suministro de energía eléctrica.

En todas estas obras, señor Presidente, que importan casi dos mil millones de dólares, han trabajado miles de obreros y técnicos mexicanos, así como de otras nacionalidades, y se ha dado una amplia derrama económica de la que ha resultado beneficiada toda la región.

El Gobierno del Estado de Colima no ha escatimado esfuerzo alguno con el proyecto, sin dejar de defender los intereses de sus gobernados.

El Presidente Municipal de Manzanillo ha sido fundamental para ayudar a resolver los contratiempos cotidianos en la realización de una obra de esta magnitud.

Mención especial merecen los trabajadores de CFE y su dirigente Víctor Fuentes del Villar, que trabajan a diario con gran dedicación, profesionalismo y responsabilidad.

A todos los trabajadores y a su dirigencia sindical, les expreso mi más amplio reconocimiento, porque todos ellos, al mismo tiempo que los tres órdenes de Gobierno, han aportado y vigilado para que las tareas se realicen con honestidad y eficacia para hacer posible que la luz eléctrica llegue a todos, conscientes, como estamos, de que es, quizá, el bien que honra mejor la búsqueda de la igualdad entre los mexicanos.

Ésta es, sin duda, una gran obra de la República. Aquí, se muestra la eficacia del Estado mexicano para ratificar su vocación constitucional de conductor del desarrollo nacional.

Aquí, de manera objetiva, puede verse la fortaleza de un Estado que sabe continuar las obras de sus gobiernos, que no es medroso en el reconocimiento a las realizaciones de cada uno de ellos, sino que, pensando en los grandes fines de la Nación, incentiva la continuidad de las etapas para garantizar su desarrollo pleno.

Aquí, también se muestran las definiciones que el modelo constitucional precisa, para combinar exitosamente los tres sectores que concurren al desarrollo nacional: el  público, el privado y el social, en función de los grandes intereses de la República.

Aquí, puede observarse la convivencia exitosa del capital privado con el impulso del capital público, y la aceptación y convocatoria de la empresa extranjera, que como en el caso de la planta de gas que tenemos frente a nuestros ojos, ha combinado las aportaciones de dos empresas coreanas y una japonesa, para sumarse a un proyecto integral diseñado por CFE; una institución de la República.

Este complejo muestra, en suma, la civilidad y el éxito de la conjunción de los esfuerzos públicos y privados, y las ventajas de la continuidad de los proyectos. Sirve para reafirmar que la energía eléctrica es el sustento más firme de un sano desarrollo nacional.

Este proyecto está sustentado, precisamente, en estos valores. Es la realización de una convocatoria cotidiana a la suma de esfuerzos, al aprovechamiento de capitales de origen diverso, a la conjunción del apoyo de los tres órdenes de Gobierno y de las más diversas instituciones del Gobierno Federal, en un proyecto planteado por CFE para hacer realidad la prestación del servicio público de energía eléctrica, sustento del desarrollo y dignidad humana.

Es, precisamente, la esencia del servicio público y su razón de ser. Es, precisamente, el garantizar que los mexicanos, todos, podamos disfrutar del fluido eléctrico como un componente del derecho humano que postula el derecho a la vida digna, lo que motiva esta conjunción exitosa de todas las instituciones y los tres sectores que concurren al desarrollo nacional.

La luz eléctrica que disfrutan lo mismo los habitantes de las más apartadas comunidades de cualquiera de los más de dos mil 500 municipios con que cuenta el país, que ya están electrificados todos, como lo disfrutan los más encumbrados integrantes de la comunidad nacional. La luz es de la  misma calidad, todos pueden disfrutar de ella al límite de sus capacidades.

Hoy, señor Presidente, la Comisión Federal de Electricidad se siente muy orgullosa de contar con su presencia. Porque en poco tiempo hemos visto su claridad y decisión para  transformar a México, para recuperar lo valioso de los mexicanos e insistir en los cambios que harán aún más grande a nuestro pueblo, a nuestra Nación.

Nos sentimos particularmente satisfechos, porque hoy, precisamente, celebramos un aniversario más de lo que un gran mexicano, el Presidente Lázaro Cárdenas, constituyera la CFE como la entidad institucional garante del servicio público de energía eléctrica.

La acción de Cárdenas requirió después del talento del Presidente López Mateos, quien decidió reunir en una sola entidad a diversas unidades periféricas y conformar a Comisión Federal de Electricidad como una entidad nacional, patrimonio común de los mexicanos para conducir y operar el sistema eléctrico nacional, que hoy constituye motivo de  nuestra satisfacción y nuestro orgullo.

 

Cárdenas y López Mateos, decisiones históricas que hoy nos permiten, señor Presidente, hacer realidad estas grandes obras que se comparan exitosamente con cualquier otra de su tipo en cualquier lugar del mundo.

México cuenta ahora con enormes centrales hidroeléctricas, múltiples plantas termoeléctricas y de ciclo combinado, una gran central de energía nuclear, plantas de generación eólica y geotérmica.

Cuenta, el país, con miles y miles de kilómetros de líneas de transmisión y de distribución que se comunican entre sí, mediante una gran red de fibra óptica de más de 35 mil kilómetros de alta tecnología.

Todo esto inició con las decisiones de dos mexicanos ejemplares.

Hoy, señor Presidente, le pedimos a usted que inaugure una etapa más, quizá la más compleja, porque el empuje de México y su gran desarrollo obligan a multiplicar la oferta, eficientar los procesos y multiplicar la capacidad instalada con la que ya se cuenta.

En los próximos 15 años, que es el horizonte de planeación de una entidad del tamaño de la CFE, tendremos 56 millones de familias usuarias, 42 por ciento más, lo que implica aumentar la capacidad instalada de generación en 72 por ciento, con respecto a la actual, y consumir más de seis mil millones de pies cúbicos de gas al día, una vez y media más que de la oferta nacional actual, lo que obliga a tomar desde ahora, las medidas indispensables para asegurar el suministro y su transporte.

Atender estos retos, servirá, también, para dar seguridad de que los millones de mexicanos que viven en la pobreza puedan seguir disponiendo de la luz eléctrica, para no sumar a sus limitaciones la carencia de la luz eléctrica, que nos hace a todos los mexicanos iguales.

Usted, señor Presidente, conducirá y solventará este reto desde su plataforma política para transformar a México.

Así entendemos su valor, entereza y congruencia para cumplir su compromiso de presentar la Iniciativa de Reforma Energética, que contiene la posición y la visión de un hombre de Estado que busca la conciliación y el acuerdo para lograr los objetivos indispensables de una transformación energética en el país.

Los elementos que usted destacó para el sector eléctrico en la presentación de su iniciativa, motivarán a que en esta nueva etapa la CFE contribuya a la disminución de las tarifas de la luz eléctrica.

Conforme a sus atribuciones, el Constituyente Permanente de la Unión será quien establezca el nuevo paradigma, pero, desde hoy, queda registrada su decisión de hombre de Estado, de honrar al poder público con el puntual cumplimiento de la palabra empeñada.

Acepte, señor Presidente, la solidaridad de esta gran entidad y de su gente.

Deseamos que la resultante final, consolide esta nueva etapa de la vida de nuestra institución y de la República.

Comisión Federal de Electricidad y el SUTERM, nos dirigimos a la realización del mejor de nuestros esfuerzos para hacer de esta entidad, patrimonio común de los mexicanos, la garantía y el sustento más sólido del desarrollo de México, que desde aquí, bajo su liderazgo, vemos promisorio para todos.

Muchas gracias.