Muchísimas gracias.

Muy buenos días a todas y a todos ustedes.

En primer lugar, quiero saludar a las autoridades aquí presentes.

Al señor Gobernador del Estado de Morelos, a quien le agradezco su hospitalidad.

Y más agradezco la invariable exposición que ha habido de él y de su Gobierno para que, sumando voluntades, sumando recursos, podamos realmente impulsar el desarrollo de su estado y esto permita que de igual forma se haga en todo el país.

Yo aquí reconozco la adhesión que hay en el marco de respeto que hay a las diferencias, al clima plural que hay en el país; pero, sobre todo, a esta visión positiva, constructiva y de transformación que el país necesita.

Si partimos de reconocer que para que México se mueva, para que México rompa con las inercias, pueda realmente romper con aquello que le ha impedido avanzar y crecer mayormente, se hace necesario construir, y en un país plural y democrático como el nuestro es importante que hagamos acopio de esfuerzos entre todas las fuerzas políticas, con el Gobierno de la República; que podamos privilegiar nuestras coincidencias, como ha venido ocurriendo, para que de entre ellas podamos hacer los cambios y los ajustes necesarios en distintos ámbitos y podamos avanzar como país.

De lo contrario, solamente estaríamos administrando la inercia, el camino que llevamos sin poder acelerar el desarrollo que el país necesita.

Ésta es una visión que compartimos y aquí dejo testimonio de reconocimiento, personal e institucional, para con el Gobernador del Estado de Morelos, precisamente por esta apertura y por esta disposición.

Gracias por su hospitalidad, señor Gobernador, y muchas gracias por este mensaje que, sin duda, deja el compromiso para que sigamos construyendo juntos y privilegiando las coincidencias.

Quiero saludar de igual forma a los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial de esta entidad de Morelos.

A las autoridades educativas del Gobierno de la República y del gobierno del Estado de Morelos.

Saludar al Presidente Municipal de Xochitepec, a quien le agradecemos, también, su hospitalidad.

Al señor General Comandante de la Zona Militar en el Estado de Morelos.

Y quiero de manera particular y señalada, saludar desde aquí, a todas las maestras y maestros de México. Lo hago, en la persona del dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan Díaz.

Muchas gracias por acompañarnos, y en usted transmito un saludo afectuoso, cordial y de mayor respeto a todas las maestras y maestros de México que, sin duda, son el baluarte más importante para lograr este avance en la calidad de la educación que nos hemos propuesto.

Saludo a los docentes de esta escuela que hoy nos recibe.

Y de manera particular, quiero saludar a todas las niñas y niños de este plantel educativo, de los planteles educativos que hoy, aquí concurren, y a todas las niñas y niños de México que hoy regresan a clases, y que inician un nuevo Ciclo Escolar.

A todas y a todos ellos, deseo el mayor de los éxitos.

Sé que los niños están aquí ya un poco inquietos, pero, también sé que están contentos de regresar a la escuela.

No es así, jóvenes.

-VOCES A CORO: Sí.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Están recontentos de regresar a la escuela.

-VOCES A CORO: Sí.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: De encontrarse con sus amigos de salón y, sobre todo, de prepararse para que para ustedes el futuro sea muy promisorio, para que el futuro les depare grandes cosas; para que sus sueños, sus anhelos de construir una historia de vida, sea llena de éxito.

Por eso, me da mucho gusto compartir con ustedes el inicio de este Ciclo Escolar. Y gracias por su paciencia. Y gracias por ser testigos, porque desde aquí, desde el Estado de Morelos, estamos inaugurando el Ciclo Escolar de todo México.

Muchas gracias jóvenes estudiantes.

Señoras y señores:

La educación es el instrumento más poderoso para que los mexicanos accedan a mejores oportunidades de vida. En consecuencia, la educación es la mejor vía para llevar a México hacia un futuro de éxito y de prosperidad. Eso lo saben todos.

Y no quiero ser omiso, pero a la parte posterior quiero saludar a todos los padres de familia. A todas las madres y padres aquí presentes, y a todos los padres de familia de México, porque son parte de esta formación que hoy estamos dando a sus hijos, para que tengan ese futuro de éxito que deseamos para ellos.

Celebro, por ello, participar por primera vez, como aquí ya se dijo, como Presidente de la República, en el inicio de un nuevo Ciclo Escolar. A los más de 26 millones de alumnos y a los 1.2 millones de maestros de educación básica que hoy regresan a clases, les deseo el mayor de los éxitos en este nuevo año educativo.

Ésta es, sin duda, una gran oportunidad para dirigirme a los alumnos, a los padres de familia, a las maestras y maestros de México y a las autoridades del Sistema Educativo Nacional.

El día de hoy tiene un sentido muy especial. Para los alumnos representa la emoción de conocer a sus maestros y la ilusión por encontrarse con viejos y con nuevos amigos.

Niños y jóvenes estudiantes de México:

Quiero que sepan que de su constancia en el estudio, de su disciplina y decisión depende en buena medida el futuro de nuestro país. De la educación que reciban dependerá, también, su formación como mujeres y hombres de bien.

En cada materia, en cada lección que reciben están los conocimientos y las habilidades para definir, en su momento, el rumbo que quieren para su propia vida.

Sus padres hacen un gran esfuerzo todos los días para que asistan a la escuela a tiempo, para que tengan sus útiles escolares y puedan, además, cumplir con sus tareas, porque saben que la educación es la llave que les abrirá la puerta para cumplir, el día de mañana, sus sueños.

Por eso, desde el principio de este Gobierno nos propusimos la meta de alcanzar un México con educación de calidad. Para lograrla, tenemos en los maestros de México a los mejores aliados, a los únicos capaces de mejorar y transformar, desde las aulas, la educación que reciben los alumnos del país.

Estoy convencido de que la gran mayoría de los maestros son conscientes de su misión formadora. Reconocen la importancia que sus alumnos reciban una educación a la altura de las mejores del mundo.

Y precisamente por ello, en el marco del Pacto por México, este acuerdo logrado entre las principales fuerzas políticas del país y el Gobierno de la República, impulsamos una reforma constitucional en materia educativa.

Esta reforma es tan importante para el futuro del país que fue aprobada por el Congreso de la Unión y por la mayoría de los congresos estatales en sólo dos meses, ante la importancia y trascendencia que esta Reforma tenía.

A raíz de este importante paso, la Reforma facultó al Poder Legislativo para establecer el Servicio Profesional Docente, la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, así como las reformas a la Ley General de Educación correspondientes.

Tres ordenamientos. Dos nuevos y las reformas a esta Ley General de Educación que he referido.

Es decir, para concretar esta reforma constitucional, a la que ya he hecho referencia y que fue aprobada por el Constituyente Permanente, en la vida diaria de los centros escolares y aulas del país, se requieren de también estos dos nuevos mecanismos legales. Estos tres ordenamientos que permitirán cristalizar el espíritu de la Reforma Educativa Constitucional.

Por esta razón, la semana pasada envié tres iniciativas vinculadas a esta reforma:

La primera. La Reforma a la Ley General de Educación. Con ella, la Secretaría de Educación Pública creará el Sistema de Información y Gestión Educativa que nos permitirá contar con todos los elementos necesarios para conocer, planear y mejorar el sistema educativo nacional.

Por otro lado, y esto es muy importante, fortalece la autonomía de gestión de las escuelas e integra a los padres de familia al propio Sistema Educativo Nacional.

Con esta reforma se impulsa además un mayor número de escuelas de tiempo completo y se faculta a la Secretaría de Educación Pública para que en las escuelas haya alimentos sanos y nutritivos para nuestros niños.

La segunda iniciativa propone crear la Ley General de Servicio Docente, como un instrumento para mejorar la calidad de la educación y brindar oportunidades de superación y desarrollo al personal educativo.

Esta iniciativa reconoce que los maestros, como es, son pieza fundamental del proceso educativo, por lo que establece herramientas para asegurar su reconocimiento y oportunidades de superación profesional.

Con esta ley se regulan los procesos para el ingreso, promoción, reconocimiento y permanencia, con base en evaluaciones objetivas y transparentes que tomen en cuenta, también, y esto también es muy relevante, que tomen en cuenta los diferentes entornos que enfrentan los maestros en su quehacer diario.

Porque no es lo mismo las escuelas de nuestras zonas urbanas, de aquellas escuelas que se encuentran apartadas o en lugares recónditos de nuestra geografía o en regiones de mayor marginación donde, evidentemente, tenemos que cambiar el entorno en los que se presta el servicio de Educación para nuestros jóvenes y estudiantes.

Con la Ley General del Servicio Docente el ingreso y promoción en el servicio será mediante concursos públicos, transparentes y objetivos.

Para apoyar a los maestros, las autoridades educativas deberán ofrecerles programas y cursos de formación continua en función de las necesidades detectadas en las evaluaciones.

Igualmente, quiero asegurarles que esta ley respeta plenamente los derechos y la estabilidad laboral de quienes hoy ya trabajan en el Sistema Educativo Nacional.

Éste es el alcance de esta iniciativa que he presentado: respetar plenamente los derechos laborales de las maestras y maestros de México, que hoy ya laboran en el Sistema Educativo.

Y, que por supuesto, establece nuevas reglas para quienes en lo futuro se incorporen a la vocación de educar a nuestros niños.

Porque lo que buscamos con este Sistema de Evaluación es asegurar que nuestros niños, que los niños de México tengan a maestras y maestros con la mejor vocación, con la mejor preparación para realmente darles educación.

Esto es lo que queremos garantizar y de esa forma estaremos privilegiando la calidad de la educación y asegurando que nuestras niñas y niños reciban herramientas necesarias, sólidas, muy sólidas para enfrentar los grandes retos y desafíos del mañana.

Éste es el alcance de esta iniciativa, de esta segunda iniciativa que ya he presentado al Congreso de la Unión.

La tercera iniciativa. Se refiere a la Ley del Instituto Nacional para Evaluación de la Educación.

Este organismo público autónomo emitirá los lineamientos para realizar las funciones de evaluación.

Este Instituto, insisto, tomará en cuenta el contexto particular en el que cada maestro realiza su función docente.

En conclusión. Son tres iniciativas que benefician directamente a los alumnos. Pero, también, benefician a los maestros, porque establecen todo un sistema para darles certeza laboral, igualdad de oportunidades y todo el respaldo del Estado para que sean mejores maestros, y sus alumnos puedan ser, también, mejores mexicanos.

Corresponde ahora al Congreso de la Unión discutirlas y, en su caso, aprobarlas para hacer operativa la Reforma Constitucional en Materia Educativa.

Este primer día de clases, también quiero compartir un importante anuncio con ustedes, y que deriva, precisamente, de la preocupación que hay entre varias autoridades locales, entre varios gobiernos estatales ante la nueva demanda educativa y la necesidad de hacer mayores inversiones públicas en este sector.

Por eso, es que hoy anuncio que el Gobierno de la República está decidido a emprender una revisión a fondo del financiamiento de la educación pública, derivado de la descentralización educativa de 1993.

A 20 años de distancia, la federalización del pago de los maestros y las insuficientes transferencias de recursos Federales han debilitado las finanzas estatales y acentuado importantes inequidades entre las entidades federativas.

Por estas razones, en las próximas semanas, en el marco de la Reforma Hacendaria, presentaré un conjunto de iniciativas de reforma a la Ley de Coordinación Fiscal y a la Ley General de Educación para corregir esta situación.

Por mi parte, además de impulsar estas reformas que, insisto, son reformas transformadoras, son reformas que buscan cambiar y mejorar lo que hoy tenemos, porque, sin duda, esa es la constante de la historia de la humanidad: no permanecer estáticos, sino cambiar, y aquí buscamos transformar para mejorar lo que hoy tenemos.

Estas reformas transformadoras que estoy determinado, también, a cumplir en alcance a ellas, los compromisos específicos o varios de los compromisos específicos que comprometí como candidato a la Presidencia de la República.

Por eso, hoy me congratulo de compartirles dos de estos compromisos que habrán de empezar a cristalizarse en este Ciclo Escolar 2013-2014: el de Escuelas de Tiempo Completo, y el de Escuelas Dignas.

Hoy, inicia una nueva etapa del Programa de Escuelas de Tiempo Completo, en beneficio de niños que viven en zonas de alta marginación, especialmente en municipios donde ya se aplica hoy la Cruzada Nacional Contra el Hambre y el Programa Nacional para la Prevención del Delito.

En coordinación con autoridades educativas estatales, en este Ciclo Escolar, además, vamos a duplicar el número de escuelas de tiempo completo, al incorporar ocho mil 641 planteles. Con este incremento, en este Ciclo Escolar habrán de operar en el país 15 mil 349 escuelas de tiempo completo, en beneficio de más de dos millones de alumnos de nuestro país.

Quiero destacar que aquellas que atienden a población escolar con elevados índices de pobreza, marginación y carencia alimentaria severa, dispondrán también de alimentos para sus alumnos.

Hoy, también inicia operaciones el Programa de Escuelas Dignas, para que los alumnos puedan estudiar en planteles que tengan todos los servicios básicos y les puedan propiciar a los alumnos un ambiente y en entorno mucho más decoroso y digno donde recibir educación. Entre estas escuelas deberá contarse con luz, con baños dignos y con la infraestructura debida para prestar el servicio de educación.

Los planteles beneficiados con este programa serán los que atienden a las comunidades especialmente indígenas y rurales menos favorecidas, y que presentan mayores condiciones de rezago.

Una vez que se logren condiciones físicas adecuadas para nuestros educandos, el Gobierno de la República habrá de entregar la certificación denominada: Escuela Digna.

Estos son dos importantes beneficios, la materialización de dos compromisos que, a partir de este Ciclo Escolar, se estarán cumpliendo.

Señoras y señores.

Jóvenes estudiantes:

Sé que están ya muy inquietos, porque ya quieren pasar a sus aulas, ya quieren saludar a sus maestros, pero solamente permítanme concluir mi mensaje con estas palabras.

El futuro de México depende de lo que hagamos hoy en educación de calidad para nuestros niños y para nuestros jóvenes. Sólo así, nuestro país podrá insertarse en la ruta de los países exitosos y desarrollados.

Con el esfuerzo del magisterio nacional, de los alumnos y de los padres de familia, haremos de la educación la fuerza transformadora de México en el Siglo XXI.

Por eso, es que hoy deseo, en el inicio de este Ciclo Escolar, el mayor de los éxitos.

Lo deseo para todo México, y sé que habrá de lograrse con la participación decidida y el compromiso que tengan nuestros niños estudiantes, nuestros niños y jóvenes; los padres de familia que participan, precisamente, para materializar el espíritu de la Reforma Educativa, y de manera muy señalada, las maestras y los maestros de México.

Ésta es la meta que nos estamos trazando: Asegurar que nuestros niños tengan un futuro de gran esperanza, de gran aliento pero, sobre todo, de oportunidad de materializar sus sueños.

Hagamos esto realidad. De nosotros depende. Por eso, hago votos porque el inicio de este Ciclo Escolar les acompañe a todos quienes participan en este proceso educativo: alumnos, padres de familia, y maestras y maestros de México, el mayor de los éxitos.

Muchísimas felicidades.

Si me permiten, voy a proceder, ante la omisión que tuve hace un momento, simplemente porque había concluido mi mensaje. Pero me parece, dentro de esta formalidad, el dejar inaugurado formalmente este curso escolar.

Por eso, ante la presencia de todas y de todos ustedes, quiero declarar lo siguiente:

Conforme a lo establecido en el Artículo 3º Constitucional y 51 de la Ley General de Educación, siendo las 11 horas con 45 minutos del día 19 de agosto del año 2013, en el Municipio de Xochitepec, Estado de Morelos, declaro formalmente inaugurado el Ciclo Escolar 2013-2014.

Que haya el mayor de los éxitos.

Felicidades.