Excelentísimo señor John Key, Primer Ministro de Nueva Zelandia.

Muy distinguida Primera Dama, señora Key.

Distinguidos integrantes de la comitiva que los acompaña.

Señoras y señores:

Este año, Nueva Zelandia y México cumplen 40 años de amistad sincera. Son cuatro décadas de cercanía y cooperación, en favor del desarrollo de nuestros países.

Como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos es un elevado honor dar la más cordial de las bienvenidas al Primer Ministro de Nueva Zelandia y a su apreciable comitiva.

En México, reconocemos especialmente su visión, liderazgo y determinación para llevar a cabo reformas profundas que beneficiarán a los ciudadanos de su país.

Su Visita Oficial, la primera a México y la primera de un Jefe de Gobierno durante mi Administración, es una grata coincidencia que refleja la prioridad que ambos países otorgamos a nuestra vinculación.

Este encuentro abre una magnífica oportunidad para que Nueva Zelandia y México profundicen su relación.

Suele pensarse que la distancia es un impedimento para el fortalecimiento de los lazos entre naciones. Hoy demostramos que no es así, que la lejanía se puede salvar cuando hay disposición y voluntad política.

Aquí se constata que los lazos de amistad y cooperación que unen a nuestros países son sólidos y crecientes.

De Nueva Zelandia nos llega un ejemplo de activa diplomacia internacional de gobiernos pragmáticos y de una vigorosa sociedad civil.

Su Nación, señor Primer Ministro, se ha distinguido por sus paisajes naturales de ensueño y su respeto al medio ambiente; por su tolerancia y pluralidad; por su inclusión social y economía dinámica.

Nueva Zelandia y México son naciones comprometidas con el bienestar y la paz mundiales.

Compartimos no sólo una firme postura en contra de la proliferación de armas nucleares, sino también, una visión en favor del libre comercio como factor del desarrollo y la prosperidad globales.

Por su visión modernizadora y su apertura al mundo, Nueva Zelandia figura de manera prominente como un país con el que podemos incrementar nuestro comercio e inversiones recíprocas.

Tenemos identificados varios sectores en los que podemos materializar nuevos contactos y proyectos conjuntos.

El sector agroalimentario y el textil son sólo algunas de las áreas de oportunidad que debemos explorar con mayor profundidad. Como productores de alimentos del mundo, ambas naciones estamos interesadas en seguir incrementando nuestra productividad agropecuaria.

Empresas neozelandesas y mexicanas tienen el interés, y cuentan con la capacidad productiva para dar mayor contenido a nuestros vínculos económicos. Se trata de detonar un robusto crecimiento en nuestro intercambio.

A México le interesa construir una verdadera alianza estratégica con Nueva Zelandia que genere beneficios concretos a nuestras sociedades.

Estoy cierto de que ambas naciones pueden tener un fructífero intercambio de experiencias valiosas y mejores prácticas. Estoy seguro de que juntos podemos enriquecer aún más nuestra colaboración en el futuro cercano.

En este marco, reconocemos el activo y privilegiado papel que su país tiene en Asia-Pacífico.

En nombre de los mexicanos, en esta solemne ocasión, reitero nuestro agradecimiento a su respaldo con el que México ingresó a las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica.

Este instrumento será fundamental para incrementar la vinculación entre los países de Asia-Pacífico y contribuirá a recuperar el ritmo de crecimiento económico global.

Estoy seguro de que Nueva Zelandia y México habrán de trabajar juntos en la ronda de negociaciones que acaba de iniciar en Singapur, para consolidar una de las regiones de libre comercio más amplias y dinámicas del mundo.

Señor Primer Ministro:

El Gobierno de Nueva Zelandia y el Gobierno de México tenemos el firme compromiso de impulsar los cambios que requieren nuestros países, para que sean naciones exitosas en la nueva era de la globalidad.

Con esta visión transformadora del desarrollo, tenemos un gran panorama por delante. Hay enormes oportunidades para ampliar y fortalecer la acción conjunta de Nueva Zelandia y México. Propongo a usted que en esta visita exploremos cómo lograrlo.

Le reitero nuestra más cordial bienvenida, así como la disposición de México de trabajar en beneficio de la amistad y el progreso de nuestros pueblos.

Muchas gracias.