(Interpretación al Español):

Su Excelencia.

Excelentísimo señor Presidente Enrique Peña Nieto y señora Angélica Rivera.

Presidente de la Suprema Corte.

Miembros del Gabinete.

Sus Excelencias.

Distinguidos invitados.

Damas y caballeros:

Ha sido un gran placer visitar México y aceptar su hospitalidad tan cálida y cordial, y estar en México para marcar 40 años de relaciones diplomáticas entre Nueva Zelandia y México.

Señor Presidente:

Permítame agradecer, a nombre de la señora Key y yo, y a usted le deseamos lo mejor como Presidente de Estados Unidos Mexicanos. Y a cambio, y gracias por su recepción, y yo quisiera invitarlo a Nueva Zelandia, y en cuanto usted pueda venir, nosotros podemos ir a los campos de golf de los que hablábamos más temprano, y le puedo enseñar lugares primorosos, y podemos, realmente, mostrarle lo mejor de mi país.

Como ya he estado diciendo durante mi visita, he realmente esperado con ansia que México y Nueva Zelandia se acerquen más y construyan vínculos más profundos.

Cuarenta años de relaciones diplomáticas es una gran oportunidad para nosotros, para reflejar lo que hemos logrado juntos y para enfocarnos en lo que podemos hacer en el futuro.

Nuestra relación está construida sobre cimientos muy fuertes. Tenemos una historia de cooperación muy estrecha en muchos campos diferentes, desde retos políticos que nos confrontaron en Naciones Unidas a través de la relación excelente que tenemos con la Organización Mundial del Comercio, hoy, en Ginebra, y la OCDE, en París.

Al mismo tiempo, existen oportunidades enormes que tienen México y Estados Unidos para ofrecerse recíprocamente.

Nueva Zelandia es un país de la zona del Sur del Pacífico con una herencia étnica y europea muy importante. Pero la interacción y la economía, y la demografía, significan que México y Nueva Zelandia se han acercado no solamente, con respecto con la zona Asia-Pacífico, pero con respecto al mundo, también.

México es centro de estabilidad y prosperidad de Latinoamérica, y valoramos su liderazgo en esta región, ampliamente. Y damos la bienvenida a su influencia en los foros globales como el G20.

La ubicación de México y su estatura y dimensión nos hace interesarnos en lo que ocurre aquí y fortalecer las relaciones con ustedes.

Yo quiero que Nueva Zelandia trabaje más de cerca con México para contribuir a asegurar una región Asia-Pacífico con paz, con estabilidad y prosperidad.

Ha habido grandes oportunidades para Nueva Zelandia y México para incrementar su comercio de dos vías, su inversión en dos vías y hacer más negocios con una conclusión exitosa de las negociaciones del TPP.
Nueva Zelandia entusiastamente ha recibido a México durante las rondas del TPP, y ahora, con gusto, los recibimos en las negociaciones de Auckland, en diciembre. La expansión del TPP para incluir, también, a Estados Unidos y a los socios del NAFTA. Es muy importante. Y, también, agrega peso económico considerable a lo que ya es un grupo de comercio impresionante.

Nuestros países tienen mucho que ofrecerse uno a otro, y trabajar juntos en la agricultura, en el conocimiento técnico y el knowhow en Nueva Zelandia, nos puede hacer ser un socio natural para incrementar la productividad y competitividad de su sector agrícola. Esto es importante en un país donde tenemos gran demanda por alimento inocuo, seguro y limpio.

Podemos contribuir a las empresas mexicanas que quieren expandirse a la zona Asia-Pacífico, construyendo un núcleo amistoso a los negocios para basar sus operaciones. Podemos ser un socio costo-efectivo de alta calidad en la educación en la próxima generación de mexicanos.

Como parte de mi visita, junto con los funcionarios, senior y empresarios, queremos comunicarle el mensaje que Nueva Zelandia tiene mucho que ofrecerle a México. Los negocios de Nueva Zelandia pueden hacer sociedades y alianzas productivas con sus contrapartes mexicanos para el beneficio de nuestras naciones.

Señor Presidente:

Le extiendo mi agradecimiento más sincero a su Administración, por la excelente recepción que hemos disfrutado en la Ciudad de México, con toda la cortesía con la que nos han honrado.

Para nosotros ha sido una visita que resonará ampliamente con los miembros de mi delegación. Ésta ha sido una breve oportunidad para conocer su país. Y nada más.
Hace 25 años estuvimos aquí como dos horas cuando fuimos a Tijuana. Y no creo que esto sea oportunidad para saborear y tener una impresión profunda de México. Pero esto va a ser una parte muy importante para comprender mucho mejor su país.

Y espero que nos podamos reunir y volver a vernos, regresar a México y disfrutar todos los paisajes de su bello país.

Y les pido que nos pongamos de pie.

Y propongo que hagamos un brindis al pueblo de México y por la inmensa prosperidad venidera.

Viva México.