Señoras y señores:

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar a las autoridades que hoy están aquí presentes.

Al señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

A los señores Gobernadores del Estado de Sinaloa, del Estado de Quintana Roo.

A los integrantes del Gabinete Legal del Gobierno de la República que integran precisamente este Gabinete Turístico, bajo la coordinación de la Secretaría de Turismo.

Saludar de manera muy particular al Presidente del Consejo Nacional de Empresarios Turísticos, al maestro Pablo Azcárraga.

Agradecer sus palabras, que en nombre de sus compañeros empresarios, a quienes saludo también con respeto y conocimiento esta tarde, han comprometido realmente una inversión muy importante para impulsar mayor turismo, mayor desarrollo económico y, sobre todo, en la gran confianza que tienen en esta industria tan generosa, tan bondadosa para el desarrollo del país, como lo es el turismo.

Muchas gracias por este espacio de oportunidad.

A todas y a todos ustedes les saludo con respeto y con afecto.

Al igual que a los señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

México, sin duda, tiene un gran potencial turístico, sus bellezas naturales, atractivos culturales y destinos de excepción se unen al mejor de nuestros recursos: la calidez de nuestra gente.

Así lo hemos podido observar hace un momento en la voz de quien habló como una estudiante hoy, pero tan interesada en este sector, en la voz de Daphne, como estudiante de la licenciatura de turismo.

Y al escucharla podemos apreciar y reconocer que lo más valioso, lo que le da mayor sustento y vitalidad a esta industria, a la industria turística nacional, está en el mayor activo que tenemos, que es precisamente nuestra gente. Los mexicanos que saben ser hospitalarios, cálidos y que dan muestras de lo que somos frente al propio turismo nacional y a visitantes extranjeros.

La industria del turismo genera un desarrollo equilibrado y sustentable, también fomenta, tanto en las regiones como en las personas, un crecimiento justo y equitativo. Es una actividad generadora de empleo, especialmente en beneficio de los jóvenes y de las mujeres.

Es, además, una ruta segura hacia el México próspero que nos hemos trazado, como una de las grandes metas nacionales.

Por todo ello, el Gobierno de la República está impulsando decididamente a este sector estratégico de nuestra economía.

Celebro, en consecuencia, los dos motivos que nos reúnen el día de hoy.

El primero, es la instalación formal del Gabinete Turístico, encargado de coordinar y hacer más eficientes las acciones de las dependencias Federales en esta materia.

Es la participación o coparticipación de distintas dependencias del Gobierno de la República que, en tareas y proyectos transversales, estarán orientados, precisamente, a impulsar el turismo de nuestro país.

Y el segundo. La excelente noticia del Consejo Nacional Empresarial Turístico de México de ampliar sus inversiones y de seguir desarrollando más y mejores proyectos turísticos en nuestro país.

El Consejo Nacional Empresarial Turístico ha confirmado que proyecta una inversión superior a los ocho mil 600 millones de dólares; es decir, 112 mil millones de pesos.

Estos recursos se destinarán al desarrollo de 176 proyectos en 27 destinos turísticos, como aquí ya se ha señalado, incluyendo la construcción y remodelación de hoteles, tiempos compartidos, infraestructura aeroportuaria, parques recreativos, campos de golf y marinas, entre otros.

En total, se prevé aumentar la oferta turística nacional en 33 mil habitaciones.

Cabe destacar que los beneficios de estas inversiones impactarán gran parte del territorio nacional, al enriquecer la oferta turística y hotelera en 17 entidades federativas.

Se trata de una inversión con múltiples beneficios, que coadyuvará a detonar el desarrollo regional y, lo más importante, ampliará las oportunidades de vida para miles de familias mexicanas.

Para el Gobierno de la República es motivo de orgullo y satisfacción esta inversión. Es muestra de la confianza de los empresarios mexicanos en el potencial turístico de nuestro país.

Son inversiones que reflejan el compromiso de los inversionistas con el crecimiento de este sector.

Gracias a ellas, se habrán de crear alrededor de más de 106 mil empleos directos e indirectos.

Hace un mes tuve la oportunidad de compartir con los mexicanos cifras alentadoras sobre el desempeño turístico al inicio de esta Administración.

Hoy, me da gusto constatar que continúan las tendencias positivas.

De enero a junio del 2013, la llegada de visitantes por vía aérea tuvo un incremento de 8.1 por ciento, respecto al mismo periodo del año pasado.

Además, en el primer semestre del año, los ingresos de divisas por visitantes internacionales ascendieron a siete mil 119 millones de dólares; es decir, un incremento de 7.2 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.

Son buenos números, pero podemos y debemos incrementarlos.

Por ello, ratifico ante ustedes la firme determinación de este Gobierno para lograr que México vuelva a ser una potencia turística mundial.

En este sentido, instruyo al Gabinete Turístico que hoy de manera formal se instala, a trabajar en torno a las cuatro estrategias establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

La primera. El ordenamiento y transformación sectorial. Seguiremos promoviendo una amplia y eficaz coordinación con los diferentes órdenes de Gobierno, a fin de alinear esfuerzos para articular juntos un modelo de turismo que nos permita generar riqueza y empleo.

Segunda estrategia. Innovación y competitividad. Redoblaremos esfuerzos para consolidar los destinos existentes, aprovechar sus fortalezas en infraestructura, conectividad, tecnología y personal calificado para revitalizarlos y asegurar su competitividad en los mercados mundiales.

Tercera estrategia. Fomento de la inversión y promoción. Quiero reiterar a ustedes que el Gobierno de la República es y seguirá siendo invariablemente un aliado de los empresarios y emprendedores, y habremos de respaldar sus proyectos e iniciativas, que fortalezcan la vocación turística de nuestro país y amplíen las oportunidades de desarrollo para los mexicanos.

Y cuarta estrategia. Sustentabilidad y beneficio social.

Estamos trabajando para preservar el patrimonio natural, histórico y cultural de nuestro país, para que las próximas generaciones puedan, también, acceder y disfrutar de esta riqueza que pertenece a todos los mexicanos.

Nuestro objetivo es lograr un desarrollo sustentable que esté acompañado del mejoramiento de los niveles de bienestar de quienes viven y trabajan en cada uno de estos destinos. Queremos una industria turística en constante expansión.

Estoy seguro de que los esfuerzos del Gabinete Turístico y de sus mesas de trabajo se traducirán en políticas públicas específicas y en logros concretos en favor del sector y de todos los mexicanos que viven de esta importante actividad.

Hay que retomar lo que aquí hace un momento se dijo, al hacer el anuncio de esta importante inversión que empresarios nacionales están decididos a hacer en favor del turismo de nuestro país, acredita la confianza de ellos, precisamente, en el desarrollo y el potencial que nuestro país tiene en este sector y en otros que hemos venido impulsando.

Pero vale la pena, todavía, darle una mayor dimensión a lo que esto significa, y que aquí hace un momento la Secretaria de Turismo compartía: Las cifras, efectivamente, son relevantes y muy importantes. Lo son porque son mayores a las que se han hecho en otro momento.

Y, seguramente, como hace un momento me compartía el Presidente del CNET es, también, seguro que a partir de mejores entornos y en este clima que estamos propiciando para que México pueda despuntar a mayor ritmo en el crecimiento de su economía, es seguro que estas inversiones habrán de modificarse a la alza.

Pero vale la pena, también, dibujar y entender mejor lo que esto significa. Cuando hablamos de generación de más empleos, hay que tratar de dimensionar lo que para estas 17 entidades del país va a representar.

El que se tengan mayores espacios para actividades recreativas, de esparcimiento para los mexicanos y para visitantes extranjeros, pero que al poder aprovechar nuestras bellezas naturales, nuestra gran oferta turística, la belleza que este país tiene y las fortalezas que tiene dentro del sector turístico, sin duda, también, representa mayor empleo, al dar oportunidad a que las familias, a que jóvenes, especialmente mujeres, como ya lo señalaba, puedan tener un empleo digno y bien remunerado.

Lo mismo que en la prestación de servicios turísticos, en la oferta que dan los restaurantes y otros servicios que acompañan a la actividad turística.

La infraestructura hotelera que habrá de generar espacios, de empleo para más mexicanos.

Esto, sin duda, es lo que tenemos que observar y debemos apreciarlo, porque el motor de este desarrollo económico, del desarrollo económico de nuestro país depende de la confianza y, sobre todo, de la decisión y del compromiso que tienen hoy empresarios nacionales para seguir invirtiendo en nuestro país y de manera señalada en esta actividad, que es el turismo.

Por ello, como Gobierno, expreso mi mayor reconocimiento, mi reconocimiento a la confianza que ustedes hoy aquí expresan y que habrá de materializarse en los próximos años.

Habrá de materializarse en una mayor oferta turística, para la actividad, insisto, de esparcimiento y recreación de mexicanos y visitantes extranjeros. Pero también en la generación de más empleo para los mexicanos y con ello impactar las condiciones de bienestar de las familias mexicanas.

Adicionalmente, el Gobierno de la República está impulsando reformas transformadoras en favor de toda la economía nacional que, desde luego, tendrá impacto en la actividad turística.

Me refiero, por ejemplo, a la iniciativa de Reforma Financiera que presentamos hace algunos meses en el marco del Pacto por México. Al promover que haya más crédito y que sea más barato, se contribuirá al desarrollo de micro, pequeñas y medianas empresas turísticas.

De esta manera, cada destino del país ofrecerá una mayor diversidad de servicios a nuestros visitantes.

Por su parte, la Reforma Energética también servirá para proyectar una industria turística más dinámica y más sustentable.

Permítanme compartirles al menos tres ejemplos:

Primero. La reforma de nuestro sector energético reducirá los costos de la electricidad, esto representará un gran beneficio para las familias mexicanas, pero también, para los destinos turísticos.

Con la Reforma Energética, los empresarios del turismo, como todos los del país, contarán con insumos esenciales, como gas y electricidad, en mayor cantidad y a mayores precios.

Segundo. La Reforma contribuirá a posicionar a México como un país comprometido con el ambiente, toda vez que fomenta la generación de electricidad, a partir de fuentes más limpias de energía.

Esto también se verá reflejado en los propios destinos turísticos, como Manzanillo, en Colima; o Mazatlán, en Sinaloa, que verán incrementado su atractivo, a partir del uso de un combustible más limpio para la generación de energía.

Y tercero. La aprobación de esta reforma transformadora enviará al mundo una señal inequívoca de la modernidad y apertura de México en la economía del Siglo XXI.

Esta proyección internacional, sin duda incrementará el flujo de turistas y de inversiones, tanto nacionales como extranjeras, potenciando con ello nuestra vocación turística nacional.

Así como la Reforma Energética generará beneficios concretos para el turismo, también los traerá a prácticamente todas las actividades productivas del país.

De ahí la importancia de concretar la reforma, y con ella acelerar nuestra economía.

Como lo he dicho, el crecimiento económico es la mejor ruta para generar prosperidad, para abrir oportunidades de desarrollo y combatir de raíz la pobreza y la desigualdad.

Señoras y señores:

Las imágenes que acabamos de ver son reflejo de la vitalidad y diversidad turística de nuestro país. El país es un mosaico de paisajes y actividades, de colores, de sabores, de sonidos.

Los mexicanos que recorren y conocen nuestro país, así como los extranjeros que tienen el privilegio de visitar México, se enriquecen con experiencias que duran toda la vida.

Así como el turismo enriquece vidas, debe ser también una fuente de riqueza nacional. Una fuente de oportunidad y desarrollo para millones de mexicanos, orgullosos de su patrimonio natural, histórico y cultural.

Por ello, en el Gobierno de la República tenemos el firme compromiso de seguir fortaleciendo este sector. Confío que el Gabinete Turístico será una herramienta útil para la entrega de mejores y mayores resultados.

Una vez más quiero reconocer al Consejo Nacional Empresarial Turístico de México su compromiso pero, sobre todo, su confianza en nuestro país.

Por ello, el importante anuncio de esta inversión, que habrá de materializarse en los siguientes tres años, como ustedes aquí lo han anticipado. Y que espero que el entorno que estemos propiciando augure mayores inversiones en este sector de nuestra economía.

México de forma natural tiene una vocación económica por el turismo.

Queremos, insisto, incrementar la oferta turística de nuestro país.

Queremos impulsar la industria turística, porque es fuente de riqueza, porque es fuente de bienestar para las familias mexicanas.

Mi reconocimiento y mis mayores deseos de éxito a estas inversiones que hoy nos están compartiendo y que vendrán a contribuir al desarrollo, al crecimiento económico de nuestro país y, sobre todo, a elevar la calidad de vida de los mexicanos.

Muchísimas gracias.