Señoras y señores.

Muy buenas tardes.

A todas y a todos ustedes.

Quiero saludar la presencia de la Vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados. Muchas gracias, Diputada, por acompañarnos.

De igual forma, de representantes de distintas organizaciones de la sociedad civil de nuestro país; de organizaciones empresariales vinculadas a la actividad agroalimentaria; de organizaciones académicas y de organizaciones de migrantes y de mexicanos que participan en distintos esfuerzos en el extranjero en hacer valer la voz de México en otras latitudes.

Saludo la presencia de los señores integrantes del Gabinete, que más allá de la estatura física que algunos nos han compartido.

Lo que sí tenemos claro, todos, quienes somos parte de este equipo de trabajo, es hacer que México se convierta en un gigante. Un gigante para orgullo de todos los mexicanos y un gigante que se deje ver, escuchar y sentir en favor de las grandes causas de la humanidad.

Éste es el alcance y el gran objetivo que tiene el Gobierno de la República.

Quiero saludar de manera muy particular la presencia de dos Gobernadores, de quienes es el Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, quien ha estado presente y adherido en nombre de sus compañeros gobernadores a todas las iniciativas y esfuerzos que el Gobierno de la República viene desplegando para servir a todos los mexicanos.

Muchas gracias, Gobernador de Sinaloa por acompañarnos.

Y, de igual forma, al Gobernador del Estado de México, quien preside la Comisión dentro de la CONAGO de asuntos internacionales.

Ambos, muchas gracias por su presencia.

Y con afecto y respeto por su presencia a Legisladores Federales, tanto de la Cámara de Diputados, como del Senado de la República; a su Presidente y Presidente en ambas Cámaras y respectivamente de las Comisiones de Asuntos Internacionales.

Muchas gracias por acompañarnos.

Y a toda esta gran representación de la sociedad mexicana que acude a esta convocatoria para hacer valer sus propuestas, sus opiniones, que nos van a permitir integrar el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018.

Muchas gracias a los medios de comunicación por estar aquí presentes.

Señoras y señores:

Planear a partir de las prioridades de la sociedad no es sólo una obligación constitucional es, también, una convicción política personal.

En el México democrático y plural de nuestros días, las decisiones públicas deben contar, invariablemente, con el sustento y apoyo ciudadano.

Por ello, desde el primer día de esta Administración me comprometí a construir un Gobierno abierto y cercano a la gente. Me comprometí a ejercer una Presidencia democrática que escuche las voces de la sociedad para tomar las mejores decisiones.

Y en cumplimiento a este compromiso, el pasado 28 de febrero iniciamos el proceso de consultas ciudadanas para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. Con el conocimiento y la experiencia de académicos, especialistas, empresarios, integrantes de la sociedad civil y ciudadanos en general, la planeación del desarrollo nacional será integral e incluyente.

Es un muy alentador constatar que hay un gran número de personas dispuestas a mover y a transformar a nuestro país, a incidir en el desarrollo que México deba de tener.

Y tan sólo en la consulta, que ya se viene realizando en línea, más de 32 mil mexicanos ya se han unido a este ejercicio democrático. A partir de sus reflexiones e ideas podremos construir el país que todos queremos.

Y para lograr esta aspiración colectiva, el Gobierno de la República trazó, desde el 1 de diciembre, una ruta clara con cinco grandes ejes para encauzar el esfuerzo nacional.

Estamos trabajando para tener un México en paz; un México incluyente, libre de pobreza, de marginación y de oportunidades para todos los mexicanos. Un México con educación de calidad para todos.

Estamos determinados a sentar las bases de un México próspero y hacer de México un actor con responsabilidad global. Este último objetivo es, justamente, el que hoy nos convoca.

Queremos escuchar sus opiniones y propuestas para hacer de nuestro país un ejemplo de cooperación y corresponsabilidad en el mundo. Aspiramos a que nuestra Nación fortalezca su voz y su presencia en la comunidad internacional.

Desde hace décadas, México ha tenido un reconocido lugar entre las naciones. Es momento de nuevamente retomar este papel protagónico relevante y de actor global que México ha tenido.

En momentos cruciales de nuestra historia contemporánea, nuestro país ha destacado por su diplomacia que, sin duda, ha proyectado una enorme autoridad moral.

Así como la Doctrina Estrada marcó en su momento los principios de una política exterior consistente, hoy tenemos la responsabilidad de trazar una ruta acorde a las nuevas realidades globales. Una ruta que renueve el espíritu de fraternidad y solidaridad, que caracterizaron a México cuando recibió con afecto y humanidad a los exiliados de naciones hermanas como España, Chile y Uruguay.

Recobremos el liderazgo en beneficio de las grandes causas, el mismo que desplegamos cuando México se pronunció a favor de la proscripción de armas nucleares en América Latina.

Retomemos el papel de mediador y conciliador que caracterizó a México en el pasado al respaldar iniciativas como el Grupo Contadora, que promovió la paz en la región de Centroamérica.

Reafirmemos el compromiso de México con el libre comercio, la movilidad de capitales y la integración productiva.

Así, hemos logrado tener una amplia red de tratados que nos vinculan con 44 países y nos dan acceso a un mercado potencial de más de mil millones de personas.

Mantengamos el activo papel en los foros multilaterales, como el que hemos tenido a favor del medio ambiente y de una nueva arquitectura financiera internacional.

Para lograrlo, tengamos presente que México siempre ha ejercido una influencia internacional positiva, sustentada en valores universales.

Ante los desafíos de la globalidad, es tiempo de asumir una más amplia y profunda responsabilidad con el orbe.

Es momento de replantear nuestro papel ante un mundo cambiante y complejo, y por momentos convulso.

México tiene todo para ser una voz en favor de la cooperación y la corresponsabilidad dentro de las naciones.

Estoy convencido de que podemos ser una fuerza positiva y propositiva en el mundo, una Nación al servicio de las mejores causas de la humanidad.

Con este objetivo en mente, nuestra política exterior estará sustentada en cuatro grandes pilares.

Primero. Fortalecer la presencia de México en el mundo a fin de incidir en la conformación de una arquitectura internacional más próspera y equitativa.

Segundo. Ampliar la cooperación internacional, para que nuestra política exterior contribuya decididamente al desarrollo interior del país.

Tercero. Promover el valor de México en el mundo, a fin de acercar a otras latitudes, nuestra historia, nuestra riqueza cultural, nuestra naturaleza, nuestra gastronomía y el valioso patrimonio cultural que tiene nuestro país.

Y cuarto. Velar por los intereses de México y de todos los mexicanos en el extranjero.

Estos pilares se verán reflejados en una agenda de trabajo concreta, diseñada para complementarnos con cada región del mundo.

Debemos estrechar lazos políticos y económicos con los países de América del Norte, nuestros principales socios, para lograr un crecimiento económico y desarrollo compartidos.

Hay que reflexionar sobre temas tan importantes como productividad y migración, así como fronteras seguras, eficientes y ordenadas.

Es necesario, también, refrendar nuestra identidad compartida con los países hermanos de América Latina, a fin de crear una región unida y próspera.

Debemos profundizar nuestras relaciones de amistad y cooperación con los países europeos. Con este Continente tenemos vínculos históricos, pero también tenemos nuevas oportunidades para el futuro de México y de esa región del mundo.

Por su parte, Asia-Pacífico es una de las regiones más dinámicas del mundo, como aquí se ha expresado ya, por aquellos que me antecedieron en el uso de la palabra.

Nuestra incorporación a las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico nos permitirá aprovechar las oportunidades que están surgiendo en esta región.

Vamos, además, a fomentar el acercamiento con las naciones de Medio Oriente, a fin de atraer inversiones productivas.

Igualmente, tenemos que promover una mayor comunicación con las naciones africanas que están fortaleciendo su desarrollo.

En el actual escenario mundial no debe haber países lejanos de México. Con todos debemos interactuar. Porque a todos les podemos aportar y de todos podemos aprender.

Señoras y señores:

Estos son los pilares y propósitos que nos hemos planteado en materia de política exterior. Lo que sigue ahora, a través de estos foros de consulta, es darles mayor contenido y profundidad.

Por ello, agradezco ampliamente el interés mostrado por los aquí presentes y varios de quienes habrán de participar en los espacios de consulta y de poder expresar, en un momento más, su experiencia, su visión, que al ser compartida, sin duda, vendrá a enriquecer las acciones que nos hemos trazado en materia de política exterior.

El objetivo es establecer agendas de trabajo viables que contribuyan al desarrollo del país y que además permitan que México contribuya al desarrollo global.

El mundo vive grandes desafíos: el cambio climático, la escasez de agua, el hambre, el terrorismo, las crisis financieras e, incluso, la latente amenaza nuclear, son temas que afectan y deben ocupar la atención de todas las naciones del orbe.

Es necesario mover conciencias y sumar voluntades para hacer frente a los grandes desafíos de la humanidad.

En un mundo interrelacionado los problemas comunes se resuelven con soluciones compartidas.

Debemos seguir construyendo el paradigma de la cooperación internacional.

México tiene una gran aportación que hacer para conseguirlo.

Éste es el momento de asumir una mayor responsabilidad global.

Tenemos todo para lograrlo: la experiencia del Servicio Exterior Mexicano, el talento de nuestros negociadores internacionales, varios de ellos aquí presentes, que en los últimos años, lustros, décadas han aportado a la construcción de esta presencia importante de México en el mundo, particularmente en estas negociaciones internacionales.

La visión de nuestros empresarios, académicos, intelectuales, de todos los aquí presentes y representados, sin duda van a permitir que México pueda tener a partir de ahora un relanzamiento de su presencia en el mundo para que a través de la cooperación y la corresponsabilidad, la voz de México suene con firmeza, fuerte y de manera solidaria en el mundo entero.

Gracias a todas y a todos ustedes por su activa participación, por su interés mostrado, porque todo ello habrá de contribuir a definir las acciones y políticas públicas que el Gobierno de la República emprenda para que México suene muy fuerte en el mundo entero.

Muchas gracias.

Disculpen ustedes mi omisión porque, además de mi mensaje, es de mi interés al agradecer y reconocer su participación y presencia en este acto, hacer la declaratoria inaugural del mismo.

Por ello, procedo a esta declaratoria.

En México, Distrito Federal, siendo las 13 horas del día 12 de marzo del 2013, me es muy grato declarar inaugurado el Foro de Consulta Pública: México, Actor con Responsabilidad Global. Seguro de que sus trabajos contribuirán a formular el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 en congruencia con las necesidades, anhelos que todos los mexicanos tenemos.

Hago votos por el mayor de los éxitos a los trabajos que aquí habrán de realizarse.

Felicidades.