Les comparto brevemente lo ocurrido por la mañana, que seguramente ustedes atestiguaron.

Y solamente compartirles que fue oportunidad para saludar al Papa Francisco, de expresarle en nombre del pueblo de México nuestra felicitación con motivo de este día de inauguración de su pontificado. De transmitir un saludo afectuoso de parte de los mexicanos.

De poder hacerle una invitación cordial a visitar nuestro país cuando así lo estime él conveniente.

Consideramos que hay una oportunidad, como tal se lo pude compartir al Papa, de que quizá eventualmente en la visita, que de hacerse a América próximamente, creo que habría oportunidad para poder visitar nuestro país.

Sin embargo, que estaba abierta la invitación para que cuando él así lo estimara visitara nuestro país.

Fue cálido, amable el encuentro, breve, que sostuve con él, como el que llevaran a cabo otros Jefes de Estado.

Y creo que se hizo patente el respeto que hay de parte de México hacia el Papa, hacia el Jefe del Estado Vaticano, con quien México mantiene una relación de respeto, de institucionalidad y diplomática.

Y estos son los alcances de lo acontecido el día hoy. No abundo más allá de lo que ustedes ya pudieron presenciar.

Creo que lo que es digno de destacarse, obviamente son las grandes coincidencias que hay en los postulados que el Papa ha formulado en lo que habrá de trabajar durante su pontificado, que es en la atención a quienes más lo necesitan, a los más pobres, a los más necesitados; a la niñez, a la infancia que fue parte del mensaje que tuviera el día de hoy.

Y que, sin duda, tiene una gran coincidencia con lo que desde el Gobierno de la República, también estamos trabajando y habremos de darle una atención prioritaria que son precisamente a estos temas: a lograr un México de paz, un México incluyente. Un México alejado de la pobreza, de la marginación y de fortalecer la capacidad de las instituciones del Estado mexicano, precisamente para brindar una mayor atención a quienes más lo necesitan.

Es uno de los retos y uno de los cinco grandes objetivos que tiene mi Gobierno, y que celebramos realmente los postulados que ahora el Papa ha manifestado, tendrá en su pontificado.

Estos son los temas que yo podría compartirles y, si hay algunas preguntas, que espero sean pocas, estoy abierto.

-PREGUNTA: Con qué otros Jefes de Estado conversó, de qué conversó. Y si en esta posibilidad de visita, que dice usted hay un viaje a América.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: No sé si lo vaya a haber. Es algo de lo que se especula.

-PREGUNTA: Es que se habla de las Jornadas de la Juventud en Brasil en julio, qué tal estoy de enterada, y que podría ocurrir, digamos, como el primer gran viaje pontificio a América.

No sé si esa posibilidad se concretaría.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETA: Sobre esa última no haría yo mayores especulaciones. Evidentemente, estará sujeto a la agenda que establezca el Papa y lo importante es haber hecho patente esta invitación para que visite nuestro país cuando así lo estime conveniente.

Los encuentros que tuve con varios Jefes de Estado, obviamente, oportunidad, también, para reafirmar la amistad, la relación cordial que hay con todos ellos.

Vale la pena destacar que nos congratulamos en el encuentro con la Presidenta de Brasil, del avance que hay, en la buena relación, a la relación cordial que se viene dando.

Y que una muestra, precisamente, de esta buena relación es la decisión que ambos países acordamos para evitar las visas que hay entre nuestros países, y que ahora permitirá un tránsito libre de México a Brasil y de Brasil a México de los nacionales de cada uno de estos países.

Esto, sin duda, yo creo que acredita el ánimo que hay para mantener una relación de gran cercanía, de mayor integración y de mutua cooperación, como hoy lo hicimos patente en el saludo que tuve para con ella.

Y con otros Jefes de Estado, tuve oportunidad de saludar al Presidente de Chile, con quien hablamos de cómo va avanzando, realmente, el acuerdo que tenemos en la Alianza Pacífico.

Saludé a otros Jefes de Estado, particularmente de la Unión Europea. Todos ellos hicieron extensiva la invitación para visitar su país, cuando así fuera posible. Es el caso de Polonia, el de Bulgaria, de España; el encuentro que tuve, el saludo con el Presidente Rajoy. Reiteró la invitación para que cuando fuera, cuando lo estimemos y después de que lo platicáramos, hiciera una visita de Estado a España.

Me parece que son de los encuentros más relevantes. Con el Vicepresidente de Estados Unidos, también tuvimos oportunidad de saludarle. Se congratuló, nos felicitó de los avances que se estaban teniendo en estos primeros días en México y, particularmente, el del tono de la relación que estaba habiendo entre México y Estados Unidos, precisamente para ir más allá en la colaboración en temas de seguridad pública, sino poder avanzar en la agenda de construir una zona mucho más productiva de la región de Norteamérica, donde hay plena coincidencia.

Debo comentar que está muy optimista, lo cual nosotros celebramos, muy optimista de que la reforma migratoria eventualmente prospere, que se está trabajando, fue algo que nos compartió, que hay avances en esta propuesta que el Presidente Obama ha llevado a cabo. Y nosotros lo celebramos.

Incluso, dije que estábamos en toda la disposición de colaborar, de cooperar desde nuestro espacio de actuación, en lo que eventualmente pueda resultar. Y que celebramos, realmente, esta iniciativa que se estaba teniendo por parte del Presidente Obama.

Debo destacar, también, dos encuentros más. Uno con la delegación representante de Cuba, quien reiteró la oportunidad para que en un futuro próximo tuviéramos un encuentro con el Presidente Raúl Castro. Estaba una delegación en la que venían representantes de la Cancillería, el Vicepresidente.

Y, también, me compartieron que ya hasta habían expresado el beneplácito para el Embajador que hemos postulado, Juan José Bremer. Hoy me lo compartieron de manera casual, a reserva, seguro, de tener la comunicación oficial, pero que ya estaba así considerado.

Y con el Presidente de Panamá, también, estuvimos ahí. Había quedado pendiente la oportunidad de poder estar, precisamente, prácticamente se empató con esta visita, con motivo del encuentro convocado por el Banco Interamericano de Desarrollo y que reuniría en ese momento a todos los Secretarios de Hacienda, o de Finanzas, de diferentes países.

Pero que, también, ha formulado una invitación para que hagamos una visita de Estado a Panamá. En fin.

Fue yo creo que una, sin perder el propósito central, que era hacer presencia de México, de saludar el inicio del apostolado del Papa Francisco.

Creó, también, oportunidad para saludar a varios Jefes de Estado y reafirmar la relación de cordialidad y de amistad para con los pueblos que ellos representan y que esto, insisto, como yo lo he señalado varias veces, pasa porque la buena relación, se tenga una buena relación entre Presidentes y Jefes de Estado de los países hermanos. Y en esta responsabilidad que tengo como Presidente de México y la que podamos construir de manera conjunta.

-PREGUNTA: Señor Presidente, ayer por la noche tuvimos la oportunidad el reportero Eduardo Ortega y su servidor, de encontrar al Presidente Rajoy. Fue muy enfático y como urgido, dijo: Nos importa mucho que el Presidente de México vaya este mismo año allá, a nuestro país, a España.

A quién le urge más, y en esas condiciones, cómo está México para negociar lo que a ellos les urge.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Miguel, yo creo que, ya lo he señalado.

A ver. Nos identifica a México y España una relación cordial, cercana, de gran hermandad y, usted bien lo ha señalado, el Presidente Rajoy no hizo sino refrendar y reiterar la invitación que atrás y ahora, nuevamente, nos ha formulado para tener una visita Oficial a España, lo cual está, obviamente, de toda consideración, con la oportunidad, cuando se dé el espacio, la habremos de llevar a cabo.

-PREGUNTA: Yo no sé si porque, además, estos actos aparte del nivel institucional, también conlleva una parte familiar. Usted ha estado acompañado de su esposa y de dos de sus hijas. No sé cómo ellas han podido vivir, también, este momento, el momento de acercarse al Papa Francisco.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Yo creo que es un momento emotivo.

Sin duda, es un momento especial, por eso, y en la medida de lo posible, cuando se puede comparto esos momentos con algunos de mis hijos, con algunos de los integrantes de la familia, y en esta ocasión me acompaña, como suele ocurrir cuando visito algún país, mi esposa, e hice que me acompañaran dos de mis hijas, las más pequeñas, para que me acompañaran en este momento tan emotivo, como me parece lo está siendo para toda la grey católica.

Y yo creo que para el mundo entero, que ha generado una gran expectativa el inicio del pontificado del Papa Francisco y que, sin duda, se esperan yo creo que varias acciones y varias actitudes frente a los retos que tiene la Iglesia, pero, también, en coincidencia con los grandes retos que tiene la humanidad.

Y yo creo que entre las cosas que se esperan, obviamente, para la región de América Latina, creo que el que el líder de la Iglesia católica sea latinoamericano, sin duda, puede representar un referente y ser un factor importante de unidad y de integración de la región de América Latina.

Y, evidentemente, el avanzar en apoyo a las grandes causas de la humanidad, como las que ya he señalado, especialmente, las que tienen que ver con la familia, con la niñez. Y ese es el motivo de que estemos hoy aquí.

-PREGUNTA: Solamente saber cuál es su propuesta para la embajada en Cuba.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Juan José Bremer. El Embajador Juan José Bremer, quien tiene una larga trayectoria en el ámbito diplomático. Ha sido postulado para ser el Embajador en Cuba.

Hemos ya recibido. Hoy se nos compartió que había el beneplácito, estaremos esperando el comunicado oficial, para entonces someterlo a la consideración del Senado de la República.

-PREGUNTA: Yo quisiera preguntarle, qué tan importante es esta invitación que hace al Papa, qué tan importante puede resultar para el país esta invitación.

-PRESIDENTE ENRIQUE PEÑA NIETO: Yo creo que es importante. Yo lo he señalado. Lo escuchó como una atención. Me dijo que lo tendría en toda consideración. Evidentemente no comprometió, más allá de tenerlo en toda consideración.

Le daba mucho gusto. Agradeció mucho la presencia de México en la representación que ostento, de estar aquí, en representación del pueblo de México. Está muy agradecido, muy contento. Así lo noté.

Y yo creo que para los mexicanos y, especialmente para quienes profesan la religión católica, y para quienes no, obviamente el liderazgo mundial que le es reconocido, o que es reconocido en el Papa, creo que resulta alentador y significativo para México que, eventualmente, él aceptara la invitación para estar en nuestro país.

Más cuando estamos en la construcción de un nuevo ánimo, un ánimo renovado entre los mexicanos, precisamente para poder avanzar, para poder lograr mejores condiciones.

Y todo esto, todo lo que aliente, lo que fomente, apoye y respalde este ánimo de optimismo, de solidaridad, de unidad, de fraternidad, sin duda, es positivo y favorable para México.

Muchas gracias.