-MODERADORA: Escucharemos las palabras del Director General de la Comisión Nacional del Agua, doctor David Korenfeld Federman.

-DR. DAVID KORENFELD FEDERMAN: Muy buenas tardes.

Con su permiso, señor Presidente de la República.

Distinguidos miembros del presídium.

Honorable auditorio.

El día de hoy, los estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas, celebramos el Día Mundial del Agua.

Celebrar este día, es festejar a la vida. No existe en el entorno de nuestro mundo, un elemento más unificador por su valor y su necesidad, que el agua.

Además, nos permite reflexionar sobre su presencia universal del agua, como actor fundamental en todas las ramas del quehacer humano. Hace realizables cada una de nuestras acciones y posibles todos nuestros proyectos, al convertirse, además de un recurso natural, en un bien público, un factor económico y una herramienta social.

No existe, en el contexto de nuestra especie, ningún otro factor más universal y unificador que el agua. Su transversalidad, que va desde las aguas que usamos para las actividades propias de nuestros hogares, hasta la que destinamos para la generación de energía, pasando por la producción de todos los bienes y servicios que consumimos y que hacen posible la vida en la recreación que propicia el turismo, hasta la que riega los campos donde se producen nuestros alimentos.

Es el agua que los mexicanos y todos los habitantes del planeta, estamos obligados a aprovechar de manera racional y justa.

Pero hoy, para que el agua en México, el festejo mundial adquiera una mayor relevancia, el señor Presidente de la República reitera este fundamental tema. Y, por eso, me permito hacer las siguientes consideraciones:

Actualmente, el 38 por ciento del territorio sufre algún grado de sequía. Nuestras presas de almacenamiento están por debajo de las medias históricas y la tercera parte de los mexicanos sufren distintos niveles de estrés hídrico, mientras que cerca de 160 mil kilómetros cuadrados del territorio nacional, son susceptibles de sufrir algún tipo de inundación.

Además, casi para todos pasa desapercibido que bajo el suelo mexicano se resguarda el más grande tesoro de nuestra tierra que es el agua subterránea, que representa casi el 40 por ciento del total de agua disponible para nuestro consumo.

Por ello, el Acuerdo General sobre la Eliminación del Libre Alumbramiento que, en unos momentos más, firmará el Presidente de la República, se suma a la serie de reformas y transformaciones que el Gobierno de la República ha impulsado y llevará a cabo.

Se trata del primer paso de una serie de mecanismos integrales para garantizar la administración de la demanda, manejo, inventario, control, planificación y gestión de las aguas subterráneas, garantizando la protección del recurso y el equilibrio entre la disponibilidad y el consumo.

Este Libre Alumbramiento, que fue justificado mientras las demandas de agua era menor a la magnitud de la relación de las cantidades que eran renovables, ahora se convirtió en una condición negativa, porque la extracción de líquidos sin ningún control, ha implicado el aumento en los casos de sobreexplotación de los acuíferos, condición no sustentable y difícilmente reversible.

El Acuerdo que suspende el Libre Alumbramiento, le brinda a los mexicanos la certeza de que la autoridad vigilará las fuentes subterráneas de agua, lo que nos permitirá tener un control sobre 10 mil millones de metros cúbicos de agua subterránea al año, que es una cantidad, incluso, superior a la que el país entero utiliza todo un año para su consumo urbano.

Con esta medida, iniciamos con pasos firmes y bajo una política pública de racionalidad y responsabilidad, la transformación del sistema de administración y gestión del agua.

Por otro lado, el día hoy, me permito informarle, señor Presidente, que en cumplimiento a sus instrucciones del día 10 de enero, en Fresnillo-Zacatecas y del 14, en Villahermosa-Tabasco; la CONAGUA ha firmado los convenios de corresponsabilidad con estas entidades de la República, para dar atención oportuna y mitigar los efectos de sequía e inundaciones, respectivamente.

Es importante destacar que estos convenios representan, además, de una acción sin precedentes de coordinación entre los niveles de Gobiernos, el inicio de una serie de acuerdos que con todas las entidades federativas tengamos en un marco de colaboración, delimitando, con claridad, las responsabilidades y competencias de cada uno y trabajaremos para dar respuestas y soluciones a la población.

En el caso Tabasco, señor Presidente, las 185 acciones que habrán de llevarse a cabo, representan la garantía a la población que, por primera vez, de manera coordinada y eficiente, los tres niveles de Gobierno emprenderemos las acciones para mitigar, al máximo, los efectos que causa la naturaleza.

El severo problema de sequía que afecta al Estado de Zacatecas, el convenio de corresponsabilidad delimita, de manera detallada, las grandes acciones y obras en materia de potabilizadoras, redes de agua y rehabilitación de pozos, que, de manera integral, apoyarán a la población y a los sectores productivos que más han sido perjudicados por este fenómeno.

Por ello, reitero ante la presencia de los Gobernadores, que haremos lo que nos corresponde pero, además, colaboraremos con ustedes para que el cumplimiento de todos estos convenios, se refleje en beneficios directos para los habitantes y los sectores productivos de sus respectivos estados.

En materia de abastecimiento hemos, también, iniciado acciones para asegurarlo en los centros de población, coadyuvando con los organismos operadores de los servicios de agua para lograrle a través de mecanismos que incluyan lo siguiente:

Racionalidad en el consumo, partiendo de la premisa: cuánta agua tenemos y cuánta agua podemos dotar, además, de definir los sitios donde se requiere un estricto ordenamiento territorial.

Disminuir, al máximo, las pérdidas físicas y comerciales de los entes prestadores de los servicios.

Mejorar las eficiencias sin competir con la inversión en obras.

Y buscar asegurar nuevas fuentes de abastecimiento para los próximos años pero, también, garantizando el reuso de agua tratada, así como el trabajo en equipo y en corresponsabilidad para acercar los recursos, por una parte, y generar esquemas de desarrollo sustentable, por otra.

El rumbo de la Administración actual está definido y ha sido consensado por el señor Presidente, a través de su vinculación con los mexicanos de distintas partes del país, lo que requiere de muy diversas acciones.

Los compromisos de Gobierno del Presidente de la República en materia de agua, sin duda, transformarán el rostro del sector hídrico en México. Se trata de obras y acciones que beneficiarán al agua en sus diferentes usos y, por lo tanto, a millones de mexicanos de distintas esferas y quehaceres cotidianos y productivos.

La labor de la Comisión Nacional del Agua no es ser un simple constructor de obras, sino la de ejecutar eficientemente las políticas públicas que garanticen la sustentabilidad hídrica del país.

Señor Presidente.

Señoras y señores:

La cooperación tal y como lo ha definido este año la Organización de las Naciones Unidas, permitirá hacer un uso más eficiente de los recursos hídricos.

México requiere de agua para vivir. No hay futuro que podamos proyectar como posible, que no pase por la necesidad de garantizar la preservación y presencia de este recurso vital para hacerlo.

Nuestro país, bajo el liderazgo del Presidente Enrique Peña Nieto, será una Nación responsable y consciente de los usos de sus recursos hídricos.

Muchas gracias.

Y muchas felicidades, en este día.

-MODERADOR: Interviene a continuación el Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, maestro Juan José Guerra Abud.

-MTRO. JUAN JOSÉ GUERRA ABUD: Señor Presidente, con su permiso.

Distinguidos miembros del presídium, señoras y señores:

Algunos científicos consideran que nuestro planeta ha vivido, desde siempre, cambios cíclicos de temperatura. Otros, aseguran que los efectos del cambio climático ya se están dejando sentir, pero lo cierto, es que el comportamiento del clima en los últimos años, difiere, de manera muy importante, de los patrones que se han registrado históricamente.

Estos cambios de temperatura, han generado fenómenos climatológicos extremos en todo el planeta que, evidentemente, afectan tanto a la actividad humana como a la biodiversidad.

México no ha sido ajeno a estos cambios del clima. Algunas regiones que tenían lluvia de manera regular, hoy enfrentan sequías. En otras, se sufren heladas a destiempo que acaban con las cosechas, y otras más, tradicionalmente frías, son azotadas por olas de calor, y, desde luego, los efectos de estos fenómenos, por su frecuencia y magnitud, se dejan sentir.

Se estima que hoy en día, casi el 40 por ciento del territorio nacional tiene condiciones anormalmente secas, y que un 17 por ciento adicional empieza a sentir sus efectos, impactando a 806 municipios en 28 entidades federativas.

Esto ha ocasionado, entre otros fenómenos, pérdidas económicas en el sector agropecuario y un incremento importante en los incendios forestales, con sus consecuentes efectos negativos en nuestra vasta biodiversidad.

La Comisión Nacional del Agua, a través del Servicio Meteorológico Nacional, estima que en los próximos meses, la precipitación pluvial se reducirá, pero la lluvia que deja de caer en el Norte del país se deja sentir en el Sur.

Por todas las razones señaladas, el acuerdo del Presidente Peña Nieto para crear la Comisión Intersecretarial para la Atención de Sequías e Inundaciones, cobra particular relevancia.

Esta Comisión, que al estar integrada por 12 Secretarías de Estado, por la Comisión Federal de Electricidad y por la Comisión Nacional del Agua, garantiza tanto la coordinación interinstitucional, así como la transversalidad de las medidas que se tomen.

Entre otras, esta Comisión será la responsable de presentar a la consideración del señor Presidente de la República, las políticas y estratégicas nacionales para mitigar los efectos de las sequías y las inundaciones.

Establecerá medidas preventivas e impulsará la investigación científica, a la vez que deberá buscar la participación ciudadana y mantener informada a la población, para que se conozcan las vulnerabilidades y se tomen las medidas necesarias ante la ocurrencia de fenómenos meteorológicos extraordinarios.

Desde luego, que los mecanismos de coordinación con los gobiernos estatales y municipales para determinar conjuntamente las medidas de mitigación, deberán estar vigentes en todo momento.

Por instrucciones del señor Presidente, esta Comisión, deberá empezar a sesionar, de manera inmediata.

La labor cotidiana de todas las Secretarías que participaremos en la Comisión Intersecretarial para la Atención de Sequías e Inundaciones, jugará un papel decisivo para alcanzar las metas que el señor Presidente ha establecido, de lograr un Gobierno eficaz y promover el crecimiento de nuestra economía, de manera sostenida y sustentable, que genere la prosperidad de todos los mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Veremos a continuación la proyección del video El Libre Alumbramiento.

(PROYECCIÓN DE VIDEO)

-MODERADOR: Enseguida el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto, firmará el documento de los Instrumentos sobre el Libre Alumbramiento de Aguas Nacionales.

(FIRMA DEL DOCUMENTO)
-MODERADORA: Realiza su intervención el Gobernador Constitucional del Estado de Durango y Coordinador de la Comisión del Agua en la CONAGO, contador público Jorge Herrera Caldera.

-GOBERNADOR JORGE HERRERA CALDERA: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República; distinguidos miembros del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno Federal; amigos Gobernadores; representantes de organizaciones de la sociedad civil; empresarios aquí presentes; distinguidos invitados.

México enfrenta hoy, dos realidades que ponen en riesgo nuestro futuro:

Uno. El agua se acaba.

Dos. El cambio climático ya está aquí.

Derivado de nuestra ubicación geográfica, en nuestro territorio, se presentan situaciones con un gran contraste. Tenemos regiones que se inundan mucho y regiones en las que, prácticamente, no llueve nada.

Tenemos regiones donde hace mucho frío y regiones en las que las temperaturas llegan, literalmente, a los 50 grados. En Durango, tenemos La Rosilla, que, en tiempo de invierno, marca 21 grados bajo cero.

Por ello, hoy, en el marco de la celebración del Día Mundial del Agua, nos une el propósito de tomar acciones inmediatas para garantizar el abasto del vital líquido para el presente y para las futuras generaciones.

En materia de agua, de agua para todos, prevenir es ganar. Entre 2011 y 2012, México experimentó una de las peores sequías de su historia como Nación.

El nivel de precipitaciones disminuyó en algunas regiones hasta un 60 por ciento. Más de 20 estados fueron afectados con el consecuente impacto negativo en la vida de miles de comunidades y en la economía de las regiones.

La CONAGUA, estima que para los próximos tres meses las precipitaciones pluviales volverán a reducirse hasta en un 40 por ciento. El mayor déficit se registrará nuevamente en el Noreste del país, así como en la Península de Baja California, Sonora, Sinaloa, Nayarit, parte de Jalisco, Zacatecas y Durango.

Esto, definitivamente, pone en riesgo, una vez más, los ciclos hidroagrícolas y el abastecimiento para las ciudades y las comunidades del medio rural.

En ese contexto, celebro y reconozco la voluntad política, la visión y determinación del Presidente de la República, para poner en marcha, desde el 10 de enero de este año, el Programa Nacional Contra la Sequía, porque prevenir es ganar.

Se trata de una respuesta articulada y oportuna para anticipar y atender los efectos de la sequía. Se trata de un mensaje firme y claro que de frente a las fuerzas de la naturaleza que, en ocasiones, amenaza la vida y la seguridad de las comunidades, contamos con la acción responsable del Estado mexicano, contamos con el eficaz liderazgo del Presidente Enrique Peña Nieto.

En este sentido, a nombre de mis compañeros Gobernadores y como Coordinador de la Comisión de Agua de la CONAGO, expreso el reconocimiento y el sólido respaldo de los estados de la República, esta iniciativa impulsada por el Presidente de todos los mexicanos.

Expreso, además, la plena voluntad de las entidades federativas para participar corresponsablemente en estas tareas prioritarias. En especial, valoramos y agradecemos que, derivado de este programa, se están llevando a cabo acciones concretas de apoyo a los productores del campo, mediante seguros catastróficos y la creación del Fondo de Apoyo Rural por Contingencias Climatológicas, previsto en la Ley de Desarrollo Rural Sustentable porque, precisamente, prevenir es ganar.

Valoramos, también, la instalación de la Comisión Intersecretarial para el Cambio Climático, que confirma la alta prioridad que el Gobierno de la República otorga a este gran desafío.

Señor Presidente.

Amigas y amigos:

En todo el mundo, a lo largo del Siglo XXI, se han producido sequías más intensas, ligadas a un aumento en las temperaturas y a un descenso en las precipitaciones, afectando cada vez más, a un mayor número de personas.

Frente al reto de las contingencias climáticas, sabemos que contamos con el Gobierno de la República para apoyar y servir a quienes más lo necesitan. Pero en esto, todos necesitamos hacer la tarea.

Sí. Requerimos anticipar y atender con apoyos a la población afectada por las contingencias, pero, también, requerimos anticipar estos retos. Requerimos fortalecer la cultura del agua. Requerimos impulsar las obras de infraestructura que nos permitan un manejo responsable y sustentable del vital líquido. Requerimos incentivos y políticas tarifarias que reconozcan nuestra realidad social, pero, también, que reconozcan el verdadero valor del agua.

En una palabra: México demanda armonizar el desarrollo económico y el desarrollo ecológico. La prosperidad presente, no puede construirse sobre la cancelación del futuro. Y ello aplica, lo mismo para los retos del agua que para los retos de la energía y de nuestra realidad fiscal.

Por eso, con singular entusiasmo, nos sumamos hoy a la convocatoria de nuestro Presidente, para concretar las reformas que México necesita, para alcanzar su verdadero potencial.

Saludamos, con beneplácito, el avance que, en la madrugada de ayer, la Cámara de Diputados Federal dio a esa gran reforma, también, de Telecomunicaciones.

Nos sumamos al clima de diálogo y entendimiento político que, con gran madurez y altura de miras, promueve el Gobierno de la República y las principales fuerzas políticas, a través del Pacto por México.

Nos sumamos, con toda convicción, a la convocatoria para mover a México. Por nuestras familias, por nuestros productores, por nuestras regiones y por el cuidado de nuestros recursos naturales.

Unidos, vamos a transformar a México.

Por la sustentabilidad hacia la prevención de nuestros ecosistemas y hacia el cuidado del agua.

Porque prevenir es ganar, unidos, transformemos a México.

Muchas gracias.