-MODERADOR: En uso de la palabra el Gobernador del Estado de Puebla, doctor Rafael Moreno Valle Rosas.

-GOBERNADOR RAFAEL MORENO VALLE ROSAS: Es un honor contar con la presencia del Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Bienvenido, señor Presidente. Puebla lo recibe con los brazos abiertos. Estoy seguro de que ésta será la primera de muchas visitas a nuestro estado.

Es un privilegio que nos acompañen: Luis Videgaray, Secretario de Hacienda y Crédito Público; Rosario Robles, Secretaria de Desarrollo Social; y Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes.

Aprovecho la ocasión para reiterarles nuestro compromiso de colaboración y nuestra disposición absoluta de trabajar bajo el liderazgo del Presidente de la República, en beneficio de Puebla y de México.

Me siento muy honrado de darles a la bienvenida a la Puebla milenaria donde los cholultecas construyeron la pirámide con la base más grande del mundo. A la Puebla colonial, que fue considerada la segunda ciudad más importante de la Nueva España.

A la Puebla de Zaragoza, donde hace casi 151 años el Ejército de Oriente venció un 5 de mayo a los franceses, considerados como los mejores soldados del mundo. A la Cuna de la Revolución, donde los hermanos Serdán iniciaron la rebelión contra la Dictadura.

Hoy, los poblanos recibimos con aprecio y reconocimiento al Presidente de todos los mexicanos, al Presidente de la República, que ha hecho renacer el ánimo y la confianza de que con el esfuerzo de todos es posible impulsar un modelo de desarrollo con equidad, capaz de revertir los rezagos históricos y las grandes desigualdades que prevalecen entre grupos sociales, regiones y géneros.

En este sentido, usted, señor Presidente, desde el primer día de su mandato ha tenido el acierto de convocar, sin distingo de ideologías o emblemas políticos, a la construcción de acuerdos y consensos, que están permitiendo encauzar las reformas que por décadas fueron postergadas, sobreponiendo a las diferencias y a los intereses parciales, el interés superior de la Nación.

El espíritu del Pacto por México demuestra que es posible construir una agenda de coincidencias para proyectar el rumbo y el ritmo de los cambios profundos que el país requiere y la sociedad demanda.

Secundamos y suscribimos su convocatoria, compartiendo la premisa de que en la pluralidad reside la verdadera riqueza y el potencial de un México más incluyente y justo.

En este sentido, no podemos permitir que las diferencias ideológicas o políticas se conviertan en un obstáculo para el desarrollo del país.

Por ello, nos sumamos con determinación a la Cruzada Nacional Contra el Hambre, convencidos de que combatir la pobreza extrema, cerrar las brechas de las desigualdades y generar un mayor acceso a las oportunidades de bienestar, son precondiciones para asegurar la paz social y saldar la deuda moral que tenemos con los que más necesitan.

El Foro de Consulta Ciudadana México Incluyente representa una oportunidad para discutir los retos que enfrentamos y encontrar nuevas soluciones a viejos problemas.

Nos une la convicción de que la pobreza de unos, compromete el bienestar de todos.

Por ello, invito a campesinos, indígenas, personas de la tercera edad, madres de familia, personas con discapacidad, universitarios, investigadores, productores, empresarios, estudiantes, líderes sociales y a todos aquellos que tengan experiencias en los diferentes campos, a exponer sus propuestas para que sean consideradas en la formulación del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.

Estoy convencido de que los problemas comunes requieren soluciones compartidas.

Hoy, la participación ciudadana se ve reflejada con la presencia de mujeres y hombres dispuestos a aportar su tiempo y talento en favor de nuestras mejores causas.

Lo que hagamos o dejemos de hacer determinará el futuro de nuestro estado, nuestro país y, sobre todo, el bienestar de sus habitantes.

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 nos permitirá avanzar en la transformación de México.

El señor Presidente y su equipo de trabajo han hecho un gran esfuerzo por escuchar la voz de los ciudadanos, para conocer sus necesidades y aspiraciones.

Estoy seguro que al concluir este ejercicio democrático, el Ejecutivo Federal presentará un proyecto de gran visión y de largo alcance con acciones concretas y medibles en el corto y en el mediano plazo.

Un proyecto de largo aliento, que nos comprometa a todos moral y políticamente.

Un proyecto de futuro que ponga la técnica al servicio de la política y la política al servicio del progreso.

Hoy, los poblanos ratificamos nuestro compromiso de convertirnos en uno de los activos fundamentales del Proyecto Nacional que encabeza el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Tiene la palabra la Secretaria de Desarrollo Social, maestra Rosario Robles Berlanga.

-SECRETARIA ROSARIO ROBLES BERLANGA: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto; señor Gobernador del Estado de Puebla, doctor Rafael Moreno Valle Rosas.

Señor Secretario de Hacienda, Luis Videgaray; señor Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza; distinguidos miembros del presídium.

Compañeras y compañeros representantes de la sociedad civil; medios de comunicación; mujeres, jóvenes, compañeros de comunidades indígenas.

Ponentes, panelistas, académicos, expertos y, sobre todo, ciudadanos que hoy nos acompañan.

Estamos reunidos todos hoy aquí, en Puebla, para mover a México, para que entre todos: Gobierno, sociedad y empresas, logremos construir un México incluyente.

El Presidente Enrique Peña Nieto ha dejado muy en claro la visión y el rumbo del México que queremos. Una sociedad de clase media con equidad, cohesión social e igualdad. Un México de mayor movilidad social, con más igualdad y menos pobreza. Un México sin hambre.

El reto no es menor. Cerca de la mitad de los mexicanos se encuentra en condiciones de pobreza, de los cuales 7.4 millones están en pobreza extrema y carencia alimentaria.

Además, la desigualdad es un signo de los tiempos que vive hoy nuestro país. El México de hoy tiene hambre y sed. Sed de justicia social y hambre de derechos ciudadanos plenos.

Es por ello, que el Gobierno de la República le ha dado la más alta prioridad a la Cruzada Nacional contra el Hambre, y es por ello que estamos trabajando por un México sin hambre, sumando esfuerzos de todos: dependencias del Gobierno Federal, gobiernos municipales y estatales; organizaciones de la sociedad civil; empresas; universidades; expertos; organismos internacionales; organizaciones campesinas y comunidades indígenas.

Todos. Mujeres, jóvenes, ancianos, niños y niñas, para que sin importar los colores políticos, los colores de piel, o el estrato social, todos, podamos participar en esta gran causa nacional.

Con esta filosofía es que impulsamos una política social de nueva generación. Una política social incluyente, democrática, participativa y plural.

Una política social que reconozca los avances y las deficiencias; que enfrente los retos con valor para cambiar los esquemas que perpetúan la pobreza, incrementan la desigualdad social, excluyen a ciertos grupos o personas y se ignora su vulnerabilidad.

Una política social que camine de la mano de la política económica y que, al mismo tiempo, proteja a nuestro medio ambiente y nuestros recursos naturales.

El México que queremos es un México donde los ciudadanos puedan ejercer sus derechos sociales y humanos en plenitud.

Para ello, necesitamos por empezar por los que no pueden ejercer su derecho a la alimentación, a la salud, a la educación, a una vivienda digna, a la seguridad social.

Para que el goce de derechos sea universal, tenemos que empezar por los sectores más vulnerables de la sociedad, por las personas con discapacidad, las madres solteras y sus hijos; o las personas de la tercera edad, que no tienen una pensión.

Para que tengamos una sociedad de iguales tenemos que empezar por aquellos que en el día de hoy son discriminados por su condición de mujer, por su color de piel, por su clase social, nivel educativo, religión, lugar de origen, por sus preferencias políticas, por su forma de vestir o de hablar, o simplemente por su edad.

La República es de iguales o no es República. Ésta es la filosofía que nos anima en esta política social de nueva generación.

Aquí, en Puebla, en este lugar histórico, hace más de 100 años los trabajadores textileros se pusieron en huelga con demandas muy claras y llanas, jornadas de ocho horas, la eliminación de las tiendas de raya, capacitación laboral y reconocimiento de los sindicatos.

Al poco tiempo inició la Revolución y la lucha por los derechos de los trabajadores que transformó a México en el Siglo XX.

Hoy queremos ir más allá. Transformar al México del Siglo XXI. Convertirlo en un México de derechos, de derechos ciudadanos. Un México de derechos humanos plenos. Un México incluyente, en donde todos, sin excepción alguna, seamos tratados con dignidad.

Les deseo a todos, el día de hoy, mucho éxito para que su voz y su visión de México se vea reflejada en el Proyecto de Nación que hoy queremos, para que en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 se tengan los ingredientes de la pluralidad del México incluyente.

Mucho éxito a todos los que participan en las mesas, porque de estas mesas saldrán las ideas para que todos movamos a México.

Muchas gracias.