-MODERADOR: A continuación hace uso de la palabra el ciudadano licenciado, Ángel Aguirre Rivero, Gobernador del Estado de Guerrero.

-GOBERNADOR ÁNGEL AGUIRRE RIVERO: Una disculpa, señor Presidente, porque no se le mencionó a usted como debe de ser, en primer término, en primer lugar. Seguramente fue alguna omisión involuntaria del maestro de ceremonias.

Quiero darles la bienvenida a todos los banqueros que se encuentran en este día.

Agradecerles que elijan nuevamente al Puerto de Acapulco como escenario para la celebración de importantísimo evento.

Como ustedes van a abordar los temas financieros y los temas bancarios, pocas veces en Guerrero tenemos la oportunidad de tener un foro para hablar de las cosas que también estamos haciendo, particularmente en Acapulco, en la actividad turística, de la que depende el 70 por ciento del Producto Interno Bruto.

Yo quiero decirles a todas y a todos ustedes que Acapulco está cambiando. Que hoy estamos desarrollando proyectos de gran envergadura.

Que en unos días más pondremos en funcionamiento ya lo que será el Sistema de Transporte Colectivo, al que hemos llamado el Acabús. Una obra que va a modificar la imagen urbana de nuestro puerto.

Estamos empeñados en hacer un sistema de movilidad. Junto con el Acabús, pondremos en marcha, también, el Maribús y el Sistema de Bicicletas Ecológicas, las Ecobicis, que permitirán ofrecer estos tres servicios, no sólo a los acapulqueños, sino, también, a quienes nos visitan.

También, debo de compartirles que hace unos días, en la visita que hiciera el Director de la Comisión Nacional del Agua, pudimos constatar la viabilidad de los dos pozos que se encuentran en Lomas de Chapultepec, y que tan solo uno de ellos tendrá una capacidad de 750 litros por segundo.

Esto quiere decir que sólo con ese pozo podremos abastecer a más de 400 mil acapulqueños.

Y que en el próximo mes de mayo, arrancaremos una de las obras que más habíamos anhelado los guerrerenses y los acapulqueños, como es el Macrotúnel o Escénica Alterna.

Ésta es una obra que tiene una inversión de tres mil 500 millones pesos, en donde la empresa ICA y la empresa Ideal, quien será quien fondee el proyecto, arrancaremos en el próximo mes de mayo.

Ya no queremos que Acapulco sólo se le recuerde por las vivencias que seguramente los que están en este auditorio alguna vez las tuvieron.

Cómo no recordar que muchos mexicanos conocieron el mar por primera vez en Acapulco. Cómo no recordar que muchos mexicanos tuvieron su luna de miel en Acapulco. Cómo no recordar que muchos tuvieron su primera experiencia aquí, en Acapulco.

Y Acapulco no es lo que ustedes. Algunos. Su primer experiencia amorosa, desde luego. Pero, también, algunos, por qué no, hay que decirlo, algunos también procrearon algunos de sus hijos aquí, en Acapulco.

Por eso, Acapulco está tatuado en el corazón de los mexicanos. Por eso Acapulco seguirá siendo el destino turístico preferido por todos los mexicanos.

Y hoy, queremos decirle, señor Presidente, que en Acapulco estamos trabajando en estos proyectos, pero también estamos trabajando en la visión que usted tiene, de modificar nuestra realidad social y económica.

Qué bueno que Guerrero ha sido elegido como el Plan Piloto, en la Colonia Simón Bolívar, de aquí, de Acapulco, y en el Municipio Mártir de Cuilapan, en honor del General Vicente Guerrero.

Esperamos que muy pronto esté con nosotros para que usted pueda constatar los trabajos que estamos haciendo los tres niveles de Gobierno, pero, sobre todo, la participación de la comunidad.

Con una visión diferente, como lo ha dicho bien la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles: No se trata de entregar despensas, no se trata de programas asistencialistas. Se trata de darle empleo a la gente, se trata de generar proyectos productivos, se trata de hacer cadenas productivas para que se aproveche más la capacidad de cada una de las regiones y de cada uno de los municipios.

Yo saludo al Presidente Enrique Peña Nieto por ser el gran impulsor de las grandes reformas estructurales de nuestro país.

Lo saludo y lo celebro, porque ha tenido, también, la capacidad de concertar a las tres fuerzas políticas de nuestro país, más importantes, a través del Pacto por México, que se suscribiera allá, en el Alcázar del Castillo de Chapultepec.

Por eso, que no quede la menor duda: en Guerrero apoyamos de manera decidida y resuelta la Reforma Educativa.

Estamos convencidos de las bondades que otorga una reforma como la que hoy ha aprobado el Congreso de la Unión.

Más allá de algunas dispersiones o desinformación que se pretende dar, como decir que la gratuidad de la educación se cancela. No hay nada más falso y más alejado de la realidad que eso.

Lo he platicado con usted, y usted me ha dicho que la gratuidad estará garantizada para todos los mexicanos. Y que en entidades como Guerrero, gracias a su apoyo, este año otorgaremos uniformes escolares a todos los niños de las primarias.

Pero, también, por primera vez, a todos los niños y adolescentes de las escuelas secundarias del Estado de Guerrero como una muestra más para apoyar los niveles de educación.

Quiero darles la bienvenida a todos los empresarios y a los banqueros que se encuentran aquí, no sin antes darles las gracias. Darles las gracias porque ustedes han sido leales con Acapulco.

Sé que les cerraron los ojitos a algunos otros destinos turísticos, pero que, sin embargo, ustedes decidieron, una vez más, celebrar su convención aquí, en nuestro querido Puerto de Acapulco, aquí donde vivir sin amar la vida se desperdicia.

Quiero, por esa razón, entregarle en este momento al señor Presidente, una placa, que es un reconocimiento a los directivos de la Comisión Nacional Bancaria, por celebrar durante 16 años, verdad Jaime, ininterrumpidos su Convención Nacional Bancaria aquí, en el Puerto de Acapulco.

Y entregarle, también.

Dónde está la placa.

Entregarle, también, nuestro reconocimiento por los 76 años que hoy se cumplen de esta Convención Nacional Bancaria.

Disfruten de los trabajos, pero disfruten, también, de las bellezas de ésta, que es la bahía, sin duda, más bella del mundo, Acapulco.

Muchas gracias y bienvenidos.

-MODERADOR: Toma la palabra el ciudadano licenciado Jaime Ruiz Sacristán, Presidente de la Asociación de Bancos de México.

-LIC. JAIME RUIZ SACRISTÁN: Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; licenciado Ángel Aguirre Rivero, Gobernador del Estado de Guerrero; Senadores y Diputados del Congreso de la Unión.

Licenciado Luis Walton Aburto, Presidente Municipal de Acapulco; doctor Agustín Carstens Carstens, Gobernador del Banco de México; doctor Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda y Crédito Público; maestra Rosario Robles Berlanga, Secretaria de Desarrollo Social.

Distinguidas autoridades financieras; licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial y Presidente de los organismos que lo integran.

Estimados Embajadores que nos acompañan; Directores Generales de la Banca de Desarrollo; expresidentes de la Asociación de Bancos de México; estimados colegas; Presidentes y Directores Generales de las Instituciones Bancarias; amigas y amigos de los medios de comunicación; señoras y señores:

Muy buenas tardes tengan todos ustedes. Sean bienvenidos a nuestra Septuagésima Sexta Convención Bancaria.

Saludo muy especialmente al señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto, a quien agradezco que nos acompañe por primera vez en su calidad de Jefe de Estado y de Gobierno.

El año pasado, como candidato, nos favoreció con su asistencia a la Septuagésima Quinta Convención. En esa ocasión nos dijo que, de resultar electo Presidente nos acompañaría a las siguientes ediciones de este evento, como hoy lo hace.

Muchas gracias, señor Presidente.

Agradezco al señor Gobernador de Guerrero y al Presidente Municipal de este bello Puerto de Acapulco por las facilidades que nos brindaron para realizar este evento.

Las definidas oportunidades de crecimiento en México, como sugiere el lema de la Convención, significa contrastar el buen momento que vive el país para crecer con dinamismo y estabilidad, con mejores empleos y mayor bienestar.

Hoy, tenemos fundamentos sólidos para alcanzar un mayor crecimiento económico, finanzas públicas sanas, políticas fiscales y monetarias adecuadas, bajos niveles de inflación, reservas monetarias en su máximo histórico, tipo de cambio flexible y un sistema financiero de los más sólidos en el mundo.

Estamos ante una auténtica ventana de oportunidad que nos permitirá, si tomamos las decisiones correctas, como estoy seguro que las vamos a tomar, dar viabilidad, solidez y permanencia al crecimiento del país.

Sin dejar de conocer estas condiciones favorables, debemos estar atentos a riesgos que nos pudieran afectar desde el exterior, así como evitar la aparición de burbujas en los precios de los activos.

Como bien lo mencionó recientemente el Secretario de Hacienda, la estabilidad no es un fin en sí misma, pero es una condición para poder crecer de manera sostenida.

Además de esta gran ventaja económica, México dispone hoy de otro valioso activo para acercarnos a las metas que tenemos por delante. Me refiero, desde luego, a la novedosa variable política, que tiende el otro riel para completar la vía por la que el país ha de moverse, el Pacto por México.

Señor Presidente.

Señores representantes del Poder Legislativo y Federal, y líderes partidistas.

Los felicitamos por la firma de este gran Acuerdo Nacional que favorece a todos los mexicanos y que por ello mismo, la Asociación de Bancos de México suscribe en su totalidad.

Y estamos seguros de que cualquier obstáculo que se encuentre en su operación será superado mediante el diálogo político a favor de México.

Se dice que México está de moda entre los inversionistas nacionales e internacionales.

Esta condición también nos favorece. Pero la moda es fugaz por definición.

Los mexicanos tenemos el reto de trascender la corta línea del tiempo de la moda para transformarnos en un país de atracción permanente.

Un país donde los inversionistas extranjeros resuelvan enlazar su futuro al destino próspero de México.

Un país donde los inversionistas mexicanos con mayor razón, extendamos nuestro compromiso hacia el México nuevo que tenemos a la vista.

Todos con mirada de largo plazo y así ampliar la capacidad productiva y la infraestructura del país.

Es momento de redefinir nuestro crecimiento, con énfasis en el mercado interno y, desde luego, en la formalidad, sin descuidar el gran mercado externo que hemos consolidado.

Las reformas estructurales que se han aprobado y las que faltan, como la Energética y la Hacendaria, transformarán al país y nos deben llevar a un incremento sustancial en la productividad de la economía.

Que se traduzca en mayor inversión, mayor crecimiento, mayor competencia, mayor empleo y, consecuentemente, mayor demanda de crédito.

Como referí anteriormente, la fortaleza de la banca no es producto del azar. Es el resultado del trabajo corresponsable de muchos actores, durante muchos años.

Del Gobierno, por su manejo responsable de las finanzas públicas y la política monetaria, que ha permitido mantener una economía sana y con rumbo, así como por la modernización del marco regulatorio bancario.

De las instituciones bancarias, por haber refrendado su compromiso con el desarrollo de México, con más financiamiento a las familias y a la producción. Los avances han sido notables en los últimos 10 años.

Luego de la grave crisis económica de los años 90, entre el 2002 y el 2012, la banca se transformó para mejorar sus procesos, y volverse más eficaz y eficiente.

El incremento en la inversión fue importante dio solvencia a nuestro sistema bancario y nos permitió adoptar, incluso de manera anticipada, las nuevas reglas de capital de Basilea III.

En febrero del presente año, nuestro índice de capitalización alcanzó 16.5 por ciento; es decir, el doble de la referencia internacional y muy por encima de lo establecido por la nueva regla de capital de nuestro país.

El saldo de la cartera crediticia vigente de la banca en México se incrementó en términos reales más del doble entre el año 2002 y el año 2012.

Y a la fecha suma 2.6 billones de pesos. Esto significa que el crédito aumentó tres veces más rápido que la economía en ese decenio.

En ese mismo lapso, el crédito al sector privado casi se triplicó en términos reales, para alcanzar actualmente un poco más de 2.2 billones de pesos, lo que equivale al 85 por ciento de todo el financiamiento otorgado por la banca.

En esta evolución del crédito, las más beneficiadas han sido las empresas. Su saldo se incrementó 2.6 veces entre 2002 y marzo del 2013, para alcanzar la cifra de 449 a mil 186 millones de pesos.

Otra buena noticia es que el mayor dinamismo del crédito se dio en las micro, pequeñas y medianas empresas, cuyo saldo ha crecido a una tasa real de 21 por ciento en promedio anual, a partir del año 2005, fecha en que comenzamos a medir de manera específica este subconjunto tan relevante para la creación de empleos.

El número de empresas acreditadas, también se ha elevado notablemente. Pasó de 121 mil en el año 2005, a 650 mil en este año, cantidad equivalente a 78 por ciento de todas las micro, pequeñas y medianas empresas inscritas en el Seguro Social.

De este crecimiento, queremos destacar el gran apoyo que se ha tenido de la banca de desarrollo, particularmente de NAFIN y FIRA, al que ahora se añaden los nuevos programas de la Sociedad Hipotecaria Federal y del Banco Nacional de Comercio Exterior. Confiamos en seguir manteniendo esta indispensable colaboración.

También, se fortaleció el financiamiento a la banca a los proyectos personales de los mexicanos, como la adquisición de vivienda y las necesidades de consumo.

El crédito a la vivienda se incrementó 2.3 veces en términos reales durante los últimos 10 años, y para marzo del presente, fue más de 460 mil millones de pesos.

Por su parte, el crédito al consumo se ha recuperado por completo, después de la caída que experimentó durante la crisis del 2009.

Desde el 2012, superó, en términos reales, el nivel que tenía en el 2007, y para marzo pasado su monto ascendió a cerca de 600 mil millones de pesos.

Junto con el crédito, han crecido, también, el número de bancos y su infraestructura.

Del 2002 a la fecha, se incorporaron 15 nuevas instituciones, con el que el sistema suma ya 47 bancos, con más de 13 mil sucursales; es decir, casi el doble de las que había en el año 2002.

Si agregamos a esta cifra los casi 24 mil puntos de corresponsabilidad bancaria, llegamos a 37 mil sitios de atención; la red más grande de servicios en México.

Adicionalmente, los cajeros automáticos distribuidos en el territorio nacional sumaban 41 mil en marzo pasado, lo que equivale a 2.4 veces más que los existentes en el 2002.

Por su parte, las terminales punto de venta rebasan las 628 mil unidades; es decir, casi cinco veces más que al comienzo del lapso que se compara.

Nuestros clientes superan ya los 50 millones. Día a día, la banca se esfuerza en atenderlos de manera eficiente con su infraestructura, o más recientemente, a través de la Banca por Internet y la Banca móvil.

Es necesario, sin embargo, acelerar el Programa de Inclusión Financiera y seguir apoyando el crecimiento con más crédito a los sectores productivos, particularmente a las PyMES.

Al respecto, tengo el gusto de anunciarles que hoy por la mañana lanzamos el proyecto Mundo PyME ABM, dirigida a difundir entre las MiPyMES información que apoya su acceso al financiamiento bancario, así como poner a su alcance diversas alternativas de capacitación en línea que fortalezcan y estimulen su crecimiento.

Si entre el año de 2002 y el año 2012, a pesar del modesto crecimiento del país, los avances de la Banca fueron importantes, estoy seguro de que en el decenio que inicia, con mejores perspectivas de crecimiento en la economía, la banca podrá fortalecer de manera más amplia tanto la inclusión financiera como la implementación de crédito, y así consolidarse como pilar para el desarrollo de nuestro país.

Es importante mencionar que estamos en espera de que el Consejo Rector del Pacto por México, en el Gobierno Federal, en cumplimiento de los compromisos 62 y 63 de dicho Pacto, presenten la Iniciativa de Reforma Financiera que, una vez aprobada por el Congreso de la Unión, deberá mejorar la oferta de crédito, y, en conjunto con las otras reformas estructurales pendientes, aumentar la productividad y el crecimiento de nuestra economía, vamos a incrementar la demanda de financiamiento en nuestro país.

La ABM coincide con los objetivos de la Reforma Financiera y comparte el propósito de una reforma integral, tendiente a ampliar el financiamiento a sectores estratégicos, como el de las PyMES, mediante a fortalecimiento al Estado de Derecho, el incremento a la competencia, la reducción de arbitrajes regulatorios, el mejoramiento de régimen de garantías y de concursos mercantiles, manteniendo siempre un sector financiero sólido en apego a las sanas prácticas bancarias.

La iniciativa de reforma financiera, seguramente presentará retos importantes para la Banca mexicana. Sin embargo, estamos preparados para asumirlos y, así, mejorar la oferta de crédito en el país.

Señoras y señores.

Como es de su conocimiento, al término de esta Convención, concluyo mi gestión al frente del gremio bancario.

A todos ustedes, estimados colegas, les agradezco el voto de confianza que me dieron para ocupar la posición gremial más alta en la que un banquero pueda aspirar.

Representarlos ha sido un gusto y un honor, pero ante todo, una enorme responsabilidad, en la que entregué lo mejor de mí.

Reconozco a las autoridades financieras y al Banco de México su disposición a sostener un diálogo abierto y profesional.

Quiero agradecer al equipo que me acompañó durante este periodo al frente de nuestra querida Asociación.

Mi estimación para Luis Robles Miaja, Presidente Ejecutivo de la ABM y a los Vicepresidentes Javier Arrigunaga, Luis Niño de Rivera y Héctor Grisi.

Reconozco asimismo el apoyo de los Presidentes y Copresidentes de las diversas comisiones y a los integrantes de los distintos comités.

Desde luego, a Juan Carlos Jiménez, nuestro Director General, y a todo su equipo, gracias por su esfuerzo entusiasta y su respaldo.

La acción social de la ABM encontró un firme apoyo en sus colaboradores. Doy un especial saludo a Fundación Televisa y a los amigos de Bécalos por su invariable apoyo a este programa.

Es justo también reconocer a los integrantes del Comité Directivo y al equipo de la Fundación Quiera, por la noble labor que realizan en favor del segmento más desprotegido de nuestra niñez, que son los niños y niñas en situación de riesgo de calle.

Gracias a Maribel Ocejo, Mónica Santa Marina y María Lobatón, Hortensia Mesta y a Margarita Villegas.

Aprecio también profundamente el respaldo de la familia Del Valle Ruiz para cumplir el compromiso que asumí con todos ustedes.

A mi esposa Maribel le agradezco públicamente su gran apoyo en estos dos años y en especial su total entrega a la Fundación Quiera.

Y a mis hijas, Isabel, Valeria y Priscila, por el incondicional cariño y comprensión.

A mis amigos de los medios de comunicación mi gratitud por su permanente y muy profesional cobertura de nuestras actividades.

Al nuevo Presidente de la Asociación, Javier Arrigunaga, le deseo mucho éxito en la etapa que inicia al frente de la banca de nuestro país.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

Hace un año nos congratulamos por la solidez de nuestra democracia, que nos permitía transitar en armonía social y con respeto a las diferencias de un periodo presidencial a otro.

Señalábamos en aquella ocasión que era indispensable el trabajo en común para alcanzar acuerdos que se tradujeran en un mejor desarrollo de nuestro país.

Ahora apreciamos con satisfacción que el Presidente de la República comparte la convicción, de que unidos con el vigor de nuestra diversidad, los mexicanos podemos sumar esfuerzos y mover al país al porvenir de crecimiento con bienestar social para el que nos hemos venido preparando.

La Asociación de Bancos de México le reconoce a usted y a su equipo de trabajo la construcción de consensos con que ha iniciado su Gobierno.

Estamos seguros de que con su liderazgo podremos avanzar a un México más grande, fuerte y justo, con mejor calidad de vida para todos sus habitantes.

Cuente con el compromiso de la Asociación de Bancos de México para hacer realidad el progreso verdadero al que espiran las familias y las empresas en cada región de nuestro país.

A todos ustedes, muchas gracias.