-MODERADOR: En uso de la palabra el Secretario del Trabajo y Previsión Social, licenciado Alfonso Navarrete Prida.

-SECRETARIO ALFONSO NAVARRETE PRIDA: Con su autorización, señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Qué bueno que podamos volver a reunirnos trabajadores, patrones y Gobierno en un 1 de mayo.

Compañeros Secretarios de Estado del Gobierno Federal; estimados Directores Generales de las instituciones de seguridad social del país. Saludo la presencia de la Diputada Claudia Delgadillo González y del Senador Ernesto Gándara Camou, Presidente de las Comisiones de Trabajo y Previsión Social en las respectivas Cámaras de Diputados y Senadores del Honorable Congreso de la Unión.

Saludo a don Joaquín Gamboa Pascoe, Presidente del Congreso del Trabajo y Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México; al Senador Isaías González Cuevas, Secretario General de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos; al licenciado Rodolfo González Guzmán, Secretario General de la Confederación Regional Obrera Mexicana.

Al Diputado Carlos Aceves del Olmo, Presidente de la Comisión de Vivienda de la Cámara de Diputados Federal; y al Senador Carlos Romero Deschamps, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

Lo mismo al licenciado Abel Domínguez Rivero, Secretario General de la Confederación de Trabajadores y Campesinos; al licenciado Roberto Ruiz Ángeles, Secretario General de la Confederación Mexicana Sindical; al Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, Francisco Funtanet Mange; al Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, licenciado Gerardo Gutiérrez Candiani; al Presidente Nacional de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, maestro Jorge Enrique Dávila Flores.

Al Presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, actuario Juan Pablo Castañón Castañón; saludo con mucho afecto al doctor Raúl Plascencia Villanueva, Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; muy apreciable señor Thomas Wissing, Director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo para México y Cuba. Muchas gracias, por su presencia.

Sean muy bienvenidos, compañeros integrantes y representantes de los diferentes sindicatos agrupados en el Congreso del Trabajo; saludo, a los dirigentes de las agrupaciones, organizaciones y sindicatos confederados en la Unión Nacional de Trabajadores, UNT, que hoy nos distinguen con su presencia.

Muchas gracias por su presencia, señoras y señores, dirigentes de sindicatos y comités nacionales, de los trabajadores de las distintas ramas de la actividad productiva; de la academia, del magisterio y de los sectores financiero, comercial y de servicios, particularmente, la presencia del doctor Néstor de Buen.

Señoras y señores representantes de la sociedad civil y de asociaciones de profesionistas.

Estimados servidores públicos que nos acompañan.

Apreciables representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores.

Amigos todos.

Este 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, el Gobierno de la República encabezado por el Presidente Enrique Peña Nieto, renueva su compromiso con quienes día con día hacen más grande y más próspera a nuestra Nación, mediante su insaciable labor y entrega, los trabajadores de México.

Estamos aquí para revalorar, reconocer y agradecer el esfuerzo y la tenacidad de las mexicanas y de los mexicanos, que en las actividades agropecuarias, industriales o de servicios, se esfuerzan a diario, en dar lo mejor de sí mismos para dignificar sus centros de trabajo, hacerlos más productivos y participar de forma decidida en el avance económico del país.

Señor Presidente:

Atendiendo a su gran capacidad de convocatoria para la realización de este evento, con ánimo constructivo, estamos aquí reunidos, congregados de nuevo, con la representación nacional de la clase trabajadora y de los empresarios, para hacer patente nuestra determinación de mover a México hacia mejores condiciones de desarrollo y progreso compartido.

Hoy, estamos aquí para dar un renovado impulso al acuerdo social, al diálogo y al compromiso responsable que debe privar entre empleadores, trabajadores y Gobierno.

Con este reencuentro, entre los factores de la producción, señor Presidente, queda de manifiesto una vez más que su Gobierno reconoce y valora la importancia de recuperar el diálogo abierto, respetuoso e incluyente, como instrumento eficaz para sumar voluntades en la gran tarea común de edificar un México más próspero y más justo.

Para hacer realidad éste propósito, sabemos que es impostergable emprender una auténtica política de Estado para el sector laboral, que sea punto de encuentro entre desarrollo económico y desarrollo social.

Una política que promueva la formalidad en el empleo e impulse un nuevo modelo de productividad en un marco de respeto a los derechos de los trabajadores a partir de la conciliación y la paz laboral que es baluarte de México.

Una política laboral que entre otras prioridades, aliente la incorporación de los jóvenes y mujeres al mercado de trabajo, que proteja a la infancia, que promueva la seguridad y salud en el empleo y ofrezca pisos básicos de bienestar a los trabajadores y a sus familias.

Porque el país lo requiere y exige, debemos promover la generación de más y mejores empleos, de mayor calidad y seguir avanzando en la recuperación del poder adquisitivo de los salarios.

El marco de esta celebración, en este marco, los servidores públicos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social refrendamos nuestro compromiso de promover la armonía entre los factores de la producción, contribuir al crecimiento económico y tutelar los derechos fundamentales de los trabajadores.

Continuaremos orientando nuestros esfuerzos, para lograr que las relaciones obrero-patronales en México, se sigan desarrollando en un ambiente de paz laboral y entendimiento mutuo para hacer que la conciliación fortalezca la cohesión social, recupere la confianza entre los mexicanos, y contribuya a la gobernabilidad.

Procuraremos una justicia laboral acorde a los intereses y necesidades de los factores de la producción, que brinde absoluta certeza jurídica en el respeto cabal de los derechos y la aplicación irrestricta e imparcial de la ley.

Seguiremos procesando los conflictos laborales, por los cauces del entendimiento, la negociación y la legalidad, porque hacer cumplir la ley, es un compromiso y una responsabilidad con México.

Hoy, refrendamos el compromiso del Gobierno que encabeza el Presidente Peña Nieto, para respetar, íntegra e invariablemente, la libertad y la autonomía de las organizaciones sindicales, pues la transformación de México, sólo puede concebirse acompañada de sindicatos fuertes y representativos.

En este encuentro de elevado significado para la vida nacional, el Gobierno de la República felicita y reconoce a los trabajadores del país porque, como lo ha mencionado usted, señor Presidente, darle valor al trabajo de cada mexicano, es darle valor a todo México.

Muchas gracias, y bienvenidos en su día.

-MODERADORA: Hace uso de la palabra el Presidente de la Confederación de Cámaras Industriales, señor Francisco Funtanet Mange.

-SR. FRANCISCO FUNTANET MANGE: Muy buenos días.

Saludo con respeto y aprecio al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos. De igual manera, al licenciado Joaquín Gamboa Pascoe, Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México.

A los señores Secretarios del Gabinete del Gobierno de la República; a mis compañeros líderes empresariales; al señor Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; a los señores Legisladores que hoy nos acompañan; y distinguidos líderes del sector laboral.

El evento que hoy nos reúne, es de particular importancia para los sectores productivos integrados a CONCAMIN. En este día, extiendo mi reconocimiento a los trabajadores de todo el país.

Los industriales, valoramos el esfuerzo diario de quienes representan el principal factor para el desarrollo y consolidación de la Nación.

Como mencionaba el señor Secretario del Trabajo, hoy en día trabajadores y empresarios estamos unidos, juntos somos promotores activos para el desarrollo nacional, compartimos anhelos y la firme convicción de unir esfuerzos para construir un futuro mejor.

Los factores de la producción, hemos comprendido que la pluralidad y la concertación son la fuerza motriz de nuestro avance.

A lo largo de la historia la participación del movimiento obrero en conjunto con el sector privado, han contribuido a edificar y consolidar instituciones para procurar seguridad, salud, educación y vivienda a los trabajadores.

Por ello, saludamos y expresamos nuestro reconocimiento y respeto a las organizaciones empresariales aquí representadas, así como a los sindicatos que hoy se dan cita en este importante evento.

Los empresarios, creemos en México y en su potencial para crecer, promovemos inversiones y buscamos incrementarlas, alentando la innovación y el fortalecimiento de cadenas productivas para lograr el incremento de la productividad y el crecimiento dinámico y estable de nuestra economía.

Sabemos que los conceptos de productividad y competitividad adquieren un verdadero sentido cuando generamos bienestar en cada hogar del país, este es el progreso al que aspiramos.

Estoy convencido, que el diálogo es la mejor herramienta para alcanzar acuerdos, por ello CONCAMIN trabaja de manera coordinada con el Gobierno de la República y las fuerzas representadas en el Congreso de la Unión, para colocar los temas de la agenda económica como prioritarios para el progreso de México.

Como gremio, compartimos la meta trazada por el señor Presidente, para hacer de nuestra economía, una economía fuerte, capaz de generar empleos que demandan los mexicanos y otorgar oportunidades para el desarrollo de nuestros jóvenes.

Las inversiones en formación y desarrollo de capital, son tan importantes como las del desarrollo tecnológico o las de la innovación, pues el factor esencial para la eficacia y eficiencia de la franja productiva, se ubica precisamente ahí, en sus recursos humanos.

La Confederación que me honro en presidir, tiene como objetivo fundamental hacer del mundo del trabajo un entorno mejor, que mire por el bienestar integral de los trabajadores y sus familias, por el desarrollo, la capacitación, mejores opciones y nivel de vida para la población.

Promovemos el desarrollo nacional, a partir del incremento de la capacidad productiva, privilegiando el establecimiento de mejores condiciones competitivas, que generen efectos multiplicadores para el desarrollo de las empresas, pero sobre todo, de las personas.

Junto al Gobierno y trabajadores los industriales de México, aspiramos a un crecimiento económico que sea la base de una prosperidad compartida.

Ante un entorno global, de mayor competencia económica, en CONCAMIN tenemos claro que el principal reto de México es crecer; crecer para generar empleos, crecer para elevar los ingresos, crecer para combatir flagelos, como la pobreza, el hambre o la inseguridad.

Este día, queremos reiterar nuestra convicción de respetar y hacer valer las conquistas y derechos laborales, respetar los mecanismos de organizaciones de trabajadores que consideren convenientes, así como respetar las disposiciones que instituyó la reciente Reforma Laboral.

Pero, sobre todo, los industriales estamos con los trabajadores para generar, juntos, una economía realmente fuerte, que ofrezca suficientes empleos para todos, empleos estables, formales y con buenos salarios.

En diversas oportunidades, CONCAMIN ha planteado la necesidad de una política industrial en México; flexible y dinámica, que sea pieza clave para el fortalecimiento de nuestro mercado interno y contribuya a la construcción de un país con desarrollo económico sostenible y vigoroso.

México, requiere de una política que fortalezca a sus empresas, les dé oportunidad de competencia y éxito, ante un entorno global que, sin duda, será permanente.

La política de desarrollo industrial, debe colocar en el centro de sus objetivos el impulso al talento de los mexicanos, ofrecer empleos dignos y formales a la gran fuerza laboral de este país.

Con estas propuestas, los industriales de México reiteramos nuestro compromiso con el desarrollo y el progreso de nuestra Nación. Hoy, México vive tiempos de cambio, tiempos de nuevo aliento y un ánimo reformista que debemos aprovechar al máximo.

Nuestro país, vive un momento único en su historia. La voluntad política de diversos sectores ha logrado acuerdos que en otros momentos eran impensables. Por ello, los industriales consideramos que ahora, es el momento para concretar las grandes transformaciones estructurales que nuestro país requiere.

Hemos expresado, y hoy reiteramos nuestro respaldo al Gobierno de la República, así como a las distintas fuerzas representadas en el Congreso de la Unión, para continuar con las impostergables reformas que brinden un nuevo sustento al desarrollo de la economía y, sobre todo, de la sociedad.

No cejemos en este esfuerzo. Hagamos de lado las diferencias. Concentrémonos en la mayor de las coincidencias que tenemos: buscar un México competitivo, un México que retome la senda del crecimiento, un México que vuelva a ser el núcleo insignia, de la economía latinoamericana.

Hoy, todos coincidimos que el desarrollo se construye mirando hacia el futuro, no volviendo atrás. Que el desarrollo se consigue avanzando y profundizando en las reformas que nuestro país y los mexicanos requieren.

Coincidimos, señor Presidente, plenamente con usted, cuando afirma que es tiempo de creer y trabajar por un México más grande, más próspero, con mayor liderazgo y presencia global.

Los industriales como los trabajadores, nos impulsa el interés superior de mover a México, pues ese interés, nos identifica a todos, nos comprende a todos y, sobre todo, nos beneficia a todos sin excepción.

Este día, la industria confederada de México, reitera su voluntad absoluta y compromiso por consolidar al lado de los trabajadores, el proyecto de Nación que todos los mexicanos nos hemos planteado, donde se generen empleos, progreso, estabilidad social y bienestar para la población.

Estamos seguros, como lo señaló el entonces, Presidente Adolfo López Mateos, que unidos podemos siempre conciliar diferencias, lograr nuestras finalidades, garantizar los derechos, respetar y oír la crítica auténtica y, trabajar con mayor responsabilidad hasta hacer del trabajo una verdadera mística nacional.

Nuevamente felicitamos a todos los trabajadores de México.

Enhorabuena y muchas gracias.

-MODERADOR: Escuchemos a continuación al Secretario General de la Confederación de Trabajadores de México, licenciado Joaquín Gamboa Pascoe.

-LIC JOAQUÍN GAMBOA PASCOE: Señor Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

Señores funcionarios,
señores empresarios; compañeros trabajadores; señoras y señores.

Quiero empezar esta intervención que me honra dando un reconocimiento pleno y las gracias al señor Presidente de la República.

Precisamente, porque la fecha más importante de los trabajadores, el 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo lo festeja, además, de forma multitudinaria en que los hicimos en el Zócalo, en este recinto, en este recinto que forma parte de su lugar de mando y de su lugar de residencia.

Cuando en él, nos convoca y nos hace un honor y ese honor se lo agradecemos, señor Presidente.

Yo en la mañana, y estoy hablando a nombre del Congreso del Trabajo y como Secretario General de la CTM, tuve la gran satisfacción de asistir al Zócalo de la Ciudad, y ver el espectáculo magnífico, de que estuviera hasta el tope, lleno de trabajadores entusiastas que creen en su destino, que creen en México y que trabajan por él.

Ellos, en sus intervenciones de algunos, claramente definieron su lealtad al señor Presidente, su simpatía por él, y sin entrar al fondo de comentarios, me dijeron: Dígale al señor Presidente que, sin comentar nosotros nada respecto al Pacto por México, que con tanta prudencia ha manejado y sigue manejando, que siempre el Pacto lo tiene con los trabajadores, y que siempre los trabajadores lo sostenemos ese Pacto.

Hemos visto la dinámica del trabajo presidencial. Hemos visto recorrer todo el país, buscando soluciones en cada caso. Pero nos sentimos, también, muy halagados cuando en sus pupilas lleva siempre presente el beneficio de los trabajadores, el reconocimiento a su esfuerzo por el crecimiento de la República. Por un México más justo.

Le aplauden cuando se preocupa, inclusive por abatir las necesidades mínimas que los trabajadores tienen, y lleva adelante una caravana contra el hambre.

Pero, más aún, de que la presencia significada se haga sentir en realidad para bien de los trabajadores.

Y quiero brevemente señalar, que su primer paso consistió en crear la Reforma Educativa, sin entrar en consideraciones de quienes por intereses bastardos, han querido dar la impresión de situaciones en algunos lugares que no trascienden, que México está seguro de su destino y de sus propósitos, han señalado que quien pudiera poner en tela de juicio el que se establezca que el maestro que enseña, sepa lo que enseña y que el joven y niño que es educado, se le eduque y se le enseñe con lo que debe saber.

Si eso nos ha dado un país más grande, si eso nos hará hablar de que las nuevas generaciones estarán mejor dotadas para sus intereses, estarán mejor preparadas para hacer la tarea que todos llevamos, de un México mejor, porque México es nuestro común destino, porque no podemos sentirnos ajeno a él, porque no podemos esperar una juventud retrasada, sino que tenemos que dar un paso vigoroso y seguro, que a ellos les dé aliento y a México satisfacción.

Cuando el señor Presidente echa a caminar la Nueva Ley Federal del Trabajo, piensa muy claramente en los trabajadores, se preocupa de que haya unas formas de contratación que le de acceso a los jóvenes principalmente.

Por qué.

Porque, con jornadas disminuidas con media jornada tendrán una posibilidad de atender a sus necesidades y seguir estudiando.

Porque señala la necesidad de que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres, porque aún todavía existen algunos abusivos que las hacen menos en la remuneración y las atacan en su decencia.

Cuando él piensa en esas características para la mujer y, cuando señala que para que México crezca en sus leyes, deben de estar definidas las tareas y las líneas para una productividad.

También piensa, en el derecho que de los beneficios le corresponde al trabajador. Y en esa ley que echó a caminar, señala que el trabajador, su sindicato, deberá llevar adelante convenios en que asegure que el trabajador disfrute como es justo, de parte de esa productividad que le está dando para enriquecer al empresario.

No quiero hacer muy larga esta intervención, siguiendo el ejemplo que se me ha dado. Pero sí me siento obligado a hacer dos comentarios:

Uno. Que todo hombre, jefe de familia, siempre aspira a tener una casa digna, en la que vivan los suyos. Para eso se ha creado el INFONAVIT. Y ahora, el INFONAVIT recibirá más dinero del Gobierno, para ampliar los créditos que le permitan a nuestros compañeros, tener una casa mejor y que los jonucos en que vivían, que no guardaban ni siquiera la discreción de la comunidad en una casa, ahora son casas que deberán de tener, cuando menos, 40 metros cuadrados.

Y finalmente, que esas casas no podrán tener menos de dos recámaras. Eso es llevar a la práctica, un mando presidencial para el efecto de mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. Y a nombre de ellos le agradezco esas decisiones.

Finalmente. Creo que una de las mejores y mayores aportaciones que la CTM y que el Congreso del Trabajo han hecho para bien de la relación obrero-patronal, es que esa antes se fincaba en el enfrentamiento, en el pleito, en la diferencia.

Se sentía que el que daba menos, había ganado, o si ganaba más el trabajador, que había abusado. Ese no era un sistema para que creciera la relación y para que creciera la industria y para que crecieran los trabajadores.

La CTM, desde hace años, practica la nueva cultura laboral, en la que la lleva, a la relación mediante el diálogo, resuelve sus relaciones, sus contrastes y sus condiciones con el diálogo razonado.

Con eso crea confianza, nos hace amigos, porque nosotros somos amigos de los empresarios, que antes era vergonzante que lo hiciera un dirigente o un trabajador, porque eso le impide o cuando menos alinea en parte el desempleo, porque eso estimula la inversión y porque todas esas tareas que parecen inocuas e intrascendentes, son las que hacen que la vida de los sindicatos sea indispensable contra aquellos que deturpan la existencia de ellos.

No pienso cómo sería posible que en una empresa, un trabajador tratara directamente con el empresario y su representante, sus problemas, ni como el empresario podría estar atendiendo personalmente a cada uno de ellos.

Los sindicatos, merecen el respeto y la consideración como una estructura que nació de nuestra Constitución, que es una línea que señala la ley.

Somos un país de leyes e instituciones. Aprendamos a quererlas y a respetarlas.

Señor Presidente:

La CTM, siempre cuente con ella.

Le agradezco nos haya invitado a este evento.

Y le deseo que siga el éxito en el ejercicio de su mandato.

Muchas gracias.