-MODERADORA: Inicialmente, escucharemos la intervención del Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Con el permiso del ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Enrique Peña Nieto.

Damos la bienvenida, a todos ustedes a esta Presentación del Conjunto de Iniciativas que constituyen la Reforma Financiera

Saludo a los Presidentes de los partidos firmantes del Pacto por México: Al licenciado Gustavo Madero, de Acción Nacional; al maestro César Camacho Quiroz, del Partido Revolucionario Institucional; y a Jesús Zambrano, del Partido de la Revolución Democrática.

Saludo a la Vicepresidenta de la Cámara de Diputados; y al señor Presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Senadores. Con especial afecto, saludo al señor Secretario de Gobernación, licenciado Miguel Ángel Osorio Chong; al señor Gobernador del Banco de México, el doctor Agustín Carstens; y al Presidente de la Asociación de Bancos de México, licenciado Javier Arrigunaga.

Igualmente, saludo a todos los integrantes del presídium; distinguidos asistentes; y a los representantes de los medios de comunicación.

México tiene una Banca muy sólida. México fue uno de los primeros 10 países en el mundo donde se adoptaron las nuevas reglas de regulación bancaria internacional. Al mes de febrero, el Índice de Capitalización en México fue de 16.5, el cual se ubica significativamente por encima del compromiso internacional en las reglas de Basilea III, del 10.5 por ciento.

Por su parte, el Índice de Morosidad en México, al mes de febrero de este año, es de tan sólo el 2.6 por ciento, lo que nos permite acreditar que hoy, México tiene una Banca fuerte, una Banca sólida.

Sin embargo, es una Banca que presta poco. El crédito asignado por la Banca comercial al sector privado, es de tan sólo el 26 por ciento del Producto Interno Bruto, lo que contrasta con el promedio de América Latina, que es superior al 50 por ciento, o de países como Chile, que tienen una penetración de crédito con un porcentaje del Producto Interno Bruto cercano al 100 por ciento.

Asimismo, el crédito al sector privado como porcentaje de los activos de la Banca a enero de 2013, se ubicó en apenas 43 por ciento. Nivel inferior, por ejemplo, también, al de Chile, en donde se indica un nivel del 72 por ciento.

Hoy, tenemos la oportunidad, como lo dijo el señor Presidente de la República en la Convención Bancaria de hace unos días, en Acapulco, de por primera vez en décadas, hacer una transformación del sistema financiero que no parte de una emergencia o de una crisis, sino de la solidez de nuestra Banca y de la oportunidad que representa, como una palanca para el crecimiento.

Por ello, en el Pacto por México se incluyeron dos trascendentes compromisos que tienen que ver con el crédito:

El compromiso número 63, que leo textualmente: Se cambiará el marco legal para que la Banca comercial y las instituciones de crédito presten más, y más barato, incluyendo una revisión de la ejecución de garantías, respetando íntegramente los derechos de todos los acreditados actuales, así como reducir el costo de los servicios financieros.

El otro compromiso, el número 62, tiene que ver con la Banca de desarrollo. Y lo leo, también, textualmente: Se fortalecerá la Banca de desarrollo, para ampliar el crédito, con especial énfasis en áreas prioritarias para el desarrollo nacional, como la infraestructura, las pequeñas y medianas empresas, así como la innovación y la creación de patentes.

Estos dos compromisos son la base de las iniciativas que el día de hoy firma y envía el Presidente de la República a la Cámara de Diputados, a través de la Comisión Permanente, con la presencia de los firmantes del Pacto por México.

Estos compromisos dan sustancia a algo que está en nuestra ley desde hace muchos años y que a veces se nos olvida, el mandato original que se estableció en la Ley de Instituciones de Crédito, en el Artículo 4°, en el año de 1990.

Por su trascendencia, si me lo permiten, quero leer textualmente un fragmento de este Artículo 4°, que dice: El Estado ejercerá la rectoría del sistema bancario mexicano, a fin de promover que éste oriente fundamentalmente sus actividades a apoyar y promover el desarrollo de las fuerzas productivas del país y el crecimiento de la economía nacional, basado en una política económica soberana, fomentando el ahorro en todos los sectores y regiones de la República y su adecuada canalización a una amplia cobertura regional, que propicie la descentralización del propio sistema, con apego a sanas prácticas y usos bancarios.

Mucho de lo que se busca en esta reforma, es fortalecer el cumplimiento de este artículo, que hoy es parte ya de nuestro marco jurídico y lo ha sido así desde hace muchos años.

La iniciativa de reformas es integral. No busca reducir las tasas de interés por decreto. Propone dar mayor flexibilidad e incentivos para que el sector privado y la banca de desarrollo de forma conjunta, otorguen más créditos y que estos sean más baratos.

Para ello, la reforma se basa en los siguientes cuatro ejes:

Primero. Un nuevo mandato para la banca de desarrollo que propicie el crecimiento del sector financiero.

Segundo. Fomentar la competencia en el sistema bancario y financiero para abaratar las tasas y los costos.

Tercero. Generar incentivos adicionales para que la banca preste más.

Y cuarto, y no menos importante, fortalecer al sistema financiero y bancario mexicano, para que el sector crezca siempre de forma sostenida.

El primer eje de la reforma está encaminado a lograr a que la banca de desarrollo impulse al sistema financiero en beneficio de las familias y de las pequeñas empresas mexicanas.

Hay que reconocer que la banca de desarrollo se convirtió a lo largo de los años en una banca excesivamente conservadora. Esto en parte deriva del mandato que en el Artículo 30 de la Ley de Instituciones de Crédito, obliga actualmente a la banca de desarrollo a, en primer lugar, preservar su capital.

Por ello, se propone una modificación a este Artículo 30, para establecer que la Banca de Desarrollo tendrá como mandato el facilitar el acceso al crédito y los servicios financieros a personas físicas y morales, así como proporcionarles asistencia técnica y capacitación en términos de sus respectivas leyes orgánicas, con el fin de impulsar el desarrollo económico.

En la transformación de la banca de desarrollo, se ha puesto un especial énfasis en el mandato para fomentar y financiar la innovación, la creación de patentes, la infraestructura. Y algo muy importante, se obligaría, de aprobarse esta reforma, a la banca de desarrollo a adoptar en sus programas y en sus productos, la perspectiva de género.

Es decir, tendremos una banca de desarrollo que deberá fomentar la igualdad entre los hombres y las mujeres.

Para dar cumplimiento al segundo eje fundamental e incrementar la competencia en el sistema financiero, la reforma plantea, entre otras, las siguientes medidas:

Primero. Se establece de manera explícita a nivel de ley, que los bancos tienen prohibido realizar ventas atadas. Es decir, que se vendan algunos productos condicionados a la adquisición de otros.

Segundo. Se propone una reforma a la Ley del Mercado de Valores que dé facilidades para crear un mercado de capitales para empresas medianas en la Bolsa Mexicana de Valores, y de esta manera introducir otras opciones de financiamiento para las empresas medianas.

Tercero. Se aclara y amplía la regulación que permite la portabilidad de operaciones entre instituciones, de manera que se facilite la movilidad de los usuarios para elegir entre un banco u otro.

Cuarto. Se incorpora en la Ley de Protección y Defensa al Usuario de los Servicios Financieros la creación de un buró de entidades financieras en la CONDUSEF.

Este mecanismo innovador se establece con la finalidad de que los usuarios de los servicios financieros puedan acceder fácilmente a información relevante de las entidades financieras y que ésta le sirva para tomar la mejor decisión para la contratación de servicios.

Adicionalmente se incluyen mayores obligaciones de transparencia a entidades financieras, así como mejoras en el proceso de arbitraje que puede llevarse ante la propia CONDUSEF.

Quinto. Para que los usuarios cumplidos puedan utilizar su historial de crédito positivo para acceder a más alternativas de financiamiento se contempla la posibilidad de crear un buró crediticio universal, que permita compartir la información del buen pagador, con la que cuenta la gran mayoría de los mexicanos.

Y sexto. Se requiere la elaboración de un diagnóstico por parte de la Comisión Federal de Competencia, para ello se establece que la COFECO, y leo textualmente: contará con un plazo de 120 días naturales, contados a partir de la entrada en vigor del presente decreto, para llevar a cabo una investigación sobre las condiciones de competencia en el sistema financiero.

Y continúa señalando, como resultado de dicha investigación la Comisión Federal de Competencia podrá, en su caso, formular recomendaciones a las autoridades financieras para mejorar la competencia en este sector y ejercer las demás atribuciones que le confiere la Ley Federal de Competencia Económica.

Para fomentar la competencia económica la reforma propone, entre otras modificaciones y adiciones a las siguientes leyes: la Ley de Protección y Defensa al Usuario de los Servicios Financieros, y la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros.

Para dar atención al tercer eje fundamental de la iniciativa y promover de forma efectiva el crédito, se propone fortalecer las facultades de las autoridades financieras al incorporar nuevos artículos en la Ley de Instituciones de Crédito, donde uno de ellos señala que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público evaluará periódicamente el desempeño de las instituciones de Banca múltiple.

Y en otro artículo en el mismo sentido, se especifica que la evaluación de desempeño se hará respecto del grado de orientación y cumplimiento a las instituciones de Banca múltiple, en el desarrollo de su objeto social al apoyo y promoción de las fuerzas productivas del país y al crecimiento de la economía nacional con apego a las sanas prácticas y usos bancarios.

Con ello, se promueve la transparencia en el desempeño del sector al establecer un esquema de la evaluación periódica a los bancos en relación con los niveles de crédito colocado. Adicionalmente, el resultado de dichas evaluaciones se deberá tomar en cuenta para el otorgamiento de autorizaciones por parte de la autoridad, entre otros efectos.

De igual forma, la iniciativa financiera parte del hecho de reconocer la necesidad de otorgar mayor certidumbre jurídica en la ejecución de contratos y fortalecer el esquema de garantías como una medida necesaria para incentivar la expansión de oferta de crédito.

Por tanto, a efecto de reducir el riesgo en la actividad bancaria y, con ello, ampliar la oferta de crédito, la reforma simplifica los regímenes para el otorgamiento y la ejecución de garantías crediticias y se introducen mejoras al marco jurídico que regula a los concursos mercantiles de empresas comerciales, para propiciar confianza en dichos procesos y lograr mayor certidumbre jurídica en todo momento, como lo especifica el Compromiso 63 del Pacto por México, con respecto estricto a los derechos de los acreditados actuales de la Banca.

Para lograr estos objetivos, se propone modificar la Ley de Concursos Mercantiles, la Ley General de Títulos de Operaciones de Créditos y la Ley de Transparencia y Fomento a la Competencia en el Crédito Garantizado.

Finalmente, como cuarto eje fundamental de la Iniciativa de Reforma Financiera, se establecen medidas que contribuyen al fortalecimiento del sector para mantener su solidez, que hoy es notable.

Para ello, la Reforma Financiera contempla elevar a rango de ley las normas para la conformación y calidad del capital, establecidas en las reglas de regulación bancaria de Basilea III.

Adicionalmente, se facilitan y ordenan los procesos de quiebras bancarias, salvaguardando en todo momento los derechos de los ahorradores. Y se refuerzan los mecanismos de coordinación y cooperación entre las autoridades financieras, contemplando entre otros, elevar a nivel de ley la existencia del Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero como un órgano permanente.

Para ello, se propone modificar, entre otras leyes, la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras y aquellas que regulan a las instituciones financieras, como la ley de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la Ley del Banco de México.

Quiero agradecer la participación para la elaboración de este conjunto amplio y complejo de iniciativas a los integrantes del Pacto por México.

La reforma que hoy se presenta, no representa la autoría exclusiva de una persona o de una institución, es un trabajo colectivo de colaboración, con buenas ideas de todos quienes integran este innovador instrumento de acuerdo político que es el Pacto por México.

Quiero también agradecer a quienes, sin ser parte del Pacto y sin tener responsabilidad en la autoría, lo quiero aclarar, también, contribuyeron de manera decisiva con sugerencias y con ideas.

De manera muy especial, quiero agradecer al Gobernador del Banco de México y a su equipo de trabajo, por las diferentes sugerencias y aportaciones, y consultas que tuvimos a lo largo del proceso de elaboración de la reforma.

También, quiero agradecer por sus propuestas concretas y siempre constructivas, a la Asociación de Bancos de México, que nos hicieron, sin duda, llegar de manera oportuna y de una forma muy práctica.

Y, finalmente, quiero agradecer por su paciencia y colaboración, a la Consejería Jurídica de la Presidencia en la elaboración de esta reforma.

Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto:

México tiene una enorme oportunidad de crecer y, para ello, el Pacto por México y usted están impulsando un conjunto de reformas.

Ninguna, por sí misma, es suficiente. Todas se complementan entre sí.

Este paquete de iniciativas, 13 iniciativas que pretenden modificar 34 ordenamientos que hoy se turna a través de la Comisión Permanente a la Cámara de Diputados, es un paquete completo que, estoy seguro, que el Poder Legislativo habrá de estudiar y habrá de enriquecer de manera muy relevante.

Pero este paquete tiene un solo objetivo que todos compartimos: que en México haya más crédito para las familias, para las pequeñas y medianas empresas, y que el crédito sea más barato.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Corresponde el uso de la palabra al Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional, licenciado Gustavo Madero Muñoz.

-LIC. GUSTAVO MADERO MUÑOZ: Señor licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República; señores Secretarios de Estado; Presidentes de los Partidos Políticos; integrantes del Consejo Rector; distinguidos invitados especiales.

Hoy, nos encontramos de nuevo aquí, reunidos en el marco del Pacto por México, para demostrar una vez más que el fin de todos es el bien común, y que, a partir de ello, se puede llegar a acuerdos para realizar grandes reformas.

El Pacto por México contiene una agenda diversa de reformas complementarias, reformas sociales, reformas políticas, reformas económicas.

La que hoy se presenta, es un paquete de reformas para el sistema financiero.

Quisiera aclarar, no para este grupo, pero sí para el público en general, que una Reforma Financiera no es una reforma fiscal, se los digo porque mucha gente nos lo ha preguntado.

Y sí está considerado revisar una reforma fiscal, más adelante, en el Periodo Ordinario de Sesiones. Pero el paquete de reformas, que hoy se presenta, tiene como intención fortalecer al sistema financiero, a la banca comercial, a la banca de desarrollo y a la banca popular, entre otros.

Lo que hoy se presenta, es el reflejo de una serie de demandas que se han venido profundizando en la sociedad, a partir de la estabilidad económica que se ha logrado, pero que requiere y demandan poder contar con mayor acceso al crédito.

Por eso, este paquete de iniciativas incluye el fortalecimiento de la CONDUSEF, la consolidación de los servicios financieros a partir del empoderamiento de los usuarios de los servicios financieros.

Reconoce la importancia de fomentar el ahorro popular, y expandir el crédito en los sectores menos beneficiados. La iniciativa contempla la expansión de las entidades financieras que se dedican a estos sectores, como es el caso de las sociedades financieras populares, las sociedades financieras comunitarias y las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, incorporando mecanismos para ampliar su cobertura y proteger, al mismo tiempo, a sus usuarios.

Respecto a las uniones de crédito como organismos de intermediarios financieros no bancarios, se actualiza el marco normativo, buscando ajustar la legislación a las realidades del mercado, y fortaleciendo a partir del marco jurídico su desarrollo y su competitividad.

Del mismo modo, a partir de este paquete de reformas propuestas, se consolida la banca de desarrollo como una alternativa y una opción complementaria al sector financiero privado, buscando un mayor impacto en la economía, fomentando la innovación, y como ya lo mencionó el Secretario de Hacienda, incorporando la perspectiva de género, y flexibilizando su marco normativo en el financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas.

También, se renueva de manera sustancial la legislación en materia de concursos mercantiles, implementando una ley acorde con la complejidad de las relaciones comerciales modernas.

A partir de la desregulación que hemos tenido en el sistema financiero, se constituyeron entidades financieras libres de costos regulatorios sujetas a la supervisión y vigilancia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Ahora, con este paquete, se modernizará el marco regulatorio aplicable, para proveerlas de solidez y solvencia al sistema financiero también se propone una reforma al marco normativo que contiene incentivos para que haya más disciplina en el mercado, porque la competitividad financiera se basa en la certidumbre y en la seguridad jurídica de todos sus participantes.

Para innovar y flexibilizar el régimen vigente en materia de fondos de inversión, se consolidan varios instrumentos nuevos, cuyo fin es proveer de servicios financieros a las sociedades de inversión y una reforma a la Ley del Mercado de Valores para hacerla más eficiente y operación.

Con el fin de garantizar la transparencia, de asegurar la garantía y protección de los datos personales se propone adecuar el marco normativo y se dará mayor publicidad a las sanciones impuestas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, a fin de generar disciplinas en los mercados que regula, que supervisa y sanciona.

La regulación de las agrupaciones financieras, por último, exige un nuevo marco normativo que se adapte a las condiciones económicas y financieras de un entorno globalizado; por ello, en este paquete de reformas también se propone expedir la nueva ley para regular a estas agrupaciones financieras.

Por último, en materia de crédito garantizado se proponen diversas figuras para que los usuarios cuenten con opciones viables para obtener y vigilar sus créditos, buscando reducir sensiblemente los costos y otorgando certeza jurídica, consolidando la figura de subrogación del acreedor.

La iniciativa de estas reformas, de este paquete, es compleja como podemos ver, es amplia en extensión, pero también hay que decirlo, es profunda en el calado. Deberá ser analizada, deberá ser revisada y procesada, enriquecida con el proceso legislativo en ambas Cámaras.

Hemos beneficiado, siempre, en el Pacto por México, lo que nos une, sin negar nuestras diferencias.

Hemos construido una agenda ambiciosa de reformas que conllevan compromisos en los que cada una de las partes habrá que asumir con responsabilidad su obligación de honrarlos.

Señor Presidente:

Nuestro compromiso con las reformas ha sido evidente, porque nos reconocemos como parte de estas propuestas, pero esto no anula una profunda revisión de esta iniciativa en el marco del Congreso por parte de las bancadas y llevaremos a este proyecto a buen fin, para que pueda ser dictaminada con el enriquecimiento de las aportaciones de los legisladores y de los actores involucrados.

En México tenemos, sin duda, un sistema financiero sólido, robusto, pero indudablemente subaprovechado.

El interés, la motivación de este paquete de reformas, es que tanto la banca comercial, la banca de desarrollo y la banca popular, se conviertan en verdaderos motores del crecimiento económico y del desarrollo de nuestro país.

Muchas gracias, y felicidades.

-MODERADORA: Enseguida interviene el Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, doctor en derecho, César Camacho Quiroz.

-LIC. CÉSAR CAMACHO QUIROZ: Señor Presidente de la República; señores Presidentes de los partidos; señoras, señores integrantes del Pacto por México; señores servidores públicos, representantes populares; señoras y señores.

En el país falta crédito, pero no sólo crédito financiero, porque crédito significa creer, tener confianza. Nos falta crédito en la política, en las instituciones y, muchas veces, en las personas. Por eso, son tan relevantes los acuerdos edificantes y esperanzadores, como éste.

Vigente, por los resultados alcanzados, y vigoroso, por los retos superados, el Pacto por México ha cobrado una fuerza que no deja de sorprender y ha adquirido un ritmo que no se debe perder.

Desarrollo sin democracia es insuficiente. Democracia sin desarrollo es un sinsentido. México lo tiene claro. Requiere crecer y desarrollarse en un ambiente democrático. Desatar nuestro potencial, detonar el desarrollo y, subrayadamente, incluir a todos los mexicanos.

Hoy, damos un paso importante hacia nuestra consolidación como democracia desarrollada.

El futuro de México luce optimista respecto al resto del mundo, dijo con razón, apenas ayer, Oliver Williamson, pero la afirmación del Premio Nobel de Economía 2009 no es para regodearnos, sino para comprometernos.

Así, comprometidos con el desarrollo nacional, los firmantes del Pacto construimos el proyecto de Reforma Financiera que hoy se firma, que habrá de lograr mayor eficiencia y competencia entre los bancos, para que presten más y a tasas de interés más bajas.

La propuesta promueve la participación conjunta entre la banca privada y la de desarrollo para ofrecer más oportunidades de financiamiento, particularmente a las pequeñas y medianas empresas, para impulsar la producción, generar más empleos y bienestar para la población.

También, se plantean medidas para que cada vez más personas tengan acceso a los servicios bancarios. Para lo cual propone la facilidad de acceso a créditos y productos de ahorro, tanto a través de la banca, como de cajas de ahorro bien reguladas, que permitan a la gente conservar sus ahorros con seguridad y ganando un justo rendimiento sobre ellos.

Por otro lado, la reforma plantea instruir a la banca de desarrollo para que ésta amplíe el crédito, con especial énfasis en áreas prioritarias para el desarrollo nacional, como la infraestructura, las pequeñas y medianas empresas; para ensanchar oportunidades y generar empleo intensivamente.

Con esa propuesta, la banca de desarrollo impulsará el crédito para sectores económicos y grupos sociales que hasta la fecha tienen acceso limitado a alternativas de financiamiento.

Vale la pena subrayar el planteamiento de que la mencionada banca de desarrollo tenga la obligación de imprimir un enfoque de igualdad de género; productos financieros para las mujeres que les permitan desplegar su particular creatividad, su enorme capacidad de trabajo y su cumplimiento, cuando de pagar se trata, especialmente en el medio rural.

Para lograr que estas acciones tengan éxito, se establecen medidas para que las empresas del sector sean más eficientes, para que las autoridades puedan revisar de forma oportuna su desempeño y para mantener un buen manejo, a la par de promover de forma intensa la competencia, para que los mejores servicios financieros vengan aparejados de menores precios.

Otra de las ventajas que se ofrecerán con la reforma en comento, es dar mayor facilidad para que las personas puedan refinanciar sus créditos con el banco que les ofrezca mejores condiciones.

Si bien la reforma promueve la competencia y permite que se den más créditos, también evita problemas de sobreendeudamiento de las personas, ya que mantiene el cuidado de que éstos sean otorgados de forma responsable.

La CONDUSEF se fortalece para defender más y mejor a los usuarios de los servicios financieros, a través de diversas medidas, pero, sobre todo, con mayores herramientas para la difusión y transparencia del actuar de la banca.

Adicionalmente, para la defensa del usuario se prevé la posibilidad de que cuando haya sido objeto de una práctica incorrecta, le sea más fácil obtener una respuesta adecuada mediante procesos sencillos y ágiles.

En suma, se trata de facilitar, agilizar y abaratar, es decir, democratizar la actividad económica, modernizando, consolidando y transparentando las operaciones de las instituciones financieras.

Señoras y señores:

Dentro y fuera de nuestras fronteras se habla del Pacto. Otro Premio Nobel, Joseph Stiglitz, dijo: México es más competitivo, y ser más competitivo significa crecimiento. México va bien. El nuevo Gobierno mexicano parece haber comenzado con éxito su gestión.

Por eso, amigas, amigos, esta reforma enriquecida, por supuesto y como debe ser, por los legisladores que conforman un grupo plural y diverso; nutrida, también, por las opiniones de los expertos, de los líderes de opinión, de la gente bienintencionada, nos permitirá fortalecer a las instituciones financieras, pero, sobre todo, hacer posible el planteamiento priista de pasar de las buenas finanzas nacionales, a las buenas finanzas familiares.

Recuperemos, señoras, señores, recuperemos el crédito. Creamos en nosotros y en el país. Hagamos de la confianza mutua el factor de la transformación de México.

Gracias.

-MODERADOR: Tiene la palabra el Presidente Nacional del Partido de la Revolución Democrática y Presidente del Consejo Rector del Pacto por México, licenciado Jesús Zambrano Grijalva.

-LIC. JESÚS ZAMBRANO GRIJALVA: Gracias, muchas gracias.

Muy buenas tardes.

Licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente de la República; amiga y amigos integrantes del presídium; amigas y amigos todos aquí presentes.

Aunque antes de entrar a la materia que nos convoca, que nos ocupa, decir que desde el día 1 de mayo, ya debería estar en funciones el Presidente del Consejo Rector del Pacto, nuestro amigo César Camacho como Presidente Nacional del PAN, en el carácter de rotativo.

Perdón, perdón, perdón, del PRI, habiendo empezado el PAN, seguido yo.

Espero que esto no rompa el Pacto.

Le paso ya a nuestro amigo César Camacho, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, la estafeta aquí, formalmente en este acto tan importante.

Nos congratula que nos reunamos hoy, para la presentación de tan esperada reforma, una iniciativa amplia, compleja, que tiene como objetivo principal inmediato facilitar el crédito a los sectores de la sociedad que más lo necesitan y con ello contribuir al desarrollo económico.

Esta iniciativa, sin duda, responde a demandas añejas de muchos sectores de la población mexicana de contar con un sistema financiero robusto y que les sirva integralmente al país desde los propios intermediarios financieros, hasta la efectiva regulación de los mismos.

Es indiscutible el rol fundamental que un sistema financiero desempeña en toda economía, ningún país puede crecer sin una Banca comprometida con su desarrollo, es imposible pensar en aspirar a un crecimiento más acelerado sin la palanca natural de un sistema financiero sólido, capitalizado, saludable y con intermediarios agresivos comercialmente atrevidos y creativos.

Nuestro sistema financiero en nuestro país tiene las primeras tres características, es sólido, capitalizado y saludable; pero si tiene estos atributos, por qué el país no detona su crecimiento, tal como lo dice el Artículo 4° de la Ley de Instituciones de Crédito y que leyó textualmente el Secretario de Hacienda, doctor Videgaray.

Yo diría: Primero. Porque no existe una verdadera Banca en nuestro país, y lo digo con todo respeto, lo he dicho de otras maneras en otros escenarios, en la Convención Bancaria si no mal recuerdo hace dos años, lo que tenemos en nuestro país es una Banca usurera, que no arriesga, que no apuesta al desarrollo.

Tenemos, lamentablemente, una suerte de agio bancario, un moderno agiotismo en nuestro país.

Una gran parte de las ganancias industriales y productivas en general se las llevan los banqueros por las altas tasas de interés y el alto costo de las comisiones que cobran.

Segundo. Porque tampoco tenemos una verdadera banca de desarrollo en nuestro país. Las instituciones del Estado cobran más alto que la banca comercial, por los factorajes y todo el conjunto de intermediaciones que desarrollan. Piden más garantías a quienes les prestan, que la banca comercial. No apuestan al desarrollo, piensan solamente en tener números negros, y no están pensando en el desarrollo del país.

En tercer lugar. Tenemos una enorme contradicción, porque mientras que las micro, pequeñas y medianas empresas generan alrededor del 70 por ciento de los empleos en el país, sólo reciben el cinco por ciento del crédito nacional, así como contribuir a detonar el crecimiento y el desarrollo económico.

Luego, cinco instituciones bancarias controlan prácticamente todo el mercado financiero, y entonces no hay competencia. Hay un sistema bancario financiero monopolizado. Y tenemos, entonces, que preguntarnos cómo posibilitar que los pequeños, los intermediarios financieros en general entren al sistema en verdaderas condiciones de competitividad, y se fortalezcan.

Se trata de recuperar, entonces, aquí, como se ha señalado, también, la rectoría del Estado para impulsar el desarrollo. Hoy, el Banco de México, aquí está el Gobernador del mismo, tiene facultades para incidir en aspectos fundamentales que obliguen a la banca, a los bancos, a impulsar el desarrollo, pero no han querido hacer uso de estas facultades.

Podríamos resumir en seis grandes aspectos, los contenidos de esta iniciativa de reformas que se presenta el día de hoy, que involucra 14 disposiciones y afectan 39 ordenamientos legales. No es una iniciativa de pequeña importancia.

Uno. La creación de una banca social, como ya se ha dicho, con equidad de género.

Dos. El abaratamiento de los costos para los usuarios de los servicios financieros.

Tres. La creación de una verdadera banca de desarrollo.

Cuatro. La regulación de las instituciones financieras para hacerlas más eficientes y evitar abusos.

Cinco. Fortalecimiento de los intermediarios financieros para que puedan ser más creativos y útiles al desarrollo económico.

Y seis. El establecimiento de garantías que eviten los abusos contra los usuarios.

Puntualizaré y subrayaré brevemente algunas de las que consideramos más sobresalientes, por la incidencia que tendrán sobre el futuro inmediato del país, de aprobarse en el Congreso de la Unión.

La iniciativa contempla una mejor y más efectiva regulación del mercado sobre los intermediarios, con lo cual se favorecerá al usuario final de la amplia variedad de los servicios financieros.

Se evitará, entre otras cosas, que los contratos de crédito contengan cláusulas que, aprovechando la insuficiente cultura financiera de la población, impongan precios del crédito por encima de lo razonablemente justo.

Con la reconfiguración de la banca de desarrollo que se propone, se pretende facilitar el proceso para que ésta contribuya verdaderamente al fomento de las actividades productivas consideradas estratégicas para la economía y fortalezca a, en vez de competir con, la banca comercial y otros intermediarios financieros no bancarios.

Dejará, con ello, de actuar como banca comercial, como hasta hoy, para emerger verdaderamente como una palanca del desarrollo, eliminando rigideces que limitan la oferta de crédito y actuando conforme y donde se necesita, para el fortalecimiento del sistema financiero integral.

Se anticipa que con la creación del buró de intermediarios financieros, que vislumbra el paquete, los usuarios contarán con una herramienta muy útil para evaluar el desempeño de los participantes en el sector y, por ende, elegir, como lo hacen habitualmente en otras ramas, de entre los mejores proveedores de determinado servicio.

A través del buró de crédito, los intermediarios califican la calidad crediticia de los usuarios actuales y potenciales del crédito. Sin embargo, se nota la ausencia de una institución que balancee, como se dice coloquialmente, el marcador.

Con la creación del buró de intermediarios financieros se logrará la sana simetría, para que los consumidores también puedan conocer los rasgos fundamentales del desempeño de quienes ofrecen sus servicios al interior del mercado.

Se estima que con la mayor difusión de información sobre desempeño de intermediarios, se enriquezca el universo disponible de datos que permitan tomar decisiones más acertadas sobre aspectos del mismo mercado.

Se proponen algunos cambios para el fortalecimiento de los niveles de competencia que mejorarán no sólo la calidad, sino también, los precios de los servicios financieros, como las comisiones en las transacciones hechas con tarjetas de crédito y débito, y el uso en cajeros automáticos.

Finalmente, la creación muy importante, por supuesto, de una verdadera banca social, especializada en organizar y facilitar el otorgamiento del crédito a grupos vulnerables de la población, que de otra manera no tendrían acceso al mismo, representará la apertura de oportunidades para emprender y desarrollar actividades productivas a ese segmento de la población.

Adicionalmente, con esta nueva modalidad de banca se podrán congregar en una sola ventanilla los diferentes programas oficiales de fomento al crédito, que hoy intentan cubrir la demanda existente, pero son tan dispersas que no son efectivas.

Se tratará en los hechos, no viene así contenido, pero por eso hablo de los hechos, de una suerte de banco social mexicano.

El conjunto de iniciativas que hoy presentamos, apuntan hacia a la conformación de un sistema financiero más acorde, con las necesidades de nuestro país, y pretende producir beneficios importantes para la población, ese es su objetivo.

Se trata de que el carnicero, la costurera, el mecánico, la dentista, etcétera, tengan la posibilidad real de acceder a créditos razonables para fortalecer y desarrollar sus actividades.

El crédito deberá empezar a fluir con mayor celeridad al sector productivo. Se deberá abaratar su precio. Observaremos mayor competencia en algunos sectores y contaremos con una verdadera banca de desarrollo para atender más a sectores económicos.

También, por supuesto, esperamos respuestas en el desempeño de intermediarios, que haya competencia. Que quienes ofrecen servicios financieros sean más agresivos comercialmente hablando. Muestren visos de mayor atrevimiento y creatividad en el beneficio de los usuarios de crédito, para que con ello se complementen con los otros atributos y características del sistema financiero, y poder encaminar a la economía hacia la senda del crecimiento dinámico y sostenido, que todos queremos y que México necesita.

Se trata, por último, de una iniciativa; y, por lo tanto, de una propuesta del Consejo Rector del Pacto compartida, por supuesto, y especialmente, subrayadamente lo digo por el Presidente de la República, por el titular del Poder Ejecutivo quien tiene capacidad de iniciativa de los que integramos el Consejo Rector, de los Presidentes de los partidos, por supuesto, para enviarla al Poder Legislativo.

Y diciendo y reconociendo que, también, nosotros mismos en el PRD, tenemos algunas reservas significativas, pero como toda iniciativa puede tener insuficiencias que podrán ser suplidas en los procesos y en las fases subsiguientes.

En esta primera fase del Consejo Rector, ha surgido esta iniciativa. Seguramente las y los legisladores Federales la analizarán y discutirán responsablemente, escucharán a todos los sectores de la sociedad que quieran oír su voz y hacer propuestas.

Estoy seguro que de todo ello saldrá al final una reforma y un conjunto de reformas que contiene el paquete, mucho más claras, más enriquecidas y más consensuadas con la sociedad.

El PRD continuará actuando responsablemente, como lo hemos hecho desde que firmamos el Pacto por México en este nuevo escenario, por el bien de México, por el bien del país.

Felicidades.

Y muchas gracias.