Excelentísimo señor Xi Jinping, Presidente de la República Popular China.

Muy distinguida señora Peng Liyuan.

Integrantes de la Comitiva que acompaña al señor Presidente.

Señores integrantes del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno de la República.

Distinguidos invitados.

En nombre de los Estados Unidos Mexicanos, es un honor recibir hoy al Presidente de la República Popular China.

Sean ustedes cordialmente bienvenidos.

Celebro esta Visita de Estado, señor Presidente.

En los dos meses y medio de su gestión, ésta es la segunda vez que nos reunimos, primero en China y ahora aquí, en México.

Esta reciprocidad demuestra el interés mutuo de consolidar nuestra relación bilateral y establecer una agenda de trabajo desde el inicio de ambos gobiernos.

En México sentimos una gran admiración por la civilización china.

Durante miles de años, su Nación ha enriquecido al mundo con sus conocimientos e inventos, con sus tradiciones y su filosofía.

El pueblo chino, señor Presidente Xi Jinping, son herederos de una cultura ancestral y hoy poseen, también, una gran visión de futuro que llevará a su Nación a un nuevo periodo de prosperidad y grandeza.

El pasado 14 de febrero se cumplieron 41 años del inicio formal de la relación diplomática entre nuestros países. Sin embargo, nuestros intercambios se remontan a más de cuatro siglos.

Hoy, México quiere estrechar su relación con China. Nación que se ha convertido en fuente de crecimiento económico y factor de equilibrio internacional.

México es un país abierto al mundo. Como tal, reconoce que gran parte del desarrollo económico futuro estará en la región Asia-Pacífico, donde China tiene una presencia fundamental.

Muestra de ello es que su país es nuestro primer socio comercial en aquella dinámica región del mundo. Por estas razones, decidí que la primera Nación que visitaría en Asia sería la suya.

En aquella gira de trabajo fue muy significativo constatar la apertura y disposición de su gobierno para trabajar con México y elevar nuestra relación a un nuevo nivel.

Hoy, con su Visita de Estado, refrenda esta buena voluntad. Su presencia en México permitirá dar contenido a la nueva fase de cooperación entre ambas naciones.

China y México deben aprovechar sus complementariedades y reconocerse como grandes aliados.

México y China son dos países en ascenso dentro de un nuevo orden internacional. En ese sentido, deseo que su visita nos permita establecer una asociación estratégica integral en favor del crecimiento económico y la calidad de vida de nuestras poblaciones.

Ambas naciones queremos conocernos mejor; que la cultura china florezca en México y la cultura mexicana se difunda en China.

Aspiramos a ampliar y equilibrar nuestra relación comercial e incrementar las inversiones recíprocas.

Queremos acelerar nuestro desarrollo, a partir de intercambios tecnológicos y experiencias exitosas, en ámbitos como el cuidado del medio ambiente o la construcción de infraestructura.

Confío en que la reunión bilateral que sostendremos en unos momentos más, arrojará avances y resultados específicos, con base en una agenda de trabajo de largo plazo y acciones inmediatas.

Excelentísimo señor Presidente Xi Jinping:

Sé que antes de asumir la Presidencia, usted estuvo en nuestro país en el año 2009. En aquel entonces, pudo constatar la hospitalidad mexicana y el carácter de un pueblo que, al igual que el chino, está determinado a superar los obstáculos y labrarse un futuro tan grande y orgulloso como su pasado.

Ahora, con el honor y la responsabilidad que tenemos de conducir dos naciones tan ricas por su historia y tradiciones, pongamos lo mejor de nosotros para escribir un nuevo capítulo en el presente de nuestros pueblos.

Sea usted, su distinguida esposa y los miembros de su Comitiva, bienvenidos a México.

Están en su casa.

Muchas gracias.