Excelentísimo señor Xi Jinping, Presidente de la República Popular China.

Muy distinguidos Presidentes de distintos organismos empresariales de China y México, quienes participan en este Encuentro Empresarial México-China.

Distinguidos miembros de la Delegación Gubernamental de China e integrantes del Gabinete Legal del Gobierno de la República.

Muy distinguidas y distinguidos empresarios de China y México que comparten este esfuerzo y este propósito por intensificar la relación entre China y México, entre México y China.

A todas y a todos ustedes, les saludo con el mayor respeto, y con el gusto de saber que hay interés compartido por realmente reforzar esta relación entre dos pueblos hermanos.

Señores representantes de los medios de comunicación.

Señoras y señores:

México ve, en su apertura al mundo, una plataforma para impulsar su crecimiento económico y acelerar, y esto es, quizá, tema fundamental, su desarrollo social.

Estamos conscientes de que en los años por venir, gran parte de las oportunidades económicas estarán en la región Asia-Pacífico, donde China tiene un papel relevante y fundamental.

Ejemplo de ello es que este gran país es nuestro primer socio comercial en aquella región, y el segundo a nivel mundial. De ahí, la importancia del acuerdo que logramos el día de ayer, al concretar una asociación estratégica integral.

Con ello, China y México comienzan una nueva etapa en su relación bilateral, en la que habrá una comunicación entre gobiernos más estrecha, más continúa y al más alto nivel.

Este nuevo diálogo nos permitirá transitar de un paradigma de eventual competencia económica a otro de mayor complementariedad productiva y beneficios mutuos.

En ese propósito, hoy tenemos que hacer frente a dos claros retos en nuestros intercambios económicos:

El primer reto. Es lograr un mayor equilibrio entre nuestras importaciones y exportaciones. En 2012, México importó del orden de 57 mil millones de dólares de China, pero sólo logró exportar cinco mil 700 millones de dólares.

Para modificar esta situación, México debe emprender acciones como las que hemos acordado, que le permitan incrementar sus exportaciones a China.

Y debo reconocer públicamente la disposición del Presidente Xi Jinping de apoyar precisamente este propósito y, con ello, buscar mayor equilibrio en la relación comercial entre ambos países.

El segundo reto. Es concretar oportunidades de inversiones entre ambos países.

Tenemos que darle mayor importancia al componente de capital en nuestros intercambios económicos.

Los datos son reveladores.

En los últimos 13 años, China se ha consolidado como nuestra segunda fuente de importaciones, pero es apenas nuestro trigésimo segundo país inversionista.

En 2012, por ejemplo, las importaciones chinas representaron el 15.4 por ciento del total que adquirimos, mientras que la inversión extranjera directa de aquel país sólo representó el 0.6 por ciento del total que recibió México.

Alcanzar un mayor equilibrio en nuestra Balanza Comercial y detonar mayores inversiones de China en México, son asuntos prioritarios en la agenda que mi Gobierno habrá de impulsar.

Me complace compartirles que en la reunión bilateral del día de ayer con el señor Presidente Xi Jinping, nos ha reiterado todo su apoyo para trabajar juntos hacia el logro de ambos objetivos.

Los mexicanos agradecemos esta muestra de buena voluntad, señor Presidente.

Y confío en que habremos de materializar, a partir de esta voluntad política, de esta gran disposición, de este ánimo renovado que hay entre quienes encabezamos los esfuerzos gubernamentales de ambos países para alcanzar estos propósitos.

México, señor Presidente, le da la más cordial y amplia bienvenida a la disposición política personal y de su gobierno para estrechar la relación con nuestro país.

Muchas gracias.

Con ello, puedo decir que con decisión política y con la audacia empresarial, estoy seguro de que podremos incrementar la presencia de los productos mexicanos en China y fomentar que más empresas chinas inviertan y generen empleos en nuestro país.

Ayer mismo acordamos distintas medidas que permitirán fortalecer los intercambios comerciales, así como los flujos de inversión.

Y déjenme compartir cuáles son estas acciones.

Primera. He decidido crear, al interior de la Secretaría de Economía, una Unidad Especializada en Asuntos China-México.

Segunda medida. Como ya lo ha compartido el señor Presidente Xi Jinping, determinamos crear un Grupo de Alto nivel Empresarial para identificar nuevas oportunidades de negocio y de complementariedad.

Tercera medida. En los próximos meses se abrirá una oficina del Banco Nacional de Comercio Exterior, BANCOMEXT, en China, como parte de la política de relanzamiento de la Banca de Desarrollo de nuestro país.

Cuarta medida. Decidimos, el día de ayer, de manera conjunta, fortalecer el grupo bilateral de trabajo de alto nivel entre la Secretaría de Economía y el Ministerio de Comercio chino, para que a través de un diálogo estrecho y permanente, podamos fortalecer la relación en beneficio de ambas naciones.

Y quinta medida. El Presidente Xi Jinping aceptó nuestra propuesta para que México, como aquí ya también se dijo, sea sede de la Cumbre de Negocios China-América Latina en el año 2015.

De aquí a esa fecha creo que tenemos mucho qué hacer y también mucho qué lograr, además del beneficio que este espacio habrá de ofrecer para que los empresarios puedan potenciar y aprovechar al máximo los diferentes instrumentos acordados entre Gobiernos, para el fortalecimiento de nuestra relación económica.

Yo estoy convencido de que con la inventiva y el espíritu emprendedor podrán potenciar su presencia en el mercado consumidor de China.

Adicionalmente, en cuanto al reto de incrementar las inversiones chinas en México, existen diversas áreas de oportunidad con beneficios mutuos. Me refiero a proyectos y alianzas en materia de tecnología y educación, así como al desarrollo de energías renovables y del cuidado de medio ambiente.

También, a importantes nichos de inversión, como son: la industria automotriz, el sector eléctrico-electrónico, o el financiero.

De manera particular, a fin de desarrollar una gran red logística a lo largo de nuestro país, México ofrece a China atractivas oportunidades de inversión en obras y proyectos de infraestructura de alto impacto.

A partir de este potencial logístico será posible propiciar mayores inversiones y encadenamientos productivos entre dos de las regiones más dinámicas del mundo: Asia-Pacífico y América.

Tengan plena certeza de que México es hoy un destino serio, confiable y atractivo para invertir.

En México nos hemos propuesto dar garantías plenas a la inversión nacional y extranjera que pueda encontrar un gran asiento en nuestro país para ser próspera y, sobre todo, favorecer y contribuir al desarrollo económico y social de nuestro país.

Señoras y señores:

Éste es un encuentro que da oportunidad a los empresarios de China para conocer de mejor manera esta tierra noble y generosa, y aprovechar las oportunidades que ofrece un país que está transformándose estructuralmente.

Agradezco al Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología, el COMCE; al Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional y a la nutrida delegación de empresarios chinos por este encuentro que permite fortalecer las relaciones económicas entre China y México.

Yo reitero la invitación a empresarios de China y de todo el mundo para que continúen confiando e invirtiendo en nuestro país.

Yo estoy convencido de que este primer encuentro que estamos y que hemos sostenido, el señor Presidente Xi Jinping, miembros de su comitiva con la contraparte de nuestro país, sin duda permite el lanzamiento de una nueva etapa en la relación entre nuestros países.

Hay coincidencia plena en lo que podemos lograr en beneficio mutuo, en beneficio para ambas naciones.

Hemos dejado muy en claro cuáles son los primeros instrumentos que estamos definiendo para alcanzar estos propósitos.

Nuestra agenda es ambiciosa. Los objetivos ahí están, claramente señalados. Algunos de los instrumentos, también ya acordados.

Y otros más que estoy seguro que a partir de la buena disposición y del ánimo que aquí hoy nos contagia, de este ánimo compartido entre Gobiernos y entre el sector empresarial será posible ampliar, estrechar y fortalecer la relación entre México y China.

Hago votos porque así sea.

Muchísima felicidades.