Villahermosa, Tabasco, 14 de enero de 2013.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, anunció hoy, desde esta entidad, que en 2007 sufrió severas inundaciones, el Programa Nacional de Prevención contra Contingencias Hidráulicas, con una visión integral sobre la gestión eficiente del agua, que contempla la ejecución de acciones medioambientales, de planeación urbana, prevención, alertamiento temprano y protocolos de emergencia.

En el evento, realizado en el Centro de Convenciones Tabasco 2000, el Primer Mandatario de la Nación celebró que con las autoridades locales “tengamos grandes coincidencias en lo que debe hacerse para Tabasco”, y manifestó:

“El Gobierno de la República extiende su mano al Gobernador y a los alcaldes para que juntos, con una asignación clara de responsabilidades, logremos mitigar las inundaciones y sus efectos, no sólo para Villahermosa, sino para todo Tabasco”.

Tras recordar que Tabasco es una de las zonas que tiene mayores niveles de precipitación en el mundo, y que prácticamente tiene una tercera parte del agua total de la que dispone el país, indicó que el Gobierno de la República tiene la obligación y el compromiso firme de poner al día la manera en que protege a los mexicanos de contingencias climatológicas.

El Presidente Peña Nieto dijo que los problemas hidráulicos de Tabasco se deben ver de manera integral, y se deben llevar a cabo acciones, proyectos y obras para hacer una prevención en toda la entidad. Para ello, continuó, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) cuenta ya con mil 400 millones de pesos para la conclusión de infraestructura hidráulica y el desarrollo de nuevos proyectos.

Le dio indicaciones a su titular, David Korenfeld Federman, para que recorra personalmente, junto con las autoridades locales, las obras de control de inundaciones que se han realizado y las que están en proceso, para tener una clara evaluación del avance que se tiene de las mismas, y se concluyan satisfactoriamente en los plazos que están claramente determinados.

Además, que se elabore el Proyecto Hidrológico para proteger a la población de inundaciones y aprovechar mejor el agua.

El Presidente de la República también instruyó a la Secretaría de Gobernación para que Protección Civil se coordine con el Sistema Meteorológico Nacional, a fin de contar con sistemas eficaces de alertamiento temprano, “algo en lo que he puesto especial énfasis, porque será la mejor forma de actuar de manera rápida ante señales claras que con tiempo tengamos, de eventuales inundaciones en alguna parte del país”.

A la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, le dio indicaciones para que inicie una intensiva campaña de reforestación, lo cual resulta fundamental para atender el problema de las inundaciones; y a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano para que, en coordinación con las autoridades locales, elabore el Plan de Ordenamiento Territorial para la Cuenca de la Frontera Sur, bajo la premisa básica de evitar la construcción de vivienda o de cualquier otro tipo, en zonas susceptibles de inundación.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes recibió la indicación “para que la infraestructura que estamos comprometidos a realizar y a llevar a cabo en beneficio de todos los mexicanos, no obstaculice los cauces de agua”. Que la infraestructura que el país necesita para lograr un mayor crecimiento económico, no vaya a ser razón de poner en riesgo la vida de mexicanos, por obstaculizar u obstruir cauces de agua, precisó.

Y en alcance a este mismo objetivo, puntualizó, “instruyo a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad, para que retiren toda aquella infraestructura que han construido que ponga en riesgo a la población, por futuras inundaciones”.

GESTIÓN INTEGRAL DEL AGUA, CONDICIÓN PARA BRINDAR SEGURIDAD

A LA POBLACIÓN EN SU VIDA Y PATRIMONIO: ARTURO NÚÑEZ JIMÉNEZ

Por su parte, el Gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, destacó la presencia del Presidente Enrique Peña Nieto en la entidad, a tan sólo 45 días de iniciada su gestión, sobre todo para abordar un asunto prioritario para los tabasqueños, como es la gestión integral del agua, que es, dijo, una condición para darle seguridad a la población en su vida y su patrimonio, para emprender la recuperación del campo y promover inversiones.

Reconoció que hay responsabilidades compartidas que se deben asumir plenamente para beneficiar a los tabasqueños. “Nunca más, el reordenamiento territorial y el uso del suelo deben manejarse aisladamente, sin considerar la agenda de riesgos sobre desastres que hemos de compartir plenamente con la Conagua. Nunca más permisos para fraccionamientos en zonas vulnerables, pero, tampoco, nunca más obras de casi 11 años para ser construidas”, expresó.

Por lo anterior, dijo, “apreciamos la disposición del Gobierno de la República y, especialmente, de la Conagua y su Director General, para emprender una nueva etapa en la relación institucional con el Gobierno de Tabasco, a fin de dejar atrás la pesadilla de las inundaciones y ver el agua como el gran aliado que es en la lucha para que México y Tabasco salgan adelante”.

En su turno, el Director General de la Conagua, David Korenfeld Federman, señaló que “no podemos evitar que llueva, ni que el agua reconozca su camino, pero sí podemos hacer una gestión eficiente de los riesgos, disminuir al máximo posible las probabilidades de que ocurran contingencias mayores y salvaguardar, en todo momento, a los tabasqueños”.

“En este contexto, y tomando en cuenta todas estas circunstancias, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, firmó durante su campaña el compromiso para llevar a cabo el proyecto hidrológico, para proteger a la población de inundaciones y aprovechar mejor el agua. Para construirlo, a partir del inicio de esta Administración arranca una nueva era del agua en Tabasco. Una nueva etapa de corresponsabilidad entre los distintos niveles y órdenes de Gobierno con una delimitación clara de facultades y distribución de responsabilidades”, dijo.