Las Margaritas, Chiapas, 21 de enero de 2013.

“Es momento de mover a México para hacerle frente a la pobreza y al hambre”, expresó el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en el arranque de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Luego de firmar el decreto por el que se establece el Sistema Nacional contra el Hambre, el Presidente Peña Nieto señaló que la Cruzada será un esfuerzo permanente de la Administración en los próximos seis años, y convocó a toda la sociedad “para sumarse a esta gran causa que es por todos los mexicanos que, hay que decirlo y reconocerlo, tienen hambre en nuestro país”.

“El hambre para muchos es, quizá, una verdad ignorada, hay quienes no la conocen, otros quizá no la aceptan, y algunos ni siquiera se atreven a mencionarla”, afirmó el Titular del Ejecutivo Federal. “Hay que reconocer que México, en pleno siglo XXI, tiene entre su población a millones de mexicanos que atraviesan por la falta de alimentos necesarios y que, en consecuencia, viven en pobreza y bajo condiciones de hambre”, añadió.

Acompañado por su esposa, Angélica Rivera de Peña, el Presidente de la República dijo que esa es la realidad lacerante y lastimosa del México del siglo XXI, “por lo cual hoy estamos convocados todos a ser parte de un esfuerzo compartido para revertir este escenario y esta condición”.

Es una condición lacerante que nos cuesta reconocer como país en pleno siglo XXI: uno de cada cuatro mexicanos enfrenta algún grado de carencia alimentaria, enfatizó.

Tras recordar que una de sus primeras decisiones presidenciales fue instruir la puesta en marcha de la Cruzada Nacional contra el Hambre, subrayó que ésta es, sin duda, una de las iniciativas de mayor contenido social del Gobierno de la República. La Cruzada, añadió, atenderá en primer orden a los 7.4 millones de mexicanos que padecen una doble condición, de pobreza extrema y de carencia alimentaria severa.

Luego de mencionar que pocas cosas son tan angustiantes para un padre o una madre de familia que carecer de lo indispensable para darle de comer a sus hijos, enfatizó que “no hay nada peor para el desarrollo de una nación que no alimentar adecuadamente a sus menores durante los primeros años de vida”.

El Presidente Peña Nieto indicó que la alimentación es un derecho humano, reconocido universalmente y establecido en el Artículo 4 de nuestra Constitución; sin embargo, reconoció, “es un derecho que no se ha materializado plenamente en todos los mexicanos”.

En presencia de los integrantes del Gabinete Legal, los mandatarios estatales y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, puntualizó que se trata de mover a todo el Gobierno, a todos los órdenes de Gobierno y a todos los programas que los gobiernos tienen; de mover sus presupuestos, para atender a los mexicanos con mayor necesidad.

El Primer Mandatario de la Nación precisó que esta Cruzada no es una medida asistencialista; no se trata sólo de repartir alimentos entre quienes carecen de él; “es una estrategia integral de inclusión y bienestar social, es un cambio estructural en materia de combate a la pobreza”.

Señaló que la Cruzada es una estrategia social de nueva generación porque va a incrementar la inclusión productiva de sus beneficiarios; “es decir, que quienes hoy reciben un apoyo, en el futuro tengan la capacidad para salir de la pobreza, a partir del fortalecimiento de sus ingresos, como individuos productivos”.

El Presidente de la República detalló que la Cruzada Nacional contra el Hambre tiene cuatro características: una orientación focalizada, en la que los esfuerzos se concentrarán en las localidades más críticas de 400 municipios de alta incidencia de pobreza extrema y carencia alimentaria; corresponsabilidad de todas las dependencias y gobiernos locales, en una estrategia en la que se conjuntan esfuerzos de todos los sectores de la Administración Pública para asegurar salud, educación, vivienda, una mejor economía y servicios básicos, como agua, luz y drenaje en esos 400 municipios que serán la primera prioridad.

La tercera característica es que la Cruzada es una estrategia social que fortalece las capacidades productivas de las zonas de mayor marginación y pobreza; y, cuarta, que involucra la energía comunitaria y social de todos los mexicanos.

En el evento señaló que ha instruido a la Secretaría de Desarrollo Social para coordinar los esfuerzos de toda la Administración Pública a fin de lograr una amplia convocatoria social; organizar los bancos de alimentos y de donaciones; establecer un fondo de trabajo solidario para aquellos que quieran destinar parte de su tiempo a la Cruzada Nacional contra el Hambre; y trabajar con especialistas en alimentación, nutrición y pobreza, a fin de asegurar que la Cruzada esté alineada, también, al Programa Hambre Cero, al que ha convocado Naciones Unidas.

“Vayamos unidos todos juntos en favor de esta gran causa social, porque es, insisto, una obligación ética, de manera especial para quienes tenemos responsabilidad pública; millones de mexicanos nos están esperando”, finalizó el Presidente Peña Nieto.

LA CRUZADA NACIONAL ALINEARÁ 70 PROGRAMAS DE LA

ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL: ROSARIO ROBLES

La secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, manifestó que la Cruzada es una estrategia integral dirigida a mexicanos que presentan hasta 6 carencias sociales y requiere de la acción coordinada y concurrente de las diversas dependencias gubernamentales; alineará recursos presupuestales de más de 70 programas de la Administración Pública Federal; y se creará el Consejo Nacional de la Cruzada contra el Hambre como instancia incluyente para el diálogo y la construcción de acuerdos entre sectores público, privado y social.

Tras asegurar que se establecerán indicadores para medir impactos y avances, remarcó que a partir del diálogo con Gobernadores, Presidentes Municipales, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, y Jefes Delegacionales, se firmarán acuerdos integrales para el desarrollo incluyente, en los que se definirán las estrategias a implementar en cada una de las entidades federativas, así como objetivos claros y metas precisas, y en su caso, corregir errores.

LA CRUZADA CONCRETA LOS PACTOS Y ACUERDOS

POLÍTICOS Y SOCIALES: CÉSAR DUARTE

A nombre de los gobernadores del país, el mandatario de Chihuahua y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, César Duarte Jáquez, celebró el inicio de la Cruzada contra el Hambre en Chiapas, signo, dijo, de que “el México incluyente empieza por donde debe de empezar”, y agregó que la Cruzada concreta los pactos y acuerdos políticos y sociales del Gobierno de la República.

“Hay que dejar el México que tenemos, por el México que merecemos”, subrayó, al tiempo que celebró que esta Cruzada y el modelo de coordinación y colaboración sobre el cual se construye es un claro mensaje de que el desarrollo social del país se está reformando radicalmente.

“EL HAMBRE NO PUEDE ESPERAR”: MANUEL VELASCO COELLO

Manuel Velasco Coello, gobernador del Estado de Chiapas, dijo que la Cruzada Nacional contra el Hambre convocada por el Presidente Peña Nieto es una tarea monumental que une a todos los mexicanos más allá de ideologías y de colores partidistas, “todos sin excepción estamos obligados a dar un renovado impulso a la política social para erradicar los rezagos que lastiman a millones de mexicanos que carecen de lo más indispensable; el hambre no puede esperar”.