Durango, Durango, 23 de enero de 2013.

Al expresar su compromiso de cambiar el rostro de pobreza y marginación que hay en el campo mexicano por uno de modernidad, progreso y oportunidad, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que una de las asignaturas fundamentales para esa transformación es elevar la productividad del agro para asegurarnos que tengamos en México un campo justo, rentable, digno y sustentable, “que siga siendo motor del desarrollo nacional”.

Señaló que para poder revertir la pobreza y desigualdad en el país “tenemos que asegurarnos que México crezca, que lo haga de manera sostenida”, y un elemento o factor fundamental es elevar la productividad entre los mexicanos. Elevar la productividad agroalimentaria es condición esencial para revertir la pobreza de nuestro país, subrayó.

Previamente, el Secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Enrique Martínez y Martínez, explicó que una de las acciones concretas de apoyo a la Cruzada Nacional contra el Hambre es el Programa Estratégico de Seguridad Alimentaria (PESA), cuyo radio de acción se focaliza a las comunidades de alta y muy alta marginación en el país.

Añadió que en el presente año el PESA atenderá ocho mil 500 comunidades de mil 50 municipios, ubicados en 20 estados de la República, con una inversión de tres mil millones de pesos.

El Titular del Ejecutivo Federal puntualizó que la Cruzada Nacional contra el Hambre, puesta en marcha en el Estado de Chiapas, no es un programa asistencialista, sino que busca alinear los esfuerzos de todas las dependencias del Gobierno de la República para “revertir ese rostro de pobreza, de marginación y hambre” que se vive en 400 municipios del país plenamente identificados.

Tras apuntar que se han determinado cuáles son los municipios y las regiones que enfrentan dos problemas serios y graves: el de la pobreza extrema y el de la carencia alimentaria, indicó que 7.4 millones de mexicanos padecen esa doble realidad “y a ellos queremos llegar, llevarles el alimento y asegurar que tengan una alimentación adecuada y balanceada”.

Precisó que “lo que nos proponemos no es sólo llevarles los alimentos que necesitan, sino enseñarles cómo producirlos de mejor manera y que también tengan excedentes en el campo, que les aseguren mejores ingresos”.

Luego de hacer entrega de apoyos al Impulso a la Productividad Agropecuaria, puntualizó que no sólo el Gobierno de la República, sino también los gobiernos estatales y municipales, “habremos de identificar cuáles serán las acciones que vamos a llevar a esos municipios que enfrentan esta lacerante condición”.

Añadió que se ampliará el programa de becas para apoyar a más jóvenes, evitar la deserción escolar “y asegurarnos que nuestros jóvenes puedan tener mejores conocimientos que eleven la productividad de las nuevas generaciones del país, porque esto es algo que tenemos que garantizar para crecer económicamente y de manera sostenida”.

Por su parte, Martínez y Martínez mencionó acciones preventivas contra la sequía, como el aseguramiento, mediante el Seguro Agrícola Catastrófico, de 500 mil hectáreas y 240 mil cabezas de ganado.

LA CRUZADA CONTRA EL HAMBRE PONE EN EL CENTRO DE LA ACCIÓN PÚBLICA
A LA FAMILIA, AL CAMPO Y A LOS CAMPESINOS: JORGE HERRERA CALDERA

Tras indicar que 6 de cada 10 duranguenses viven en condiciones de pobreza patrimonial, Jorge Herrera Caldera, Gobernador de la entidad, detalló que el estado enfrentó la peor sequía en 100 años, lo que dejó una agricultura y ganadería devastadas. Por esto, dijo, Durango es un fiel reflejo del reto de la desigualdad y la pobreza que existe en el país.

Celebró por ello que este día se entregaran 121 millones de pesos del programa PESA mediante apoyos directos, a menos de 100 días de iniciada la gestión del Presidente Peña Nieto. Subrayó que la Cruzada contra el Hambre pone en el centro de la acción pública a la familia, al crecimiento económico con igualdad y con justicia y sobre todo, al campo y a los campesinos.

En su oportunidad, la señora Herlinda Zapata Guevara, productora agropecuaria de la comunidad de Santa Lucía, Pueblo Nuevo, quien habló a nombre de los pobladores beneficiados, detalló al Presidente de la Nación que a causa de la sequía y luego de las heladas, perdieron prácticamente todo, sin embargo, ello no ha limitado sus ganas de seguir adelante.

Luego de reconocer el apoyo recibido, Zapata Guevara refirió que a través del programa PESA ahora tienen dónde almacenar el agua y “con ello trabajaremos para producir huevo, carne y hortalizas frutales”.