México, D.F., 8 de febrero de 2013.

En nombre de México, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, agradeció públicamente a cada uno de quienes participaron en labores de rescate y auxilio en Petróleos Mexicanos (Pemex), tanto a instituciones públicas como a organismos de la sociedad civil. “Como en cualquier otra circunstancia, la vida e integridad física de las personas es lo más importante; por eso, la atención de los lesionados y el rescate de las personas atrapadas fueron la prioridad en las horas y días inmediatos a los hechos ocurridos”, agregó.

“Para todas aquellas personas, mujeres y hombres de Pemex y de distintas agrupaciones, para todos ellos quiero expresar mi respeto, mi admiración y más profundo agradecimiento por el trabajo realizado”, destacó.

El Presidente de la República también rindió “un sincero homenaje a los mexicanos que lamentablemente fallecieron a causa de los trágicos eventos del 31 de enero”.

Eran personas de bien, que trabajaban con esmero para brindarle una vida digna a sus familias; eran esposas y esposos comprometidos, madres y padres responsables, hijos y hermanos solidarios, expresó el Primer Mandatario ante la comunidad petrolera reunida en la explanada de la sede de Pemex.

Hizo un público reconocimiento al Gobierno del Distrito Federal, “con el que tuvimos una plena y articulada colaboración desde los primeros minutos”, y ejemplo de ello fue la destacada participación de distintas entidades de la capital del país como el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil, así como el Heroico Cuerpo de Bomberos.

Además, “todos nos sentimos orgullosos e inspirados por la valiosa labor de elementos de la Cruz Roja Mexicana y de brigadas de rescatistas de la sociedad civil, entre ellas la de los Topos”.

El Presidente de la República dijo que México guardará en su memoria a quienes perdieron la vida en este trágico suceso. “La mejor manera de honrar la memoria de quienes perdieron la vida, es trabajar juntos en la construcción de un mejor país”, añadió.

“Nuestro país recordará también a quienes dieron su mejor y mayor esfuerzo para auxiliar a las víctimas; recordará con todo afecto su entrega, compromiso y solidaridad”, añadió.

Reiteró que se agotarán las investigaciones y se informará a la ciudadanía de manera transparente y oportuna.

Finalmente, refrendó el compromiso del Gobierno de la República de garantizar la mejor atención médica a quienes están hospitalizados. “Sepan que recibirán los cuidados y tratamientos necesarios que se requieran para lograr su total rehabilitación”, concluyó.

SE MANTENDRÁ LA SOLIDARIDAD INSTITUCIONAL CON LOS AFECTADOS: LOZOYA AUSTIN

"En Petróleos Mexicanos estamos de luto, pero estamos de pie", enfatizó Emilio Lozoya Austin, Director General de Pemex, en la ceremonia en la que se rindió homenaje a los fallecidos en los hechos del pasado 31 de enero.

Venimos a honrar su memoria y a expresar juntos nuestra tristeza y solidaridad, expresó, al tiempo que subrayó que los peritajes sobre lo que ocurrió ese día, en los que participan las Secretarías de la Defensa Nacional y de Marina; la Procuraduría General de la República, la UNAM, el IPN y la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, entre otros organismos nacionales e internacionales, no dejan lugar a dudas de que fue una explosión como resultado de la acumulación de gas en los sótanos del edificio B-2.

Lozoya Austin subrayó su compromiso de seguir de cerca la investigación, así como colaborar y apoyar a las autoridades en el proceso.

El titular de Pemex dejó en claro que se mantendrá la solidaridad institucional con los afectados, a quienes reiteró que habrá atención personalizada para cada familia, y para cada trabajador hospitalizado, la cual continuará el tiempo que sea necesario hasta restañar en la medida de lo posible, los daños sufridos.

Resaltó el trabajo de técnicos y trabajadores para restablecer las condiciones de trabajo y seguridad en las oficinas de Pemex, gracias a lo cual es posible, a sólo unos días de la tragedia, laborar con tranquilidad en un entorno seguro. “Esta vez nos tocó a los petroleros y una vez más afloró el espíritu compasivo y solidario de los mexicanos ante escenarios difíciles”, asentó.

TESTIMONIO DE UN TRABAJADOR

Por su parte, después de que el Presidente Peña Nieto hizo entrega de los reconocimientos al Valor y a la Solidaridad a personas e instituciones que jugaron un papel importante en las labores de rescate, Alberto Maya Montoya, trabajador de los talleres de Pemex, ofreció su testimonio de lo que vivió el pasado 31 de enero.

Narró que después de escuchar un estruendo en el edificio B-2, “mi primer impulso fue acudir al inmueble. Vi una nube muy llena de polvo que cubría por la planta baja del B-2. De inmediato, me puse a ayudar a mis compañeros, rescatando a varios de ellos, con la ayuda de otros compañeros”.

Dio a conocer que ese día se dislocó el hombro derecho, pero después de que los médicos le colocaron una férula, continuó la búsqueda de sus compañeros. “Al igual que yo, muchos compañeros se sumaron al rescate, poniendo en riesgo incluso su vida”, agregó.

Dirigiéndose al Presidente Peña Nieto, le manifestó: “tenga la plena seguridad que todos los trabajadores petroleros, unidos con usted, sabremos salir adelante de cualquier situación adversa”.

Finalmente, como parte del homenaje, el Presidente Peña Nieto colocó una ofrenda floral y encabezó una guardia de honor ante los nombres de todos los fallecidos. Fue acompañado por Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal; el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el General Salvador Cienfuegos Zepeda, Secretario de la Defensa Nacional; el Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz, Secretario de Marina; Pedro Joaquín Coldwell, Secretario de Energía; Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República; y Emilio Lozoya Austin, Director General de Pemex.