México, DF, 11 de febrero de 2013.

La Política Nacional de Vivienda coincide con el reto de la Administración del Presidente Peña Nieto de lograr un México justo, incluyente y próspero: Jorge Carlos Ramírez Marín.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presentó hoy la Política Nacional de Vivienda, que conducirá los esfuerzos públicos y privados en los siguientes años. “Se trata de un nuevo modelo enfocado a promover el desarrollo ordenado y sustentable del sector, a mejorar y regularizar la vivienda urbana, así como a construir y mejorar la vivienda rural”.

Contar con una vivienda digna es uno de los sueños más anhelados de toda familia mexicana, agregó el Primer Mandatario de la Nación. “Asegurar que todos los hogares de México cuenten con la infraestructura adecuada y servicios básicos como electricidad, agua entubada, drenaje, piso firme, será una de las principales responsabilidades de este Gobierno”, subrayó.

El Presidente Peña Nieto dijo que “mover a México hacia el futuro es lograr que las familias de nuestro país cuenten con la posibilidad real de acceder al elemento más importante de todo patrimonio: su casa”.

Destacó que, juntos, todos, “podemos hacer del derecho a la vivienda digna y decorosa, como lo marca nuestra Constitución, una realidad para todos y cada uno de los mexicanos”.

En el evento, realizado en la Residencia Oficial de Los Pinos, puntualizó que para atender la dinámica poblacional, este año el Gobierno de la República tiene contemplado impulsar más de un millón de acciones de lotificación, construcción, ampliación y mejora de hogares, tanto en el campo como en las ciudades. De este millón de acciones, más de 500 mil corresponderán a nuevas construcciones.

El Presidente de la República dijo que la nueva Política Nacional de Vivienda considera cuatro estrategias: lograr una mayor y mejor coordinación interinstitucional es esencial para el éxito y viabilidad del sector, y por ello se ha determinado que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), sea la instancia coordinadora de la política de vivienda en nuestro país y presida, además, la Comisión Intersecretarial en la materia.

De ahora en adelante, con base en el acuerdo publicado hoy en el Diario Oficial de la Federación, la Comisión Nacional de Vivienda, la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra, y el Fideicomiso Fondo Nacional de Habitaciones Populares, serán sectorizados y coordinados por la Sedatu. Asimismo, esta Secretaría suscribirá convenios de coordinación con el Infonavit, con los gobiernos estatales, así como con las autoridades municipales de al menos las 60 ciudades con mayor peso y crecimiento poblacional.

La segunda estrategia es transitar hacia un modelo de desarrollo urbano sustentable e inteligente. Enfatizó que el Gobierno de la República hará uso del financiamiento de viviendas para orientar el desarrollo territorial y urbano del país.

Añadió que las ciudades han crecido en forma desordenada y sin planeación integral, y esto ha provocado la expansión descontrolada de manchas urbanas, restándoles competitividad y sustentabilidad. “Para frenar esta tendencia, los créditos y subsidios del Gobierno de la República serán reorientados al fomento y al crecimiento urbano y ordenado”, agregó.

La tercera estrategia es reducir de manera responsable el rezago de vivienda, que el día de hoy es de aproximadamente nueve millones de casas; además, en las próximas dos décadas, el bono demográfico seguirá estimulando la demanda de nuevas construcciones.

El Presidente Peña Nieto afirmó que ha dado instrucciones al titular de la Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, para que en coordinación con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público puedan instrumentar un nuevo mecanismo de seguridad social, y de manera particular, enfocado a la adquisición de nueva vivienda para policías, tanto federales como estatales y municipales.

La cuarta estrategia es procurar una vivienda digna para todos los mexicanos. “Estamos decididos a impulsar mayores acciones de créditos y subsidios para el mejoramiento y ampliación de vivienda, tanto en el medio urbano como en el rural, y en concreto, se habrán de realizar más de 320 mil acciones de mejoramiento a la vivienda; para el caso específico del campo, se realizarán más de 97 mil acciones en materia de vivienda rural”.

Precisó que estas acciones de ampliación y mejoramiento de vivienda serán focalizadas de manera prioritaria en las áreas estratégicas que prevé la Cruzada Nacional contra el Hambre, así como el Programa de Prevención del Delito.

Mencionó que también se desarrollará a partir de este año un Programa de Mejoramiento de la Vivienda en Unidades Habitacionales, con lo que se habrá de dar cumplimiento a uno de los compromisos establecidos específicamente en la capital del país.

Instruyó a la Sedatu a coordinar con los organismos nacionales de vivienda una estrategia que permita alcanzar la meta de que toda vivienda popular financiada o subsidiada por el Estado, cuente con al menos dos recámaras, y se evite tener espacios muy reducidos para las familias mexicanas; además, asegurar que el desarrollo urbano se dé en condiciones de equilibrio con el sector rural, y con respeto al medio ambiente y a nuestros recursos naturales.

El Presidente de México resaltó que el sector vivienda es uno de los motores del mercado interno y palanca del desarrollo nacional; es fuente generadora de empleos y promotor del crecimiento económico. Aseguró que habrá certeza absoluta para todos los actores de este importante sector, a través de reglas claras, políticas congruentes y acciones focalizadas.

Señaló que la industria de la vivienda requiere de hacer ajustes estructurales, por lo que “habremos de establecer, para impulsar esta política, un periodo de transición de hasta 24 meses para que todos los actores puedan realizar los cambios necesarios”.

EL PLAN DE VIVIENDA PERMITIRÁ CIUDADES ORDENADAS,
PLANIFICADAS, SUSTENTABLES E INTELIGENTES: RAMÍREZ MARÍN

Por su parte, el titular de la Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, recordó que en México existen dos dimensiones diferentes, el México agrario que ocupa más de la mitad del territorio nacional y en el que viven más de 30 millones de mexicanos, y el urbano con 70 millones de personas divididas en 383 ciudades.

Señaló que las modificaciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, incluidas en el Plan de Vivienda presentado hoy, coinciden con el reto de la Administración del Presidente Peña Nieto de transformar ambas dimensiones en un solo propósito: lograr un México justo, incluyente y próspero, lo que representa hacer iguales a los hombres que habitan cualquier parte del país; “no podemos permitir que permanezcan vigentes dos esquemas en donde a ambos les resulta la insatisfacción de los ciudadanos que viven en ellos”, agregó.

Señaló que con el Plan de Vivienda se establece el eje para construir oportunidades de desarrollo urbano, acceso a los servicios y de vida digna que esperan los mexicanos; y que dé lugar a ciudades ordenadas, planificadas, sustentables e inteligentes.