México, DF, 01 de abril de 2013.

Al destacar que la adecuación del marco jurídico sigue su marcha, el Presidente Enrique Peña Nieto firmó el decreto con el que se promulga la nueva Ley de Amparo, con la que se habrá de garantizar la protección de los derechos humanos de todos los mexicanos, y afirmó: “con nuevas y mejores leyes, juntos estamos moviendo, para bien, a todo el país”.

Dijo que el derecho es la base de la convivencia entre particulares, estructura al Estado y protege a las personas frente al poder público, mientras que “el juicio de amparo ha sido y es el principal instrumento de defensa de los derechos que las personas tienen para protegerse de los actos de la autoridad”.

Así, indicó, “hoy se renueva y revitaliza cuando centra su atención en el ser humano, su dignidad y los derechos que les son inherentes”. Además, agregó el Titular del Ejecutivo, hoy, después de 172 años de creado el amparo, “se revitaliza el instrumento de control constitucional más importante de nuestro sistema jurídico”.

Explicó que cuando una legislación es rebasada por el avance colectivo es indispensable actualizarla, ponerla en sintonía con las nuevas necesidades sociales y con los estándares internacionales. “Éste es el espíritu detrás de la expedición de la nueva Ley de Amparo, que al colocar al ser humano y sus derechos como causa y fin, da un nuevo aliento a una de las más destacadas aportaciones mexicanas al mundo jurídico”.

Al hacer un recuento del trabajo que hay detrás de este ordenamiento, señaló, “es justo decir que la nueva Ley de Amparo es un mérito de todo el Estado mexicano. Es una muestra más de que México se está transformando para contar con más y mejores instituciones, que nos permitan consolidar el Estado constitucional y democrático, de derecho, que todos anhelamos”.

Entre los cambios que se concretan en la nueva Ley de Amparo, el Presidente de la República destacó que, primero, se amplía la esfera de protección a los derechos. En adelante, dijo, el juicio de amparo procederá en contra de normas generales, actos y omisiones, por parte de los poderes públicos o de particulares en funciones equivalentes a las de autoridad que violen los derechos humanos reconocidos por la Constitución Federal y los tratados internacionales de los que nuestro país sea parte.

Con ello, en México los derechos humanos previstos en los tratados internacionales serán objeto de protección directa, y se otorga la calidad de parte agraviada a quien tenga un interés legítimo, no necesariamente jurídico, siempre que la norma, acto y omisión reclamados violen sus derechos humanos.

Asimismo, se dota de efectos generales a las sentencias de amparo que culminen en la declaratoria de inconstitucionalidad en la norma general, por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En materia de suspensión del acto reclamado, se obliga al órgano jurisdiccional a hacer un análisis ponderado de la apariencia del buen derecho y la no afectación del interés nacional, con el propósito de que no se otorguen suspensiones que causen más perjuicios sociales, que beneficios para el quejoso.

Adicionalmente, se eleva la eficacia de la justicia mexicana, al establecer la obligación de los tribunales de fijar en las sentencias de amparo directo los términos precisos en que deberá pronunciarse la nueva resolución y, acorde con los nuevos tiempos, las promociones ya podrán efectuarse en línea, mediante el uso de la firma electrónica, lo que reducirá tiempos y costos en el acceso y administración de la justicia.

Al respecto, el Ejecutivo Federal estableció que “otra innovación que fortalece la eficacia y, sobre todo, la adecuada interacción entre los Poderes, es que se otorga la facultad excepcional al Ejecutivo y Legislativo Federales para solicitar a la Suprema Corte de Justicia la resolución prioritaria de acciones de inconstitucionalidad, controversias constitucionales y amparos, cuando se justifique la urgencia por interés social o para mantener el orden público”.

En suma, expresó, “corresponde a todas las autoridades del país, hacer de la justicia, la legalidad y el respeto a los Derechos Humanos, una práctica efectiva en nuestro actuar cotidiano”.

Afirmó que “con un ánimo renovador y en colaboración con las principales fuerzas políticas y con las organizaciones de la sociedad civil, seguiremos avanzando y seguiremos buscando los acuerdos que nos permitan transformar a México, en una auténtica sociedad de derechos”.

NUEVA LEY DE AMPARO, RESULTADO DE UN ESFUERZO DE ESTADO: MINISTRO JUAN SILVA MEZA

“La nueva Ley de Amparo, que ahora instaura instituciones jurídicas impensables hace apenas unos cuantos años, es un producto que entre todos nos hemos dado para mejorar el sistema federal de impartición de justicia”, dijo el Ministro Juan Silva Meza al puntualizar que es el resultado de un proceso que involucró en un esfuerzo de Estado a los tres poderes de la Unión, académicos, asociaciones de abogados, postulantes y organizaciones que contribuyeron a la misma.

Aseguró que “la Ley de Amparo no es una ley más, sino el motor que permite que toda la Judicatura Federal entre en actividad, que propicia que los juzgadores Federales del país realicemos las funciones que tenemos encomendadas para hacer valer el contenido de los Artículos 1, 103 y 107 de nuestra Constitución”.

Precisó que el Poder Judicial de la Federación da la bienvenida a la nueva ley, la cual precisa la forma en la que habrán de actuar, y afirmó que nunca este Poder obstaculizará la consolidación del México de los derechos.

Silva Meza detalló que la nueva Ley resulta reglamentaria del Artículo 1º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que es producto de la reforma más importante al régimen protector de los Derechos Humanos en el país en los últimos años. “La sociedad debe recordar que la Ley de Amparo es el instrumento normativo que sirve para enmendar las violaciones a sus derechos”.

HOY SE DIO UN PASO DECISIVO EN LA CONSTRUCCIÓN DE UN MÉXICO MÁS JUSTO, MÁS IGUALITARIO Y MÁS LIBRE: CORDERO ARROYO

El Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, Ernesto Cordero Arroyo, subrayó que el juicio de Amparo es una de las instituciones jurídicas más importantes del andamiaje legal del país. “Con el Amparo, México aportó al mundo una herramienta para que los ciudadanos pudieran defenderse del abuso de sus gobernantes”, dijo al afirmar que gracias a esta figura México es pionero de la protección de los derechos fundamentales a nivel mundial.

Añadió que el Decreto Promulgatorio de la nueva Ley de Amparo, firmado hoy por el Titular del Ejecutivo Federal, dará vida y fuerza a las reformas constitucionales aprobadas en junio de 2011, vinculadas con el juicio de amparo y a la protección de los derechos humanos.

Luego de hacer un llamado a todas las autoridades de los tres órdenes de Gobierno a trabajar unidos para que la nueva Ley sea aplicada de manera eficaz, el senador Cordero enfatizó que hoy se dio un paso decisivo “en la construcción de ese México más igualitario, más justo y más libre, con el que soñó Otero y Rejón, y que los mexicanos de hoy también anhelamos”.

SE AMPLÍAN LOS MÁRGENES DE LA LEGITIMIDAD JURÍDICA: DIPUTADO ARROYO VIEYRA

Por su parte, el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Francisco Arroyo Vieyra, destacó que en la nueva legislación de amparo se amplían los márgenes de la legitimidad jurídica; se visualizan los amparos colectivos, y se modernizan las herramientas para que, inclusive, los medios electrónicos de comunicación estén a su servicio, además de que se abre la posibilidad de una declaración general de inconstitucionalidad.

Aseguró que los legisladores recibieron la Ley de Amparo y la estudiaron con profesionalismo, con rectitud, con responsabilidad y, también, con prisa, porque “nuestro país y los mexicanos, y la sociedad en su conjunto, han esperado tanto por las reformas que tanto ansían, que los legisladores no nos podemos dar el lujo ni por protagonismos, ni por la mezquindad de una renta partidista, ni mucho menos por obstruir, al contrario, de tener reformas establecidas”.

Lograr los acuerdos, puntualizó, “es cumplir con nuestra obligación”, por lo que, manifestó, “los legisladores y, especialmente en la Cámara de Diputados, tenemos la convicción, la conciencia, la rectitud y la amabilidad para seguir adelante en este camino de las reformas que hoy el país emprende para el mejor estar de todos los mexicanos”.