México está inmerso en un proceso de transformación interna y nuestro objetivo es liberar el potencial económico de nuestro país, afirmó el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, al participar en la sesión “América Latina: Una nueva transformación del Nuevo Continente”, en el marco de la Conferencia Anual 2013 de Boao para Asia, que se lleva a cabo en esta localidad del sur de China.

“Como Presidente de México reitero el interés y el compromiso de mi país para contribuir en todo lo que podamos a fin de profundizar la relación birregional que hemos construido entre asiáticos y latinoamericanos”.

Resaltó “la gran oportunidad que se pone delante de nosotros de hacer del siglo XXI el siglo de desarrollo y de éxito de la zona del Pacífico”.

El Primer Mandatario de la Nación dijo que en el proceso de transformación interna de México el punto de partida es la sólida estabilidad macroeconómica que nuestro país ha construido y el manejo responsable de las finanzas públicas.

Subrayó que en este año México tendrá cero déficit fiscal, y el nivel de deuda pública como proporción del Producto Interno Bruto es menor del 35 por ciento, por debajo del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Además, la inflación anual es inferior al 4 por ciento, las reservas internacionales se ubican en máximos históricos, y en comparación con otras economías el nivel de riesgo país es muy bajo, con menos de 150 puntos base, y las tasas de interés han llegado a los niveles más bajos en décadas, que están del orden de 4.19 por ciento. “Pero por supuesto no nos conformamos con estas halagadoras cifras financieras; nuestro objetivo es elevar la calidad de vida de los mexicanos a partir de un ritmo acelerado de crecimiento económico”, expresó.

Precisó que la prioridad de la política económica en México es incrementar la productividad “y por decirlo todavía de manera más precisa, democratizar la productividad”. Con este propósito, agregó, en los últimos meses, hemos emprendido diversas acciones, y México ha experimentado recientemente importantes reformas de carácter estructural: “hoy cuenta con una nueva legislación laboral que le flexibiliza el mercado laboral, la contratación, sobre todo, de jóvenes y de personas a veces carentes de experiencia mayor, a las que hoy la legislación protege, pero también flexibiliza el mercado para la contratación de las mismas”.

Asimismo, dijo, “tenemos una nueva Reforma Educativa que hará posible la formación y el mejor capital humano, indispensable y fundamental para elevar la productividad de nuestro país; está en curso una reforma al sistema de telecomunicaciones que busca alentar mayores inversiones, mover mayormente la competencia de este sector para ofrecer a los mexicanos productos que puedan competir en calidad y en precio”.

Adelantó que en los siguientes meses también se promoverán otras importantes reformas estructurales en materia financiera, para asegurar mayor nivel de crédito a la pequeña y mediana empresa; una reforma energética para elevar la capacidad productiva y generadora de energía de nuestro país; y una reforma hacendaria que amplíe la capacidad del Estado mexicano precisamente, para elevar las condiciones de vida entre los mexicanos, y sobre todo, para ganar en productividad y en competitividad frente al mundo.

El Titular del Ejecutivo mexicano puntualizó que hoy, en un clima de pluralidad y de democracia como el que vive México, “ha sido posible el acuerdo entre el Gobierno de la República y las distintas fuerzas políticas del país para celebrar un Pacto por México, como lo hemos denominado, que significa un acuerdo para impulsar reformas y cambios estructurales que aceleren el proceso de crecimiento y de mayor desarrollo para el país”.

Indicó que en un mundo cada vez más interrelacionado, la integración entre bloques de naciones es indispensable para construir un futuro promisorio para el mundo entero. “Con unidad y corresponsabilidad podremos hacer frente a los desafíos pero, sobre todo, aprovechar las oportunidades que nos presenta nuestro tiempo, éste, el del siglo XXI”.

Al precisar que América Latina y Asia tienen economías que pasan por un buen momento, detalló que se estima que los países de ambas regiones crecerán a una tasa anual de 5.1 por ciento en el periodo 2013-2017, y que “esta cifra se encuentra por encima de las proyecciones de crecimiento mundial que serán del orden del 4.4 por ciento”.

“En ambos lados del Océano Pacífico se están aplicando políticas innovadoras y medidas oportunas para mantener la estabilidad y el buen desempeño económico, y gracias a ello, estas dos regiones cuentan con las condiciones necesarias para descollar en este siglo XXI”.

El Presidente de México concluyó su visita a China y viajó a Japón, donde llevará a cabo una Visita Oficial.