El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que si algo ha hecho posible que en México hoy estemos avanzando en la ruta de cambio y de trasformación, sobre todo de carácter estructural, “es un acuerdo entre el Gobierno de la República y las distintas y más importantes fuerzas políticas del país para encontrar propósitos comunes”.

Añadió que este acuerdo es “para enriquecer la agenda de cambio, de transformación, a partir de un objetivo que todos compartimos: que México esté en la capacidad de aprovechar sus fortalezas y todo su potencial para tener mayor crecimiento, mayor desarrollo y mayores beneficios para todos los mexicanos”.

Al participar en la sesión inaugural del Foro Económico Mundial para América Latina, el Presidente Peña Nieto señaló que “es natural que en la normalidad democrática que deriva del México plural y democrático que hoy México es, se tengan eventuales diferencias”, pero es, sin duda, también la política “el mejor mecanismo para abrir puertas de diálogo y acuerdo para superar cualquier diferencia”.

Destacó que la transformación estructural que vive México nos permite contar hoy con una nueva legislación laboral y educativa, y apuntó que a México le esperan mejores momentos a partir de los cambios y de la actitud de civilidad y de madurez política que todas las fuerzas políticas han venido acreditando.

Expresó su deseo de que “todo esto nos permita sumarnos a este ánimo que hay en toda la región Latinoamericana y del Caribe para que esta región sea más productiva, más competitiva, con mayor crecimiento y mayor desarrollo”.

México no quiere, de ninguna manera, quedarse a la zaga; México es un país con enormes potencialidades: tenemos una ubicación geográfica muy relevante que nos permite reafirmar nuestro orgullo de ser latinoamericanos y también nos coloca en una vecindad con América del Norte, precisó el Primer Mandatario de la Nación.

Añadió que somos un país que en los últimos años ha impulsado y sustentado su crecimiento en una política de libre mercado y, sobre todo, de abrirse al mundo. Para que eso tenga lugar, continuó, México también tiene que impulsar de manera empeñada y consistente, el elevar la productividad en el país; no sólo en algunas partes, sino que “se trata auténticamente de democratizar la productividad”.

“Significa que en todas las regiones y en los lugares más recónditos de nuestra geografía nacional existan posibilidades de crecimiento y de desarrollo y que esto permita o se traduzca en condiciones de bienestar para los habitantes de mi país”.

“Como México lo quiere para sí, me parece que ese debe ser uno de los grandes retos y de las grandes oportunidades que la región de Latinoamérica y el Caribe debe tener por delante”.

TENEMOS RUMBO Y OBJETIVOS A ALCANZAR EN LOS PRÓXIMOS CINCO AÑOS.

El Presidente de México expuso que en el Gobierno, y como país, hemos fijado claramente el rumbo y los objetivos a alcanzar en los próximos cinco años: un México de paz y tranquilidad; un México incluyente; una educación de calidad para todos; mejores niveles de crecimiento económico, de manera sostenible y sustentable; y lograr que México asuma responsabilidad global, que sea adherente y aliado de las grandes causas de la humanidad.

Apuntó que Latinoamérica está pasando por un buen momento, pues a varios países de la región les distingue el tener estabilidad macroeconómica, crecimiento económico y, por supuesto, una política orientada a combatir las grandes desigualdades sociales, que en buena medida han marcado y señalado a esta región del mundo.

Destacó el caso de Perú y Panamá, a los cuales calificó como “campeones del crecimiento económico en la región en los últimos años”.

“También debo decir que, a partir de las fortalezas que tiene la región latinoamericana, no podemos deslumbrarnos y pensar que el desarrollo y crecimiento de esta región llegará por inercia”, indicó ante el Presidente anfitrión, Ollanta Humala; el Presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, y Klaus Schwab, Fundador del Foro Económico Mundial.

Mencionó que Latinoamérica es una región que hoy en día se contrasta con otras que han tenido problemas económicos y crisis financiera. “Creo que es momento para darle un mayor impulso a todas las acciones, a todas las políticas que permitan fortalecer las capacidades y potencialidades que tenemos los países de esta región latinoamericana”, afirmó.

Además de su participación en el Foro Económico Mundial en América Latina, el Presidente de la República realizará una Visita de Trabajo por esta Nación, que incluye una reunión con el Presidente peruano Ollanta Humala.