Luego de afirmar que “todos tenemos que asegurarnos de que México sea un país sin hambre”, el Presidente Enrique Peña Nieto, resaltó hoy la plena y absoluta convicción, que empieza por el decidido compromiso del Gobierno de la República, de que sí es posible acabar con el hambre que lamentablemente padecen millones de mexicanos.

En el evento en que el Gobierno de la República y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) firmaron un memorando de entendimiento para la Cruzada Nacional contra el Hambre, el Titular del Ejecutivo Federal señaló que la erradicación del hambre es una obligación moral y un requisito indispensable para transformar a México.

Ante José Graziano Da Silva, titular de la FAO, el Presidente Peña Nieto destacó que en el marco de la Cruzada Nacional contra el Hambre, una política de Estado que suma esfuerzos de la sociedad y de los gobiernos, “asumimos como responsabilidad elemental el blindar los programas sociales de cualquier propósito electoral, así como investigar y sancionar a quienes pretendan utilizarlos con ese fin”.

“Sólo unidos lograremos avanzar hacia un México incluyente y próspero que haga llegar sus beneficios a todos los sectores, especialmente a quienes menos tienen; queremos y debemos hacer de México una verdadera sociedad de derechos”, precisó.

El Presidente de la República dijo que todos los mexicanos deben gozar en su vida diaria de los derechos que consagra nuestra Constitución, empezando por el derecho elemental de la alimentación.

Agradeció a todos quienes se han involucrado en la Cruzada Nacional contra el Hambre, pues “los mexicanos no podemos ser ajenos a lo que lastima a nuestros semejantes”, pero sobre todo “por apoyar y respaldar el esfuerzo del Gobierno de la República para asegurar este propósito: no más hambre entre los mexicanos”.

El Primer Mandatario de la Nación reiteró, en el marco del Día del Niño que hoy se conmemora, el decidido compromiso del Gobierno de la República con la alimentación y la salud de la niñez mexicana. “Para construir, como nos lo hemos propuesto, un México incluyente, debemos ser capaces de procurar mejores condiciones y oportunidades para nuestros niños y en especial para aquellos que viven en las comunidades con mayor rezago”.

Recordó que se ha dedicado el mes de abril para dejar constancia y testimonio de los avances, logros y resultados que la Cruzada Nacional contra el Hambre está teniendo a lo largo y ancho del territorio nacional, e insistió en que en México el hambre debe y puede ser erradicada.

El memorando de entendimiento firmado hoy por el Gobierno de la República y la FAO tiene como una de sus finalidades intercambiar mejores prácticas y experiencias en aras de avanzar decididamente contra el agravio social que representa el hambre en la humanidad. México y la FAO sumarán esfuerzos en cinco líneas de colaboración:

Diseño de instrumentos de políticas sociales y productivas; vinculación entre políticas públicas para un mayor impacto y mayor alcance de las mismas; desarrollo de mecanismos de participación comunitaria, ciudadana y social; monitoreo y evaluación de la Cruzada Nacional contra el Hambre; y los ámbitos adicionales de cooperación que surjan de la instrumentación de la Cruzada.

EN LA GUERRA CONTRA EL HAMBRE EN EL MUNDO TODA CONTRIBUCIÓN
ES BIENVENIDA, COMO LA CRUZADA NACIONAL CONTRA EL HAMBRE: FAO

En la guerra contra el hambre en el mundo no se puede prescindir de aliados, por lo cual toda contribución es bienvenida, como lo es la Cruzada Nacional contra el Hambre que impulsa el Gobierno de México, afirmó el Director General de la FAO, José Graziano Da Silva.

El funcionario de la ONU señaló que los gobernantes que reconocen la existencia del hambre y, con ello, una deuda con la sociedad, están asumiendo un compromiso para erradicarla y el despliegue de un nuevo capítulo, como acontece hoy en México.

Graziano Da Silva dijo que la FAO anuncia su apoyo a esta acción social mexicana contribuyendo al intercambio de experiencias, apoyando y fomentando las alianzas, así como ofreciendo recursos técnicos y científicos.

“Si México logra vencer, innovar su lucha contra el hambre y la pobreza extrema, otras naciones, pueblos y gobiernos de todos los rincones del mundo se sentirán animados a seguir el ejemplo. No hay tiempo que perder, la Cruzada refleja la urgencia que debe existir en la lucha contra el hambre, porque el hambre quita el futuro de un pueblo”, resaltó.

LA CRUZADA NACIONAL CONTRA EL HAMBRE ES UNA POLÍTICA
PÚBLICA QUE CUENTA CON TODA LA LEGITIMIDAD SOCIAL: SEDESOL

Por su parte, la Secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, afirmó que el Gobierno de México, encabezado por el Presidente Peña Nieto, está firmemente comprometido con los que menos tienen, y subrayó que en el país hay 7.4 millones de mexicanos que viven en pobreza extrema y tienen carencia alimentaria.

Dijo que ello representa un drama humano por mucho tiempo invisible, ignorado y evadido, lo que es “una vergüenza e impone un desafío moral para un país que como el nuestro, tiene tantos avances”.

Añadió que la Cruzada Nacional Contra el Hambre plantea que es posible erradicarla en seis años de gobierno, pone en el centro a la comunidad, reconoce el papel insustituible de la participación social en el combate al hambre y enfatiza la participación de mujeres, pueblos originarios y jóvenes en este proceso.

“Por una razón estricta de justicia social se tenía que actuar moviendo presupuestos, estructuras, conciencias, voluntades y talentos para transformar a México y erradicar este fenómeno en los seis años de Administración”, expresó.

En el evento, realizado en el Salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos, estuvieron presentes el Secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña; y el Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez.