Al encabezar la ceremonia conmemorativa del Día del Politécnico, en la que hizo entrega de la Presea Lázaro Cárdenas a 15 miembros destacados de la comunidad politécnica, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró que “más ciencia y más tecnología son condiciones que permitirán a México consolidarse como una potencia emergente en los próximos años”.

En el evento, en el que también se conmemoró el 77 Aniversario del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Presidente Peña Nieto resaltó que más ciencia y más tecnología son llaves para abrir las puertas de la productividad, y con ella lograr mejores ingresos para todos los mexicanos.

“Si somos capaces de hacer sinergia para elevar sustantivamente la inversión pública y privada en investigación y desarrollo, México caminará con mayor certidumbre hacia la ruta de la prosperidad, que es una de las cinco grandes metas nacionales que esta Administración se ha trazado”, añadió.

Tras refrendar el firme compromiso del Gobierno de la República con el impulso a la ciencia, la tecnología y la innovación, el Primer Mandatario recordó que en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, presentado ayer, se señalan cinco estrategias para contribuir al fortalecimiento de la infraestructura científica y tecnológica del país:

Primera.- Contribuir a que la inversión nacional en investigación científica y desarrollo tecnológico crezca anualmente y alcance un nivel del uno por ciento del Producto Interno Bruto. “Las familias de los ciudadanos pueden tener mejores ingresos a partir de convertirnos en un país más productivo y que pueda generar mayor riqueza, y para eso es fundamental el que dediquemos más esfuerzos a la innovación, a la ciencia y a la tecnología”, agregó.

Segunda estrategia.- Contribuir a la formación y el fortalecimiento de capital humano de alto nivel.

Tercera estrategia.- Impulsar el desarrollo de las vocaciones y capacidades científicas, tecnológicas y de innovación locales, para fortalecer el desarrollo regional sustentable e incluyente.

“No se trata que sólo seamos más productivos y tengamos mayor desarrollo en algunas partes del país. Se trata de detonar nuestro potencial a partir de reconocer las vocaciones y fortalezas regionales que tiene nuestro país, y que con políticas focalizadas, específicas, particulares, podamos darle cauce a cada una de estas fortalezas”, precisó.

Cuarta estrategia.- Contribuir a la transferencia y el aprovechamiento del conocimiento, vinculando las instituciones de educación superior a los centros de investigación, con los sectores público, social y privado.

Quinta estrategia.- Contribuir al fortalecimiento de la infraestructura científica y tecnológica del país.

Con estas estrategias, apuntó, México podrá aprovechar el talento, la capacidad y la inventiva de sus científicos y tecnólogos, vinculando sus tareas con áreas de oportunidad productiva.

El Titular del Ejecutivo Federal afirmó: “conduciremos al Politécnico Nacional a una nueva etapa de desarrollo, donde la educación tecnológica de alta calidad genere conocimiento, y con ello mayor valor agregado a los productos mexicanos”.

El IPN, insistió, “es el gran baluarte de nuestra capacidad de innovación y de ponernos a la altura de otros países emergentes que han venido creciendo más que México.

Subrayó que el Poli, como la mayoría le llama al IPN, está presente en 20 entidades federativas, colabora en varios países y empresas como la NASA y Airbus, o en áreas estratégicas de infraestructura, energía, robótica y salud.

CONCRETAR UN VERDADERO SISTEMA NACIONAL DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA, PERSPECTIVA DEL SECTOR EDUCATIVO: YOLOXÓCHITL BUSTAMANTE

Yoloxóchitl Bustamante Díez, Directora General del Instituto Politécnico Nacional, afirmó: son tres los grandes desafíos que marcan el itinerario de la educación superior en México. En primer lugar, la vinculación entre las propias instituciones educativas, las empresas y los organismos de sector productivo. “En el Politécnico, dijo, históricamente se han dado pasos firmes en este sentido”.

Señaló que el segundo desafío está en ampliar la matrícula de educación superior y media superior. El tercero, es el del financiamiento, “ya que, no obstante el incremento del presupuesto público para la educación registrado de 2000 a 2012, no ha sido posible impulsar adecuadamente las actividades de operación e inversión, porque el mayor porcentaje de esos recursos están destinados al pago de servicios, al pago de los salarios”.

Expresó que la comunidad politécnica ve con beneplácito el incremento de 70 mil millones de pesos para ciencia y tecnología en 2013; es decir, 15 por ciento más que el año anterior, con lo que se pone al sector en la perspectiva de alcanzar el uno por ciento del PIB en 2018, así como el propósito de concretar con las Secretarías de Educación Pública y de Economía un verdadero sistema nacional de ciencia y tecnología, que permita generar mayor valor agregado en la producción nacional y fortalecer la vinculación entre el Gobierno, los sectores productivos y la academia.

María Teresa Verónica Martínez Palacios, quien hizo uso de la palabra en representación de los galardonados con la Presea Lázaro Cárdenas, coincidió con lo anterior, y aseguró que en México se tiene educación profesional de altísima calidad, aunque precisó que habrá que impulsarla aún más para alcanzar con mayor celeridad y certeza el objetivo de progreso social, científico y tecnológico de la Nación.

“Es necesario aprovechar al máximo todos los esfuerzos y logros que el Instituto Politécnico Nacional ofrece a nuestra sociedad en general, por lo que se hace imperante y completamente esencial articular de mejor manera los sectores educativo, productivo, empresarial, científico y tecnológico del país”, dijo.