Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Muy distinguidos galardonados, quienes han recibido el día de hoy este reconocimiento que otorga el Gobierno de la República, en lo que es el Premio Nacional de Ciencias y Artes, a quienes se han distinguido en distintos campos, precisamente, de la ciencia y del arte, y que, sin duda, se constituyen en grandes mexicanos.

Me da mucho gusto saludarles en este espacio y tener la oportunidad, como Presidente de México, poderles acompañar y atestiguar la entrega de estos reconocimientos, a partir de la calificación que han hecho los miembros del jurado de este premio que se otorga.

Señores integrantes del Gabinete del Gobierno de la República.

Servidores públicos.

Muy distinguidos invitados a este acto, que nos acompañan y acompañan a quienes hoy son reconocidos por su trayectoria y por sus méritos.

Señores representantes de los medios de comunicación:

En primer lugar, quiero agradecer y apelar a su comprensión por el pequeño retraso que hemos tenido al arribo a este evento, recién habiendo llegado de Sudáfrica, después de haber asistido al evento al que el maestro Roger Bartra ha hecho ya referencia.

Y hoy, sin duda, es una fecha especial. Desde 1945, la Nación expresa su reconocimiento a los mexicanos más sobresalientes, por sus obras artísticas y sus aportaciones científicas, que contribuyen al desarrollo de México y, desde aquí, al desarrollo de todo el mundo.

Por ello, es un honor presidir la Entrega del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2013. Este galardón es, además, una invitación para que los mexicanos sigan creando e investigando con plena libertad.

Es un premio que a lo largo de la historia han recibido, como lo citara ya el titular de la Secretaría de Educación Pública, figuras emblemáticas, como Alfonso Reyes, José Clemente Orozco, Diego Rivera, Ignacio Chávez, Rufino Tamayo, David Alfaro Siqueiros, Jaime Torres Bodet, Juan Rulfo, Daniel Cossío Villegas y Octavio Paz, entre otros.

Precisamente, nuestro Premio Nobel de Literatura, al recibir esta condecoración, en 1977, señaló, y cito textualmente: El Premio Nacional de Letras es una distinción muy honrosa que no entraña ningún compromiso moral o ideológico.

Justamente, un Estado democrático, como el nuestro, respeta la creación, las ideas y el conocimiento. Y, al mismo tiempo, reconoce a quienes las han llevado al más alto nivel, con independencia de cualquier consideración política.

En esta edición, el Gobierno de México reconoce el talento de nuestros grandes creadores y científicos de la actualidad.

Y, por ello, les felicito calurosamente. A Hugo Gutiérrez Vega y Luis Fernando Lara Ramos en el campo de Lingüística y Literatura.

A Javier Álvarez Fuentes, Ángela Gurría y Paul Leduc en las Bellas Artes.

A Roger Bartra y Carlos Martínez Assad en Historia, Ciencias Sociales y Filosofía.

A Federico Bermúdez y Magdaleno Medina Noyola en las Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales.

A Martín Ramón Aluja en el campo de Tecnología, Innovación y Diseño.

Y a Narciso Lico Carrillo en el ámbito de las Artes, Tradiciones y Tradiciones Populares.

A cada uno de ustedes se le entrega este premio porque enriquecen el acervo cultural de nuestro país y contribuyen desde este campo, desde el ámbito en el que ustedes laboran, a que nuestro país progrese y tenga mayor desarrollo.

Desde las ciencias sociales o la historia contribuyen a la comprensión de México y a proponer soluciones a sus principales desafíos; desde las ciencias exactas o las naturales, ayudan a poner a nuestra Nación a la vanguardia en áreas del conocimiento fundamentales, para que un país avance y se transforme en este nuevo siglo.

Desde la literatura y las bellas artes expresan la esencia, las ideas, los sentimientos del ser humano, en la búsqueda constante de la verdad y de la belleza.

Desde las tradiciones populares, recrean nuestros orígenes para entrelazarlos con el mundo de hoy.

Y desde la tecnología y la innovación impulsan nuevas formas de ver y hacer las cosas.

Hoy refrendo ante ustedes el compromiso del Gobierno de la República con la cultura y la ciencia. Ambas son indispensables para fortalecer nuestra soberanía, unidad e identidad; ambas alientan nuestra esperanza y confianza en el porvenir.

Una sociedad con ciencia y cultura siempre tendrá mayor capacidad para entender su origen y su realidad; siempre estará mejor preparada para identificar sus oportunidades de desarrollo y poder aprovecharlas al máximo.

En la era del conocimiento, en la que hoy estamos insertos, muy distinguidos galardonados, sus aportaciones son valiosas en la construcción de un México de paz, incluyente, con educación de calidad, próspero y responsabilidad global, como el que nos hemos propuesto concretar a partir de ejes verticales y que nos hemos trazado para esta Administración.

En este Gobierno estamos decididos a establecer una nueva relación con nuestros intelectuales, creadores y científicos, una relación positiva que le sirva a México, fincada en el diálogo, el entendimiento y desde luego, y lo más importante, en el absoluto respeto.

Con este espíritu, promovemos que tengan más espacios de participación para enriquecer las políticas públicas con sus conocimientos, experiencias y propuestas.

Coincido plenamente con lo expuesto por el maestro Roger Bartra. Tenemos que lograr que haya y que existan mayores vasos comunicantes entre quienes son creadores de ciencia y de arte y quienes tenemos responsabilidad pública frente a los ciudadanos.

Porque, sin duda, el lograr esta sensibilidad y este nivel de capilaridad entre estos dos espacios de construcción de la sociedad a la que aspiramos ser, sin duda, podremos construir mejores condiciones e ir modelando el México que realmente refleje lo que quiere la sociedad de hoy y a la que aspira legar al futuro y a las próximas generaciones.

El compromiso de este Gobierno con el avance de la cultura, la ciencia, la tecnología y la innovación, se expresa además en las inversiones públicas crecientes que hemos venido alentando y promoviendo.

Con el respaldo de los legisladores, el presupuesto para el 2014 destinado el rubro de cultura será de más de 18 mil 300 millones de pesos; es decir, 600 millones adicionales a los de este año.

Igualmente, se ratificó el compromiso de Estado de incrementar la inversión destinada a ciencia y tecnología, encaminada a alcanzar un objetivo que nos hemos trazado: Destinar al menos el uno por ciento del Producto Interno Bruto hacia el año 2018.

Es así como en 2014 se destinarán más de 81 mil 860 millones de pesos para el eje transversal ciencia-tecnología e innovación. Esto representa un incremento de 11 mil 400 millones de pesos respecto de lo ejercido en el año 2013.

De este eje, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, CONACyT, ejercerá un presupuesto superior a los 31 mil millones de pesos, 19 por ciento más en términos reales en relación con este año.

Con acciones como éstas, México reconoce y valora en los hechos a sus creadores y científicos.

Somos una Nación consciente de que su mayor fortaleza y activo está en su gente y en sus talentos.

Señoras y señores:

México está en la ruta de la transformación.

El número, profundidad y trascendencia de las reformas aprobadas por el Congreso de la Unión en un solo año es realmente alentador y reflejan el espíritu modernizador que hoy se vive en el país.

Se han concretado reformas constitucionales en materia educativa y en su Legislación secundaria.

Reformas constitucionales en materia de Telecomunicaciones y Competencia Económica; una Reforma Hacendaria y, recientemente, una Reforma Financiera.

Los últimos días han sido de intenso trabajo legislativo en el Congreso de la Unión al discutirse las Reformas Política y Energética.

De manera señalada, este día quiero expresar desde este ámbito y desde este espacio, mi amplio reconocimiento al Senado de la República por haber aprobado como Cámara de origen la Reforma Constitucional en materia energética.

Ha sido un trabajo de más de tres meses, con largas jornadas y debates intensos. Se escuchó y se tomó en cuenta el conocimiento de los expertos, se analizaron los diagnósticos de la realidad energética que hay en el mundo y se intercambiaron argumentos y razones.

Ha sido un gran trabajo el que ahora ha realizado el Senado de la República y corresponderá ahora a la Cámara de Diputados, y en su totalidad a lo que es el Constituyente Permanente, revisar, precisamente, el alcance de esta trascendental reforma que se ha postulado.

Tengo que decir a lo expresado por el maestro Bartra, sin duda, los cambios que se han venido impulsando y que han merecido el apoyo y respaldo, y amplio consenso, al menos, el más amplio posible de lograr, tanto en la Cámara de Senadores como en la Cámara de Diputados, es un paso fundamental para construir un mejor andamiaje institucional, que permita poner a México en mejores condiciones, precisamente, para enfrentar los desafíos del Siglo XXI.

Pero, también, es cierto que no es suficiente, que tenemos que lograr una eficaz y adecuada instrumentación de lo que posibilita este nuevo andamiaje, y que esa es justamente parte de la responsabilidad que tienen los que estamos al frente de la tarea del Ejecutivo en los distintos órdenes de Gobierno.

La transformación que requiere México, no sólo exige voluntad política, reformas transformadoras y visión de futuro, sino también el compromiso social, como el que tienen ustedes, quienes desde la ciencia, el arte o la cultura, contribuyen a la construcción de una mejor Nación.

Desde su particular ámbito de acción, ustedes son líderes de vanguardia e influyen positivamente en nuestra sociedad.

Los artistas y científicos de México son esenciales para encontrar soluciones de fondo a los principales problemas y retos que tiene nuestro país.

Como lo acredita este evento, en el Gobierno de la República siempre encontrarán puertas abiertas y oídos atentos a sus propuestas y a sus planteamientos.

Nuevamente, quiero felicitar a los grandes artistas, humanistas y científicos que hoy han recibido el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2013.

Gracias a sus aportaciones y creaciones, México es hoy un mejor país.

La Nación está orgullosa de todos ustedes.

Muchísimas felicidades.