MODERADOR: Tiene la palabra el Presidente Municipal de Ecatepec de Morelos, ciudadano maestro Pablo Bedolla López.

 

 

-MTRO. PABLO BEDOLLA LÓPEZ: Que la esclavitud se proscriba para siempre y lo mismo la distinción de castas, quedando todos iguales. Y sólo distinguirá a un americano de otro el vicio y la virtud: José María Morelos y Pavón.

 

            Sean todos bienvenidos a ésta su casa, Ecatepec de Morelos.

 

Saludo con aprecio y respeto al licenciado Enrique Peña Nieto, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

 

De igual forma, saludo al doctor Eruviel Ávila Villegas, Gobernador Constitucional del Estado de México.

 

A los integrantes del Gabinete Federal y al Secretario de Gobernación, licenciado Miguel Ángel Osorio Chong.

 

A los integrantes del Gabinete estatal.

 

Al Diputado Aarón Urbina Bedolla, Presidente de la Junta de Coordinación Política de la LVIII Legislatura; al Diputado Juan Abad de Jesús, Presidente de la Diputación Permanente de la Cámara de Diputados del Estado de México.

 

Al Magistrado Baruch Delgado Carbajal,  Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México.

 

A los integrantes del honorable Cabildo de Ecatepec; a la Senadora; Diputadas y Diputados Federales y locales.

 

A todas y todos los servidores públicos federales, estatales y municipales.

 

A la sociedad civil y no gubernamental que nos acompañan.

 

A los medios de comunicación mi agradecimiento y reconocimiento por su noble labor de informar.

 

Gracias por su presencia.

 

Este 22 de diciembre, fecha memorable, en el marco de su 198 aniversario luctuoso, rendimos homenaje al generalísimo José María  Morelos y Pavón, a quien con cariño y respeto recordamos como el Siervo de la Nación.

 

Uno de los hombres más importantes de la historia. Ilustre, héroe, estratega, pilar fundamental de la creación del Estado mexicano, quien con dedicación y orgullo defendió a la Nación, sacrificando su vida con la mayor de las humildades por la libertad de todos los mexicanos, quien además da identidad a nuestro querido municipio: Ecatepec de Morelos.

 

El General Morelos plasmó las necesidades de la ciudadanía en los Sentimientos de la Nación. Documento que da muestra del compromiso que tenía para la liberación social y política del país, y aquí nosotros continuamos con sus  ideales para crear un Gobierno en el que se brinde a toda la ciudadanía progreso y bienestar.

 

Líder del movimiento de Independencia, quien sentó las bases para crear las reformas que darían soberanía a nuestro país, dando el primer paso para construir las garantías que protegen al pueblo mexicano.

 

Y continuando con ese legado histórico, nuestro Presidente de la República ha propuesto las Reformas Educativa, Hacendaria, Energética y Política con la finalidad de que todos tengamos mejores condiciones de vida.

 

Reconocemos los esfuerzos que realiza, Presidente Enrique Peña Nieto.

 

Agradecemos los diferentes programas sociales y acciones que ha implementado a nivel nacional, y de manera particular en nuestro municipio, como la Cruzada Nacional Contra el Hambre, la puesta en funcionamiento de cuatro lecherías LICONSA más, operando actualmente 94 en el municipio, y beneficiando a más de 293 mil personas.

 

Así como el arranque del Programa Nacional de Escuelas de Tiempo Completo, donde se proporcionan desayuno y comida a las alumnas y alumnos en pobreza alimentaria.

 

La Pensión para Adultos Mayores y Seguro de Vida para Jefas de Familia, teniendo cobertura al 100 por ciento.

 

La puesta en marcha de los primeros 10 kilómetros del Túnel Emisor Oriente, el pasado 13 de junio, siendo ésta una obra fundamental, innovadora y de vanguardia tecnológica, del cual a la fecha contamos con nueve interconexiones que nos ha evitado las históricas inundaciones que año tras año se presentaban en nuestro municipio. Así como el Programa de Pavimentación de 138 calles y avenidas en nuestro municipio.

 

De igual forma, reconocemos los apoyos que nos brinda en materia de seguridad, a través de instituciones tan valiosas como el Ejército Mexicano, la Procuraduría General de la República y Policía Federal.

 

Además de habernos considerado en el Programa Nacional para la Prevención del Delito y la Delincuencia.

 

Todas estas acciones se han realizado de manera conjunta, contando con el invaluable apoyo de nuestro Gobernador, así como de todas las dependencias estatales, a quienes reconocemos su gran valía.

 

Gracias, doctor Eruviel Ávila Villegas.

 

Asimismo, agradecemos la implementación de políticas públicas innovadoras que generan sinergias para mejorar de forma integral nuestra calidad de vida, creando un capítulo histórico de cambios y transformaciones por el bien de todos los mexicanos.

 

Reconocemos su visión estadista.

 

Gracias, licenciado Enrique Peña Nieto.

 

Bienvenidos.

 

 

-MODERADOR: Tiene la palabra el ciudadano doctor Eruviel Ávila Villegas, Gobernador del Estado de México.

 

 

-GOBERNADOR ERUVIEL ÁVILA VILLEGAS: Es un orgullo, un honor para los mexiquenses recibir una vez más en ésta, que es su casa, el Estado de México, al señor Presidente de la República, al licenciado Enrique Peña Nieto.

 

Gracias, señor Presidente, por acompañarnos una vez más en esta su tierra, Ecatepec de Morelos, y conmemorar con los mexiquenses al Siervo de la Nación.

 

Quiero también saludar con respeto y con afecto, y agradecer la presencia de los miembros del Gabinete Legal y Ampliado del Gobierno Federal. Ésta es su casa, señores Secretarios.

 

Agradecer la presencia y la solidaridad de los titulares de los Poderes Legislativo y Judicial del Estado de México.

 

Amigo Presidente Municipal de Ecatepec, Pablo Bedolla López.

 

Señoras, señores:

 

Saludo a todos los mexiquenses, y de manera muy especial a mis paisanos ecatepequenses.

 

Hoy, en el 198 aniversario de la muerte del estratega más grande que dio la lucha por la Independencia de México, José María Morelos y Pavón.

 

En esta tierra la coincidencia de la historia hizo que a las cuatro de la tarde, de un día como hoy, de 1815, fuera asesinada la mortalidad de Morelos y que su propia sangre lo alumbrara hacia lo eterno.

 

Morelos aspiraba a tener un México libre, independiente y soberano, con instituciones autónomas y apoyadas en el pueblo.

 

Y fueron esos sueños los que lo llevaron a instalar el Congreso de Chilpancingo, a declarar la Independencia de la América Septentrional del trono español y a proclamar Los Sentimientos de la Nación, el primer antecedente de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

Por eso, nos reunimos hoy para invocar y recordar la gloria del Siervo de la Nación. Un hombre valiente, inteligente y tan admirado que incluso el mismo Napoleón Bonaparte, impresionado por sus triunfos y campañas, decía que con cinco hombres como Morelos podría conquistar el mundo.

 

Aunque fue duramente criticado por sus detractores, Morelos era un hombre que visualizaba transformaciones mucho más allá de su época.

 

Gracias a esa visión de futuro, en 1814 promulgó la Constitución de Apatzingán, que sentó las bases y la estructura jurídica, política y social del México que hoy vivimos.

 

Hoy, casi a 200 años de ese acontecimiento, se han  impulsado transformaciones que van a dejar beneficios, no sólo a los mexicanos de hoy, sino a las generaciones venideras.

 

Todo esto, gracias al liderazgo de nuestro Presidente de la República, del licenciado Enrique Peña Nieto.

 

Transformaciones que se están gestando debido a la aprobación de las importantes reformas estructurales.  Reformas que desde hace décadas estaban estancadas, que demandaba nuestro país y que hoy son una realidad.

 

Entre otras, podemos citar la Reforma Educativa, la Fiscal, la de Telecomunicaciones y, recientemente, la energética.

 

Con la aprobación de ésta última, México se ha mostrado como un país con una democracia más funcional, que puede atacar los problemas más grandes y sensibles de la Nación.

 

México, como lo señalan los especialistas, se convierte en el modelo a seguir entre los países latinoamericanos productores de petróleo. Y, en general, todas las reformas tienen un profundo sentido social y de modernización. Siempre pensadas en la gente.

 

Reformas que son el anticipo del éxito económico de nuestro país.

 

Tal como lo ha dicho la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la implementación de las reformas estructurales incrementará el crecimiento potencial de la economía mexicana de 3.5 a 5.3 por ciento hacia el último año de Gobierno.

 

Standard and Poor’s anunció que incrementó la calificación de deuda soberana de México a largo plazo, debido también a que las reformas energéticas y fiscal mejorarán el panorama de crecimiento económico de México.

 

El Banco Mundial ha dicho que el momento mexicano sigue vigente.

 

No hay duda, este 2013 será recordado como el año de las transformaciones.

 

José María Teclo Morelos y Pavón vivió 50 años, de los cuales sólo cinco consagró a las causas de la independencia y la libertad.

 

Estos cortos cinco años marcaron la historia de México y le bastaron para convertirse en uno de los máximos héroes de la historia de nuestra Patria.

 

Estoy seguro que 2013 y los cinco años que vienen en la gestión del Presidente Peña Nieto, al igual que los de Morelos, marcarán un antes y un después en la historia de nuestro país.

 

Señor Presidente:

 

Usted ha hecho su labor y la ha hecho muy bien.

 

Llegó el momento en que todos asumamos la responsabilidad que nos corresponde.

 

Desde el Estado de México, hacemos un llamado a todos los actores políticos, de todos los niveles de Gobierno, para que al año de las reformas, prosigan los de la materialización.

 

Es nuestro deber transformar las reformas en políticas públicas exitosas que deriven en la prosperidad de todos los mexicanos.

 

Al igual que los Legisladores del Congreso de Anáhuac, hoy tenemos un Poder Ejecutivo, un Congreso de la Unión, partidos políticos que han logrado acuerdos históricos. Acuerdos que nos han demostrado que los desafíos de México son más importantes que cualquier diferencia ideológica.

 

En el Pacto por México ha prevalecido el trabajo serio, efectivo y patriota de muchos actores políticos, de muchos servidores públicos.

 

Destaco la labor del Secretario de Gobernación, del Secretario de Hacienda y Crédito Público, del Jefe de la Oficina de la Presidencia, del Consejero Jurídico y de todos los integrantes del Gabinete Federal, cada quien desde su ámbito, entregaron lo mejor de sí.

 

Por ello, a todos les expresamos nuestro reconocimiento.

 

Así, el diálogo político, los consensos, los acuerdos, acreditan un régimen democrático vivo y eficaz.

 

Estos sucesos, derivados del Pacto por México, me recuerdan a dos de los contemporáneos del Generalísimo: Guerrero e Iturbide, quienes siendo de bandos opuestos, dejaron de lado sus diferencias y confrontaciones para impulsar un amplio sentimiento de unidad, la libertad de nuestro pueblo.

 

Así, los ideales de Morelos y de todos los que lucharon junto con él, nos siguen hablando a todos los mexicanos, nos siguen llamando a ser audaces y visionarios, a unirnos por una misma causa, que es México.

 

Sigamos enalteciendo, todos, todos debemos hacerlo, los actores políticos, servidores públicos, la sociedad, todos los días al Siervo de la Nación.

 

Hagamos realidad, todos, ese gran sueño que tuvo de construir un sociedad, en donde pobreza y opulencia contrapuestas pudieran moderarse.

 

Honremos, a través de la unidad, sus hazañas y la valentía de sus batallas, que son una constante lección de patriotismo, de entrega completa y absoluta a las causas más nobles de nuestro pueblo.

 

Prestigiemos su memoria, como lo hacen nuestras Fuerzas Armadas, como lo hace nuestro Ejército, como lo hace la Marina Armada de México, a quienes les agradecemos todo su apoyo.

 

Hoy se cumplen 198 años del fusilamiento del Generalísimo y nos encaminamos a la conmemoración de su Bicentenario en el año 2015, por lo que estamos comprometidos a honrar todavía más en los hechos su ideario y su espíritu.

 

Comparto con ustedes que en el Gobierno del Estado de México conformaremos un comité para organizar las conmemoraciones del Bicentenario de la Muerte de José María Morelos y Pavón.

 

Hacemos una muy respetuosa invitación al Gobierno Federal, a los gobiernos municipales, a todos los poderes públicos, a la sociedad civil, para que en unidad organicemos un homenaje que esté a la altura del militar más grande América.

 

Señor Presidente.

 

Señoras y señores:

 

En este trayecto de la conmemoración del Generalísimo, todos estamos llamados a hacer nuestra parte.

En el país entero se ha abierto un horizonte para recuperar la esperanza, los valores y la entrega que hubo en la época de la lucha por la Independencia de México.

Honrar la memoria de un prócer como Morelos es un llamado a impulsar la prosperidad de los mexicanos, como él lo hizo en su tiempo.

Así, bajo el ideario del Generalísimo José María Morelos y Pavón, cada uno de nosotros, dando lo mejor de sí, desde la responsabilidad que tengamos, debemos asumir la tarea de ser un siervo para esta Nación. Para que juntos sigamos escribiendo las mejores historias de éxito para la transformación y prosperidad de todos los mexicanos.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Pronuncia el mensaje oficial de esta ceremonia el ciudadano licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación del Gobierno de la República.

-SECRETARIO MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG:

Ciudadano Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto.

Señor Gobernador Eruviel Ávila Villegas. Siempre un gusto poder saludarle. Hoy, particularmente agradecerle nos reciba aquí, en el Estado de México.

Poderes constituidos del estado, señor Presidente Municipal.

Señoras y señores Secretarios del Gobierno de la República.

Diputados Federales, Diputados Locales.

Funcionarios del Gobierno del Estado.

Señoras y señores:

Nos reúne aquí el homenaje a un hombre que conjugó rebeldía y lucidez.

José María Morelos y Pavón supo estar cerca de la gente y hoy sigue estando cerca de  todos los mexicanos, tras casi dos siglos de historia.

Supo entender su presente, sin jamás perder de vista un futuro que no le tocaría ver, pero que él vislumbró y dio todo para forjarlo.

A 198 años de su ejecución y sacrificio, José María Morelos es referente imprescindible para hombres de Estado. José María Morelos fue un inconforme ante las lacerantes realidades de su época.

Para él, era inaceptable la desigualdad social y el retraso abismal de la inmensa mayoría de aquella época.

En pleno movimiento de Independencia, le apostó a la política y convocó a los Insurgentes a la unidad y a la integración de un Congreso Constituyente.

Su objetivo era lograr, por medio de leyes e instituciones, dar orden y cauce para la convivencia social y así construir una Nación libre y soberana.

En los 23 postulados de los Sentimientos de la Nación, en el Congreso de Chilpancingo y en la Constitución de Apatzingán, dejó un ideario de renovada vigencia en los tiempos de transformación que hoy vive México.

Dijo Morelos que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el que sólo quiere depositarla en sus representantes, dividiendo los poderes de ella en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Así lo escribió y es ahora una plena realidad republicana.

En aquella formulación que daría concepto y destino al constitucionalismo mexicano, José María Morelos afirmaba que la Patria no sería del todo libre y nuestra, mientras no se reforme el Gobierno.

Era ese un evidente rechazo al conformismo y al estancamiento que nublaban los años de la guerra de Independencia.

Hoy, en otro tiempo, en nuestro tiempo, 198 años después y ante los rezagos, la marginación, la falta de oportunidades y el reclamo de millones de mexicanos por un mejor futuro para ellos y sus familias, había que definir si nos manteníamos en esa inercia o nos decidíamos a cambiarla.

El reto no era menor, optar por la complacencia ante quienes no construyen, ante quienes sólo quieren resolver sus circunstancia política, someternos a su retórica sin sustento y sin fundamento, y posición antagónica, o pensar en el pueblo de México y actuar por este gran país.

En su momento, Morelos rompió ataduras, enfrentó resistencias para hacer realidad los cambios que fueron la base para un México fuerte y soberano.

Hace un año se decidió romper inercias que han tenido al país en el estancamiento y la parálisis. Lo hizo más allá de protagonismos, tranquilidad o comodidad política.

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con valentía se atrevió y asumió el reto de la gran transformación de nuestro país, de la gran transformación de México.

Al inicio de su mandato, el Presidente convocó a los mexicanos, y particularmente a las fuerzas políticas a la unidad.

Para mover al país decidió utilizar el instrumento de la política.

Que del encono, se pasara al encuentro. Que de la división, se pasara al diálogo. Que de la confrontación, se pasara a la propuesta. Que de las decisiones unilaterales, se pasara a los grandes acuerdos para México.

Entendiendo que en democracia no existen unanimidades, entendiendo que hay diferentes ideologías, diferentes formas de pensar, y que se vale disentir, y que se vale votar en contra. Entonces, como lo dijo Morelos, que para dictar una ley se discuta en el Congreso, y decida la pluralidad de votos.

Hoy, el Gobierno de la República reconoce a los partidos políticos, a sus dirigentes y a sus representantes populares, que han puesto al país por encima de intereses particulares y que impulsaron un amplio debate reformador.

Bajo esta premisa, la actual Legislatura del Congreso de la Unión es ya histórica. Y no me refiero a la cantidad de reformas aprobadas, entre ellas 16 constitucionales, lo es por la dimensión de dichas modificaciones.

Todas y cada una de ellas, en su momento, lograrán la mayor transformación económica y social de nuestro país.

Pero también colocan a México en el interés internacional, no sólo por su eficaz proceso de acuerdos, sino por las oportunidades que se abrirán para la inversión y que impactarán en el desarrollo y bienestar de los mexicanos.

Hoy, así lo reconocen organismos internacionales, analistas y calificadoras.

Las reformas son un paso decisivo, pero no son el fin. Son el principio de una nueva etapa para México.

Por ello, para el Gobierno que encabeza el Presidente Enrique Peña Nieto es indispensable seguir juntos hacia adelante, lograr más acuerdos y hacer las acciones que permitan que de la letra se pase a los hechos y que de ahí se pase al objetivo fundamental: que los mexicanos tengan mejores oportunidades, que su vida cambie para estar mejor.

Para lograrlo debemos hacerlo como entonces lo hizo Morelos, sumando voluntades y protegiendo a las instituciones.

No será a partir de las descalificaciones o estridencias como lo vamos a lograr. A nadie se le busca lastimar, a nadie se le pretende excluir.

Este Gobierno seguirá abierto a escuchar todas las voces que quieran ser parte de la edificación del México de oportunidades para todos.

Pero que nadie se confunda. Tolerancia es gobierno; tolerancia también tiene límites y tolerancia también es firmeza.

Las reformas logradas, y el trabajo que habremos de realizar para su instrumentación, son para el beneficio de todos. Son para que las niñas, niños y jóvenes tengan una mejor educación, una mejor calidad de vida, como la merecen, y que les permita ser competitivos frente a los retos de su porvenir.

Son para que las familias tengan más opciones y servicios de radio, televisión, telefonía e internet a mejor precio.

Son para impulsar la modernización del sector de las telecomunicaciones.

Son para que paguen más impuestos quienes más tienen y se invierta más en caminos, carreteras, hospitales, escuelas, universidades y que los trabajadores cuenten con un seguro de desempleo, y a los mayores de 65 años se les garantice una pensión universal.

Son para que las micro, pequeñas y medianas empresas; así como todos los ciudadanos tengan más créditos y más baratos, para fortalecer el sistema bancario y modernizar los organismos financieros.

Son para que los ciudadanos cuenten con un sistema electoral más dinámico y transparente; para actualizar nuestro régimen político y democrático que consolidarán, por sobre todas las cosas, el respeto al voto, el derecho ciudadano a ser votado y la posibilidad de evaluar a sus representantes populares.

Son para garantizar los derechos de los trabajadores y fomentar la productividad y la competitividad de todo el sector productivo.

Son para que todos los mexicanos tengamos una justicia más transparente, eficaz y expedita, donde se investigue para sancionar y no se sancione para investigar.

En donde los derechos humanos sean plenamente protegidos y garantizados para todas las autoridades.

Y son, y que nadie se confunda o se equivoque, para que el sector energético sea más nuestro que nunca.

Y esto se logrará a partir de poderlo administrar mejor. Y es para que nuestros recursos energéticos lleguen de mejor manera a la casa de todos los mexicanos.

Esto quiere decir mayor inversión, energía y gas a menor precio; así como mayor cantidad de empleos y mejor remunerados.

Éste es el futuro que nos toca construir.

No permitamos que la desinformación genere confusión y falta de participación.

Hagamos que estas leyes se traduzcan en resultados efectivos y que se haga realidad este nuevo escenario para los mexicanos.

Señoras y señores:

Morelos dijo: Temamos el inexorable juicio de la posteridad que nos espera. Temamos la historia que ha de presentar al mundo el cuadro de nuestras acciones y así ajustemos escrupulosamente nuestra conducta a los principios más sanos del honor y de la política.

Hoy, nos toca reafirmar esta conducta, porque Morelos y su generación temieron, forjaron y cumplieron.

A casi 200 años del sacrificio de Siervo de la Nación debemos celebrar, al mismo tiempo, su propia vida, su ejemplo patriótico y su visión de futuro.

Debemos asumir nuestra propia responsabilidad y confiar en nosotros mismos, siendo actores principales de nuestro presente.

Hay quienes buscan aparecer en la historia, y hay quienes hacen historia.

Seamos parte de quienes la forjan.

Señor Presidente Enrique Peña Nieto:

Usted señaló que trabajaría para que cada vez más sean los mexicanos que puedan lograr su propia historia de éxito.

Hoy está haciendo, usted, valer su compromiso.

Muchas gracias.