Muchísimas gracias.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Quiero saludar a todas las autoridades que están aquí presentes del Gobierno de la República.

De los distintos comités deportivos que hay de distintas disciplinas, de diferentes asociaciones, que hoy aquí nos acompañan. Autoridades del deporte.

Y a quienes participan en este esfuerzo para realmente proyectar lo mejor de México a través del deporte.

De manera muy especial, y de forma muy señalada, quiero saludar con respeto, con reconocimiento y con afecto a las y los deportistas que están aquí presentes.

A quienes han participado en los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos, y que han dado muestra de la grandeza de México, y han puesto muy en alto el nombre de México.

Es un gusto saludarles y estar aquí con ustedes.

Muchísimas felicidades.

Quiero compartirles que ésta, sin duda, representa una muy honrosa oportunidad para mi esposa Angélica y para un servidor, el Presidente de la República, el reunirse con los deportistas, las y los deportistas que han representado a México en los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos.

Éste es un espacio que dedicamos, precisamente, a reconocer el mérito que tienen los logros que cada uno de ustedes ha alcanzado, el haber representado a nuestra Nación en estas justas deportivas.

Es para nosotros, sin duda, motivo de alegría, de satisfacción y, sobre todo, de oportunidad, a partir de la responsabilidad que tengo de transmitirles, en nombre de toda la sociedad mexicana, mi mayor felicitación y mi mayor reconocimiento.

Porque detrás de cada historia de logro y de éxito de cada uno de ustedes, de haber logrado la calificación para participar en estos Juegos Panamericanos y Parapanamericanos, sin duda, tiene enorme valor, tiene enorme mérito, y hay detrás de cada experiencia personal, una historia y una trayectoria de vida, dedicada al esfuerzo, a la perseverancia, a la disciplina; a un esfuerzo de muchas horas, todos los días, quizás sólo para participar en una disciplina que a veces sólo toma unos cuantos minutos y, eventualmente, algunos segundos.

Lo de ustedes no es tarea menor. Tiene enorme reconocimiento y enorme aprecio y valor.

Recojo de quienes me han anticipado ya en el uso de la palabra, tanto en Alfredo, como autoridad deportiva, que aquí nos acredita que algo sabe del deporte, aunque sus tareas anteriores no hubiesen sido precisamente las del deporte; pero, sin duda, muy metido e involucrado en las actividades deportivas.

Y que hoy tiene por responsabilidad, precisamente, lograr que el deporte se vuelva prácticamente en algo que inspire, especialmente a la niñez y juventud mexicanas.

Que logremos tener más espacios dedicados para el deporte, que tengamos una focalización de las políticas dedicadas al deporte, que realmente nos den mayores rendimientos y mayores frutos, y mayores glorias para quienes se preparen en diferentes disciplinas.

Para realmente optimizar de mejor manera la inversión que dedica el Estado mexicano hacia la actividad deportiva, y de hacer suma de esfuerzos.

Pero aquí hay que decir que los actores protagónicos, quienes son realmente los que harán posible que el deporte en nuestro país sea una actividad que se multiplique y sea parte de los hábitos que tenga una sociedad como la nuestra, son ustedes, los deportistas.

Porque algo dijo Alfredo hace un momento: son la inspiración, son el ejemplo, y eso tiene, y hay que darle justa dimensión, son la inspiración, son el ejemplo, de muchas y muchos mexicanos.

Hay muchas y muchos mexicanos, especialmente niños, que al haber visto su participación en diferentes disciplinas, como Juan Luis aquí nos describía lo que significó ganar la carrera de cinco mil metros y de dar el último jalón en la recta final para conquistar la medalla de oro, para muchos es motivo de enorme inspiración esta disciplina, y en la que todas y todos ustedes participan.

Esa es la trascendencia que tiene lo que ustedes tienen por mérito en lo individual, en lo que ha significado una prueba para ustedes mismos, para lo que se han preparado, pero, quizás, sin darse cuenta, lo que proyectan a toda una nación, de millones de mexicanos.

Esa es la trascendencia que tiene lo que ustedes hacen dentro de la actividad deportiva: ser inspiración de muchos y, sobre todo, convocarnos, a quienes tenemos responsabilidad dentro del Gobierno, a hacer las cosas de mejor manera, a realmente acompañarles en su esfuerzo y recoger, a partir de sus propias experiencias, cómo podemos hacer de mejor manera las cosas para que el deporte y nuestros deportistas puedan realmente tener mayores glorias en el futuro.

Vale la pena recordar, porque a veces se pierde de vista, cómo México, sin duda, y nuestros deportistas, especialmente las nuevas generaciones de deportistas, han venido obteniendo cada día mayores triunfos y logros.

Vale la pena destacar que en esta justa deportiva de los Juegos Panamericanos, es la vez que México ha logrado mayor número de medallas fuera de México, en una competencia que ha tenido lugar en un lugar diferente a nuestro país.

Pero más allá de los números, de las medallas, que detrás de cada medalla hay una historia de éxito personal, de cada uno de ustedes, lo que vale la pena destacar es cómo México ha evolucionado y dejó de ser solamente reconocido por el espíritu, la entrega puesta en cada una de nuestras participaciones, y a veces con logros y éxitos menores a los que hoy ustedes han obtenido.

Esto nos da cuenta de que México se prueba a sí mismo y su sociedad de que sí es posible ir en favor de mayores objetivos, de mayores logros, cuando hay disciplina, cuando hay perseverancia, cuando hay claridad en el rumbo que se quiere y se tiene, y cuando somos consistentes en nuestro diario actuar.

Ustedes son la mejor prueba y la mayor acreditación de que sí es posible que México pueda ser una mejor Nación para su sociedad.

Ustedes así lo están demostrando.

Recojo de Juan Luis, y tiene toda la razón, una medalla se concibe, en primer lugar, en la mente. Es ahí, soñando y pensando en lo que se quiere tener y lograr en lo individual, como ustedes han conquistado diferentes medallas y han tenido logros individuales.

Y lo he dicho una y otra vez, y hoy lo comparto con ustedes.

Lo que el Gobierno de la República se ha trazado en lo que aquí se ha dicho, en las reformas, en los cambios, en las políticas que estamos llevando a cabo, es contribuir desde este esfuerzo, para que realmente cada mexicano pueda escribir su propia historia de éxito.

Historias de éxito como las que ustedes han escrito, en un logro personal y, sin duda, en una enorme contribución que eso tiene a un logro colectivo, a proyectar a México como una Nación que está emergiendo, que está creciendo, que se está transformando para arribar a mejores condiciones.

Eso va a ocurrir.

Hoy decía hace un momento también, Alfredo, tenemos ejemplo cómo nuestra Selección Nacional de Basquetbol tiene una participación muy significativa, inédita en la historia del deporte en esta disciplina, y que está muy pronta a eventualmente calificar para los Juegos Olímpicos, y deseamos que así sea.

Y en esta disciplina y en otras vamos demostrando en dónde están nuestras mayores habilidades, nuestras fortalezas, nuestras capacidades, que dan gloria a nuestra Nación.

Yo quiero decirles que me da enorme gusto estar con ustedes. Más que ello es un gran honor, porque más que tener este encuentro, el de ustedes con el Presidente, es el del Presidente con quienes han escrito historias de éxito para nuestra Nación.

Me enorgullece estar con ustedes. Sé que en un momento más tendremos la oportunidad de tomar una fotografía que será para la memoria de cada uno de ustedes, pero muy especialmente lo va a ser un servidor, para el Presidente de la República, junto a quienes han sido y son triunfadores, son conquistadores de glorias para México y han escrito historias personales de esfuerzo, dedicación y entrega todos los días para participar representando a México en los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos.

Quiero finalmente decirles, en algo que está en el tema coyuntural, no tan deportivo, pero que me parece merece mención especial, a partir de lo que estamos aquí viviendo.

El día de ayer envié al Congreso la propuesta del Paquete Presupuestal para el próximo año y este Paquete tiene consideraciones muy especiales, a partir de lo que el mundo está viviendo, una enorme volatilidad, ya lo sabemos, lo escuchamos todos los días, pareciera que esas noticias dejan de serlo, porque se vuelven frecuentes.

Ver cómo fluctúa, y a veces a la baja, lamentablemente, el precio del petróleo, que es un componente importante de los ingresos que tiene el Estado mexicano en su conjunto, y su Gobierno; cómo el precio del dólar, eventualmente, se incrementa.

Pero cómo, también, por otro lado, vemos indicadores muy alentadores del desempeño de nuestra economía.

Cómo, a pesar de esta volatilidad, mantenemos una estabilidad de precios en el mercado interno; tasa de inflación histórica, desde que se mide la inflación en México.

Y hay que decir que cuando la inflación es baja, quiere decir que eso es bueno para la economía de las familias mexicanas.

Quiere decir que los precios impactan en menor medida, se incrementan menos y el gasto rinde más, para las familias mexicanas.

Y lo que he presentado es una propuesta responsable. Un proyecto de Presupuesto realista y responsable, porque frente a lo que pase en el mundo, nos obliga a actuar con enorme responsabilidad.

Para lograr dos objetivos fundamentales: la estabilidad económica, mantener nuestra estabilidad económica; y segundo, darle prioridad a la política social del Estado mexicano, aquella que está dirigida a combatir la desigualdad y a atender de mejor manera las condiciones de pobreza que se viven en distintas partes de nuestro país.

Y esto, a final de cuentas, es congruente, por eso me he permitido referirlo ahora, es congruente con lo que estamos haciendo también en el deporte.

En el deporte y en otras áreas del esfuerzo del Gobierno, tenemos que ser mucho más eficientes, actuar de forma prudente, pero eficaz para que realmente, en un proyecto de presupuesto, también que conlleva medidas de austeridad para el Gobierno, que implica hacer más con menos; lograr más con menos gasto administrativo, podamos, realmente, cumplir nuestros objetivos.

México es un país que merece seguir creciendo, seguir mejorando, seguir transformándose. Para que, lo reitero, cada mexicano pueda escribir su propia historia de éxito.

Ustedes, jóvenes deportistas, porque todas y todos ustedes, en su gran mayoría, o todos más bien, son jóvenes, que les está tocando ser parte de esta época, ser actores protagónicos de la evolución de nuestro país, poner muy en alto el nombre de México en cada disciplina en la que ustedes han participado.

Ustedes se han ganado ya un lugar en la historia del deporte de nuestro país.

Sólo me resta decirles: Muchas felicidades.

Felicidades por lo que han logrado conquistar.

Felicidades y deseos de mayores glorias en todo lo que venga hacia adelante.

Se han preparado para las justas en las que han participado.

Sé que vienen ahora los Juegos Olímpicos, a realizarse el próximo año, y hoy están en la etapa clasificatoria.

Les deseo que tengan el mayor de los éxitos, que su participación realmente siga poniendo muy en alto el nombre de México y sigan ustedes escribiendo páginas gloriosas en la historia del deporte nacional.

Felicidades y muchísimas gracias.