El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó hoy que el Gobierno de México confía en que pronto, como ya sucede en California, en toda la Unión Americana se reconozca la contribución de los migrantes al desarrollo económico, político, cultural y social a los Estados Unidos, y se apruebe una reforma migratoria integral, “simplemente es una cuestión de justicia”.

En el Capitolio Estatal, sede del poder Legislativo de aquel estado, ante asambleístas y senadores, así como funcionarios estatales e integrantes de la Suprema Corte de California, el Primer Mandatario expresó que las sociedades estadounidense y mexicana son profundamente complementarias.

“Desde hace décadas, los intercambios han sido un elemento fundamental para impulsar el progreso compartido”, por ello, afirmó que debe seguirse promoviendo una integración más amplia, que resulte en mayor prosperidad para ambas naciones y sociedades.

En presencia del Gobernador de California, Edmund G. Brown, y el pleno del Congreso del estado, el Titular del Ejecutivo Federal sostuvo que México y California han inaugurado una nueva etapa en su relación, caracterizada por un mejor entendimiento y un diálogo cada vez más constructivo: “los lazos que nos unen son inquebrantables”, subrayó.

El Primer Mandatario señaló que no era ni fortuito ni casual que su primera visita a un estado de la nación estadounidense sea a California. Es un “reconocimiento a los muchos mexicanos o a muchos ciudadanos de origen mexicano, que forman parte de esta gran población californiana que contribuye al desarrollo, prosperidad y progreso de este estado”.

Apuntó que en 2013 el comercio bilateral entre México y California superó los 60 mil millones de dólares, y que México se ha consolidado como el segundo socio mundial de California y el primer destino de sus exportaciones.

LAS REFORMAS TRANSFORMADORAS ROMPEN ATADURAS QUE IMPEDÍAN A MÉXICO CRECER A TODO SU POTENCIAL

El Titular del Ejecutivo Federal destacó que desde el inicio de su Administración, las principales fuerzas políticas y el Gobierno de la República suscribieron el Pacto por México, instrumento con el que “impulsamos reformas transformadoras para romper las ataduras que impedían a México crecer a todo su potencial”, lo que hizo posible que desde la transición, y en 20 meses de Gobierno, se lograra la aprobación de 11 reformas estructurales que no se habían podido concretar en varias décadas.

Explicó que esta agenda reformadora comprende tres grandes vertientes. Primera, el fortalecimiento de la economía con base en una mayor productividad y competitividad; segunda, la ampliación de derechos; y tercera, el fortalecimiento del régimen institucional.

Con la aprobación de estas 11 reformas, señaló, se ha establecido un marco jurídico moderno, indispensable para que México libere todo su potencial, y con ello, se abran más oportunidades de desarrollo. “Hemos puesto los cimientos para edificar un país más competitivo, justo y democrático, en el que California encontrará mejores condiciones para ampliar aún más las sólidas relaciones que tiene con nuestro país”.

LA LEGISLATURA DE CALIFORNIA SE CONSOLIDA COMO REFERENTE DE INTEGRACIÓN Y RESPETO A LA PLURALIDAD

Al destacar las políticas que California ha instrumentado hacia la población migrante, el Presidente de México reconoció a los asambleístas y senadores de la Legislatura de California, su compromiso democrático por consolidar a este estado como el referente de integración y de respeto a la pluralidad.

Expresó que México celebra las iniciativas que han aprobado durante los dos últimos periodos legislativos, ya que “contribuyen a la prosperidad de los migrantes que aquí habitan al abrirles oportunidades, como el acceso a la educación y a la protección laboral, o a la posibilidad de contar con una licencia de conducir”.

El Primer Mandatario indicó que los avances que han promovido, no sólo benefician a los californianos; envían un mensaje claro a los Estados Unidos y al mundo entero: “la diversidad cultural enriquece y beneficia a las sociedades, ésa es la postura éticamente correcta”.

California y México, añadió, “han encontrado en sus instituciones, particularmente, en su Poder Legislativo, un gran agente de cambio, dispuesto a impulsar transformaciones de fondo a partir de la ley”. Enfatizó que los acuerdos construidos en el Congreso californiano “son un ejemplo para otros poderes legislativos; pero, en especial, constituyen una prueba contundente de los grandes resultados que brinda la democracia”.

MÉXICO Y CALIFORNIA ESTAMOS UNIDOS PARA TENER UNA POTENCIA MÁS GRANDE: GOBERNADOR EDMUND G. BROWN

El Gobernador de California, Edmund G. Brown, dijo ante el pleno de la Asamblea Estatal que con el Presidente Enrique Peña Nieto “hoy hemos hablado del transporte, de cruzar las fronteras más fácilmente y rápido, para acelerar el comercio y el empleo”.

“Me da mucho gusto que el Presidente del Sur nos visite a nosotros, y aunque nuestro pasado ha sido lleno de conflicto, guerra y de insensibilidad histórica, llegamos a un momento, ahora, de darnos los brazos y juntarnos, unirnos”.

Agregó que “aquí, en California, no esperamos; nos unimos a brazo partido con el cambio climático, con transporte, con la educación, con conceptos hídricos. Estamos unidos los dos, para tener una potencia más grande”.

NUESTRA RELACIÓN CON MÉXICO NO SE LIMITA AL COMERCIO, ENERGÍA RENOVABLE E INMIGRACIÓN; TIENE QUE VER CON HERMANOS UNIDOS POR UNA FRONTERA COMÚN: SENADOR DARRELL STEINBERG

El Presidente del Senado, Darrell S. Steinberg, afirmó que la visita del Primer Mandatario mexicano “es de enorme importancia para nuestro creciente grupo legislativo, y para todo este Congreso, y para el pueblo de California”, y aseveró que el Gobernador Brown “sabe que nuestra relación con México no se limita al comercio, energía renovable e inmigración; tiene que ver con hermanas y hermanos unidos por una frontera común”.

Destacó ante el Presidente Enrique Peña Nieto que “en este estado, alguien que sueña ya no se limita a soñar. Puede ir a la universidad. Un adulto que trabaja, puede conducir sin temor de su casa al trabajo; llevar a sus niños a la escuela, sin preocuparse de su situación migratoria”.