“Los Gobiernos Abiertos, hoy, son la nueva frontera de la democracia, son el instrumento más moderno para que los interesados en las cuestiones públicas participen de manera más activa”, aseveró el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en la sede de las Naciones Unidas, al asumir la Presidencia de la Alianza para el Gobierno Abierto.

Resaltó que México recibe ese encargo con gran responsabilidad y reiteró su compromiso con la promoción de la transparencia, la lucha contra la corrupción y el empoderamiento de la ciudadanía. Señaló que este proyecto tiene un poder positivo para enriquecer nuestra vida democrática.

El Primer Mandatario destacó que gracias al trabajo incansable de representantes de la sociedad civil, la Alianza ha tenido un crecimiento extraordinario en sólo tres años, y que actualmente enfrenta un desafío doble: consolidar lo que se ha alcanzado en los 64 países miembros con el modelo de Gobierno Abierto, y promover que más naciones lo adopten.

Para lograrlo, como Presidente del Comité Directivo de la Alianza, señaló que México trabajará en tres ejes de acción:

Primero. Llevar los principios del Gobierno Abierto a la práctica, a herramientas operativas que permitan un desarrollo incluyente.

Segundo. Consolidar el concepto de Gobierno Abierto, mediante una Alianza más sólida y amplia entre sociedades y Gobiernos basada en la confianza. En este punto, y a manera de ejemplo, señaló que en México se constituyó un Secretariado Técnico Tripartita, en el que participan las organizaciones de la sociedad civil, el órgano autónomo encargado del acceso a la información pública y el Gobierno de la República.

Y tercero. Hacer de la Alianza una verdadera plataforma de cooperación e intercambio de experiencias exitosas.

El Presidente Peña Nieto observó que es necesario impulsar nuevos mecanismos que faciliten la identificación y adopción de mejores prácticas en la materia a nivel global; “queremos que la experiencia de cada Nación contribuya al éxito de todas las demás naciones”, dijo.

En este propósito, y con el fin de que más reformadores puedan colaborar en un mayor número de ámbitos, “impulsaremos iniciativas de Parlamento abierto, Poder Judicial abierto y ciudades abiertas”, apuntó.

Además, “promoveremos que la transparencia y la rendición de cuentas sean prácticas cotidianas de todos los poderes y órdenes de Gobierno de los países miembros”.

Aseguró que México compartirá la experiencia de su reciente Reforma Constitucional en materia de Transparencia, con la cual se tendrá en el país un sólido sistema nacional de transparencia compuesto por un órgano federal y 32 órganos locales, todos con autonomía para asegurar el derecho de acceso a la información pública.

En el Salón Plenario y ante los Mandatarios de los Estados Unidos de América, Francia, Sudáfrica, Dinamarca y otras naciones, así como de organismos internacionales, el Mandatario mexicano subrayó que “el futuro de esta Alianza depende de todos nosotros, del compromiso de los Jefes de Estado y de los representantes de la sociedad civil. Los principios de Gobierno Abierto permitirán una efectiva gobernanza democrática, con mayor corresponsabilidad entre Gobierno y ciudadanía”, concluyó.