Mediante la constitución de un fideicomiso por dos mil millones de pesos por parte de las empresas Buenavista del Cobre y Operadora de Minas e Instalaciones Mineras, subsidiarias de Grupo México, y responsables de los derrames tóxicos en dos ríos del estado de Sonora, se asegura que éste cubra los daños causados al entorno, a las personas y a sus bienes, aseveró el Vocero del Gobierno de la República, Eduardo Sánchez Hernández.

Adicionalmente, ambas empresas se obligan a cumplir con cualquier medida correctiva ordenada por las autoridades competentes.

En conferencia de prensa en el Club Naval Militar, afirmó que el Gobierno de la República ha actuado con oportunidad para cumplir sus responsabilidades a raíz de este incidente ocurrido el pasado 6 de agosto, donde el objetivo prioritario ha sido proteger a la población afectada y, desde luego, al medio ambiente.

Comentó que además de iniciar ya los procedimientos correspondientes en este caso, las autoridades Federales han dado los pasos necesarios para evaluar los daños, establecer un plan para remediarlos, y asegurar que la empresa causante cumpla con la responsabilidad de repararlos.

“La prioridad es la reparación inmediata de los daños a las personas y del medio ambiente de las comunidades afectadas. De este modo, el Gobierno de la República confirma su convicción de que el desarrollo económico y la protección al medio ambiente deben ir de la mano”, subrayó Eduardo Sánchez.

En la conferencia de prensa, el Vocero del Gobierno de la República estuvo acompañado por el Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Juan José Guerra Abud; el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, y por el Consejero Jurídico de la Presidencia de la República, Humberto Castillejos Cervantes.