-MODERADORA: Queda en uso de la palabra el Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso.

-SECRETARIO LUIS VIDEGARAY CASO: Muy buenos días a todas y a todos.

Con el permiso del ciudadano Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Enrique Peña Nieto.

Les doy la más cordial bienvenida a este evento, en la Residencia Oficial de Los Pinos.

Saludo con respeto y gratitud a los Presidentes del Senado de la República y de la Cámara de Diputados; igualmente a los Presidentes de las Comisiones de Hacienda de la Cámara de Diputados, del Senado de la República, de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados; y a todas las Senadoras y Senadores; Diputadas y Diputados que hoy nos acompañan en este evento.

Saludo con afecto y respeto al señor Gobernador del Banco de México, al doctor Agustín Carstens. Muchas gracias, señor Gobernador, por su presencia.

A los representantes del sector financiero. Al Presidente de la Asociación de Bancos de México; de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles. Muchas gracias por estar aquí.

A la Presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica; a mis compañeros de Gabinete. Muchas gracias por su presencia.

Y a todos los representantes del sector financiero, del sector empresarial, que están aquí; a los señores Subgobernadores del Banco de México. Muchas gracias por su presencia.

A los señores Presidentes de las Comisiones Reguladoras; a los titulares de la Banca de Desarrollo. Sean ustedes muy bienvenidos.

Señores representantes de los medios de comunicación.

El día de hoy, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, el licenciado Enrique Peña Nieto, promulga la Reforma Financiera. Esta Reforma representa una oportunidad única para que el sector financiero contribuya de mejor medida al crecimiento económico incluyente.

En México tenemos una gran oportunidad, que deriva de una paradoja: Tenemos, sin duda, uno de los mejores sistemas bancarios del mundo, sólidos, bien capitalizados, con liquidez. Bien manejado.

Sin embargo, es uno de los sistemas bancarios que menos presta en el mundo.

Con una penetración de crédito al sector privado de tan sólo el 26 por ciento, el crédito en México está por debajo, por supuesto, del promedio en la OCDE, pero incluso por debajo del promedio en América Latina.

La Reforma Financiera que hoy promulga el Presidente de la República permitirá corregir esta situación y hacer del crédito un mayor detonador de crecimiento económico, en favor de las familias mexicanas.

La Reforma se basa en cuatro pilares. Fomentar la competencia en el sector financiero. Fomentar el crédito a través de la Banca de Desarrollo. Ampliar el crédito a través de las instituciones financieras privadas y dar mayor solidez y prudencia al sector financiero en su conjunto.

En el primer eje. El eje de la competencia, se contemplan medidas que fomentan una mayor competencia en todo el sistema financiero, bajo las mejores condiciones de competencia que se impulsan con esta Reforma, se habrán de inhibir prácticas anticompetitivas y se propicia la expansión de la oferta del crédito.

Con ello, se habrá de generar una reducción en las tasas de interés, es decir, que el crédito sea más barato.

Por ejemplo, se establece a nivel de ley que los bancos y entidades de los grupos financieros no podrán condicionar la compra de un producto financiero a la adquisición de otro producto con la misma entidad, es decir, se prohíben por primera vez las llamadas ventas atadas, un ejemplo es en la compra, en la adquisición de un crédito automotriz.

Los grupos financieros no podrán ya condicionar el otorgamiento de un crédito automotriz, por ejemplo, a la compra del seguro con la misma institución financiera.

Estas son nuevas prácticas, que implican una mayor competencia y, sobre todo, mayor poder al consumidor, al usuario de la banca para decidir cuál es la mejor opción en cada uno de los productos financieros.

Asimismo, se fortalecen las atribuciones de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de los Servicios Financieros, la CONDUSEF a efecto de incluir mayores obligaciones de transparencia en las instituciones financieras y establecer penalidades en contra de las instituciones financieras que no estén a la altura del servicio que le deben de dar a los usuarios de la banca.

El segundo eje de la Reforma Financiera. Fomentará el crédito a través de redefinir el mandato de la Banca de Desarrollo, lo que le permitirá convertirse en un verdadero motor del crecimiento económico.

Se habrá de dar un especial énfasis a las áreas prioritarias para el desarrollo nacional a través de la Banca de Desarrollo, como son: El desarrollo de la infraestructura, el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, así como la innovación y la creación de patentes.

Quiero destacar en el tema de la Banca de Desarrollo, un mandato muy específico que tendrán a partir de ahora todas y cada una de las instituciones de la Banca de Desarrollo, que es promover la perspectiva de género.

En congruencia con uno de los ejes transversales del Plan Nacional de Desarrollo, la Banca de Desarrollo habrá de fomentar programas y productos para lograr una mayor inclusión financiera de las mujeres en todo el país.

El tercer eje de la Reforma Financiera. Es ampliar el crédito a las instituciones privadas y para ello se fortalecen las facultades de las autoridades financieras con el propósito de evaluar periódicamente el desempeño de las de las instituciones de Banca Múltiple, en relación con los niveles de crédito que efectivamente colocan de modo que canalicen más recursos a proyectos productivos.

El objetivo es muy claro, que los depósitos de los ahorradores se canalicen al crédito productivo, esa es la razón social de ser de la banca y la reforma apunta en esa dirección.

La Reforma Financiera, reconoce la necesidad de otorgar mayor certidumbre jurídica en la ejecución de contratos y de fortalecer el esquema de garantías como medidas necesarias para incentivar la expansión y reducción del costo del crédito.

A efecto de reducir el riesgo en la actividad bancaria en beneficio de quienes requieran el crédito, se simplifican los regímenes para el otorgamiento y ejecución de garantías crediticias y para lograr una reducción de los riesgos y, por lo tanto, una disminución de los costos del crédito.

El cuarto eje, es un eje fundamental para la estabilidad macroeconómica. Estabilidad que México ha construido a través de una política monetaria autónoma, que conduce el Banco de México, de un manejo responsable de las finanzas públicas y, por supuesto, a través de la solidez de su sistema financiero.

La reforma establece medidas para fortalecer el marco prudencial actual y dotar a la autoridad de herramientas adecuadas para la regulación y control oportuno del sistema financiero.

Para ello, de conformidad con lo dispuesto en el Consenso de Basilea III, se elevan a rango de ley las normas para la conformación y calidad del capital, actualmente contenidas en regulaciones administrativas. México es, por ende, uno de los primeros países en adoptar a nivel de ley el Consenso de Basilea III.

La Reforma Financiera es una reforma de gran calado, modifica 34 ordenamientos contenidos en 13 iniciativas. Y esta reforma sólo fue posible gracias al trabajo de mucha gente.

Quiero, en primer lugar, hacer un reconocimiento a los integrantes del Consejo Rector del Pacto por México que dio origen a esta reforma.

Muchos de los elementos contenidos en la iniciativa original del Ejecutivo, emanaron de las discusiones con los representantes del Partido Revolucionario Institucional, el Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, en el contexto de esta instancia de continuación política, que es el Consejo Rector del Pacto por México.

En segundo lugar, y sin duda con la mayor importancia, es el trabajo que hizo el propio Poder Legislativo. En la Cámara de Diputados y en Cámara de Senadores se llevaron amplias discusiones, foros de especialistas y expertos, que permitieron que el Poder Legislativo enriqueciera de manera sustancial la reforma.

La reforma aprobada es mejor que la iniciativa que presentó el Ejecutivo, y eso es gracias al trabajo oportuno y responsable de las y los Diputados, y de las y los Senadores.

Quiero hacer un reconocimiento especial a la contribución que ha hecho para esta reforma el Banco de México, y el Gobernador del Banco de México, el doctor Agustín Carstens.

Desde el origen, desde la redacción original de la reforma, hasta su discusión en el Congreso, el Banco de México fue un factor fundamental para que esta reforma esté a la altura de las expectativas.
Y ahora nos dará mucho gusto, y estamos ya haciéndolo. Trabajaremos de la mano del Banco de México, tanto la Secretaría de Hacienda, como las Comisiones Reguladoras para lograr una implementación rápida y eficaz de la reforma.

Y si me lo permiten, quiero hacer un reconocimiento, también, al equipo de la Secretaría de Hacienda, particularmente de la Subsecretaría de Hacienda, de la Unidad de Banca, al doctor Fernando Aportela, a Narciso Campos, y a todo su equipo de trabajo, quienes en muchos meses, de muchos desvelos, hicieron un gran trabajo técnico que, sin duda, es parte fundamental de este éxito.

Señoras y señores.

Señor Presidente:

El crédito es un insumo clave para el proceso productivo, por lo que su abaratamiento es uno de los ejes centrales en la agenda de democratización de la productividad y el impulso al crecimiento en todas las regiones del país.

Durante el 2013 el crédito otorgado por la Banca experimentó un crecimiento favorable. La cartera vigente de los portafolios empresarial, de consumo y de vivienda creció en términos reales al 6.6 por ciento. El crédito al sector empresarial aumentó una tasa anual real de 5.2 por ciento, mientras que el crédito al consumo creció 9.9 y el crédito a la vivienda 6.3, ambos en términos reales.

Con la Reforma Financiera es alcanzable en los próximos años duplicar estos crecimientos en promedio, y con ello contribuir aproximadamente en medio punto porcentual adicional al crecimiento de la economía.
En referencia al crédito otorgado por la Banca del Estado Mexicano, quiero recordar que el pasado 11 de junio el Presidente Enrique Peña Nieto instruyó a la Banca de Desarrollo a alcanzar un saldo histórico en cartera directa e inducida de estas instituciones por un billón de pesos o un millón de millones de pesos en el año 2013. Tengo el agrado de informar que dicha meta fue cumplida.

Conforme a las cifras preliminares reportadas por las entidades de la Banca de Desarrollo al 31 de diciembre del 2013, el saldo de la cartera directa e impulsada alcanzó un billón dos mil 736 millones de pesos. Esta cifra representa un crecimiento real anual del 14.5 por ciento.

La promulgación de la Reforma Financiera es un paso que nos compromete a refrendar la labor constante y decidida del Gobierno que encabeza el licenciado Enrique Peña Nieto y que está comprometida con desarrollar el país y el sector financiero con una vocación final, al final del día lo que nos interesa no solamente es que crezca el crédito, sino que este crédito se traduzca en una diferencia para las familias y para las pequeñas empresas en todo el país.

Hoy México da, gracias al trabajo de las instituciones democráticas del país, un paso decidido hacia su desarrollo.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Corresponde el uso de la palabra al Gobernador del Banco de México, doctor Agustín Carstens Carstens.

-DR. AGUSTÍN CARSTENS CARSTENS: Señor Presidente de la República, licenciado Enrique Peña Nieto,

Señor Presidente de la Mesa Directiva de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, licenciado Ricardo Anaya Cortés; señor Senador Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, licenciado Raúl Cervantes Andrade.

Señor Secretario de Hacienda y Crédito Público, doctor Luis Videgaray Caso; señor Secretario de Energía, licenciado Ildefonso Guajardo Villarreal; señor Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados, licenciado José Isabel Trejo Reyes; señor Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Senadores, maestro José Francisco Yunes Zorrilla.

Señor Presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani; señor Presidente de la Asociación de Bancos de México, Javier Arrigunaga; señor Presidente del Consejo Directivo de la Asociación Mexicana de Intermediarios Bursátiles, licenciado José Méndez Fabre; distinguidos miembros del presídium; señoras y señores legisladores; señoras y señores.

Representa para el Banco de México, y para mí en lo personal, un gran honor haber sido invitado a participar en esta trascendente ceremonia, durante la cual el señor Presidente de la República promulgará el vasto conjunto de modificaciones a varias leyes que configuran una de las más ambiciosas y promisorias reformas financieras que se han hecho en México en las últimas décadas.

Debe reconocerse que esta reforma, iniciativa del Presidente Peña Nieto y enriquecida por las valiosas y productivas aportaciones de los miembros del Honorable Congreso de la Unión, es particularmente acertada, porque sienta las bases para hacer más factible que el sistema financiero mexicano se desarrolle de forma acelerada, incluyente, pero también de forma sostenible.

Es decir, la reforma que nos convoca el día de hoy responde oportunamente y, a partir de abundante evidencia empírica a una hay necesidad innegable de México, que es impulsar el incremento del crédito, dado que a todas luces la contribución del mismo al crecimiento económico del país sigue siendo muy baja, en comparación a lo que sucede en economías similares en tamaño a la nuestra.

Por otro lado, la necesidad de esta reforma, también es evidente si consideramos que los contados episodios de crecimiento acelerado del crédito que ha experimentado México en décadas recientes, no han sido sostenibles, debido a que, entre otros factores, su expansión no estuvo acompañada por un aumento similar del ahorro interno.

Peor aún en ocasiones, además de ser efímeros, esos episodios han desembocado en crisis de carácter sistémico en auténticos retrocesos que generaron una pérdida de confianza en el sistema financiero, así como una pérdida de la capacidad del propio sistema financiero para crecer sostenidamente al ritmo que demanda la economía nacional.

Hay que recordar que entre los años 70 y mediados de los 90, México sufrió una secuencia devastadora de crisis financieras recurrentes.

Estas crisis se han evitado desde entonces a raíz de Políticas de Estado claramente orientadas a fortalecer el marco macro económico del país y, en particular, gracias a una adecuación gradual del marco regulatorio de supervisión del sistema financiero.

Es de justicia mencionar que gracias a esos esfuerzos contamos desde hace más de una década con instituciones financieras sólidas, bien capitalizadas, estables, capaces de enfrentar con solvencia situaciones especialmente adversas como fue la crisis global que estalló en 2008.

Pero también, es una realidad que este proceso evolutivo y constante de la reconstrucción que ha seguido el sistema financiero mexicano en las últimas dos décadas, no ha terminado de dar todos los frutos que de él se esperaba.

A resolver esa carencia, apunta en buena medida la gran reforma que promulgará hoy el señor Presidente de la República.

Si se me permite el símil, se requiere esta reforma para que el gran vehículo financiero con el que cuenta México construido laboriosa y minuciosamente durante años, que se ha cuidado y afinado con gran escrúpulo y prudencia, marche por fin a una velocidad mayor sin sobresaltos.

Sólido, ciertamente pero también, ágil y flexible para poner al servicio del crecimiento económico y en última instancia de todos los mexicanos, el inmenso potencial de catalizador del bienestar del que el sistema financiero debe ser capaz.

De hecho, la Reforma Financiera constituye un paso muy importante para incrementar la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto potencial de país.

Ello por las siguientes razones:

Primero. Una mayor disponibilidad de crédito a los hogares permitirá suavizar los niveles de consumo cuando la economía transite por la parte baja del ciclo económico.

Este solo hecho ya implica una ganancia en términos de bienestar, pero además supone un aumento importante en el consumo y con ello un incremento en el PIB.

Segundo. La Reforma Financiera puede incrementar el crecimiento potencial del país por la vía de una mayor oferta de crédito para empresas pequeñas y medianas que hoy en día tienen insuficiente capital para consolidarse, a pesar de ofrecer productos innovadores y actuar en mercados con crecimientos dinámicos.

Para esto es determinante el papel que la reforma otorga a la Banca de Desarrollo, la cual tendrá las herramientas idóneas para asegurarse de que el financiamiento llegue a empresas pequeñas con proyectos innovadores, que tienen la capacidad para incrementar la productividad del país y, por lo tanto, el PIB potencial de México.

Tercero. La Reforma Financiera impondrá un mayor costo de oportunidad a la permanencia en la informalidad, ya que sólo incorporándose a la economía formal los pequeños emprendimientos innovadores tendrán acceso al capital que requieren para desplegar todo su potencial productivo.

Asimismo, la reforma tenderá a generar un círculo virtuoso con el resto de las reformas estructurales, ya que permitirá financiar las oportunidades de inversión y crecimiento, que han abierto y que abrirán dichas reformas.

Qué quiere decir todo esto en números.

Ya lo mencionó el Secretario de Hacienda, y quiero decir que ésta es una estimación independiente de la que hizo la Secretaría de Hacienda. Empiezo por decir que hay una clara correlación positiva entre crecimiento económico y penetración del sistema financiero, medida a través de la razón financiamiento al sector privado en relación con el PIB.

Nuestra estimación a partir de la experiencia de un gran número de países durante los últimos 50 años, es que en la medida que en México logremos elevar el nivel de penetración financiera del 26 por ciento actual respecto del PIB, para llevarlo a 52 por ciento del PIB, esto podría asociarse con un incremento permanente de 0.5 puntos porcentuales, en la tasa de crecimiento del PIB potencial.

Actualmente, el financiamiento interno al sector privado crece en términos reales a una tasa de entre 6 y 7 por ciento anual, con que esa tasa de crecimiento se duplicara, por ejemplo, durante los siguientes ocho años, sería factible duplicar, también, un nivel de penetración financiera y lograr ese impacto estimado de 0.5 puntos porcentuales en la tasa de crecimiento del PIB potencial que mencioné antes.

Es pertinente señalar que múltiples países han podido conseguir resultados similares en décadas recientes.

Además, una característica clave de la arquitectura de la reforma ha sido la búsqueda, y yo diría la consecución de cuatro balances esenciales.

Primero. El balance entre el potenciar el crecimiento del crédito, pero sujeto a una mayor capitalización, requerimientos de liquidez, un régimen de resoluciones a bancos apegados a los nuevos estándares internacionales y una ampliación del perímetro regulatorio a otros intermediarios financieros.

Segundo. El balance entre la solidez de las instituciones financieras y una mayor movilidad de los usuarios entre las mismas. Este balance debe surgir a partir de una competencia sana en el sistema financiero entre intermediarios y en el sistema de pagos.

Tercero. El balance entre la necesidad imperiosa de proteger a los usuarios de los servicios financieros, así como darles un mayor acceso a dichos servicios con la exigencia de evitar prácticas que debiliten en su esencia a la intermediación financiera, como son aquellas derivadas de los incumplimientos y obligaciones.

Cuarto, y por último. En esta Reforma hay también un balance entre la mayor flexibilidad que se le está otorgando a la Banca de Desarrollo, con la obligación que tendrá de facilitar el acceso a los servicios financieros a quienes hoy carecen de ellos. Además deberá velarse porque la Banca de Desarrollo delimite claramente su papel complementario, no sustitutivo de la intermediación privada.

Señor Presidente, señoras y señores:

Con esta Reforma se sientan las bases para una intermediación financiera más eficiente que derivará a la postre y, sin duda, en una aceleración del crecimiento económico sostenido, en una mayor generación de empleos mejor remunerados; en suma, en mayor bienestar para todos los mexicanos.

Como ya he señalado, la clave del éxito de esta Reforma radica en su arquitectura que enfatiza en cada caso el balance entre oportunidades y responsabilidades.

Este balance esencial entre un mayor abanico de opciones de desarrollo y un entramado más estrecho de obligaciones, se aplica tanto para las autoridades, como para los intermediarios y para los usuarios de los servicios financieros.

Este balance permitirá no sólo que la Reforma Financiera funcione como el adecuado complemento del resto de las reformas estructurales, que se están llevando a cabo; sino también que el sector financiero sea cada vez más un protagonista destacado en el progreso del país.

Muchas gracias.

-MODERADORA: Enseguida interviene la Presidenta de la Concentradora Nacional de Plantas Ornamentales, Silvia Rosario Figueroa Sotelo.

-C. SILVIA ROSARIO FIGUEROA SOTELO: Señor Presidente; miembros del presídium; señoras y señores.

Buenos días.

En Cuautla, Morelos, un centenar de productores de plantas ornamentales nos unimos con la idea de incrementar el valor agregado de nuestra producción y cubrir diferentes nichos de mercado, en busca de mayores ganancias.

Con esta idea, nos acercamos a la Banca de Desarrollo, en donde apoyaron nuestro proyecto. Así, constituimos la Concentradora Nacional de Plantas Ornamentales, CONAPLOR.

Hoy en día, este proyecto integrador de productores asociados se conforma de las siguientes empresas: La comercializadora para distribuir la producción en todo el país; una proveedora de insumos, para reducir costos de producción; servicios de asistencia técnica para mejorar la producción; una financiera que promueve y brinda los créditos que los socios y otros productores necesitan para su actividades comerciales y también de producción; un fondo de aseguramiento y una inmobiliaria que administra los terrenos en los que se opera.

FIRA nos brindó la asesoría para estructurar la empresa, nos apoyó con asistencia técnica, capacitación y con visitas para conocer modelos de negocio en México, Holanda, Estados Unidos y España, entre otros países.

Asimismo, contamos con transferencia de tecnología nacional e internacional, destacando los servicios de su centro, en Tezoyuca, Morelos.

Gracias a los apoyos de la Banca de Desarrollo, Grupo CONAPLOR es una de las principales productoras y comercializadoras de plantas ornamentales en Latinoamérica.

En el 2013, CONAPLOR comercializó 5.1 millones de plantas de mil 500 especies, con un valor de 120 millones de pesos.

La Banca de Desarrollo ha confiado en nuestro proyecto.

El año pasado contamos con crédito por 64 millones de pesos, entre avío y refaccionarios para CONAPLOR, socios y otros productores, con lo que el crecimiento de los proyectos se ha materializado en mucho menos tiempo.

El crédito refaccionario nos ha permitido la construcción de invernaderos, áreas de oficina, exhibición y carga, así como la adquisición de plantas madre, indispensables para la operación de CONAPLOR.

El crédito de avío permitió a los productores contar con el capital de trabajo que requirieron.

Los créditos recibidos por los productores, socios y no socios de la empresa, beneficiaron a más de 600 familias.

Con estos apoyos, distribuimos nuestros productos en todo el país a grandes cadenas comerciales de venta al menudeo a empresas de paisajismo, a distribuidoras nacionales, entre otras más.

Por la ventaja de México en términos de su excelente ubicación y las condiciones agroclimáticas favorables para la producción de plantas ornamentales con características de gran calidad y diversidad, esta actividad ha tomado gran importancia duplicándose la producción nacional en la última década, además, de que se ha dado una migración de la producción hacia especies de alto valor.

Así, actualmente el país ocupa el tercer lugar en el mundo en cuanto a superficie plantada y el valor de la producción es de casi seis mil millones de pesos.

Internacionalmente, la producción y comercialización de plantas ornamentales genera un valor de 34 mil 594 millones de dólares al año.

Por ello, en CONAPLOR, tenemos grandes expectativas, queremos consolidar el desarrollo tecnológico y económico de la red.

Estamos en el proceso de certificación de la producción para incursionar en el mercado internacional y convertirnos en una de las principales comercializadoras de plantas ornamentales no solo en Latinoamérica, en el mundo.

Señoras y señores:

Hoy puedo decirles, que gracias al acompañamiento de la Banca de Desarrollo, CONAPLOR es una historia de éxito. Les recomiendo a quienes quieran desarrollar proyectos productivos se acerquen a esta Banca de Desarrollo.

Estoy segura que con los cambios que logrará esta Reforma Financiera tendremos una mayor proyección y habrá cientos de miles de historias de éxito que contar.

Muchas gracias.

(A CONTINUACIÓN HIZO USO DE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, LICENCIADO ENRIQUE PEÑA NIETO. SU DISCURSO SE TRANSCRIBE POR SEPARADO)