El Primer Mandatario resaltó que “hoy México se está transformando, y lo está haciendo en democracia a partir del diálogo y los acuerdos”. En este esfuerzo colectivo, añadió, “todos tenemos algo que aportar. El cambio tiene que ser obra y compromiso de toda la sociedad”.

Indicó que nadie debe mantenerse al margen de esta transformación. “Tenemos que asumir nuestra responsabilidad y, al mismo tiempo, entender que México es su gente; que un mejor país depende del esfuerzo de todos y cada uno de nosotros, los mexicanos”.

Ante dirigentes políticos, económicos y sociales del país, y en presencia de su esposa, Angélica Rivera de Peña, y de sus hijos, el Presidente Peña Nieto destacó que “éste es un cambio más profundo y, quizá, aún más exigente que todos los demás; me refiero a un cambio de actitud, de mentalidad, a un cambio cultural”.

“Un mejor país, un mejor México está en nosotros. En todo momento y en cualquier lugar podemos aportar a la transformación de México. Lo que se requiere, es querer a México y trabajar por él, con convicciones y principios firmes”, apuntó.

Afirmó que los cimientos están puestos, y convocó a todos los mexicanos a seguir “construyendo juntos la gran nación que todos queremos”.

“Así lo ha decidido México, el México actual, el que no tiene miedo a cambiar, el México que cree en lo que somos, que confía en su ciudadanía cada vez más activa, propositiva y vigilante. Así lo ha decidido el México de instituciones, el que se atrevió a cambiar y que hoy tiene la mirada puesta en el futuro”, subrayó.

EL 1 DE DICIEMBRE DE 2012 HABÍA UN AMPLIO ANHELO COLECTIVO DE INICIAR UN CAMBIO CON RUMBO

El Presidente de la República recordó que el 1 de diciembre de 2012, en su Toma de Posesión, “nos comprometimos a construir un México de mayores oportunidades para todos, reconociendo que no partíamos de cero”.

“Los mexicanos contábamos con fortalezas institucionales y estabilidad económica, con apertura al mundo y una sociedad más participativa, pero también enfrentábamos rezagos de décadas y serias limitaciones al desarrollo del país que minaban la calidad de vida de los mexicanos. Por eso aquel día también estaba presente el amplio anhelo colectivo de iniciar un cambio con rumbo”, mencionó.

Aseguró que “el proceso reformador no fue sencillo, debieron superarse múltiples dificultades, intereses y resistencias. Lo importante es que México no se detuvo y el impulso transformador siguió su curso; ahora, al poner las reformas en acción, sus efectos, resultados y beneficios comenzarán a verse y sentirse en todo el territorio nacional”.

LAS 11 REFORMAS TRANSFORMADORAS, BASE PARA CONSTRUIR UN NUEVO MÉXICO

Precisó que “en democracia, fue posible concretar las reformas que México necesitaba desde hacía décadas. Son 11 reformas transformadoras que constituyen la base para construir un nuevo México en los siguientes años”.

Expuso que “México se mueve hacia la paz, la inclusión y la educación de calidad. México se mueve hacia la prosperidad y la responsabilidad global”.

El Primer Mandatario dijo que hoy “México se mueve hacia la paz, porque trabajamos para alcanzar un país más seguro y tranquilo, en el que todos disfruten de los derechos que les reconoce la Constitución”.

“México se mueve hacia la inclusión para superar el hambre y la pobreza, y así tener un piso básico de bienestar social.

“México se mueve hacia la educación de calidad para formar mujeres y hombres responsables y comprometidos, preparados para competir y ser exitosos”, precisó.

“México se mueve hacia un mayor liderazgo global para que su política exterior contribuya a impulsar el desarrollo nacional.

“México se mueve hacia la prosperidad para generar empleos mejor pagados, y que los beneficios de las reformas se sientan en la economía de las familias mexicanas”.

Expresó que “hoy México ya está en movimiento. Si algo nos tiene que quedar muy claro es que éste no es el país de antes. Éste es el México que ya se atrevió a cambiar”.