Al clausurar la Sesión Plenaria 2014 del Consejo Nacional de BANORTE, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que las reformas estructurales que se han concretado “están creando condiciones propicias para incrementar la productividad, la innovación, y sobre todo, el crecimiento económico” en el país.

Subrayó que la transformación económica en curso “tiene un objetivo muy claro: hacer de México un país más productivo; hoy contamos con nuevas condiciones que debemos aprovechar para crecer más, generar mejores empleos y elevar la calidad de vida de las familias mexicanas”.

Aseguró que “el Gobierno de la República trabaja para que México logre un crecimiento económico acelerado, sostenido y sustentable; es decir, con pleno respeto a nuestro entorno, al medio ambiente y capaz de generar más oportunidades para el desarrollo de la población, y en ese propósito, elevar la productividad del país es esencial”.

Apuntó que así como los bancos están ampliando el crédito a partir de la Reforma Financiera, “todos los inversionistas y empresarios del país deben aprovechar las oportunidades que abren las reformas concretadas”.

El Primer Mandatario dijo que en el contexto internacional, y ante los difíciles escenarios que se registran en algunas regiones, “México está haciendo su parte: se está fortaleciendo internamente, ha modernizado su andamiaje legal que propicia nuevas oportunidades para impulsar crecimiento económico y para impulsar la competitividad y la productividad de nuestro país”.

Expresó su confianza en que “esto nos permita también fortalecer nuestro mercado interno, la formalidad que es indispensable para lograr este objetivo, y que todo ello vaya en sintonía, armonizado a un mayor desarrollo y progreso que se ve en el mundo”.

El Presidente Peña Nieto dijo que es alentador que México avance en estudios que hacen distintos organismos, como el Doing Business 2015 del Banco Mundial, donde nuestro país mejoró cuatro lugares en el índice de facilidad para hacer negocios. “En este reporte destacan las condiciones de acceso a financiamiento en el país, y México ocupa la posición 12 entre 189 países en cuanto a la facilidad para obtener un crédito”.

Añadió que otro signo favorable es “la mejora en el Índice Global de Productividad Laboral de la Economía, que elabora el INEGI en coordinación con la Secretaría del Trabajo”. Explicó que en la medición de horas trabajadas para el segundo trimestre de este año, el país fue 2.2 por ciento más productivo que en el mismo periodo del año 2013, destacando las actividades terciarias, cuyo avance fue, incluso, superior al promedio; en este sector fue de 3.8 por ciento.

Indicó que para seguir avanzando en esta ruta, el pasado 30 de septiembre envió a la Cámara de Diputados una iniciativa de ley para impulsar el crecimiento sostenido de la productividad y la competitividad de la economía nacional. Dijo que con esta iniciativa, los esfuerzos emprendidos “tendrán mayor continuidad y carácter transexenal. El objetivo es que ésta y futuras administraciones estemos obligadas a diseñar y cumplir un programa especial para la productividad y la competitividad”, destacó.

El Presidente de la República puntualizó que “no hay que olvidar que son los resultados acumulados en el tiempo los que finalmente distinguen a los países más desarrollados, y si queremos que México sea uno de ellos, los esfuerzos nacionales deben sostenerse más allá de una Administración”.

Resaltó que al iniciar la Administración el diagnóstico era claro: en los últimos 30 años el crecimiento económico del país había sido insuficiente para crear las oportunidades de empleo e ingreso que merecen los mexicanos. Este limitado desempeño, con un crecimiento anual de 2.4 por ciento en promedio, se explicaba, en gran medida, por “el estancamiento, e incluso contracción, de la productividad de la economía en su conjunto. Más aún, la baja productividad era especialmente evidente en las entidades federativas menos desarrolladas, así como en diversos sectores económicos, sobre todo en negocios de carácter informal”.

Refirió que “ante esta realidad, llegamos a una conclusión: además de elevar la productividad, era indispensable impulsar su democratización; es decir, asegurar que en todas las regiones del país hubiese un desarrollo armonizado y que las oportunidades se abrieran para todos los mexicanos, en todo el territorio nacional”.

Apuntó que a partir de ello se tomaron tres decisiones estratégicas:

PRIMERA: “Se situó a la productividad en el centro de la política económica nacional, convirtiéndola en una variable primordial de largo plazo. Y en este sentido, el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 incorporó la democratización de la productividad como uno de sus ejes transversales. Esto significa que toda la Administración Pública Federal debe contribuir a incrementar la productividad en todas las regiones, sectores económicos y grupos de población. Para darle operatividad a este eje transversal, por primera vez se desarrolló un programa para democratizar la productividad que concentra los esfuerzos de más de 20 dependencias federales en apoyo a los sectores productivos”.

SEGUNDA DECISIÓN: “Se formó una amplia alianza para la productividad. Con base en la nueva Ley Federal de Trabajo, se estableció un Comité Nacional de Productividad, un órgano consultivo del Ejecutivo Federal y de la planta productiva donde se definen objetivos, metas, estrategias y prioridades en materia de productividad y empleo. Con este mecanismo incluyente, el Gobierno de la República, trabajadores, instituciones académicas, sindicatos y patrones suman esfuerzos para elevar y democratizar la productividad.

“Actualmente este Comité Nacional trabaja en el diseño de agendas sectoriales para la productividad, para ocho sectores prioritarios de la economía. Por un lado se encuentra el apoyo al turismo, al comercio, al comercio especialmente de menudeo, al sector gastronómico, los cuales generan un alto índice de empleo, pero con baja productividad. Y por otro lado, está el impulso a los sectores agroindustrial, de auto partes, eléctrico, electrónico y de la proveeduría especial que ya son de alta productividad, pero cuya contribución al empleo es aún limitada.

“También se impulsa al sector energético por el gran potencial que tendrá para elevar la productividad a partir de la reciente reforma en este materia. Además, cada una de las entidades federativas cuenta con su propia Comisión Estatal de Productividad, en las que se discuten proyectos para impulsar el desarrollo local y regional”.

TERCERA DECISIÓN ESTRATÉGICA: “Se emprendió una amplia agenda de reformas transformadoras para elevar la productividad y competitividad de nuestra economía. En esta vertiente, se impulsaron y concretaron las reformas que ya son conocidas: la Reforma Laboral se logró en el periodo de transición, la Reforma Financiera y Hacendaria, así como las Reformas en materia de Competencia Económica, Telecomunicaciones y la Energética.

EL ESTADO DE DERECHO, FUNDAMENTAL PARA INSTRUMENTAR Y LLEVAR A CABO LAS REFORMAS ESTRUCTURALES: GUILLERMO ORTIZ MARTÍNEZ

Al realizar una reseña del conjunto de ponencias de expresidentes, empresarios, y académicos celebradas durante la Sesión Plenaria, el Presidente del Consejo de Administración del Grupo Financiero Banorte, Guillermo Ortiz Martínez, destacó que el incremento de la productividad requiere, además de la innovación y la educación, un punto fundamental: el Estado de Derecho.

“Éste es un compromiso no del Gobierno, es un compromiso de toda la sociedad”, subrayó, al resaltar que el Estado de Derecho se equipara con la libertad y la seguridad, “y esa seguridad es, repito, un compromiso no solamente del Gobierno, sino de toda la sociedad”.

Recordó que hace dos años, en calidad de Presidente Electo, el Presidente Peña Nieto asistió también a la Sesión Plenaria de BANORTE, ocasión en la que platicó “con mucho entusiasmo de las reformas que pretendía realizar. Hoy las reformas son una realidad”. Hoy, continuó, se está en su instrumentación “y en el fortalecimiento de las reglas del juego para llevarlas a cabo que se resumen de nuevo en la palabra: Estado de Derecho”, finalizó.

LAS REFORMAS ESTRUCTURALES CONTRIBUIRÁN DECISIVAMENTE A APUNTALAR LA PRODUCTIVIDAD DEL PAÍS: VALENZUELA DEL RÍO

El Director General del Grupo Financiero BANORTE, Alejandro Valenzuela del Río, enfatizó que “las reformas estructurales aprobadas representan, sin duda alguna, un enorme avance y contribuirán decisivamente a apuntalar la productividad y por ende, el crecimiento de nuestro país”.

Señaló que la reforma Financiera está facilitando y profundizando la colaboración entre el sector público y la banca comercial para ampliar el acceso al financiamiento a sectores poco atendidos y de gran impacto social y económico.

Al destacar que en BANORTE el Gobierno de la República encontrará siempre un socio dispuesto a trabajar a favor del desarrollo de México, expresó su reconocimiento al Presidente Peña Nieto por su liderazgo en la construcción de los acuerdos para transformar a México y, con ello, ir logrando un desarrollo de largo aliento para todos, pero sobre todo, para las generaciones venideras.