Señoras y señores.

Muy buenas tardes a todas y a todos ustedes.

Excelentísimo señor Stephen Harper, Primer Ministro de Canadá.

Muy distinguidos integrantes de la Delegación Oficial y Empresarial que le acompañan.

Muy distinguidos invitados a este encuentro por parte de México entre académicos, empresarios, intelectuales, emprendedores, y una gran representación, también, del Congreso de nuestro país, que se encuentra entre nosotros.

Muy distinguidos integrantes de la Mesa de Honor.

Señor Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Señores Gobernadores.

Agradezco de manera muy particular el que nos acompañen en este acto los Presidentes de la Mesa Directiva del Senado de la República y de la Cámara de Diputados; al señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de nuestra Nación; y los demás integrantes de esta Mesa de Honor.

Señores representantes de los medios de comunicación.

En 2014, Canadá y México celebran 70 años de ser amigos y 20 de ser socios estratégicos.

Por ello, es un honor recibir en Palacio Nacional al Primer Ministro de Canadá y a su comitiva.

Nos sentimos muy orgullosos de que esté entre nosotros, pues siendo ésta la quinta ocasión que viene a nuestro país, ésta es su primer Visita Oficial.

Es un gusto recibir, también, a la importante Delegación Empresarial que le acompaña. Sin duda, los intercambios cotidianos entre empresarios son el mejor ejemplo de las buenas relaciones entre nuestros países.

Canadá y México no sólo están unidos por la geografía, también están hermanados por anhelos de prosperidad compartida para sus sociedades.

Somos naciones cercanas que, a partir del respeto y la estima mutua, hemos construido una sólida relación durante décadas.

Los mexicanos vemos en Canadá a un amigo y socio; vemos un país plenamente democrático, comprometido con la justicia y la equidad social. Una Nación de paz, respetuosa de los Derechos Humanos, así como de su vasto entorno natural.

Apreciamos, en Canadá, una historia de esfuerzo, escrita por mujeres y hombres de diversas latitudes y nacionalidades, que encontraron, en aquella tierra, un hogar para establecerse y prosperar.

Reconocemos en ustedes a una comunidad multicultural, abierta a la diversidad, que sabe valorar la individualidad, las tradiciones y las aportaciones de cada uno de sus ciudadanos.

Para México, Canadá es un país aliado. Ha sido y sigue siendo, una Nación con la que tenemos la oportunidad y la responsabilidad de construir un mejor porvenir.

Durante los primeros 20 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la Alianza México-Canadá, ambas naciones han demostrado el compromiso conjunto de ampliar sus intercambios económicos.

Canadá es hoy el tercer socio comercial de México y la cuarta fuente de inversión extranjera directa en nuestro país.

El mejor ejemplo de la confianza de los inversionistas de Canadá en México son las más de tres mil 300 empresas, con inversión canadiense que se han establecido en territorio mexicano, y que contribuyen de manera decidida a la generación de empleos entre los mexicanos.

México es, a su vez, el tercer socio comercial de Canadá, y el segundo destino internacional de sus viajeros, recibiendo a más de 1.5 millones de canadienses cada año.

Hacia adelante, aún existen grandes áreas de oportunidad para ampliar nuestra relación bilateral e impulsar la prosperidad compartida de toda la región de América del Norte.

Es momento de fomentar una mayor integración económica y nuevos flujos de inversión. Es momento, también, de promover una mayor cooperación en áreas prioritarias para ambos países, como educación superior, innovación, turismo y seguridad.

Celebro, por ello, que en el marco de esta visita oficial, hayamos firmado el Tercer Plan de Acción Conjunto México-Canadá, así como diversos convenios en materia de transporte aéreo, promoción de exportaciones y apoyo financiero, especialmente para la pequeña y la mediana empresa.

Los documentos suscritos y los acuerdos alcanzados en los encuentros de este día, demuestran la decisión conjunta de dos vecinos que quieren y desean afianzar su relación.

Excelentísimo señor Primer Ministro Harper:

En 1959, el Presidente Adolfo López Mateos eligió a Canadá como destino de su primera gira al exterior, en su calidad de Jefe del Estado mexicano.

El año siguiente, en el marco de las celebraciones del 150 Aniversario de nuestra Independencia, el Primer Ministro John Diefenbaker se convirtió en el Primer Mandatario canadiense en visitar México.

Fue a partir de la reciprocidad, que ambas naciones iniciaron un periodo de acercamiento, entendimiento mutuo y trabajo conjunto que hoy caracteriza nuestra relación.

Por todo lo que simboliza este año para la relación entre Canadá y México, 2014 es un momento idóneo para valorar los logros alcanzados y trazar nuevas metas para el futuro.

Trabajando unidos podremos alcanzar una mayor prosperidad para nuestros pueblos, y mejores condiciones de vida para canadienses y mexicanos.

Por ello, es nuevamente un gran honor contar con su presencia en nuestro país, y particularmente tener la oportunidad de departir con toda esta grata representación de nuestra sociedad mexicana, y una importante delegación del país hermano de Canadá.

Por lo anterior, quiero invitar a los presentes a que levantemos nuestra copa y hagamos un brindis.

Un brindis en honor de nuestro distinguido invitado, de la delegación que le acompaña y, sobre todo, a los deseos para que la relación de Canadá y México siga ensanchándose, y siga transitando por un camino de prosperidad, de fraternidad y de mayor amistad.

Muchas felicidades.

Salud, señores.